EL PUTO AMO III: MORALEJA

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Demasiada confusión, demasiadas cagadas… Puedes llegar a sentir que hagas lo que hagas vas a seguir echando a perder el encuentro, pero como dicen en Matrix: todo está en tu mente, eres tú mismo el que se busca los líos, el que se imagina que la caga y el que se pone nervioso… pero como sé que no te gusta pensar, te hago una lista de lo bueno y de lo malo. Vamos a ver cuáles son las cosas buenas de la actitud de nuestro protagonista y cuales son sus cagadas a “nivel espiritual” por decirlo de alguna manera:

AUTOESTIMA: Por un lado está bien que te cuides, que reacciones ante una imagen tan horrenda de ti mismo. Cuidarse implica quererse a uno mismo y eso es positivo. Es importante que te aceptes, te gustes y te quieras, porque si no, no serás capaz de hacerlo con los demás. Hemos visto como a nuestro amigo no había quien le tosiera con su nuevo cambio de look, pero se trata de quererse y gustarse a uno mismo sin cambios de look de por medio, que gustarte no dependa de lo que lleves puesto, o del caso que te hagan las tías… Que salga de tu aceptación. No confundas nunca autoestima con ego, el ego es peor enemigo del hombre: se trata de un niñato malcriado que vive en nuestro interior, no hay que dejarlo salir, darle de comer lo justo y tenerlo bien educado, porque a la mínima que te confías engorda y se vuelve grosero.

CONFIANZA EN UNO MISMO: Tú eres capaz de hacer lo mismo y de ser el mismo en cualquier medio y situación, no depende de quien te rodee, ni de quien te hable, ni de quien te anime o te desanime. Se trata de tus propias capacidades, de tus cualidades, de tus diferencias y de tus valores… Todas estas cosas son inherentes a ti, son tus recursos personales y dispones de ellos porque van contigo, no porque nadie te los otorgue. La única diferencia entre tener confianza en uno mismo y no tenerla, es hacerte más consciente de tus cualidades, tener más presente tus méritos personales y aprovechar estos recursos al máximo. Se trata de tu propio capital humano, y a pesar de que puedas sentirte pobre en cualquier momento, los tienes.

REACTIVIDAD: Aquí es cuando saltas a la mínima. ¿Acaso las palabras de una mujer son capaces de quitarte tu paz interior? Dime querido amigo, qué te quita y qué te pone una palabra de alguien que no se encuentra bajo tu piel, de alguien que no entiende lo que puedas sentir, vivir o experimentar. ¿Quién lo vive? ¿Tú o ella? La reactividad es una consecuencia directa de la falta de autoestima y de seguridad y confianza en ti mismo, y te puedes dar cuenta de que siempre aparece en forma de reclamo. La mejor pista es que puedes sentir que te justificas continuamente, o cuando sientes que “no se hace justicia con tus méritos”, cuando una mísera palabra o gesto es capaz de hacerte saltar, o te sube el ánimo como la espuma, o es capaz de hundirte. ¿Qué quiere decir todo esto? Estás descentrado, la cuestión es tener el centro en ti mismo.

DEPENDENCIA DEL RESULTADO: Actúas en función de una idea que te has fijado… porque te ha dado la real gana. Mejor dicho, porque piensas que todo el mundo piensa de igual forma que tú. Esto me parece gracioso, porque no se puede controlar todo. En una relación 2 + 2 rara vez suman 4. Expectativas, ilusiones, objetivos… Es como plantar una semilla y esperar a que llueva. Haz todo lo que esté en tu mano, pero solamente eso, jamás podrás saber que tiene la otra persona en la cabeza o cual será su reacción.

VALIDACIÓN AJENA: ¿Sabes estar solo? Pues es la mejor cura de todas para esta dolencia de la personalidad. ¿Qué te pesa más? ¿Lo que digan los demás, o lo que tú piensas de ti mismo? Si es lo que dicen los demás, lo que más necesitarías ahora mismo, sería hacer un retiro en soledad y aprender a mirarte en tu propio espejo. A la gente, en especial a nosotros nos puede dar mucho más miedo la soledad que a ellas. El tema es si tenemos los huevos para pasar esta cura sin estar todo el puto día colgados a los teléfonos, o por ahí tomando cañas sin parar, de continuo... para no afrontar ese miedo.

Como te habrás dado cuenta, tú puedes ser tu peor enemigo o tu mejor amigo. La cuestión es que lo que ha empezado siendo positivo, ha ido degenerando poco a poco. ¿Por qué? La clave está siempre en la raíz de las cosas, si tu seguridad, tu confianza, tu auto estima está basado en lo que diga la rubia, cuando a la rubia le deje de gustar algo que vea, o simplemente te quiera probar por aburrimiento para ver donde tienes los límites, te va a pasar lo que a nuestro colega. Todo está en tu mente. Todos los cuentos terminan con una moraleja que trata de aleccionar al lector y enseñarle el fondo real de la historia. Bueno… ¿Pensabas acaso que iba a descubrir la pólvora? Ya puedes ver que no, está todo dicho y hecho, esto simplemente, es una vuelta de tuerca más. Por si te perdiste la primera parte o la segunda parte

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.
Publicar un comentario en la entrada