ELLA BAILA SOLA



Imagen cedida por Lucía Ojeda


Hablemos hoy de una buena amiga, a la que llamaré bailarina: mujer independiente, de mi quinta más o menos y cuyos amigos y familiares están deseando de emparejarla con mayor o menor gracia. Este sábado uno de su amigos que había venido a verla a Madrid, decía que había venido en exclusiva “preocupadísimo” para buscarle pareja. El caso es que no era la primera vez que escuchaba esta broma, ya que bailarina no tiene pareja reconocida desde hace tiempo, pero… ¿Y qué más da? ¿Por qué se empeña todo el mundo en emparejarla hasta extremos cómicos y parodiables? Os aseguro que ella está muy tranquila y muy contenta con su vida, pero… Por lo visto apenas nadie en su círculo es capaz de aceptar la soledad como opción. Ella me comentaba que le resultaba bastante cómico ver como su familia y amigos le favorecían entramados en plan celestino.

A VER POR QUÉ NARICES SI NO ESTÁS EN PAREJA Y RONDAS LA TREINTENA POR ENCIMA O POR DEBAJO PARECE QUE POR DECRETO LEY TE TENGAS QUE ENGANCHAR A ALGUIEN. Si mi amiga quiere bailar sola, pues que la dejen en paz, que ya le darán ganas a ella por si misma, y si no le dan... A quien no le guste, que no mire. Si estuviésemos todavía en la postguerra española y una mujer tuviese que casarse o hacerse monja para integrarse en la sociedad… Así podría entenderlo, pero afortunadamente hace ya unas cuantas décadas que no tiene por qué ser así, al menos en este país. Y es que creo que por más que avancen los tiempos, sigue existiendo el chip de “si tienes tal edad y no tienes pareja se te va a pasar el arroz”. Conociéndola a ella, sé que se lo toma con humor, ya que insisto, está de lujo.

Para eso mismo tenemos la libertad, para decidir, qué hacer y qué no hacer con nuestro tiempo, nuestro cuerpo y nuestra vida… ¿Por qué hay personas que tienen la necesidad continua de proyectarse en los demás? Cuando uno está a gusto con su estado, con su conciencia y sobre todo con sus opciones, no precisa empujar y convencer a todo el mundo para que actúe igual que él, y de esta forma justificar y validar sus propias opciones por extensión a los demás. Voy a ponerlo en letra grande, ya que se puede decir más alto, pero no más claro: TANTO LA SOLEDAD COMO LA PAREJA SON OPCIONES PERFECTAMENTE VÁLIDAS, SIEMPRE Y CUANDO CUALQUIERA DE LAS DOS SE TOME DESDE LA LIBERTAD, Y NO DESDE LA NECESIDAD O LA ESCASEZ. Lo importante no es tu estado civil, lo realmente importante es que estés como quieras estar, que te aceptes y que te guste tu vida, sea ésta como sea.

¿Sabéis de dónde sale esta mentalidad? De los valores que nos han sido transmitidos desde siempre, y que en teoría nos valen para movernos por el mundo, aunque a veces nos traicionen. Por esto triunfan las páginas de contactos, en especial aquellas orientadas para solteros o divorciados mayores de 35 años… Por el miedo a que se pase el arroz. Cierto es que no me puedo meter en los zapatos de cada uno de vosotros, ni siquiera en los de mi amiga bailarina… Quizás yo no sería tan autosuficiente… No lo sé, pero si sé que estoy con la mujer con la que quiero estar, porque antes me obligué a una cura de soledad que llevó su tiempo.

Lo cierto es que por este miedo a que se pase el arroz, el típico comentario de “… Es que llega una edad en la que bla bla bla…”. Me hace mucha gracia que haya gente que siga pensando así, ELLAS POR "LA LLAMADA DE LA SELVA" (o sea, ser madre) y ELLOS POR "SENTAR LA CABEZA" (o sea, dejar de hacer el capullo y madurar de una puta vez). El día que cada uno de nosotros nos aceptemos tal cuales, ya veréis como se nos van todas las urgencias y todas las prisas.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada