PUTAS & CABRONES


Acéptalo, pequeño proyecto de Nuevo adán y limítate simplemente a eso… A aceptarlo, porque sobre la faz de la tierra no vas a encontrar a una sola mujer que actúe cómo tú esperas que actúe contigo. Mira, esto ni si quiera debería de llamarse desengaño… Pero después de seguir recibiendo correos de tíos como tú y como yo, que están obcecados en perseguir imposibles, me he permitido el lujo de llamarte cabrón… y si, si tú eres un cabrón, a ella la podemos llamar puta, pero no gratuitamente. Harto estoy de una afirmación, tanto por el lado de Eva como por el lado de Adán, igual de musical y reconocida en ambos sentidos:

Afirmación que hace Eva con más o menos razón: TODOS LOS TÍOS SOIS IGUALES.

Afirmación que hace Adán con más o menos razón: TODAS LAS TÍAS SOIS IGUALES.

¿Sabes qué te digo? Si no te gusta, te aguantas, te jodes y deja de patalear como un niñato cada vez que no te salen las cosas como tú quieres, o mejor dicho… Cuando esperas que ella actúe como tu madre contigo, o como otro hombre, o cómo te gustaría que ella actuara, o incluso… ¿cómo una actriz porno facilona borracha? Creo que ves demasiado porno… ¿Por qué te enfadas? ¿Por qué no quiere follar contigo? ¿Por qué no te la sabes ligar? ¿Por qué llevas 2 años sin follar y estás amargado? Mira, creo sinceramente que por esto último, hablas de las mujeres como la zorra de la fábula… O sea, despreciándolas cuando ves que no te sale nada con ellas. Estoy completamente convencido, de que si encontrases a una mujer que te dijera que sí a todo y que actuase según tus deseos en cada momento, cambiarías completamente de opinión ¿me equivoco? Desde luego que no, pero…

¿Sabes cuál es el problema? Que en tu puta vida vas a encontrar a una mujer viva que actúe de esa forma. Tú no quieres una mujer, quieres una muñeca hinchable de carne y hueso que te diga a todo que sí. Pues yo he conocido a muchas mujeres y ninguna responde esa manera, a menos que se dedique a la prostitución de alto standing, así que… Ya sabes, o asumes las diferencias, o te dejas el sueldo en putas.

No me gusta nada el resentimiento, y no es que sea un abanderado de ninguna causa políticamente correcta, creo que ya me conoces lo suficiente como para saber de qué palo voy, pero mira… Esperar que una mujer actúe como tú deseas, es pedir un imposible. Cuando piensas que “todas son iguales” y lo dices con desprecio, en realidad estás dejando ver un resentimiento profundo contra ellas, porque no eres capaz de conseguir nada de ninguna. Lo peor de todo es que con prejuicios y resentimiento se folla muy poco, y lo más probable es que si los mantienes, continúes siendo un putero el resto de tu vida, que solamente podrá acostarse con mujeres a cambio de dinero, o de algún bien o servicio. Ten al menos los huevos para reconocerlo.

Cuando Adán y Eva hacen esas afirmaciones que te he indicado al principio lo hacen única y exclusivamente por una razón: NO SON CAPACES DE ACEPTAR LAS DIFERENCIAS QUE HAY ENTRE NOSOTROS, Y ESPERAN QUE SEA LA OTRA PARTE QUIEN CAMBIE… No te puedo hablar por Eva, porque no la entiendo, pero a ti si te puedo hablar porque tú y yo, mi querido hermano, hablamos el mismo idioma. Tardas menos en aceptar que somos diferentes y amarlas tal cual, que esperar que actúen como una actriz porno borracha facilona… Te gustaría ¿verdad? Puedes decirme: “Si alguna quiere algo conmigo, que venga dónde estoy yo a buscarme a mi”. ¿Sabes qué te digo? Puedes esperar sentado, hay cosas que nunca cambian.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.
Publicar un comentario en la entrada