SEÑALES DE PERTENENCIA: COMO ELLA TE MARCA, PARTE II

Imagen Cedida por Enrique Perales
Fotógrafo: Sergio Frías

REGALARTE COSAS QUE USES HABITUALMENTE: Artículos como un teléfono móvil, un reloj, una cartera, un maletín, un llavero… Cosas que uses habitual y cotidianamente en tu trabajo, o un marco de foto para el coche para que pongas su foto, de forma que la tengas presente en todo momento, ya que tu entorno está repleto de cosas que te puedan recordar a ella.

BESARTE Y DARTE MUESTRAS DE CARIÑO EN PÚBLICO: Que se vea bien que estás con ella, que ninguna se equivoque especialmente si hay competencia cerca. De igual forma que un hombre cuya pareja está hablando con un desconocido puede acercarse y besarle en la mejilla o abrazarla, quizás ella no necesite el pretexto de que estés hablando con más personas. Cosas como que ella te toque el culo, o meta una mano en tu bolsillo de forma discreta mientras estás junto a ella, o apoye su cabeza en tu hombro si estáis sentados, o que se siente en tus rodillas, etc.

COMER DE TU PLATO: Esto es signo de que hay mucha confianza, en la relación ya puede haber cierta rutina y es algo normal. Ella mete su cubierto en tu plato para probar tu comida sin necesidad de preguntar, lo hace porque sabe que puede. Esta es otra forma muy sutil de marcar su territorio de forma familiar con algo tan cotidiano como es la comida.

COCINAR PARA TI: Mira hacia atrás y dime cuántas mujeres han cocinado para ti sin contar a tu madre… Probablemente puedas contarlas solamente con los dedos de una mano si es que llega. En este punto ella no se ha implicado sólo sexualmente, sino que ya podemos decir que es ella quien cuida de ti. Te aseguro que hoy en día es mucho más fácil encontrar a una mujer que se acueste contigo en la primera noche, que una mujer de la que salga el cocinar para ti, o el cuidarte cuando estés malo. Es una forma natural de destronar a tu madre y de reclamarte para ella sola. Cuando un gesto así sale de ella es que el vínculo y la pertenencia que muestra hacia ti es importante, desde luego no eres uno más.

ELEGIRTE LA ROPA: Algo propio de pareja, aunque mi recomendación es que nunca deberías delegar esto en ella, a excepción que fuese un regalo que ella te quisiera hacer. Quien te compra la ropa te conoce, aunque en pareja tengo comprobado que esta forma de marcaje de ella hacia ti puede tener dos raíces diferentes:

Realmente te compra la ropa que te sienta bien o que ella cree que te sienta mejor para verte de la mejor forma posible, es algo que ella hace con cariño.

Te compra ropa absolutamente horrible, para que ninguna te mire y si te miran que se le quiten las ganas de acercarse a ti por hortera o por carecer de gusto vistiendo. Algo parecido puede pasar con el peinado, con que te pida que te dejes barba…

REGALARTE ROPA ÍNTIMA: Este es uno de mis preferidos, pero no me refiero a que te compre un paquete de cinco calzoncillos en el supermercado como podría hacer tu madre. Me refiero más bien al tipo de prenda íntima que a ella le gustaría quitarte en último lugar mientras estáis “jugando” antes de meteros en la cama. Una prenda que incite sus fantasías, pero que quizás no elegirías tú en tu vida y que a ella le encantaría quitarte con los dientes.

SEXO ABUNDANTE ANTES DE UNA SEPARACIÓN TEMPORAL: Este me hace mucha gracia, porque les suele pasar a mis mejores amigos cada vez que hemos tenido una despedida de soltero de fin de semana fuera de Madrid, porque haya alguno que se nos case. Suelen coincidir unos cuantos a los que sus parejas se han encargado previamente de “dejarlos satisfechos” antes de irse, rozando el cansancio y el agotamiento, de forma que se les quiten las tentaciones. Quizás en otra ocasión se han quejado de escasez, pero cuando de una salida de fin de semana con amigos se trata… Y si la pareja está ya establecida, ella es la primera interesada en dejarte “seco” literal y metafóricamente hablando.

Estos son los detalles que pueden marcar una pertenencia de la mujer a su pareja, más o menos directos basados en la observación, sin ánimo de hacer ley si he podido comprobar que se cumplen, algunos rozando situaciones parodiables y otros muy cotidianos. [primera parte]

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada