LIGUE TELEFÓNICO EN CONTEXTO PROFESIONAL, por DUBRICIUS

He estado pensando en lo que me dijiste de comentarte lo que suelo hacer en el trabajo. No es que sea un ligón, porque luego me da pereza "consumir", pero la verdad es que te puedo asegurar que muchas de las chicas con las que hablo, tengo como un "feeling" especial y que a veces, me salen viajecitos interesantes como ya te he contado alguna vez. El cómo lo hago siempre desde el trabajo: básicamente juego sacado la conversación del contexto habitual del curro, en el que no sólo se habla de trabajo, también se habla de que se ha hecho en el fin de semana, "¿que tal estás de ánimos?", se habla de tonteos, de si me vas a regalar una plaza y voy con ellas, o me llaman simplemente por que no tienen mucho curro y quieren charlar un rato.

Creo que esto es debido a que por teléfono es más fácil entablar una conversación, te explico mi experiencia personal con un ejemplo:

A mi me llama una agencia pidiendo disponibilidad de plazas, y me dicen que se trata de un grupo de chicas universitarias. Yo respondo que ese grupo se lo va a pasar “demasiado bien”, si al final van, y ella me dice que a lo mejor va con ellas como guía, y yo (habiendo hablado sólo un par de veces antes con ella) le digo que “entonces tendré que ir yo para supervisar el grupo...” y se lo suelto, si la chica se ríe continúo avanzando, eso que me la he ganado. En el caso que no se ría, la cosa sigue por el contexto del trabajo y ya está. No hay miedo al error, al rechazo, porque realmente estás en un contexto diferente al del ligue, al menos en apariencia.

Precisamente la clave está en esta diferencia de contexto, porque todo el día trabajando, haciendo lo mismo, llamando siempre por teléfono a los mayoristas y pidiendo lo mismo, si llaman y se encuentran algo diferente, hay algo en ellas que hace "clic" en su cabeza, que choca con lo "normal", y les produce curiosidad.

También, claro está, está el tema de lo simpática que sea la mujer, si se presta al juego o no, y por el momento o estado emocional por que el que esté pasando, aunque a veces, este último no importa mucho, porque si está de bajón o acaba de tener un marrón, si consigues hacerla reír o que cambie el chip de sus emociones haciendo que se sienta mejor, hablándole de cosas que no sean del curro, pues ayuda a que se quede con un buen recuerdo de ti.

Por eso te dije el viernes pasado, que independientemente de si acabo quedando con ella o no, lo que si es seguro, es que es bueno para mi trabajo, ya que siempre antes de que ella compare precios, yo le he dado un trato amable, divertido y "atípico" en la conversación. Sé que me volverá a llamar la próxima vez. Lo fundamental, es que por teléfono tengo mucho menos miedo que en vivo y en directo, porque la otra persona está al otro lado del teléfono, que no estás frente a ella para ver su reacción, ya que una imagen vale más que mil palabras, y que la verdad, pone mucho imaginarte el cuerpo de una voz bonita.

Yo, porque tengo a mi jefe detrás y a mi compañera al lado, y me corto un poco, y aún así alguna historia, pero si estuviera un poco más apartado de mis compañeros de trabajo... ¡Madre mía la que iba a liar!, le iba a salir caro el teléfono a mi empresa.

De verdad que yo voy a trabajar, y que no lo hago todos los días, pero me gusta salir de la rutina y coquetear con alguna de vez en cuando. Además, pienso que el teléfono es un instrumento muy bueno para interactuar con las chicas que no conoces, con las que ya que te llaman o las llamas por temas de trabajo, ¿Por qué no practicar un poco de ligue al teléfono?… Por probar ¡Que no quede!

Un abrazo enorme

Dubricius
Publicar un comentario en la entrada