NO PIENSES TANTO


Ya conoces mis extremismos, me ayudan a tener las ideas claras y a ti a entender mejor las cosas. Aparte de dramatizar y de decidir nuevos contenidos con El Duque mientras nos tomamos unas cañas por Chueca, en la reunión de ayer estuvimos tratando un tema duro e interesante, que por supuesto merece la pena ser compartido contigo, aunque después hagas lo que te de la gana… como siempre ¡pedazo de gañán con patas! Pues estuvimos repasando experiencias en pareja, las últimas sobre todo y las que más frescas nos pillaban, viendo porqué habían salido bien, o por qué las teníamos ubicadas como “la gran cagada”… Porque sí querido hermano, nosotros también nos equivocamos aunque parezcamos seres celestiales (eso sí, con pene). Si no nos equivocásemos nunca, no tendríamos que corregirnos, no aprenderíamos nada nunca, nunca sacaríamos nada nuevo que compartir contigo y probablemente, cada vez que entrases aquí te encontrarías artículos "la mar de bonitos” y románticos, pero nada prácticos. Lo dicho ¿a qué no sabes cuál es una de las mayores cagadas en una relación?

Hacer cálculos, planear demasiado las cosas, pensarse mucho las respuestas y no actuar por miedo a las consecuencias que puedan derivar sean buenas o malas, querer proteger el ego masculino, reservarse los sentimientos y no hacer frente a la necesidad. Dichas así todas de golpe, parecen una retahíla teórica, pero voy a empezar a apuñalarte con cada una de ellas, y lo dicho… Si no te gusta, no sigas leyendo:

HACER CÁLCULOS y planear demasiado: ¿Qué? ¿Te gusta tenerlo todo controlado? Pues te recuerdo que dentro de una relación hay otra persona… sí, sí, ella. Y te advierto que también tiene voluntad y mente propia, y que a lo mejor no está de acuerdo contigo en todo. Así que no planees tanto, propón más y no calcules tanto, que uno nunca sabe dónde va estar mañana sentado. Te voy a ahorrar quebraderos de cabeza: es imposible tenerlo todo controlado, y si crees que sí es posible es que te has casado con una figura de escayola. El querer controlarlo todo es un indicador de miedo y de tener poca seguridad en uno mismo, nadie es perfecto, pero… ¿Qué más te da? No quieras preverlo todo más de la cuenta porque nunca disfrutarás.

PENSAR DEMASIADO LAS RESPUESTAS: El nido ideal del hombre reactivo que salta con la mínima y que actúa “estratégicamente” para quedarse siempre encima como el aceite. ¿Por qué piensas tanto? ¿Por qué te comes tanto la cabeza? Yo si fuera tú, me plantearía más el disfrutar la relación, que para algo estás con ella, más que cultivar una mente maravillosa jugando al ajedrez con tu amiga, mujer o novia como si se tratara del enemigo. No compitas, no seas tonto… Nadie te obliga a tener una relación de pareja, así que si tienes que montar una estrategia solamente para decir sí o no, para recibir una respuesta que no te descuadre, mejor déjalo ¿OK?

MIEDO A LAS CONSECUENCIAS: Partimos y creemos que eres un hombre, no una nenaza, y que si tomas una decisión es para ejecutarla y no solamente para tener ideas en un cajón. Esto es sencillo, no sabrás si saldrá bien o mal hasta que te mojes y pongas los medios (no solamente la intención) para que salga. Igual prefieres quedarte tal y como estás y seguir pareciendo “un hombre brillante que nunca se equivoca”. ¿Sabes por qué nunca te equivocas? No porque seas brillante, sino porque no mueves un dedo, con lo cual, ella es la primera en pensar que eres un puto bocazas. Hablas mucho, pero no haces nada, por miedo a perder lo que tienes. Pues que sepas que eso es incongruente, y si lo que piensas no está alineado con lo que dices y haces es como si no existieras. Un bocazas más entre tantos… No creo que quieras serlo ¿verdad?

PROTEGER EL EGO: Bueno, al menos has dado el paso, has ejecutado, te has mojado pero… Te has equivocado. ¿No pasa nada? Bueno, dicen que lo importante es participar, pero eso lo dicen los perdedores. A lo mejor sí que pasa, pero mira… Se equivoca quien lo hace y quien tiene los huevos de mojarse con lo que quiere. La cuestión es que te da vergüenza que ella lo sepa, o que ella pierda su confianza en ti. Mi abuela decía que ni del orgullo ni la vergüenza se come, y tenía mucha razón. Cuanto menos ego tengas que alimentar, menos mierda que tapar (me ha salido una rima). Y quien no tiene nada que tapar, no tiene miedo a que le pinchen el ego, ni a nada, porque sabe que si se equivoca, puede volver a levantarse.

RESERVAR TUS SENTIMIENTOS: No tienes que ser una magdalena llorona o el amigo sensible y asexual de las chicas, pero yo te preguntaría entonces ¿para qué los tienes? O aún más ¿Tienes los huevos necesarios para expresarlos? ¿Crees que vas a ser más débil por hacerlo? Mira, lo que te convierte en débil es expresar tu debilidad, no tus sentimientos… Me refiero a cuando depositas en ella algún tipo de carga, de la que tú mismo eres responsable. Esto último si que te hundiría en la miseria, pero en ningún caso el expresar lo que sientas: si lo sabe aceptar bien, y si no… no es tu problema, así de simple. Gusten o no gusten tus sentimientos son tuyos y de nadie más.

NO HACER FRENTE A LA NECESIDAD: Así nació el nuevo Adán, para aprender a abordar nuestras necesidades más profundas y cotidianas como hombres. Lo vamos consiguiendo poco a poco aunque haya veces que te haces el sordo. A veces por no saber contenerse uno, puede echar a perder el amor de su vida, esto te lo digo por experiencia. Y no me refiero a no expresar mis sentimientos, me refiero a depender de una mujer para ser feliz, o a depender de una relación como “estado ideal del hombre”. Te voy a ser muy sincero: por ahí alguna escritora que no practica demasiado sexo debe andar diciendo que “el estado ideal del hombre es estar casado”… A lo que yo respondo literalmente que ¡UNA MIERDA! El estado ideal del hombre es el de libertad, y uno puede ser libre mientras está solo, soltero, casado, con novia, separado, divorciado o viudo. Uno puede ser libre en cualquiera de estos estados.

Aún estás a tiempo. Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadan.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. La compra de cualquier producto de la biblioteca online P&R incluye orientación personalizada vía e-mail. Descárgate la versión demo el nuevo Adán.
Publicar un comentario en la entrada