LA INVITACIÓN AL SEXO, INDUCIR EL CONTEXTO SEXUAL

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Lucía Ojeda

Los que me conocéis, sabéis que siempre recomiendo que empleéis por encima de todo vuestros propios recursos para seducir, que en realidad es una cuestión de saber lo que se quiere y actuar en función de ello. Pero hoy me apetece compartir algo más. En una escalada de seducción hay momentos en los que hay que romper el estado para poder avanzar, para que no se estanque la interacción, por eso mismo, recapitulando experiencia y echándole algo de humor y descaro, os voy a proponer algunas “frases célebres” de cosecha propia, no para que las repitáis como papagayos sin personalidad, sino para que le vayáis cogiendo el truco y la idea a sugerir sexo sin hablar explícitamente de sexo. Os advierto que si las utilizáis de memoria, o en el momento que no corresponda, podéis conseguir que un encuentro bien encaminado se vaya al garete.

Depende de tu forma de ser, de tu humor, de cómo es ella, de a qué palabras responde mejor, de lo receptiva que esté, de la confianza que tengas con ella, de su edad… Por eso os digo que no os hagáis una receta. Son sentencias hechas y probadas por mi para generar un contexto sexual, para avanzar y escalar orientado las emociones a un punto sexual. Hay un patrón común en la mayoría de ellas, es la TOTAL DESCUALIFICACIÓN Y EL HUMOR del sujeto activo. Puedes ver algunas directamente orientadas a acabar en tu propia cama. Los puntos suspensivos, son pausas para generar tensión. La mirada directa a los ojos, hablando coloquialmente y sin exagerar los gestos o las palabras. Ahí van unas cuantas:

"Tengo un secreto que confesarte y si no te lo digo reviento: La tengo realmente pequeña (marcando con los dedos un tamaño pequeño y acercándoselo a la vista)… Como un dedal… si, si… ¡Tú ríete!, que quien avisa no es traidor. Jamás me perdonaría que te quedaras con hambre".

"Mira… Voy a ser muy sincero contigo: Llevo sin hacer el amor desde que estrenaron Espartaco ¿y sabes qué pasa? Con el tiempo y de no usarla, se secó y se cayó. Cuando llega la primavera… y salen todos los capullos, parece que la cosa se va animando, pero bueno… Eso de vestir santos no pinta tan mal, se conocen a muchas señoras mayores en las iglesias".

"Señorita, llegados a este punto, tiene usted dos opciones: en cuanto lleguemos a ese cruce de calles, puedo acompañarla a esperar un taxi para que llegue bien a casa, o bien… Puede usted aceptar un soborno, en el que hay mucho dulce de por medio y quizás un café. Tiene usted para decidirse hasta que lleguemos al cruce (muy poca distancia)".

"Puedes venir a casa y te hago un café… Y no te preocupes, me portaré bien. Además si te ves en peligro en algún momento, puedes gritar tranquila, mis compañeras de piso vendrán en seguida a socorrerte. También podemos dejar la puerta abierta para tu tranquilidad. Si quieres salir corriendo, prometo darte tres segundos de ventaja, tienes mi palabra".

"Me acabo de depilar, bajo la ropa parezco un marcianito de “expediente X”, me miro al espejo y parezco un niño de 5 años, sin un solo pelo en el cuerpo… ¡jajaja! Se me hace raro verme así y la verdad es que… ¡Pica un poco!"

Como apunte final, quiero que te des cuenta que cualquier connotación sexual es sugestiva, NUNCA HA DE SER EXPLÍCTA, en ningún momento se menciona la palabra sexo, se da a entender en todo caso mediante la DESCUALIFICACIÓN y el HUMOR un contexto sexual agradable y no agresivo que resulta realmente tentador. Palabra de Arcángel.

Un fuerte abrazo.
-

Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada