CUANDO ELLA DICE NO… QUIERE DECIR NO

Imagen cedida por Enrique Perales

Hola de nuevo machote de palo, ligón de discoteca, esclavo del pene o asemejado ¿Qué tal estás? Tranquilo, esto no es un manifiesto feminista. Te cuento lo que me acaba de pasar… Estaba yo tan tranquilo tomando mi café con porras, ojeando el MARCA y sonriéndole a la camarera por el reflejo del espejo de vez en cuando… Por cierto, es una mujer encantadora que siempre sabe lo que voy a tomar antes de que lo pida. Vamos, lo que yo diría “viviendo al límite”. De repente entran directos a la barra dos individuos trajeados, engominados y hablando en voz alta para que se les oiga bien… Lo cierto es que parecía que alguien les había dado un micrófono de voz en off. Hasta aquí todo normal, en el parque empresarial en el que trabajo, habitamos, convivimos y trabajamos este tipo de seres pedantes e insoportables de pseudo-yupis imitación de ejecutivo. Cómo no, uno de los dos llevaba la voz cantante, y después de levantar los dos dedos en forma de V para pedir dos cafés, continuó relatando con el típico torno prepotente del tipo pureta que se toma las copas los jueves en Castellana 8 lo siguiente:

“Esta lleva dos meses haciéndose la dura conmigo, pero ¿Sabes qué te digo? Esta cae la semana que viene… te lo digo yo, que va de dura, pero tiene unas ganas de pillar que no se las aguanta”. En ese momento vino a mi mente el siguiente pensamiento: “Miguel, contrólate, no le conoces de nada… Ni te va ni te viene lo que diga el American Pycho este de los cojones, que no… que no…”. En un momento así, me dan ganas de tener a mano tarjetas de visita de P&R, para repartirlas acompañadas de una colleja de las que suenan, y un “¡No seas animal!”. No puedo evitar analizar las cosas que me llaman la atención, tiendo por defecto a descomponer, relacionar datos y pensar soluciones. Pensé: dos meses… se hace la dura… semana que viene… pillar… Traducido en otras palabras, lo que percibí por parte del individuo fue: “Tengo que proteger el ego delante de mi colega, porque llevo dos meses detrás de una tía que pasa de mi, y voy a ponerme una semana de plazo para volver a decirle algo por si cuela y pillo”. Aunque si tiene que justificarse así delante de un colega, probablemente ni siquiera haya tenido valor para ir a por ella directamente.

Vamos a ver… ¿Tan difícil de entender es la palabra no? Pretender que una mujer sea literal contigo, es pedirle peras al olmo, pero tío: es como un simple "No me interesas". ¿Después de dos meses no has sido capaz de aceptar un rechazo de una mujer que ni si quiera has catado? Si esto fuese el primer contacto, o la primera vez que la ves, sería probable y natural que ella, no se mostrara tan receptiva como tú quisieras… No te va a regalar nada, eres un desconocido y te tiene que calar para ver de qué palo vas, pero no es el caso de nuestro amigo ¿Después de dos meses? Entiendo que cuando él sugiere que ella tienes ganas de pillar cacho, pasan dos cosas: la primera es que está proyectando en ella su escasez, y la segunda es que necesita un pretexto para no aceptar que NO GUSTA… Es sencillo ¿verdad? NO GUSTAS ¿por qué nadie habla de esto joder? O SE GUSTA O NO SE GUSTA, es así de sencillo.

El tema que menciona nuestro protagonista, no entra ni en la categoría de ex novias. Si fuera una ex, a lo mejor podría explicármelo, pero… ¿de verdad necesitas proteger tu ego de esa manera? Te recuerdo que te habla un auténtico gañán entre gañanes, ningún santo varón (hace ya tiempo que empecé a aceptarme en realidad). ¿Por qué cuesta tanto romper tanto la barrera del ego? El puto ego no da de comer o “del orgullo no se come” como diría mi abuela. A ver si te enteras… Si eres capaz de obviar tu ego y pasar de él a la hora de conocer a una mujer… o intentarlo, podrás invertir toda tu energía en tu verdadero impulso primario, que es lo que te empuja a conocerla, y lo que te hace congruente.

Tengo la sensación de repetirme demasiado ¿verdad? Si lo hago es porque todavía no te enteras. Si deseas a una mujer, ve a por ella, pero ve con todo y no pienses tanto… O vas o no vas, pero la energía que estás malgastando en pensar, decirle a tu amigo lo bueno que eres, justificarte de cara a la galería de cómo y cuándo lo vas a hacer, y además imaginar cuales pueden ser cada una de las respuestas que ella te pueda dar… Ya no la estás invirtiendo en comunicarte con ella, porque… Eso es lo que realmente quieres ¿verdad? o acaso ¿piensas tener esta misma conversación con un amigo diferente cada vez? Si no inviertes energía ni siquiera en comunicarte con ella ¿cómo pretendes llevártela a la cama? Tu amigo te escucha porque es tu amigo, pero no te quieres acostar con él ¿verdad? Pues céntrate en lo que quieres y no le restes fuerza a tu verdadero impulso… Por la boca muere el pez. Para ligar no hace falta ser ningún genio. ¡HAZLO MAL, PERO HAZLO!

Me he preocupado de reunir para ti en el e-book LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos; todas aquellas respuestas ilustradas con ejemplos reales, que estabas buscando para aprender a ligar de una forma natural y diaria, en prácticamente cualquier contexto. ¿Por qué reducir tus posibilidades de conocer mujeres solamente los sábados por la noche? No te limites por favor, hay más vida después... No pierdes nada por echarle un vistazo al ejemplar DEMO.
Publicar un comentario en la entrada