DISFRUTA DE LA ATRACCIÓN, DISFRUTA DE SU ENERGÍA

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales


No sé si será cosa de la primavera, o del retorno a la actividad, pero lo de hoy no ha sido normal, y te lo digo sin haber acabado aún el día. Es como si hubiese vuelto a la más soez de las adolescencias. Todo ha sido en el transcurso de la comida, me debe haber subido la testosterona el salmorejo cordobés o bien, debe ser que todavía estamos en luna llena y mi ascendente cáncer aflora más de lo habitual en estos días.

Hoy la he vuelto a ver… No a una mujer concreta, si no a mi ideal de belleza que a día de hoy encuentro encarnado en la mujer a la que amo. Parece que hoy un gran número de SEÑOs se han puesto de acuerdo para invadir mi mente e instinto, hasta el punto de no dejarme comer tranquilo, llegando hasta el sonrojo, la risa y por que no, reencontrándome con las emociones del adolescente. El no poder disimular una atracción, el que te pillen mirando, el que te quedes embobado como un niño pequeño admirando una feminidad, una clase, un estilo, unos gestos, una mirada como quien me adivina exactamente qué estoy pensando y lo acepta.

Es mi debilidad y mi gloria, mi admiración por ella… El no poder ni querer esconder una respuesta natural. La mirada y el cuerpo hablan más que las palabras, porque van en la sangre y en lo auténtico. En un momento así debería desaparecer el miedo o la ansiedad, a pesar de que se esté en un lugar público. Como hombres nos merecemos disfrutar de esa esencia femenina, es nuestro premio, nuestro gozo, nuestra excitación… Está ahí para algo, así que en vez de reprimirlo, podremos abrir nuestro cuerpo y dibujar a esa mujer una y otra vez en nuestro recuerdo ¿por qué no? ¿quién fue el imbécil que dijo aquello de “ignórala porque así seguro que cae”? Pues sí, mírala que para eso está, disfrútala, porque para eso se arregla, y por eso pasea su feminidad por el mundo.

CREO QUE A MENUDO SE CONFUNDE LA NECESIDAD Y LA ESCASEZ CON UNA AUTÉNTICA RESPUESTA MASCULINA. Lo dicho, no conozco hombre que se haya llevado mujer a la cama “portándose bien” o ignorándola, o mirando hacia otro lado. ¿Quién es el que pretende esconder la belleza de la mujer que ama a los demás? Si yo hiciera esto, estaría impidiendo que la mujer que amo, fuese realmente la mujer que es, una sirena. De igual forma, permítete disfrutar de ella, de su belleza, de sus curvas sea quien sea… No hace falta que “la babees”. ¿Sabes maravillarte? ¿sabes dejarte sorprender?

Me gusta verlo como aquel niño de diez años, que no puede dejar de mirar a su profesora en prácticas, porque se ha enamorado de ella… Simplemente, no se cuestiona nada más que eso, su atracción habla, y aunque solamente sea un niño, es capaz de disfrutar de su feminidad y su belleza, quedándose embobado a cada movimiento y palabra que le da su maestra. Recuerdo hace unos días, en penumbra… Sus piernas morenas como el chocolate, suaves y perfectas, no podía dejar de acariciarlas, de mirarlas, de quedarme tonto… literalmente tonto. No quería separar mi mano de sus piernas, ni de su espalda al tacto del aceite… En un momento así soy feliz ¿SABES POR QUÉ? PORQUE NO HAY NADA MÁS EN EL UNIVERSO EN ESE MOMENTO. No hay peligro, ni prejuicios, en ese universo entra solamente quien yo quiero, y por eso lo disfruto. deberíamos ser más conscientes, en que por encima de las circunstancias, somos nosotros quien tenemos la capacidad creadora de imponer un escenario y guiar sus emociones.

No deberíamos temer a la mujeres, aunque sintamos la alerta, el nerviosismo, la atracción… mejor regodearnos en esa feminidad que las envuelve, en esa energía que es desprendida para nosotros, para disfrutarla. Piénsalo egoístamente, permítetelo por favor, porque es para ti, y para ti está hecha, para que la disfrutes… No para que salgas huyendo y retires la mirada o el habla por vergüenza, o te pongas una excusa para no acercarte. Las mujeres son un tesoro, mis queridas evas, os quiero, TE QUIERO A TI QUE ME ROBAS LA MENTE y lo sabes bien. Que el miedo o la ansiedad no te quiten el placer de sentir esa energía que es capaz como poco, de alegrarte el día… Como poco. Y como mucho, hasta dónde tú quieras llegar.
Publicar un comentario en la entrada