EL CAPULLO, EL MALOTE, TERMINATOR, EL ESCLAVO DEL PENE, EL ALFA DE PACOTILLA, EL “HIJOPUTA”, EL “TUMISMO”, EL PAYASO Y LA DONCELLA DESCONSOLADA

Menuda colección que te tengo hoy preparada macho… Te voy a presentar a una pandilla de impresentables a los que conviene tener bien alejados. Tranquilo, a pesar de lo que pueda parecer, no se me ha ido la olla; pero este tema había que sacarlo tarde o temprano… Inspirándome en algunas de mis peores noches de marcha sábado-nocturnas, he hecho esta recopilación de personalidades masculinas. A alguno de ellos, se le puede parodiar, a otros lo justo y a alguno ¡ni de coña! De paso te echas unas risas, que nunca viene mal. A cada una de estas personalidades, ni siquiera les llamaría amigos, ya que son expertos en joderte el juego cuando estás en el mejor momento, y lo peor de todo… es que en mayor o menor medida uno o varios de ellos, nos han salido alguna vez reflejados en nuestro comportamiento. Bueno, ¡ojalá me equivoque! Quizás creíamos que había que sacarlos para llevarnos a alguna mujer a la cama. Lo más probable, es que esa misma noche en la que hubiésemos sacado alguno de estos “false friends” o falsos amigos, habríamos acabado viendo porno por Internet, y con la polla como un joystick. Empezamos por…

EL CAPULLO


¡Vaya pintas que me llevas macho! Y qué malote con tu cigarro y cara de chungo ¿eh? Solamente te falta la copa para equilibrar el conjunto, y echarle el humo en la cara a la primera chica que se te cruce a la par que le guiñas el ojo, creyendo firmemente que esta noche vas a pillar. Igual pillas, si… un catarro porque llueve fuera, pero poco más. Te acercas a una chica y con cara de indiferencia le preguntas sin venir a cuento: “Chicas, chicas… ¡necesito una opinión femenina!”. Lo dicho, resulta que has dado a parar precisamente, con la única chica de todo el garito, que ha leído El Método de Neil Strauss… ¡estás muerto chaval! Te han pillado y como compruebas que por ahí no te sale la cosa, intentas tapar la cagada llamando a tu colega, que liga más (en teoría) para que te salve y te cubra las espaldas… Entra tu colega que lleva puesta la camisa nueva del Desigual y no duráis ni diez segundos más. Ellas se dan la vuelta, y os empezáis a mirar tu colega y tú, preguntándoos ¿qué es aquello que ha podido fallar? Pues ya te lo digo yo capullo… Que entras haciendo el capullo, haciendo una “entrada de libro” descalibrada, incongruente e inconexa… Y ni siquiera les has dado un simple hola por educación acompañado de una sonrisa.

EL MALOTE

Así te quiero ver… con la barbilla levantada, que se te va bien esa cara de motero ángel del infierno que te gusta poner en las fotos del facebook, para que todos vean que eres muy malo. Eres muy macho tío, tanto, tanto, tanto… que haces ejercicios para modular la voz y que se te oiga igual que a Miguel Ángel Silvestre en “Sin tetas no hay Paraíso”. Vas poniendo los codos en todas partes para ocupar más espacio, dices palabrotas cuando hay chicas delante y pides cerveza en tercio cuando juegas al billar. Crees así firmemente que por la noche, alguna chica se te acercará pidiéndote “Hazme tuya… eres tan macho”, porque claro, lo que es moverse, te mueves menos que un diente de arriba. No vaya a ser que ellas piensen que las necesitas ¡ojo! Eso nunca, te dijeron un día que mostrar interés es de necesitados, y te lo creíste a pies juntillas. Te sientes muy macho sí, pero follas menos que el chófer del Papa.

TERMINATOR

Mi “preferido” empezando por la cola sin duda. Este tío no es que sea duro, es que cuando regresó del futuro a los años 80 para cargarse a Sara Connor, después no le dejaban volver. Desde entonces “se cargaría a todas las tías” si le dejaran… Tiene una mezcla entre misógino, machista (este sí es de verdad machista y no el que pronuncia Bibiana Aído), despreciativo y borde, fruto del rechazo de las mujeres, o al menos eso dice él. Es el típico individuo que cree realmente que “todas son unas putas”, porque follan con cualquiera menos con él… Por algo será ¿No? Es muy chungo, pero tirando para el lado malo. No se plantea sus prejuicios con las mujeres, porque cree firmemente que a él no le pasa nada. Para él, la mujer solamente son 50 € y media hora de sexo, porque no es capaz de acostarse con una mujer de otra forma. Es probable que estando en una edad madura, siga viviendo con su madre (y no por necesidad) a lo Norman Bates.

EL ESCLAVO DEL PENE

Qué decir que no hayamos dicho ya de nuestro entrañable colega el esclavo, protagonista de LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos. Un hombre capaz de hacer, decirse y desdecirse en un minuto, con tal de mojar el churro. Le da igual, todo vale, todo es lícito y apropiado porque quiere follar. Un hombre de principios y valores mutables y variables en función de la mujer que tenga delante… y las copas que lleve encima. Un hombre que siempre dice sí, a cualquier día y a cualquier hora, y que no le hace ascos a ninguna. Le gustan las mujeres, en función de lo receptivas sexualmente que estén. Es experto en incongruencia, camaleónico y capaz de cambiar sus opciones en un segundo: de repente va de malo, como de sensible… ¡Todo sea por mojar el churro!

EL ALFA DE PACOTILLA

Te viene grande el traje tío… ¿Quieres hacer el favor de dejar de imitar a James Bond? ¿Es que no te das cuenta que te pega lo mismo que a un cristo dos pistolas? Claro, a ti te dicen que eso funciona… Y vas y te lo crees, sin plantearte por un solo momento, que quizás quien te lo dice, está años luz en cuestión de sexo que tú. Pon esa mirada… vamos, quiero verla, esa mirada que traduce: “Mira, mira… ¿a que me parezco? Me apoyo igual que él, hablo igual que él y pongo la ceja de lado para hacerme el interesante-misterioso”. Pones la voz grave, sacas pecho, metes tripa y siempre tieso… “mu tieso”. Te has empollado todos los libros de lenguaje corporal habidos y por haber, y ensayas delante del espejo. Sigue así, por ese camino… Así habrá menos competencia para los demás.

EL “HIJOPUTA”


Cuidado con este, porque parece bueno, pero actúa cuándo no le ve nadie. Experto en cuernos, en especial en ponérselos a la chica que le aguanta cuando ésta no está mirando. Experto en dialéctica, argumentos y excusas, nuestro amigo está deseando sacar los pies del tiesto en cuanto tiene oportunidad. Le encanta competir con su pareja, ¿cómo lo hace? Te preguntarás… Pues mira, si su novia sale con las amigas hasta las 02:00H, él tiene que volver borracho como una cuba no antes de las 03:00H; si su novia le habla de un chico nuevo en la oficina, el le pone (o le intenta poner) los cuernos para “cubrirse las espaldas”, etc. En definitiva, podríamos ponerle otro mote aparte de reactivo: le llamaría el “Y yo más que tú…” o el “A culo veo, culo quiero”. Este amiguete nunca está contento, siempre se ve escaso de algo y su patrón de medida, es todo aquello que hace su chica.

EL “TUMISMO”

Fan ensimismado de las películas de Disney, en las que el chico con gafas se liga a la guapa del instituto “siendo él mismo”. Confía que algún día a él le pasará lo mismo que al pringao de la película y por eso sigue fiel en ese rol de “amigo de las chicas” y el querer ligar dando pena y siendo extremadamente servicial... Es adicto a acompañar a sus amigas a todas partes… Sí, sí, a esas mismas a las que se quiera follar y no sabe cómo. Le conocemos vulgarmente como PAGAFANTAS y desde hace tiempo que le tenemos cariño ¿verdad? Yo al menos sí que se lo tengo, porque yo he tenido mi época tal cual. El colega se ha acostumbrado a dar pena y a grabarles CDs a las chicas que les gusta. ¿Soy malo hablando así de él? Para nada, a mí ya no me da pena ninguna. Nuestro colega vive de la pena y se ha viciado a la misma, de forma que cree que algún día encontrará a una princesa (la guapa del instituto o la reina del baile), que le dará la validación suficiente para sentirse hombre. Espera sentado chiquitín… ¡No te queda nada!

EL PAYASO

Es un buen tipo, tanto, tanto… que se olvida de sí mismo. Le gusta que la gente se lo pase bien y por eso mismo no para de hacer gracias y chistes. El caso es que es lo único que hace, constantemente hasta cansar. Toda se lo pasan “teta” con él, pero es más asexual que una piedra pómez. Cree que tarde o temprano alguna caerá a base de chistes y juegos de cartas. A pesar de que siempre está rodeado de gente y es buen tío le falta algo: el aguijón. Ellas están tan cómodas con él y se lo pasan tan bien… que siempre le invitan a todas las fiestas, para que haga lo que mejor sabe hacer: el payaso. Entretener por la cara a todos, y en especial a ellas. No se arrastra como nuestro colega el pagafantas y además le cae bien a todo el mundo: todo son ventajas, menos para él.

LA DONCELLA DESCONSOLADA

Joder… este me coge muy de cerca. Cuando tengo mis días… no hay quien me aguante, y es que cuando sale la doncella desconsolada, delante de tu chica… Se da una reacción en cadena. La doncella es especialista en lloros, reclamos, flojera y falta de liderazgo emocional. Cuando sale, tu chica piensa: “Oye, oye… que ese papel me corresponde a mí, no seas listo… Aquí la que llora y gimotea soy yo, y eres tú el que me tiene que aguantar a mi y no al revés”. Si piensas que tu chica va a apiadarse de ti cuando sale tu doncella interior… Lo llevas claro. Te darás cuenta que eso de que a ellas les gustan los hombres sensibles, tiene sus matices: una cosa es sensible, y otra bien distinta “llorona”. ¿Cuál es la reacción en cadena? Si esperas alivio por su parte, te darás cuenta que se establecerá una competencia entre ambos, para ver quién de los dos se siente más desgraciado y más incomprendido. ¿El resultado de la batalla de llantos y reproches? Te aseguro que ella gana.

Anda que vaya familia… ¿te suena alguno? A mi sí, en primer lugar por haber caído en alguna ocasión en comportarme como estos esperpentos masculinos. Ya sabes, me conoces y me gusta ir a los extremos porque es siempre donde mejor se entienden los conceptos en estado puro. No les demos de comer a estos mini-yo’s interiores, que en cuanto pueden, te joden… y te joden bien. ¡Aún estás a tiempo!

Si no sabes por dónde empezar, y en tu día a día te encuentras con dudas acerca de las relaciones, el sexo, la vida en pareja, aprender a ligar, la comunicación con las mujeres, y en general cualquier cosa que a un hombre de la calle, como tú y como yo, le pueda quitar el sueño… En P&R llevamos mucho tiempo trabajando en la misma dirección que tus necesidades nos demandan. Tenemos el material adecuado hecho a tu medida y entendimiento, para que puedas mejorar en todos estos aspectos, de forma realista, sin falsas promesas de éxito instantáneo. Nos hemos preocupado de reunir para ti, en LA CAJA NEGRA DE P&R lo mejor de nuestro trabajo, ilustrado siempre con ejemplos reales y experiencias, para darte el empujón que necesitas.

Publicar un comentario en la entrada