AMOR EN TIEMPOS DE OPOSICIONES, por EL DUQUE

Si ya has comenzado a opositar o estas en vías de hacerlo ya te habrán dicho muchas veces (si tienes novio/a sobre todo) que tanto durante, como después de las oposiciones son frecuentísimas, por no decir mayoritarias las rupturas de pareja. Una oposición es un proceso normalmente largo y duro y como tal, pone a prueba a la pareja aunque ni más ni menos que otras circunstancias o acontecimientos vitales (el nacimiento de un hijo, el paro, un traslado…). Las causas de ruptura son tan variopintas como parejas existen aunque podemos esquematizarlas y clasificarlas:

FALTA DE TIEMPO: Un opositor es un ser que básicamente…oposita. Por tanto la queja frecuente de la pareja puede venir referida al escaso tiempo que un opositor puede dedicarla.

ANSIEDAD: Los conflictos derivados del especial estado de ansiedad del opositor. Durante una oposición se viven momentos duros que ponen a prueba el sistema nervioso del opositor. En ocasiones la ansiedad hace acto de aparición, afectando no sólo al rendimiento si no también a las relaciones del opositor con su entorno (familia, pareja…).

LAS PUTAS NEURAS: Las “neuras” del opositor. Durante las oposiciones son frecuentes los periodos “bajos” en los que se cruzan por la mente pensamientos negativos (no aprobaré, con lo bien que estaría trabajando…); en ocasiones nuestra pareja es la sufrida confidente de dichos desvaríos. Muchas veces el opositor pasa por auténticos toboganes emocionales.

POR ABROBAR: Tras aprobar. Tras aprobar también son frecuentes las rupturas y las causas son normalmente dos bien distintas entre si. Para empezar tras aprobar se produce una insoldable sensación de vacío. Esta sensación resulta curiosa y paradójica a un tiempo. Tanto persigues un objetivo que cuando lo alcanzas en vez de plenitud sientes ese vacío en tu interior del que ha llegado a la meta Esa sensación de vacío, en ocasiones hace que te replantees el resto de cosas de tu vida incluida la pareja y a veces esta no encaja ,no llena tus necesidades. En otras ocasiones lo que ocurre, simplemente es que el radical cambio de vida que experimenta el aprobado hace que se de cuenta de que en su nueva vida no encaja su antigua pareja.

Sea cual fuere la causa, si que podemos dar una serie de pautas para intentar preservar a nuestra pareja de los posibles baches de este apasionante viaje que es una oposición.

Lo primero que debes hacer es asumir la posibilidad de ruptura o crisis en la pareja. Pero no sólo ante una oposición. Son muchas veces las que vida nos pone a prueba y la búsqueda de la pareja definitiva es un proceso difícil y largo y nunca sabemos a ciencia cierta cuando concluirá. Has tomado la decisión madura de opositar y debes también tener la determinación de tachar de tu vida a todos aquellos que quieran sabotear tus objetivos. Si tu pareja no apoya, no comprende, no desea, o no comparte tu sueño, debes tener la fortaleza de espíritu de apartarte de ella. En este camino debes elegir cómplices y no saboteadores. Partiendo de esa base y, por tanto asumiendo que tu pareja si que apoya tu sueño, podemos dar una serie básica de consejos para sobrellevar las posibles dificultades del arduo camino.

Implica a tu pareja en tu proyecto, hazla partícipe de tu oposición. Que vea en la oposición un proyecto de los dos y que redundará en beneficio de los dos. Transmite a tu pareja tu ilusión y haz que se sienta parte del equipo y no damnificada. Organiza tu tiempo, la oposición es un arduo trabajo, pero debe tener un horario y en dicho horario debe haber tiempo de ocio. Una buena organización del tiempo permite dedicar tiempo a la pareja. Si ,por ejemplo comienzas tu jornada de estudio a las 9 de la mañana; incluyendo descansos, a las 22 llevarás un montón de horas. De 22 a 0 tienes dos preciosas horitas que dedicar a tu ocio y a tu pareja. Por otra parte recuerda la necesidad de descansar un día por semana.

Trata de controlar tu ansiedad, ya no sólo por la pareja si no por tu salud y por tu rendimiento. Si no puedes por ti mismo no dudes en acudir a un profesional. No uses a tu pareja como depósito de basuras. Me explico; un error muy frecuente es usar a cuantos tenemos a nuestro alrededor como depositarios de nuestras propias basuras. Nuestras neuras y berrinches, esto es un error, jamás debes confundir a tu pareja con un cleanex ni con un depósito de basuras o acabarás agotándola. Obviamente puede que alguna vez requieras hacerlo, pero debes restringir estas veces al mínimo.

Empatiza y se proactivo, muchos opositores se quejan de que su pareja no les comprende da la vuelta a la tortilla. Se tú el que hace el esfuerzo por empatizar con tu pareja. Verás como tu pareja también empatiza contigo.

Con tu pareja no hables siempre de la oposición. SÉ que es difÍcil. Cuando haces algo 10 horas al día tu tema de conversación queda decisivamente condicionado. Aún así si descontamos 8 horas para dormir, te quedan seis horas de las que puedes hablar. Haz el esfuerzo de tener y buscar más temas de conversación que la oposición. DESCONECTA 100%.

Si apruebas adáptate al cambio. Si tras aprobar y tener esa natural “revolución interior” sigues pensando que tu pareja es la definitiva, debes adaptarte y adaptar a tu pareja al cambio de escenario. Vive el momento que es uno de los mejores y disfruta!.

Un abrazo.

El Duque.
Publicar un comentario en la entrada