ADÁN, TÚ NO PUEDES AFLOJAR

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelos: Enrique Perales

Pocas veces se había sentido tan sumamente limitado, tan cansado y tan… incomprendido también. Todo en cuestión de unas pocas horas, a modo de película mala se había quedado sin trabajo… De un momento para otro, le había pillado totalmente de improviso y sin avisar. “No puedo más, necesito dormir, llevo despierto desde la 6 de la mañana pateándome cada rincón de esta maldita ciudad buscando un curro” le dijo a su mujer. Lejos de mostrar empatía o comprensión hacia su Adán por su natural cansancio, su respuesta fue más bien cortante… Adán debía madrugar también al día siguiente, ella obviamente no, los niños estaban de vacaciones y ella es quien se quedaba con ellos. A esto voy querido compañero, parece que no tienes derecho ni a descansar, o a decir que NO.

La respuesta reactiva que una mujer te puede dar en este caso, especialmente si es tu mujer o una pareja establecida que ya te conoce, irá en un 99% dirigida a golpear y testear tu autoestima, tu valor como hombre, la confianza en ti mismo y si cedes o no cedes fácilmente a un chantaje emocional para seguir “manteniendo tu valía”. Parece que esta negativa no le está permitida por roles a Adán, esté como esté y se encuentre como se encuentre… En cambio, Eva puede permitirse el lujo de ser reactiva, administrar, decir sí o decir no en "la cama". Cuando te digo en "la cama", me refiero en realidad a recompensarte o a aliviarte. No me refiero solamente al tópico Hoy no, me duele la cabeza ampliamente extendido por nuestras madres a nuestros padres, me refiero en definitiva al ego femenino, que tiene de grande, lo mismo que de frágil y cristalino, y que muchas veces únicamente depende de la necesidad de validación. Ella siente desprecio por tu debilidad, asúmelo, aunque cuando te habla así no lo hace por desprecio, lo hace para que despiertes y estés a la altura de las necesidades. ¿Perderás la calma?

Ten una cosa bien clara, ella puede permitirse ese lujo… Así que no te quejes y madura un poco, tú no puedes permitirte ser un hombre reactivo, quejica, llorón y que delegue su bienestar en ella. Te aseguro que si te comportas de forma entera e íntegra, ella te va a tocar poco la moral y no le hará regates a tu autoestima, a excepción que se aburra muchísimo, o simplemente porque quiera que “algo suceda” por el mero placer de ver y probar las reacciones del hombre al que ama. En este sentido tienes que ver a la mujer, como el niño de tres años que tira los cubiertos de la mesa, simplemente para ver qué ocurre, para ver qué cara ponen sus padres, o para saber si lo que hace es digno de aprobación o no. En este caso, la validación femenina funciona de una forma muy parecida a la del niño que tira las cosas de la mesa, simplemente para ver qué pasa, así que da a esta validación su justa importancia, y no saltes como un conejito cada vez que te ponga un aro.

Si le damos continuamente esta validación, si pasamos por el aro y nos dejamos vencer por la presión, dime entonces querido amigo ¿QUÉ NOS DISTINGUE DE UN NIÑO ASUSTADIZO O DE UAN DONCELLA DESCONSOLADA? Si cedemos, estamos condenando la propia relación al fracaso más absoluto: UNO SOLAMENTE VALORA AQUELLO QUE LE CUESTA UN ESFUERZO y a menudo creemos que una relación va a ser un cambio a “un cuento de hadas a partir del cual todo va a ser diferente”. En efecto, va a ser diferente, pero no como te imaginas. Por eso hay que aprender a decir NO en pareja, no es nada malo, hay cosas que no son negociables y como diría mi padre en un arranque de… autoafirmación: CUANDO DIGO QUE NO, ES QUE NO. Es más, muchas veces y lo verás con el tiempo, sabrás que esa verdaderamente era la respuesta que ella pueda necesitar en ti, para poner freno a su malestar, a su inseguridad, a su desconfianza y a continuar manteniendo su fe y su confianza en ti como hombre. Vulgarmente y en lenguaje coloquial podría decirse SABER ESTAR EN TU SITIO.

¿Sabes dar un NO de forma asertiva? ¿Sabes dar un NO con amor? O bien, cada vez que te imponen un aro, lo saltas como una mascota bien amaestrada para no desagradarla nunca y que eternamente ella sea feliz, eso si… sin limitación alguna y con un Adán desorientado y sin sangre en las venas. Lo cierto es que no he conocido una sola mujer a la que les gusten los “sinsangre”, los irresponsables, los inseguros, los salidos, o los que se ponen nerviosos cada vez que ella les lanza un simple arito, por el puro placer de ver a su hombre reaccionar… Eso si, reaccionar de forma adecuada, no ronronear como un minino complaciente y miedoso que no soporta una simple prueba femenina. Por cierto, que no se te olvide: NO SOMOS POLLAS MECÁNICAS NI CUENTAS CORRIENTES AMBULANTES.
-
Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadán.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. Descárgate la versión demo de el nuevo Adán.
Publicar un comentario en la entrada