TU ESTATUS COMIENZA EN CASA

Fotógrafo: Chema Pascual
Modelo: Enrique Perales

Tengo un amigo que cada vez que lee algún artículo nuestro, me dice que tengo que tener cuidado con lo que digo, que le parece que siempre me dirijo a aquellos que no están pasando por un buen momento, o que puedan estar mal y que eso puede ser terreno peligroso. La cuestión es que lejos de querer iluminar a la humanidad, prefiero dirigirme a aquellos con los que me puedo identificar por haber pasado momentos difíciles, momentos de duda, indecisión, con una baja autoestima y con falta de iniciativa a la hora de dar pasos porque yo también he estado en ese lado y sé que en ciertos momentos, un buen empujón puede ser la mejor ayuda. Obviamente hay hombres que no se plantean ni una sola de estas disyuntivas porque simplemente, no les hace falta. En cambio, otros pueden estar bloqueados o atascados como lo he estado yo en su día, pueden estar planteándose una vida conformista o resignada siendo hombres, hombres auténticos y lo peor de todo es que no lo saben, y quizás necesiten a alguien que se lo diga primero y que les inspire al menos un poco, con un pequeño empujón, para que empiecen a tomar decisiones.

Por eso mismo en el nuevo Adán no te vamos a dar ni una sola pauta, insisto ¡Ni una sola pauta! ni un solo comando, ni una sola receta… Aunque eso nos cueste repetirnos más que el chorizo, o ser el espacio menos visitado de la historia de Internet. Porque no queremos que entres aquí para aliviar tus problemas de forma ficticia, diciéndote que tendrías qué hacer en cada momento para que las cosas te fuesen bien de repente, aquí no vendemos humo. Aquí lo que queremos es que espabiles y que empieces a tomar decisiones en cuanto a ti se refiere, en cuanto a lo que quieres y en cuanto a lo que quieres vivir realmente. Además, el que está sano, no necesita ir al médico. Aquí hemos empezado con las manos vacías porque sabemos que es el mejor camino, y todos los días es un nuevo empezar.

Esta mañana sin ir más lejos, un puto lunes… El puto lunes, el mejor ejemplo para empezar de cero con algo cotidiano. Cuando me he levantado mi almohada todavía olía a su perfume, Carolina Herrera. Este fin de semana ha estado en casa, hemos salido a cenar, hemos hablado, hemos compartido nuestro tiempo, hemos estado con más amigos, hemos pasado el domingo encerrados en casa como si de un secuestro se tratara… Anoche cuando volvió a casa yo me sentía en una nube, y este lunes ha empezado muy, pero que muy bien, con el ánimo más que levantado para empezar una semana larga. La quiero y que ella esté en mi vida es algo muy especial… Antes de que siga babeando te diré que si, que es un buen momento y que soy muy feliz, pero esta mañana seguía siendo lunes por la mañana, cuando me levanté y cuando salí de casa e iba al trabajo, despejado y desayunado… Miras de nuevo el reloj y el calendario, y efectivamente sigue siendo lunes por la mañana… y seguía saliendo de casa con prisas para llegar bien al trabajo, como cada mañana.

Con esto quiero decirte que hay cosas que nunca cambian. Muchas veces depositamos en otras personas, el valor del día a día, con la falsa creencia de que ese día a día cambiará de alguna forma, o que a partir de cierto punto, todo va a ser mejor, o todo va a ser distinto. Es como pensar que por el mero hecho de tener novia, todos los días van a ser sábado si te vas a vivir con ella, o pensar que si te casas con la mujer que amas, todo va a ser mejor y de repente os van a salir a ambos un par de coronas de rey y de reina de forma mágica, y que comeréis perdices toda la vida. Igual el primer fin de semana el príncipe y la princesa comen perdices, pero de todo se cansa uno… Tarde o temprano hay que hacer cuentas y limpiar la casa. La falsa creencia de “Todo va a ser mejor”, es eso simplemente, una esperanza, una idea, una creencia que se puede cumplir… o no.

Cuando hay miles de cosas que no dependen de uno, es de ilusos hacer un planning a largo plazo de pareja, de trabajo, de vivienda… ¿Sabes una cosa que tengo muy comprobada? La mejor forma de alcanzar tus objetivos a largo plazo, es ser fiel a tus pequeñas metas del día a día, al ser fiel con lo que dices en casa, en tu trabajo, con tu pareja y amigos… A cuidar tu casa, a limpiar, a vigilar tu aseo, a intentar cuidar tu alimentación, a no malgastar el dinero, a ahorrar un poco cada mes si se puede… Mira macho, son cosas muy simples, muy de andar por casa y muy de sentido común, pero que hacen que vayas edificando poco a poco y que tu vida sea cada vez más digna y que reflejan que eres un hombre con decisión, responsable y que sabe cuidarse. No sabes cuál es el inmenso poder de atracción de un hombre que es capaz de cuidar todas esas pequeñas cosas, que poco a poco van mejorando tu estatus, tu economía, tu casa, tu autonomía, tu ánimo y tu autoestima. Este es el verdadero juego querido amigo, saber cuidar de todos estos detalles del día a día, y en especial de tu casa. En tu casa es donde eres rey y donde mejor te has de sentir.

Muchas veces actuamos, nos cuidamos, trabajamos y proyectamos un valor en función de conquistar a una mujer concreta, y quizás si no hay mujeres en el escenario ahora mismo, puedes llegar a pensar ¿Para qué me lo voy a currar con mi vida si no tengo a ninguna mujer a quien enseñárselo para que lo vea? Mi respuesta a eso es muy simple: NO LO HAGAS PARA UNA MUJER, HAZLO PARA TI, Y NO TE PREOCUPES, QUE LAS MUJERES SON INTELIGENTES Y SABEN VER A UN HOMBRE CONGRUENTE, INDEPENDIENTE Y CON ESTATUS, o sea… A nuestro Nuevo Adán, aquél que todos llevamos dentro desde el nacimiento, porque hombres nacimos, y hombres seremos hasta el último de nuestros días.
-
Preocúpate de tener limpia tu casa, de tu dieta, de tus ahorros, de tu trabajo, de ser puntual, de ser fiel a tus compromisos, de cumplir tu palabra… ¡De hacer la compra tío! Y de poner la lavadora, esas cositas tan de andar por casa. Fíjate qué cosa más simple, de hacer la compra… De ser el rey de tu reino, tu casa. Ese fue el primer gran cambio, todo lo demás vino después, cuando te ves el amo de tu casa, te ves de otra manera. Me gusta mucho la campaña que ha hecho IKEA “Bienvenido a la república independiente de tu casa”, un rey necesita un reino, un cavernícola su cueva… Quédate con quien más te identifiques. Pero comienza siendo dueño de tu casa, aunque estés de alquiler ¡jajaja! Es tu territorio y es desde donde has de empezar a luchar en tu batalla diaria, así que como reza el refrán “Como en casa, en ninguna parte”, por algo será. Los lunes no puedes cambiarlos, ni la necesidad de trabajar para vivir, pero si que puedes ser el amo de tu casa… Lo demás es cuestión de tiempo.
Publicar un comentario en la entrada