ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK VII: LOS MENSAJES DE TEXTO, por PAUL JANKA

Adaptado del trabajo original GETTING LAID IN NYC de Paul Janka, disponible en Attractionformula.com
La tecnología es un invento maravilloso. Podemos tener el número de alguien en sólo un momento, con una sola mano, pareciendo guay. Nada más llegar a Nueva York, traté de ligar saliendo sin teléfono móvil. Hazme caso en cuanto a esto: es un error. No solamente queda raro ya escribir un número en papel, sino que además al no ser lo habitual, hace que ella te saque la tarjeta roja porque puede pensar que eres un tirado, que no tienes trabajo, ni cuenta bancaria, etc. De alguna manera el tener un simple teléfono móvil es un indicador de una vida social, amistosa y profesional.

Así que tienes un móvil… ¿Para qué lo usas? Cuando empecé en esto, a mediados de la carrera (hasta ese momento, había tenido novias… como todo el mundo) solía hacer siempre la primera llamada entre nervios y mariposas en el estómago. Inevitablemente, la llamada muchas veces era algo torpe por mi parte, ya que se me notaban los nervios, me temblaba la voz, o decía cosas de las cuales no estaba muy convencido. En muchas ocasiones no sabía conducir la interacción hacia el sexo con la chica en cuestión. Eso fue hace diez años, y las cosas han cambiado, especialmente con la tecnología.

Es la era de los mensajes de texto, y los hombres de todo el mundo deberían estar siguiendo esta estrella. No solo es la forma más efectiva de tener un control en la conversación y evitar cagadas, sino que con un simple reenvío puedes llegar a muchas más personas. Como dice mi amigo Nathan: “El mensaje de texto era lo peor que le podía pasar a la mujer de hoy en mucho tiempo”. Elimina cualquier filtro que ellas puedan usar para eliminar a chicos que solamente quieren ligar, anulando aquello conocido como “la intuición femenina”. Sabes perfectamente a qué me refiero. Te da por dejar un mensaje gracioso en el buzón de voz de una chica a la que acabas de conocer, pero estás algo nervioso y el tono de tu voz lo descubre con creces, suena inseguro y suplicante. Cuelgas el teléfono algo jodido porque no te has quedado conforme con la llamada, no te ha salido como esperabas. Es el dilema de los pre-novios ¿Te suena? Nunca vuelvas a llamar por segunda vez. Ella con un simple mensaje de voz, percibe tu nerviosismo, se echa atrás y borra el mensaje y tu número. La suerte favorece a los directos. Hasta que no hayas tenido sexo con una mujer, según mi experiencia, cuanto menos hables mejor. Las mujeres por naturaleza son mucho mejores conversadoras y pueden intuir muchísimas cosas acerca de un hombre al que le tiembla la voz. No tienes que hablar mucho, ni contar demasiadas cosas de ti, pero sí compórtate de forma juguetona, coqueto y ligeramente combativo. Lo franceses tienen una palabra para ello: badinage, que quiere decir juguetón, que juega con las palabras sacándole punta a todo.

Date cuenta que para hacerlo bien, lo único que has de hacer muchas veces es simplemente no cagarla. Creo que en general, las mujeres si desean ser conquistadas, pero los hombres inevitablemente la cagan. Estoy seguro de que ya has oído aquello, o al menos te sonará, que una mujer sabe en los primeros cinco minutos si se va a acostar contigo o no, y que está en tu mano encaminarla hacia ello, o joderlo todo de mil maneras. Lo mejor para nosotros, es seguir un guión y ceñirnos a él sin salirnos demasiado. Todo lo que te estoy contando, lo he comprobado en este gran laboratorio llamado Nueva York, es algo que tengo ya muy trabajado, sé lo que funciona y lo que no. Es tu problema si no decides hacerme caso.

Ahora, estás en casa un martes por la tarde con unos cuantos números en tu agenda, y has dejado algún mensaje de voz, cortitos, no demasiado empalagosos, diciendo cosas como: “Hey, vamos a tomar algo ¿te viene bien el miércoles por la noche?”. Este es un buen comienzo. Pero es aquí justo donde su detector de inseguridad empieza a funcionar. Para eliminar cualquier duda, y el hecho de que tu voz no suene tan profunda y segura como debiera, hazte un favor y escribe un mensaje de texto.

Es algo que parece una obviedad, pero funciona de maravilla. No sólo tienes tiempo a pensar qué quieres poner, sino que además a las mujeres les encanta leer. Recibir mensajes de texto en su móvil es hacerlas sentir en la misma forma en que recibieran una carta de su papá cuando él está lejos. Es algo más ameno, romántico y misterioso esto de los mensajes, no me preguntes por qué. Añade a esto que a través de los SMS puedes proponer cosas mucho más atrevidas, que en la vida te atreverías a proponer en persona.

Estoy acostumbrado a enviar mensajes de texto a chicas que no tienen mi número registrado. Ellas invariablemente responden “¿Quién eres?” y entonces es cuando les recuerdo como nos conocimos y que me gustaría tomar algo con ella, bla, bla, bla, etc. Sobre todo si decides entrar en este juego telefónico de SMS, te recomiendo que contrates una tarifa plana para mensajes de texto con tu operador ya que si no, puedes salirte bastante caro, en especial cuando hagas lo siguiente:

Bueno, aquí es cuando comienza el juego (como a mi socio le gusta decir): mensajes a grupos. Antes hablamos del mercado femenino, es algo así, una cuestión de números. Cualquier agente de Wall Street te dirá como testear mejor el mercado y actuar en consecuencia, qué es lo que está subiendo. Con las mujeres ocurre exactamente igual. Puedes tantear el mercado de forma fácil si le dedicas el tiempo suficiente. Por regla general, las chicas del “no” pasarán de tomarse algo a última hora entre semana. Por otro lado, las chicas del “sí”, siempre están dispuestas a un poco más y raramente rechazarán tomarse algo entre semana, a eso de las 22:00 un martes por la tarde, en un salón chulo. Ti tiempo es valioso, ten en cuenta estos parámetros. ¿Quién sabe como se sentirá ahora la chica francesa borde y desinteresada que conociste el último viernes por la tarde en la Avenida Madison, hoy martes a las 15:00 de la tarde? Si ella se siente sola, o lejos de su familia y amigos, o deprimida o fea… o lo que quiera que le pase por la cabeza. Eso es imposible saberlo hasta que das el paso de mandarle un SMS.

Mira, yo lo hago de esta forma: mientras estoy en mi despacho haciendo tutorías y es aproximadamente primera hora de la tarde, me doy cuenta que no tengo plan para esa noche. Mi teléfono móvil me permite mandar mensajes de texto de 20 en 20. Escribo un SMS y lo reenvío a las 20 primeras direcciones de mi agenda. El mensaje siempre es algo breve como “¿Qué haces esta noche?” o “¿Qué es de tu vida?” o “¿Qué haces?”, o incluso te diré mi preferido por lo breve y económico en palabras que resulta: “¿Esta noche?”. Como verás no me complico lo más mínimo buscando palabras brillantes… Ni falta que hace. Ya te he dicho que es una cuestión de números. Hago esto hasta que completo mi agenda, calculo que ahora mismo tendré unas 80 chicas en ella. Pongo el teléfono en silencio para no molestar y lo dejo en mi mesa. La respuesta suele ser abrumadora.

En mi bandeja de entrada solamente caben 30 mensajes, así que me veo obligado a hacer un gran “borrar los mensajes seleccionados” para seguir recibiendo el resto de las respuestas. El caso es que puedes llegar a dejar en blanco a un montón de mujeres, haciendo que esto aumente tu demanda, ofrecimientos de última hora (por ejemplo: nos vemos a las 22:00 en tal sitio, por mi zona, etc.) y ver qué es lo que hay realmente en el mercado. Te sorprenderías de lo que una mujer es capaz para evitar quedarse sentada en casa viendo “Sexo en Nueva York”, pensando y comiéndose un helado tamaño industrial. Has visto que funciona exactamente como un mercado de valores, aunque siempre es a ti al que te va a tocar dar el primer paso, asúmelo mientras te vaya llegando el goteo de respuestas en las horas posteriores a tu reenvío. No hay nada mejor para ganar el interés de una mujer, que el haber cubierto tu oferta… Aunque eso sí, hay que hacerlo bien.

A tu disposición:

Paul Janka

P.D. si te ha gustado esta guía, mándame un e-mail a:
paul@attractionformula.com

Copyright © 2005, 2008 por Paul Anton Janka.
Todos los derechos reservados.

ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK, serie completa:

INSTRUCCIÓN PARA EL HOMBRE SOLTERO
PARA PRINCIPIANTES: EL MERCADO FEMENINO
PRIMER PASO: EL CONTACTO CON LA CIUDAD
SEGUNDO PASO: OLVÍDATE DEL SÁBADO NOCHE
TERCER PASO: LA APROXIMACIÓN INICIAL
CUARTO PASO: LA PRIMERA IMPRESIÓN
LOS MENSAJES DE TEXTO
POR QUÉ LAS CENAS NO SON RECOMENDABLES
DÓNDE QUEDAR Y CONVERSACIÓN
TIEMPO, TACTO Y LOGÍSITICA
CÓMO TERMINAR

Para ver la versión original en Inglés Getting Laid in NYC, visita Paul Janka's Guide to Getting Laid in NYC. La serie de artículos ASÍ SE LIGA EN NUEVA YORK es una adaptación al castellano autorizada en exclusiva para PERSONALIDAD & RELACIONES del trabajo original GETTING LAID IN NYC con reconocimiento no comercial. Dicha adaptación al castellano, se encuentra adscrita al régimen de protección de derechos de autor del Registro de la Propiedad Intelectual sito en Plaza Descubridor Diego De Ordás 3, 28003 Madrid (España) y no puede ser total o parcialmente reproducida fuera del dominio personalidadyrelaciones.com sin el consentimiento explícito y por escrito del autor original Paul Janka.
Publicar un comentario en la entrada