ROMPER CON LOS CÍRCULOS VICIOSOS

Rutina diaria

¿No crees que en ocasiones te predestinas a tener una mala cara? ¿un día de mierda? Me explico, a mi me pasa sobre todo cuando he tenido un día imposible en el trabajo o estoy bajo de ánimos. Quiero decir, cuando vuelves a casa estando de camino vas con un “run run” por dentro y parece que te vas a quedar con el cabreo o disgusto dentro, sabes ya o esperas que va a haber bronca, o que vas a entrar en casa de un portazo con la cara hasta el suelo. Es como si estuvieras ya predispuesto a ello. Cargas la escopeta y a la mínima chispa vas a dar el salto. No disculpo este marco mental, ni mucho menos, es asqueroso y solamente hace que te sientas mal y que te veas con ganas de confrontación… A la vez parece que eres el puto ombligo del mundo y que todo te pasa a ti. Es lo que yo llamo una dinámica tóxica o un círculo vicioso.

La rutina diaria favorece estas dinámicas, hacer siempre lo mismo, seguir un horario fijo, utilizar siempre las mismas rutas, el transporte público o un trabajo en el que estemos sometidos a estrés, nos hace más propensos a condicionar respuestas aprendidas y a mecanizarlas. Recompensas condicionadas ante estados internos bajos como la masturbación, tabaco o alcohol, refuerzan y anclan estos estados desfavorables, pero no te ayudan a salir de ellos, todo lo contrario. Tu cuerpo cuando se engancha tiende a buscar estos estados, porque mecanizas el estado interno negativo con un estímulo o recompensa “positiva” o que desvía tu atención, para recibir la recompensa a la que lo has condicionado.

Cuando tengo un día de mierda, que los tengo y por mi trabajo con algo de frecuencia, sobre todo cuando hay picos de estrés, a la hora de volver a casa muchas veces pienso "No quiero terminar este día así". Lo que hago es volver a casa por otro camino, hacer algo que no suelo hacer como pasar paseando por Chueca, o bajarme en Alonso e ir andando desde allí a casa, o llamar a mi amigo que vive cerca, o hacerle una visita sorpresa a mi reina, o me voy al museo del jamón y me tomo un ibérico con un vino y vuelvo dando un paseo largo... HAGO ALGO QUE ROMPA ESA DINÁMICA PRE-PROGRAMADA DE "DÍA DE MIERDA", algo diferente que se salga de la rutina casa-trabajo-trabajo-casa, para romper ese marco preestablecido, porque si no lo hago me condeno a creer realmente que es de mierda. A mi eso me funciona, es salirte del camino.

El cambiar el chip de esta forma, simplemente haciendo algo diferente o que se salga de lo normal, de lo rutinario, hace que en tu cerebro se abran nuevas rutas neuronales que se apartan de las rutas habituales ya viciadas por la costumbre, y que desencadenan en un estado negativo. Estas nuevas rutas que abres, en concepto son literalmente “cambiar el chip”. Es una forma muy básica de explicarlo.

Examina cuál es tu rutina necesaria y tu rutina accesoria, porque la necesaria no tienes más remedio que seguirla, pero la accesoria... Esa rutina si puedes modificarla, y lo que empieza siendo un “día de mierda”, puede acabar de otra manera. El mismo camino de todos los días, ya sabes dónde termina, pero si alteras el circuito que te tiene viciado, haces que tu cerebro se fuerce a cambiar, al recibir un estímulo diferente. Después de todo, no somos tan diferentes al perro de Pàvlov, pero si somos capaces de romper la rutina accesoria. La cuestión es romper haciendo otras cosas estos círculos viciosos que nos hacen caer una y otra vez en estados negativos.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada