¿INVESTIGAS A TU PAREJA?

Imagen tomada de reflexiones diarias

Alguna vez hablando con amig@s me han contado cosas de sus parejas, tanto por el lado de ellos como de ellas, acerca de ciertas prácticas de vigilancia que si bien pueden ser tentadoras para aquél o aquella que no confíe al 100% en su pareja, son tóxicas porque hacen que la confianza y tu seguridad, dependa de pruebas o detalles que podrían ser parte de una investigación de detectives. Si tu seguridad no ya de pareja si no en ti mismo, en lo bien o en lo mal que va la relación depende de que hagas inspección o la espíes, es que no deberías estar en pareja. Normalmente a las personas que me lo han contado, nunca las han pillado espiando ni investigando, pero el día que eso pueda ocurrir, se puede abrir una grieta tan grande de desconfianza entre ambos que ya no van a poder ver a la otra persona de la misma forma. Vamos a repasar los casos más frecuentes:

LEER SU CORREO ELECTRÓNICO: obviamente sin que lo sepa. La pregunta es ¿Qué esperas encontrar? Si no lo encuentras vas a respirar más tranquilo… el primer día, pero vas a seguir haciéndolo para asegurarte bien ¿verdad? Pero imagínate que si encuentras pruebas de infidelidad, de engaño, de… Lo que sea. La única diferencia entre antes y ahora, es que ahora lo sabes. Sabiéndolo ya ¿eres más feliz? ¿te ha servido para algo? Lo mejor que puedes hacer es hablar o irte, o primero hablar y después irte.

MIRARLE LAS LLAMADAS Y MENSAJES EN EL MÓVIL: me he quedado desagradablemente sorprendido cuando he descubierto que esta práctica es más habitual de lo que yo pensaba y es que… Creo que debo seguir siendo muy inocente, o confiado porque es algo que jamás he hecho y que jamás haría. Ya son varias personas las que me han confesado que lo hacen habitualmente, o bien, que les han “pillado” porque su pareja se lo hace a ellos. Insisto… Si no confías en tu pareja, entonces ¿para qué?

LLAMAR A TU PAREJA SIEMPRE QUE SALE CON SUS AMIGOS: En esto las especialistas son ellas, en especial las casadas. Con excusas del tipo que el niño se ha puesto malo, porque… ¡qué casualidad que solamente se ponga malo cuando sale el marido! ¿verdad? O bien llamarle para pedirle un recado, para que tenga que volver a casa de inmediato con cualquier pretexto… En tal caso se trata de ponérselo difícil al marido para que no pueda concentrarse en divertirse, y que llegue a casa cuanto antes, para que no le de tiempo a sacar los pies del tiesto, por si acaso. Desde luego, si el marido no coge el teléfono... le puede caer una buena, pero el control no es bueno. Esto es juego sucio y es injusto.

PREGUNTAR A SUS AMIGOS DÓNDE HAN ESTADO PARA CERCIORARSE: De una forma muy indirecta si, pero en una conversación normal con sus amigos seguro que te enteras de algo que antes no sabías. De todos los expuestos creo que es el caso más natural, más sano y menos detectivesco… Aunque también es investigación.

SEGUIR A TU PAREJA SIN QUE ELLA LO SEPA: No debe ser muy habitual ya que me he encontrado con muy pocos casos, además supongo que es algo difícil de confesar. Normalmente los hombres que estaban en este caso, estaban bastante mal anímicamente hablando, rozando la paranoia y con serios problemas de celos patológicos. Tengan o no tengan razón, no es sano, es violento, es persecución enfermiza. Alguien así tampoco debería estar en pareja, debería mejor pedir ayuda profesional.

CONTRATAR UN DETECTIVE: normalmente se hace para demostrar una infidelidad y suele haber dinero, juicios o intereses económicos y de custodia de los hijos de por medio. En este punto la palabra “amor” suele ser ya un mero recuerdo, ya que se está luchando por intereses. Aunque también conozco algún caso en el que no se trataba de matrimonios en proceso de divorcio.

Imagina que un día descubres que tu pareja te ha puesto un detective ¿Cómo te sentirías? Desde luego una persona que no confía en ti, no se merece estar contigo. He conocido a mujeres que han contratado a un detective poco antes de casarse, para cerciorarse de que su futuro marido, le era fiel. La pregunta es… Si no te fías de tu pareja ¿por qué te planteas casarte con él o ella? Además estas prácticas son adictivas, ya que sitúan el centro de tu seguridad fuera de ti, y te hacen dependiente de la fuente de información. Yo te diría directamente que si no confías en ella o en él, lo hables, lo verbalices y lo comuniques… Si después de hablarlo sigues sin confiar, no te merece la pena continuar con esa relación, tengas o no tengas razón, eso aunque te parezca muy importante no lo es tanto. Lo verás en el largo plazo, con el tiempo, al final lo que es realmente importante es que tú estés bien por dentro, ya que mucho de lo de fuera, en realidad no depende de ti e intentar controlarlo esperder el tiempo. Recuerda que juegan más voluntades aparte de la tuya.

En este sentido te trae más a cuenta ser egoísta aunque te equivoques, es mejor abandonar una relación si no estás seguro, que seguir en una relación con celos, sospechas, dudas o paranoias. ¿Sabes por qué? porque nunca vas a estar tranquilo, y si hay algo que he aprendido en estos últimos años de vida, es que la paz interior no tiene precio, y que esta paz interior muchas veces vale más que tener razón. Si alguna vez has pasado la frontera, os has cruzado la línea para invadir el espacio de tu pareja… ¡allá tú! Cuando dos personas están juntas se supone que es porque quieren estarlo, no porque tengan que hacerlo. Y si alguna vez te lo han hecho a ti, no deberías haberlo consentido cuando te has enterado.
-
Todos tenemos un espacio donde nadie más que nosotros mismos tiene derecho a entrar. Si tu pareja no sabe respetar este espacio, es que tampoco te respeta a ti. No se puede confiar en quien no se respeta, y a quien no se respeta no se le puede querer, se le posee, pero no se le quiere.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada