ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK VIII: POR QUÉ LAS CENAS NO SON RECOMENDABLES, por PAUL JANKA

Adaptado del trabajo original GETTING LAID IN NYC de Paul Janka, disponible en Attractionformula.com
No estoy seguro de cómo empezó todo esto, pero alguna mujer le debió sugerir una cena a un hombre sin nada qué hacer y con dificultad para acostarse con mujeres y él debió aceptar. Déjame insistirte en ello, como ya hice en el prefacio de este trabajo: una cena es lo peor que puedes planear para ligar con ella. Para los restaurantes es un buen negocio, ya que cada noche llenan sus mesas con primeras citas. ¿Por qué pasa esto? Porque las mujeres son mucho más inteligentes que los hombres, a la hora de sacar lo que quieren de una relación. Esto es lo que le espera a cualquier cabezón entre vosotros que se decante por una cena para su primera cita:
  • Las cenas cuestan una pasta y pagas tú, estás sometido a juicio sobre cuánto te gastas en la cena.

  • Una hora (o más) de conversación y comida antes de cerrar con una chica es demasiado tiempo… Tu mierda puede empezar a oler.

  • Comer es la antítesis del sexo. Huele, hace que ella se hinche y que empiece a pensar en su físico.

  • Si te empachas, te vas a sentir cansado, con sueño, puedes empezar a bostezar y ella puede llegar a creer que te estás aburriendo y que no estás interesado en ella.

  • Puedes caer en la categoría “posible novio” y ella no cederá para no echarlo todo a perder.

  • Comiendo has de ser educado, consecuentemente has de vigilar tus modales, convirtiendo una cena en una tarea de la que no disfrutas.

  • Después de un rato, la chica a la que considerabas tan atractiva, empieza a asemejarse a tu hermana, ya que la tensión sexual que había en un principio, se disipa con el tiempo y la puedes empezar a ver como una amiga más.
¿Necesitas más razones? Ir a cenar está bien con una novia, con tu esposa, incluso con una amiga hacia la que no te sientes atraído. Pero por favor, no desperdicies tu tiempo, tu dinero y la que sea probablemente tu única oportunidad, llevándotela a cenar. No estás tratando de alimentar a alguien, sino de ligar con ella. La única opción viable en cuanto a la cena es invertir el orden de lo que pase. Conoceros, acostaros y ya entonces comer, una vez que “habéis hecho hambre en la cama”. ¿No te parece así mucho más lógico? ¿No te decían siempre tus padres que no nadaras en la piscina después de comer? Primero nada, y después come. Todo esto lo aprendí de uno de mis grandes mentores, el adorable e indomable Dominick N.

La razón por la cual estoy tan en contra de este tema, es por mi experiencia personal. Cuando estaba en la veintena, mis comienzos de quedar con mujeres, solía llevarlas a cenar y en la mayoría de las ocasiones terminaba la noche decepcionado y frustrado, cuando la cita había empezado siendo una experiencia prometedora. Creo que las razones arriba expuestas son perfectamente legítimas para desechar las cenas en las primeras citas. Vamos a ver dos puntos en especial acerca de estos inconvenientes que merece la pena desarrollar un poco más:

Primero, la propia naturaleza de comer: si una chica pide un plato de pasta, con ajo y marisco, después toma postre y café… se llena completamente (recuerda que eres tú quien paga ese atracón reflejado en la cuenta) y se da cuenta del aliento que le ha provocado el ajo. ¿Crees en serio que va a dejar que la beses o que la desvistas cuando ella se siente pesada y existe el riesgo de que tenga flatulencias? Piensa en ello, es lógico que no quiera exponerse al riesgo de estropear la imagen que tienes de ella.

En segundo lugar, si hay vino en la cena, o aperitivos o incluso un Oporto al final, que aligere un poco la pesadez de la cena, por todos es sabido que el alcohol juega desde siempre un papel desinhibidor en el comportamiento, en especial en la receptividad sexual de la mujer. ¿Quieres acaso que sea el alcohol el desencadenante de todo? ¿Realmente quieres que tu dinero se vaya en todo esto?

A tu disposición:

Paul Janka

P.D. si te ha gustado esta guía, mándame un e-mail a:
paul@attractionformula.com

Copyright © 2005, 2008 por Paul Anton Janka.
Todos los derechos reservados.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, serie completa:

INSTRUCCIÓN PARA EL HOMBRE SOLTERO
PARA PRINCIPIANTES: EL MERCADO FEMENINO
PRIMER PASO: EL CONTACTO CON LA CIUDAD
SEGUNDO PASO: OLVÍDATE DEL SÁBADO NOCHE
TERCER PASO: LA APROXIMACIÓN INICIAL
CUARTO PASO: LA PRIMERA IMPRESIÓN
LOS MENSAJES DE TEXTO
POR QUÉ LAS CENAS NO SON RECOMENDABLES
DÓNDE QUEDAR Y CONVERSACIÓN
TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA
CÓMO TERMINAR

Para ver la versión original en Inglés Getting Laid in NYC, visita Paul Janka's Guide to Getting Laid in NYC. La serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK es una adaptación al castellano autorizada en exclusiva para PERSONALIDAD & RELACIONES del trabajo original GETTING LAID IN NYC con reconocimiento no comercial. Dicha adaptación al castellano, se encuentra adscrita al régimen de protección de derechos de autor del Registro de la Propiedad Intelectual sito en Plaza Descubridor Diego De Ordás 3, 28003 Madrid (España) y no puede ser total o parcialmente reproducida fuera del dominio personalidadyrelaciones.com sin el consentimiento explícito y por escrito del autor original Paul Janka.
Publicar un comentario en la entrada