CUANDO EL HIJOPUTA SALE… ¡ES POR ALGO!

Imagen cedida por Lucía Ojeda

Por todos es sabido, que dentro de cada uno hay un pequeño hijoputa deseando salir… Sí, sí… Dentro de ti también aunque parezcas tan buenecito, tan majo, tan legal y tan honesto… Tanto, tanto, tanto… que todas tus amigas confían en ti y te lo cuentan todo ¿verdad? pero por dentro estás deseando de arrancarles la ropa y comértelas enteras al mínimo descuido. Corrígeme… ¡si te atreves! Porque igual te atreves a decir que miento. En el fondo sabes que es verdad, y lo de siempre… No lo digo solamente por ti, ya sabes que yo para ser un gañán también sé ponerme el primero de la lista y entre los dos, podemos hablar de gañán a gañán… Porque recuerda: no somos ángeles, ni debemos parecerlo. Negarlo sería una estupidez, cuando sabes que dentro de ti y de mi, habitan y conviven un perfecto caballero, y un ave de rapiña.

¿Exagero? Sabes que no, y más cuando te cuesta mirar a las mujeres a los ojos y hablar con ellas, porque el canalillo y el escote te llaman más la atención. Que yo sepa, el escote no tiene capacidad de comunicarse y hablar por si mismo. Bueno, voy a dejar de tocarte la moral con este tono prepotente y paternalista, mejor dicho… Voy a intentarlo, porque ahora mismo estoy ligeramente cabreado. Por supuesto que la culpa no es tuya, todos somos esclavos ¿recuerdas? Yo el primero, pero mi hijoputa interior lleva tiempo queriendo salir a flote, y a veces me cuesta contenerlo… Te pido disculpas.

Lo dicho, ayer tomándome una caña con un buen amigo, ambos llegamos a dos conclusiones importantes: la primera es que desde luego el jueves es el mejor día para salir, y la segunda es que… EL PEQUEÑO CABRÓN QUE HABITA ES NUESTRO INTERIOR PERSONIFICA TODAS LAS CARENCIAS Y NECESIDADES NO CUBIERTAS, EN ESPECIAL LA DE SIEMPRE… LA SEXUAL. Nos hemos quedado calvos pensando ¿verdad? Debe ser que las grandes verdades son siempre las más simples de encontrar, si esto no fuese así y tuviésemos siempre el hambre sexual cubierta seríamos entes celestiales. Vale que el sexo, no sea el centro del universo, pero se le aproxima bastante en el mundo real. Por eso mismo, cada vez que una mujer me quiere callar la boca diciéndome aquello de “¡Cómo sois los tíos!”, suelo responder “Gracias por darte cuenta… ¿hablamos de vosotras?”. Sin rencores señoritas, pero cada uno ha de cargar con su parte.

Quitar el hambre, querido hermano esclavo del pene… No la de verdad y la más dura a escala mundial que no es mi competencia, sino la sexual… Este tipo de hambre lo conozco muy bien por haberla padecido. Y por eso mismo puedo hablarte de tú a tú: ese pequeño hijoputa que anda siempre buscando posibilidades de sexo constantes, al que le deleita tener una recámara surtida de dos o tres posibles ligues aún teniendo novia, el que se mete en un chat a ligar (o a intentarlo) de forma indiscriminada, el que no pierde comba con las amigas de las amigas, el que le entra todo lo que se mueve dentro de una discoteca con el lema “Alguna de todas estas caerá”, el ansioso por pillar, el que quiere volver con la ex, el satélite de la guapa de la clase, el que se quiere ligar a la vecina… ¡Si yo te contara! ¿Sabes qué es lo peor de todo? Que todo esto que te cuento no es tan raro, es más bien común… PROBABLEMENTE SI DESDE LA NIÑEZ NOS HUBIERAN ENSEÑADO A COMUNICARNOS MEJOR, NO HABRÍA TANTO HIJOPUTA SUELTO.

Pues sí, este pequeño hijoputa sale siempre que hay hambre, o una necesidad no cubierta o carente. ¿Sabes qué? En el fondo todos queremos lo mismo, querer y ser queridos, pero en el idioma masculino lo traducimos de esta forma… guste, o no les guste oírlo de esta forma a nuestras amadas evas, que lo son y mucho… Pero es lo que hay. Señoritas, que queramos acostarnos con vosotras en la primera noche, no significa que no seamos capaces de querer y de amar, de expresarnos, de disfrutar de la vida, de sentir y de muchas más cosas positivas y buenas… Aprended mejor a disfrutar de nosotros tal y como somos, en lugar de intentar cambiarnos o esperar que nos comportemos como tías dentro de un cuerpo masculino… Eso nunca pasará. ¿Contradicciones? Si, las hay... ¿Incongruencias? Sí, las tengo, y supongo que las seguiré teniendo... Soy humano, pero que ninguna mujer pretenda que un hombre se comporte como una mujer con pene... ¡por favor!

Y a ti, querido compañero para terminar: agradecerte que hayas aguantado mis insolencias hasta la última línea, que yo también me las traigo ¿verdad? Cuando estaba haciendo las prácticas para LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos; lo primero que me preguntaba era: "¿Pero qué cojones hago yo aquí persiguiendo faldas con lo tranquilo que yo estoy?" Más de una mañana de sábado, y tarde de domingo, me hacía esta pregunta mientras deambulaba por alguna célebre estación o terraza… La respuesta es sencilla: estaba buscando respuestas concretas para ti, y las conseguí… Porque se puede hacer y sin emplear trucos de magia.

Además de todo esto, con el tiempo, y después de varios encuentros que narro en el manual, no podía evitar confesarles a las chicas, que lo que en realidad estaba haciendo era escribir un libro… Imagínate la cara que me puso alguna. Dentro de poco publicaré los comentarios de algunas de las chicas que salen en el libro. Aunque todavía me quedan por recibir un par de permisos más que ya están pedidos (no sé qué me responderán), prefiero hacerlo solamente con el consentimiento de ellas, y siempre y cuando garantice el anonimato, derecho al honor y a la intimidad de las mismas… Eso por supuesto. Pero quiero publicarlo en cuanto los tenga todos, para que veáis todo lo que hay detrás, y para que toméis conciencia, de que no se trata solamente de aprender a ligar y de sexo, ni si quiera de quitarse el hambre sexual… Hay mucho más. Al pequeño cabrón interior, que lo hay… Conviene tenerlo encerradito, eso sí… Sin renunciar a cubrir nuestras necesidades.

Firmado:
-
El primer hijoputa de la lista.
-
Me he preocupado de reunir para ti en el e-book LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos; todas aquellas respuestas ilustradas con ejemplos reales, que estabas buscando para aprender a ligar de una forma natural y diaria, en prácticamente cualquier contexto. ¿Por qué reducir tus posibilidades de conocer mujeres solamente los sábados por la noche? No te limites por favor, hay más vida después... No pierdes nada por echarle un vistazo al ejemplar DEMO.
Publicar un comentario en la entrada