ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK X: TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA, por PAUL JANKA

Adaptado del trabajo original GETTING LAID IN NYC de Paul Janka, disponible en Attractionformula.com
CORRECTA GESTIÓN DEL TIEMPO: Hasta que tengas sexo con una mujer, el tiempo corre en tu contra; una vez que ya has estado con ella, el tiempo es tu aliado. La idea del romanticismo está directamente relacionada con la urgencia. Por alguna razón las cosas que pasan de forma súbita, provocan más romanticismo que por ejemplo un cortejo más metódico y elaborado. Desde el primer encuentro, a quedar para tomar algo, estar con ella en el local y tener el primer contacto cercano con ella, la brevedad del tiempo es un factor crucial. Es algo que demuestra tu agilidad y tu seguridad, ir directo en perpendicular (te sorprenderías de un ritmo tan frenético como el que vivimos aquí en Nueva York) al contrario que poner demasiado cuidado, o ir muy despacio, lo que te convertiría en un simple acompañante, resignado a quedarse para siempre en el infierno de “la zona de amigos”.

Un estándar adecuado para un buen resultado sería primero el abordaje rápido con una primera impresión positiva, mandarle un mensaje de texto al día siguiente con un simple “hola” y quedar para tomar algo con un margen de maniobra de dos días de diferencia. Desde el primer encuentro, hasta que quedas con ella para tomar algo, como máximo han de pasar 5 días, si no podría enfriarse; deberías ir sexualmente a por ella en la primera cita, de todas formas:

Una mujer consentirá mucho más a un hombre más seguro de lo que quiere y que se muestra directo desde el primer momento, más que a un tío empanado o pasivo. Si no muestras tus deseos de forma clara (a menos que la quieras tener como amiga eternamente) desde el principio, hacerlo más tarde no te va a funcionar. Una mujer no está programada para cargar con la responsabilidad de la interacción, ni para tolerar tu indecisión.

Así que ve a por ella. Por cierto, tíos, dejad de repetiros a vosotros mismos aquello de “¡Qué chica más inocente, no querría ofenderla!”, esto provoca que cuando quieras hacer algo con ella, te alejes de su cama:

Rara vez una mujer rechazará una implicación romántica aunque la hayas provocado tú, ella no tiene por qué percatarse de ello. No la estás engañando aunque seas el artífice.

Las mujeres en general están mucho mejor preparadas que nosotros desde una edad más temprana, biológicamente hablando, para entender el sexo. La menstruación es una constante en sus vidas, que les recuerda sus periodos fértiles, al igual que dar el paso de la maternidad, probablemente lo más importante para ella en toda su vida. Si crees que ellas son ingenuas e inocentes, lo llevas claro. En ocasiones he recordado alguna situación vivida, y haciendo introspección me he dado cuenta de todas las oportunidades que he perdido por no haber sabido mostrar mis deseos, ni interpretar las señales: era de madrugada, estábamos a solas, ella me estaba mirando fijamente y su postura era abierta, dispuesta y preparada para ser besada. Todo era perfecto, pero yo tenía el bloqueo de creer que no podía hacer nada con ella, porque la había conocido esa misma tarde, y era la prima de un colega, o algo así.

Te puedo contar dos historias que ilustran esto perfectamente: cuando tenía unos 16 años, íbamos a una salida al campo en Topanga Canyon, en Los Ángeles. Solíamos coger el coche para ir a la playa. Todos bajaron excepto la hermosa chica que conducía y yo. Yo iba en el asiento del pasajero, sentado del lado del paseo marítimo, en una calurosa tarde de verano con una panorámica perfecta. Esta chica me gustaba muchísimo, pero ahora viene lo mejor: Abrió la guantera y cogió su lápiz de labios. Yo estaba allí pasmado, mientras veía cómo se daba lentamente su barra de labios. No hice absolutamente nada. Después le pregunté a un amigo lo que eso significaba… ¡Seré pardillo!

La segunda historia me ocurrió hace unos dos años, nada más llegar a la ciudad. Trabajaba como ejecutivo de cuentas en un rascacielos (con unas vistas maravillosas) y allí conocí a una chica muy sexy en el delicatessen de abajo. Ella me dio su número, etc. Resultó ser una dentista, no podíamos vernos mucho tiempo por nuestros horarios, o más tarde de la hora de comer. Y si, ella hubiera estado encantada si yo la hubiese invitado a tomar un té a eso de las 09:00, justo antes de entrar a trabajar, así que traté de hacerlo al día siguiente de conocerla. Así quedamos unas cuantas veces. El único problema era que siempre nos sentábamos muy ceca el uno del otro, saboreando nuestro té, mientras le hablaba de tonterías. Podía sentir la tensión y el deseo que se podían cortar con cuchillo, también como me latía el corazón. Pero volví a hacer el capullo, pensaba “No puedo agarrar a esta chica y besarla, comerle sus preciosos pechos y hacerle sexo oral… porque son las 09:00 de la mañana”.

Mucha gente piensa que no se puede tener sexo por el día aquí en Nueva York. Una vez la invité a cenar, etc. Después me lancé de madrugada y acabamos en la cama, pero la magia y esa tensión tan sexual y tan especial habían desparecido, apenas ocurrió algo. ¿Cuál es la lección? Hazlo cuando lo sientas. Hoy Lisa G. es mi dentista, y de vez en cuando voy a verla a Brooklyn. Siempre nos echamos unas risas recordando aquellas mañanas. Hace poco le pregunté si ella me hubiese abofeteado si yo me hubiese lanzado en alguna de esas mañanas. Ella sonrió y me dijo: “Tendrías que haber hecho algo mucho más grave para que yo me enfadara contigo”. Así que ya sabes, hazlo cuando lo sientas.

CONTACTO FÍSICO – SENTANDO LAS BASES: El cara a cara, a veces estar los dos sentados cara a cara es algo inevitable, pero puede resultar algo violento. Si estás en un lugar íntimo y con velas, el contacto visual tiene obvia ventaja, además si lo fuerzas, lo provocas, con los brazos sobre la mesa mientras ella te acaricia el antebrazo, esto puede funcionar y ayudarte a conocer su tacto. Lo que es más importante acerca del contacto físico, por supuesto, es que con el tacto puedes relajarla, puedes crear el confort necesario. Esto es así, a menos que seas un ansioso y nervioso hijo de puta, en cuyo caso, cierra este libro. Ella ha de sentirse bien con este tacto, ya que la piel trasmite cómo te sientes mientras habláis de su gato, familia, padre, compañera de piso, etc. y mientras se genera este confort y relajación, ella se abrirá físicamente cada vez más. También puede hacerse con los pies bajo la mesa, aunque no estoy seguro si esto sigue de moda.

Sentados juntos, seguro que te sientes más cómodo en un lado o en otro. En mi caso me siento más cómodo sentado a la izquierda, creo que ese perfil mío es el mejor. Elige un lado y prueba. En mi caso me gusta el izquierdo, me gusta que ella se siente a mi izquierda. De esta forma, es como me sale mejor. De lo único que carece esta posición, es de intimidad visual, pero favorece la intimidad física. Desde tu lado puedes alargar el brazo sobre su hombro. Puedes hablar susurrando porque le estás diciendo algo que es sólo para ella, quieres respirar suavemente cerca de su oído y cuello para excitarla. De esta forma sus muslos y entrepierna están al alcance de tu mano, y puedes acariciarlos suave y “casualmente”, tan naturalmente como sentarse o levantarse.

Está escrito con demasiado detalle, pero el aprendizaje condicionado para la mujer es esencial en cuanto al tacto estímulo-respuesta condicionada que tengas con ella. Los playboys naturales lo hacen de forma natural, instintivamente. Puedes ir a cualquier local o restaurante de moda y observarlos, como tienen mujeres guapas a ambos lados. Todo el tacto íntimo y previo al sexo, gira en torno a la cara, hombros, palmas de las manos, pechos y en su pelo. A las mujeres les gusta que las toques, que las acaricies… Si no comienzas desde aquí mismo, puedes ser clasificado como un puto psicópata violador, si una vez os subáis al taxi intentas meter la mano en sus bragas después de tres minutos de rodeos yendo hacia tu casa.

A tu disposición:

Paul Janka

P.D. si te ha gustado esta guía, mándame un e-mail a:
paul@attractionformula.com

Copyright © 2005, 2008 por Paul Anton Janka.
Todos los derechos reservados.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, serie completa:

INSTRUCCIÓN PARA EL HOMBRE SOLTERO
PARA PRINCIPIANTES: EL MERCADO FEMENINO
PRIMER PASO: EL CONTACTO CON LA CIUDAD
SEGUNDO PASO: OLVÍDATE DEL SÁBADO NOCHE
TERCER PASO: LA APROXIMACIÓN INICIAL
CUARTO PASO: LA PRIMERA IMPRESIÓN
LOS MENSAJES DE TEXTO
POR QUÉ LAS CENAS NO SON RECOMENDABLES
DÓNDE QUEDAR Y CONVERSACIÓN
TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA
CÓMO TERMINAR

Para ver la versión original en Inglés Getting Laid in NYC, visita Paul Janka's Guide to Getting Laid in NYC. La serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK es una adaptación al castellano autorizada en exclusiva para PERSONALIDAD & RELACIONES del trabajo original GETTING LAID IN NYC con reconocimiento no comercial. Dicha adaptación al castellano, se encuentra adscrita al régimen de protección de derechos de autor del Registro de la Propiedad Intelectual sito en Plaza Descubridor Diego De Ordás 3, 28003 Madrid (España) y no puede ser total o parcialmente reproducida fuera del dominio personalidadyrelaciones.com sin el consentimiento explícito y por escrito del autor original Paul Janka.
Publicar un comentario en la entrada