COMO ELLA CONCIBE SUS NECESIDADES, EXTRACTO e-book EL NUEVO ADÁN

Uno de los errores más frecuentes que cometemos en la seducción y las relaciones, es pensar que aquello que nosotros necesitamos es lo mismo que pueda necesitar ella, extrapolando lo que pensamos a la mujer a la que queremos conquistar, esperamos que ella va a responder de igual forma a la que responderíamos nosotros ante unas palabras, un gesto o cualquier otro estímulo. Hombres y mujeres tenemos necesidades, te diría incluso que son las mismas necesidades humanas, pero están ordenadas de forma diferente cualitativa y cuantitativamente. En el capítulo PARTIMOS DE CERO incluido en nuestro nuevo e-book EL NUEVO ADÁN tratamos con rigor y en profundidad estas diferencias que se dan entre hombres y mujeres como punto de partida. En el siguiente extracto, hablamos de esta priorización de necesidades:

Las mujeres son capaces de concebir sus necesidades de una forma más simultánea y al mismo nivel, de ahí que podamos entenderlo como Un puzzle de las necesidades femeninas, varias piezas que constituyen un puzzle de necesidades, cubiertas o carentes, situadas al mismo nivel, en el mismo plano; de ahí que ella sea exigente e inconformista en varias facetas, y no exclusivamente en una sola. En cambio, y como hemos dicho anteriormente, para los hombres este orden y esta escala es lineal y secuencial, por orden de importancia anteponemos nuestro primer objetivo a todo lo demás, que no es tan importante y a lo que apenas podrá llegar voluntad, esfuerzo y recursos, hasta que no esté cubierto aquello, que hemos situado en los primeros puestos de nuestra escala.

Si por ejemplo, tu prioridad en este momento es encontrar pareja, invertirás la mayoría de tu esfuerzo y recursos en buscar pareja. Si no obtienes los resultados que deseas, seguirás teniendo esta prioridad carente, por lo que pensarás que has de invertir más recursos personales en esa búsqueda, hasta que esta prioridad quede colmada, hasta el punto de polarizar tu comportamiento, pensamiento y conducta en función del programa “conseguir pareja”, dejando al resto de facetas que conforman tu vida, sin los recursos necesarios para mantener un equilibrio sano. Una vez más la palabra clave es EQUILIBRIO, refiriéndome al equilibrio entre salud, trabajo, relaciones sociales, pareja, economía, etc. En el momento que inviertes todo o la gran parte de tus recursos en una sola faceta, el equilibrio se descompensa y es fácil que todo aquello que en tu escala no sea prioritario vaya detrás de tu principal carencia.

De igual forma si tu prioridad es buscar una casa, o mejorar tu situación profesional, es probable que descuides tu vida en pareja y se resienta, o tus relaciones sociales y amistosas por falta del recurso tiempo o cansancio, e incluso tu trabajo actual, sin caer en la cuenta de que es este mismo trabajo actual, que tienes, aquél que te sustenta en la realidad y en este momento presente.

Ahora puedes pensar en las veces que quizás has dado demasiado, o bien puedes empezar a hacerte consciente que efectivamente no hablamos el mismo idioma en cuanto a necesidades se refiere. Bien puedes encontrar una explicación ante el continuo inconformismo que presenta una mujer en pareja, o bien puedes empezar a intuir que quizás las cosas no son siempre como te las han contado, en cuanto a lo que ella necesita de un hombre.

Los hombres debido a nuestro comportamiento básico, tendemos a “dar más de lo mismo porque parece no ser suficiente”, o a perseguir objetivos uno tras otro. Nada más alejado de las necesidades femeninas. Si comprobamos que la naturaleza inconformista femenina se muestra siempre constante en cualquier situación, es por algo… No se trata de ningún axioma matemático, sino de una forma inteligente de percibir las necesidades de forma que “nada quede al descubierto”. En este sentido, la mujer goza por naturaleza de una mayor amplitud de miras, mientras que el hombre pasa a ir punto, por punto.

Estoy seguro que más de una vez has pensado ¿Qué pasa? ¿Nunca es suficiente? A la hora de construir y mantener una relación, cayendo en el pecado mortal de “intentarlo demasiado”. Una vez más tengo que decirte que no se trata de la cantidad de lo que des, sino del orden de sus necesidades y las facetas que a ella la hacen sentirse completa de una forma global. ¿Verdad que si estás una semana entera comiendo todos los días lo mismo lo acabas aborreciendo? Es un buen ejemplo de lo que queremos expresar en este capítulo del e-book EL NUEVO ADÁN. En la variedad está el gusto dicta el refrán.

Te saludan atentamente, los autores del e-book EL NUEVO ADÁN:

Arcángel, Miguel Lázaro Caballero
El Duque, Javier Ruiz Díaz

P.D.: Para que conozcas mejor la filosofía, los principios y valores que definen nuestro modelo masculino, visita elnuevoadán.com donde podrás encontrar material publicado de libre acceso, los orígenes de nuestra idea y los pilares básicos: INTEGRIDAD, INTELIGENCIA, AUTONOMÍA Y ESTATUS, que te servirán para entender qué es lo que puedes encontrar tratado en mucha mayor profundidad en nuestro nuevo e-book. Descárgate la versión demo de el nuevo Adán.
Publicar un comentario en la entrada