CÓMO COMUNICARTE CON UNA MUJER PARA TENER SEXO, por ELVIRA

Imagen cedida por Elvira

El sexo a las mujeres nos entra por los oídos, o al menos eso dicen. Más cuando se comparan ambos hombres y mujeres. Yo lo he comprobado, consciente de que no es de la única manera, y que yo suelo ser visual… Esto no quiere decir que me ponga ver genitales por Internet, pero me gusta ver el material antes de comprarlo. No sólo el sexo nos entra por los oídos, pero sí es verdad que la diferencia entre un guapo y un feo, muchas veces para nosotras, o perdón… Para mí (estoy hablando desde mi ego femenino) la da la actitud, las palabras y la seguridad de quien se acerque. ¿Quieres saber más?

Los hombres suelen entrar por los oídos de las mujeres, por lo que dicen en conjunto con sus actos y su cuerpo: toda ha de coincidir para que las palabras sean tenidas en cuenta. Aunque te mentiría si te dijera, que a otros terrenos no les dejamos entrar por enamorarnos como tontas de lo inaccesible. Algunos sólo dicen lo que queremos oír. Otros lo hacen tan bien que incluso les creemos… Porque de ilusiones y de emociones también se vive. Muchas veces lo que te dicen es verdad y lo notas, otras no tanto… No hay que mentir para acostarse con una mujer. Sientes que algo no encaja entre lo que te dice él, lo que expresa y lo que hace, pero si el chico te gusta, muchas veces le das crédito y cruzas los dedos para todo lo que te dice sea verdad.

Creo que en el fondo deseamos, que todas esas palabras llevan consigo las ganas de ser creídas, o las ganas de creer. Hacedle caso a Miguel cuando os habla de congruencia… (ufff… No puedo contigo cabrón... siempre me sacas algo). Ese querer creer, que como escuché en una canción, que citaría, pero como esto se trata de escribir sin pensar mucho, quiero perder el hilo… El que sabe, te hace creer que te quiere, mientras el que no sabe tanto, te quiere directamente, no necesita argumentarlo, ni convencerte de nada quiere creer que es así. Repito, a veces, incluso es verdad.

Somos prostitutas emocionales, es así, me doy cuenta cuando en mi cabeza pelean argumentos, que más que argumentos son emociones y ganas de creer en lo que me están diciendo. Prefiero creer que sí, antes que desconfiar, todas queremos creer que sí, si no fuera así sería imposible enamorarse o sentirse atraída como una perra por un hombre, por muy fiable que este pareciera. Es fácil, la que desconfía no se acuesta con nadie… Y la que quiere creer que sí, tiene más vida sexual. Unas veces doy crédito y otras no ¿Cómo hago esta distinción entre “éste hombre sí” o “éste hombre no”? ¿A quién le doy crédito? ¿A quién le digo que sí?:

HOMBRE 1: A quien me hace pensar que todo va a salir bien, porque me da la esperanza de que así será… Ojalá así sea.

HOMBRE 2: Al hombre que no me deja más opciones que el sí, al que me hace ver con palabras y con su comportamiento, que no me queda otra.

HOMBRE 3: Esto es por mí y lo pienso yo para mí: Porque no sé qué (coño) voy a hacer si no… Ojalá sea todo verdad. Mejor pienso que sí, esto es sólo el camino para acelerar el final feliz.

HOMBRE 4: El que me haga creer las tres anteriores juntas.

Volviendo al tema… Y los hombres, ¿Qué quieren oír ellos? ¿Sólo se conforman con mirar? No creo. A ellos también les gusta ser estimulados cerebralmente, quizás mediante otras cosas que no son solamente las palabras. No me parece que sea igual una cara de orgasmos con “audio”, que sin gemidos. Tampoco es igual un gesto que expresa “gracias por ayudarme”, que decirlo con palabras, o las dos cosas. Es de dominio popular, que a ellos hay que decirles todo claramente, son hombres… la que sigue esperando a una mujer con pene solamente le queda feminismo o lesbianismo… ¿Acaso hay distinción? Ella verá.

Para terminar, entonces… ¿En qué quedamos? ¿Somos visuales o auditivas? ¿Auditivas en el sexo? ¿Visuales en el resto? Siempre es mejor oír cosas buenas, no es lo mismo un halago que un reproche. También las hay que mezclan. Para los hombres que creen saber cuándo decir algo, y el efecto que causa ¿son hombres manipuladores? Si sabes que diciendo algo va a causar un efecto, y quieres que eso pase ¿por qué no lo vas a decir? Nosotras lo hacemos constantemente.
-
Me he preocupado de reunir para ti en el e-book LO QUE DE VERDAD FUNCIONA CON ELLAS, manual para tontos; todas aquellas respuestas ilustradas con ejemplos reales, que estabas buscando para aprender a ligar de una forma natural y diaria, en prácticamente cualquier contexto. ¿Por qué reducir tus posibilidades de conocer mujeres solamente los sábados por la noche? No te limites por favor, hay más vida después... No pierdes nada por echarle un vistazo al ejemplar DEMO.
Publicar un comentario en la entrada