¿MUJER INSOPORTABLE O UN HOMBRE INSEGURO?

Imagen cedida por Lucía Ojeda

Este artículo está en realidad dedicado a uno de mis mejores amigos cuyo nombre no mencionaré aquí. Así que ya sabes macho, esto es para ti, te lo puedo decir más alto pero no más claro y ahora en público, ya que no me haces ni puñetero caso... ni entre cañas, ni por teléfono y siempre te estás quejando de lo mismo. ¿Sabes por qué siempre te quejas de lo mismo? Por seguir queriéndolo hacer a “tu manera”. Si quieres hacer las cosas a “tu manera”, hazlas, pero no te quejes más entonces. Si sabes que la opción A te lleva a la consecuencia B, y lo ves una y otra vez, no seas cabezón. Pero bueno, es tu opción... Yo como amigo y porque me importa tu felicidad te tengo que hablar así, haz con esto lo creas oportuno. Lo publico porque estoy convencido de que hay algún compañero más al que le pueda valer, aquí no no salvamos ninguno de cometer errores.

¿SABES POR QUÉ SE MUESTRA CADA VEZ MÁS EXIGENTE CONTIGO? Porque negocias, así de simple, cuando haces algo por ella no lo haces porque sale de ti, lo haces única y exclusivamente para ganar puntos, porque pretendes obtener algo a cambio. Eres tú quien ha empezado poniendo un precio por no querer ponerte en tu sitio y querer evitar que se enfade. Si tú pones un precio y ella siente que intentas comprarla en cuanto al sexo, no te va a decir que no al precio, pero te ha perdido el respeto, porque ya sabe que no confías en ti mismo, y por eso necesitas compensar tu falta de huevos con otras cosas. En resumidas cuentas, no eres el hombre que ella creía que eras desde el primer momento en que no tuviste el valor de decir simplemente “no”.

Entérate que ella no te pide algo para que se lo des, si no para comprobar si se lo darías o no, o para saber si eres capaz de dárselo. Si ella ve que cuando se pone insoportable se sale con la suya en vez de pedírtelo bien y con respeto ¿crees que va a cambiar esa conducta? ¿por qué la va a cambiar si le funciona? Si ves que se lo das y no cambia de tono ¿por qué se lo sigues dando? Eres tú el que está marcando esa pauta de comportamiento, no es que ella sea insoportable, o acaso ¿se comporta así con todo el mundo? ¿A que no? Pues aplícate el cuento.

¿SABES POR QUÉ TE REPROCHA CONTINUAMENTE? pues porque no tienes palabra, y solamente te mueves si crees que vas a obtener algo a cambio. Si dices y te comprometes a ir el sábado a comer con sus padres, o dices que vais a hacer la reforma, o simplemente le dices que si para que te deje en paz, o para complacerla y después no eres congruente con todo lo que dices, no haces más que decepcionarla. Si, te reprocha muchas cosas, pero es que eres tú quien se lo busca, quizás debieras hablar menos y actuar más. Esa es mi opinión.

Hay algo más profundo en esto, es simple: no tienes palabra, siempre estás aplazando tus planes, tus decisiones, tus promesas con el “Ya lo haré mañana”. Ella en realidad no te está echando en cara que no hagáis la reforma, te está reprochando que no cumples tu palabra en general, que no eres coherente con lo que dices, que te puede la pereza y que siempre estás dando aplazamientos porque te has vuelto perezoso y relajado. Si dices que el fin de semana la casa y los niños con tuyos, y que tú te encargas de todo, cúmplelo. Piénsalo, si no cumples tus palabras, te estás comportando como cualquier fantasma de discoteca que pretende impresionar a una mujer solamente con palabras para llevársela al huerto.

¿SABÉS POR QUÉ ME SIGUES PREGUNTANDO “QUÉ TENGO QUE HACER PARA”? Eso me lo preguntas porque sigues siendo reactivo con ella, pretendes actuar solamente para compensar o para estar a la altura. En cuanto ves que ella hace algo que no entiendes o te toca las narices para ver hasta dónde puede llegar, te pones nervioso, pierdes la calma y el aplomo y lo más importante: tu liderazgo natural. ¿Por qué te lo digo? Porque actuando así eres tú quien va constantemente detrás de ella. Mantén la calma y no me llames enseguida para preguntarme “qué hago”. Lo único que has de hacer es no ponerte como una niñata histérica. Piensa esto anda... Si ella está contigo, algo bueno tendrás ¿no? Pero si eso no te lo crees ni tú, no podemos hacer nada, eso solamente depende de la imagen que tengas de ti mismo.

Dime si pierdes la calma o si siempre andas con excusas, que garantía de seguridad le estás dando a la relación. Mírala como un espejo de tu estado interno, o como un maximizador de tu estado, es así de simple. Para bien o para mal, el que marca el ritmo eres tú, pero si el que lleva el timón se pone nervioso ¿quién maneja el barco? ¿el Espíritu Santo? Si ella quisiera estar sola, lo estaría, entonces no te pediría constantemente que te comportaras como un hombre. En resumidas cuentas, esa es su función, pedirte esa coherencia, liderazgo y aplomo, a los que renuncias cada vez que pones una excusa en tu boca. Menos miedo y más tranquilidad querido amigo, tú tienes la última palabra.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada