EL MODO “TODO VALE”... ¿QUIÉN LIGA DE VERDAD?

Imagen cedida por Lucía Ojeda

¿Estás preparado para una nueva paja mental mía? Sinceramente, no sé cómo me aguantas, a veces no puedo ni yo… Pero hoy quiero mantener la cabeza fría y hablarte de algo interesante. El tema va por donde está yendo últimamente, o sea: ligar en un contexto real y cotidiano. No te voy a hablar de números y de cantidad, porque precisamente creo que no soy el más indicado para hablar de ligue masivo, o ligue nocturno. ¿Sabes cuando fue la última vez que ligué un sábado por la noche? Si no me equivoco, “creo” que fue este último sábado a las 05:00H de la mañana. ¿Sabes por qué te digo “creo” entre comillas? Porque sinceramente, no hice absolutamente nada para ligarme a aquella chica: el contexto era el que era… hora final, todo el mundo en modo “todo vale”, buen rollito con mis amigos del barrio de toda la vida, tres copas encima de ron Matusalén con cola y estar en el momento adecuado, en el lugar adecuado… nada más.
-
Sinceramente lo llamaría cuestión de suerte sin mérito atribuible a mi persona, salvo el estar en el momento y lugar, mostrando una conversación medianamente diferente e interesante (para esas horas, no seamos pedantes), y tratando de que no se me trabara la lengua a causa de las copas. Esto le puede pasar a cualquiera de vez en cuando; llamémoslo ligue casual, llamémoslo suerte, llamémoslo como te dé la gana.

De lo que yo te quiero hablar, es del tío que liga de verdad: o sea, a voluntad y con la mujer que realmente le atrae, y que previamente le ha provocado esa angustia corporal a la que yo llamo impulso primario… Por otra parte, la mejor arma del hombre, para distinguir a por qué mujer ha de ir, precisamente a por aquella que le pone “nervioso”.

No sé si esto puede ser una verdad matemática o categórica, pero cuanto más exigente es un hombre, menos liga en cantidad, pero cuando lo hace tiene más posibilidades de hacerlo con quien realmente quiere. Lo normal y según la condición habitual de esclavo del pene, suele ser la de ir detrás de todo lo que le pase por delante y ponerse en modo “todo vale” un sábado de madrugada cuando están cerrando el garito, yendo a por cualquier mujer que quede viva a esa hora. ¿Te has dado cuenta si sales por Madrid, que en la mayoría de las zonas de marcha, los sábados por la noche a las 03:00H de la madrugada, las chicas escapan despavoridas hacia sus calientes y cómodas camas?
-
Mi compañera de piso (italiana), se ha quejado muchas veces, de que los españoles por regla general, no se lanzan hasta que van ya muy calentitos a últimas horas acompañados de una fuerza misteriosa (unas cuatro copas ya entre pecho y espalda), y sobre todo que a esas horas ya no discriminan. Ella no espera hasta tan tarde para volver a casa, para evitar este “genocidio indiscriminado de atractivo masculino”.

Esto es a lo que yo me refiero con el modo “todo vale”… ¡Sálvese quién pueda! Si no te sale a la primera, le entras justo a la tía que está a su lado, o a la de enfrente… sin que importen diferencias, por probar, a ver si cuela con alguna y se acaba cumpliendo aquella leyenda urbana que afirma tajantemente: una de cada 100 mujeres responde que sí a la pregunta directa de ¿Quieres follar?. ¿Alguien lo ha intentado alguna vez? Igual alguna mujer borracha semi-inconsciente responde que sí, creyendo que en realidad le estás preguntando que si quiere fuego… pero bueno, a esas horas del “todo vale” ya se sabe… La música no deja oír demasiado.

Volviendo al que liga de verdad, y no al que más sabe de seducción, te diré que el que liga con quien realmente quiere… Liga bastante poco, o no liga demasiado hablando en cantidad. ¿Por qué? Porque si realmente se deja llevar por su impulso hacia la mujer que le interesa de verdad, y discrimina realmente, selecciona, es fiel a lo que él quiere y no se conforma con menos… Sus posibilidades se concentran en pocas mujeres. ¿Sabes? Este es el chip que tienen las tías para ligar, quédate con esa actitud de selección y no quieras saber tanto “qué le digo y qué no le digo”. Suponiendo que siempre o casi siempre le salga bien, yendo con todo y sin mariconadas, o sea, con la congruencia por bandera, a ella, él también le tiene que gustar.
-
Aunque en caso de hombres congruentes y auténticos, la experiencia me dice, que la respuesta suele ser favorable, ya que esa actitud es la que genera la atracción y no una frase la mar de original y sorprendente, dicha al oído entre gritos, copas y música, que probablemente ya será la décima frase original que ella haya escuchado ya, de entre tantos “buenos tipos” la mar de simpáticos y originales, y que tanto abundan entre la fauna nocturna.

Me he preocupado de reunir para ti en el e-book LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos; todas aquellas respuestas ilustradas con ejemplos reales, que estabas buscando para aprender a ligar de una forma natural y diaria, en prácticamente cualquier contexto. ¿Por qué reducir tus posibilidades de conocer mujeres solamente los sábados por la noche? No te limites por favor, hay más vida después... No pierdes nada por echarle un vistazo al ejemplar DEMO.
Publicar un comentario en la entrada