CREANDO AL NUEVO ADAN I: FUNDAMENTOS

Imagen cedida por Enrique
--
Lo primero que te diré antes de empezar es que este no es un artículo normal, por eso te pediré que hagas un esfuerzo por abrir tu mente. Llevo tiempo intentando destripar el fundamento de las relaciones, más o menos acertadamente, con las dificultades y oportunidades que a día de hoy puede tener cualquier hombre normal de la calle. Soy plenamente consciente de que habrá muchas cosas que jamás seré capaz de comprender y que quizás, no haga falta, puede que simplemente se trate de aceptar el rol que nos ha tocado vivir como hombres.

En una reunión con El Duque, en la que tratábamos de encaminar este tema: ROL ASPIRANTE/SELECTOR, para explicarlo de tal forma que todos pudiésemos entenderlo. Conforme nos dirigíamos a la raíz genética, al origen de nuestro comportamiento innato, que no aprendido o condicionado social o culturalmente, si no a lo que llevamos grabado en nuestros genes, nos dimos cuenta que estábamos hablando de metafísica, modelos ideales y arquetipos.

Cuando tengo dudas, o me faltan respuestas ante un problema concreto, busco la solución de la siguiente forma, para depurar al máximo la respuesta en su concepto más auténtico:

1. Reduzco el problema a los genes, la supervivencia, a lo innato, a lo inevitable, a los patrones de comportamiento tribal que llevamos todos dentro grabados en lo más profundo.

2. Llevo el caso que se me plantea a los extremos, eliminado cualquier condicionante externo, emocional, social o cultural, aislando el problema de cualquier otro atenuante.

3. Sólo cuando ya tengo una respuesta clara, entonces introduzco los atenuantes, condicionantes sociales o culturales, para corregir el modelo teórico.

Te advertí que este no era un artículo normal, pero para poder entender y dar una respuesta a los problemas dentro de las relaciones, más comunes para NOSOTROS como son: LA DEPENDENCIA, LA SUBORDINACION, LA BETAIZACIÓN, EL CANDADO, LA DISTORSIÓN DE ÚNICA OPCIÓN, LA PÉRDIDA DE LA IDENTIDAD EN PAREJA… A fin de cuentas, todo aquello que nos resta libertad individual, lo que nos esclaviza, tenemos que pasar por hablar de:

LOS ROLES ASPIRANTE / SELECTOR
--

Imagen cedida por Enrique
--
Empezaremos por lo básico, de lo general a lo particular, para sentar bien desde la raíz el tema que estamos tratando: Cualquier organismo vivo que habita sobre la faz de la tierra, lleva grabado en sus genes la misión de perpetuarse, permanecer vivo, mantenerse y reproducirse. En el caso de los seres humanos, esta perpetuidad está basada en la procreación, reproducción sexual de dos sexos, masculino y femenino.

En nuestra especie, ella posee en su cuerpo el mecanismo y la capacidad de engendrar, mientras que él es el encargado de fecundar. En ambos casos, se persigue el mismo objetivo, perpetuarse, pero la naturaleza de ella hace que sea de forma pasiva y en el caso de él, que sea una búsqueda activa para poder asegurar la supervivencia de sus genes.

Vamos ahora con una verdad muy, pero que muy simple: Los hijos de ella, siempre van a ser suyos, van a llevar sus genes, debido a que tiene la capacidad de engendrarlos, por lo que la probabilidad de que ella replique sus genes, es mucho mayor de la que tiene él, que por así decirlo “se la juega” a encontrar una mujer apta y receptiva, que combine sus genes con los suyos tras un proceso de selección. Lo obvio es, que si él no consigue alojar y combinar sus genes mientras sea apto, sus genes se perderán para siempre, por lo que evolutivamente habrá fracasado.

Por factores culturales, sociales, por educación, aprendizaje y condicionamiento, al formar parte de una sociedad estructurada, solemos pensar que todas estas decisiones que tomamos en cuanto a perpetuarnos, son voluntarias y libres. Hablo de la búsqueda activa de pareja, el gozar de encuentros sexuales, del matrimonio, de tener hijos en un determinado momento… Todo esto, no es más que un reflejo de lo que llevamos todos grabado en los genes, llevado a un comportamiento social aceptado.

Aparte de todo esto, la naturaleza es sabia y ha asociado el placer sensorial a la reproducción. Es una manera obvia de decirnos que “el sexo es bueno”, avisándonos e incentivándonos con placer, con sensaciones, con emociones, con hormonas y todo en conjunto, para que sigamos perpetuándonos y teniendo éxito evolutivo.

En el caso de él, ésta búsqueda de placer sensorial, es mucho más activa, por esto, “ELLOS SIEMPRE ESTÁN PENSANDO EN LO MISMO”, no por casualidad, si no porque como hemos dicho antes, ha de ser así para asegurar la permanencia de nuestros genes. Esta búsqueda de placer sensorial que nos da el sexo, no es más que el maquillaje o envoltorio perfecto a nivel individual, que a modo de incentivo, tenemos ambos sexos para perseguir esta procreación. [continúa en capítulo II]

Un fuerte abrazo.



Arcángel.

EL ADAN DESORIENTADO, por EL DUQUE

Imagen cedida por Arcángel

El nuevo papel de la mujer ha ocasionado una profunda colisión en el hombre que no encuentra los recursos para amar, comprender y seducir a sus parejas. Todo esto ocasiona en muchos casos un espectacular aumento de los divorcios y separaciones en nuestro país.

En primer término veíamos en anteriores artículos como la plena e igualitaria incorporación de la mujer al mundo laboral ha ocasionado innumerables conflictos derivados de el hecho objetivo de que en ocasiones la mujer puede ganar más dinero o tener un puesto mejor que el marido…

¿Qué siente nuestro Adán desorientado?. Inseguridad, miedo; se despierta a su vez una absurda ansia competitiva que lleva a la consideración de su pareja como una rival; celos de compañeros de ellas más avezados. ¿Cómo debe comportarse el nuevo Adán?. La mentalidad necesaria sigue siendo la de apoyo constante, la de seguridad en uno mismo y en la pareja, la de firmeza y la de liderazgo.

Partiendo de la base de que la mujer sigue prefiriendo a hombres un peldaño por encima; en nuestra actual sociedad puede ocurrir con harta frecuencia que profesionalmente ella se halle por encima. En estos supuesto, lo que la mujer no soportará es que afloren las inseguridades de él ni que él pase a sentirse subordinado. Que la coyuntura profesional le sea favorable a la mujer no significa que no quiera que su hombre siga siendo el LIDER. Sigue necesitando tener un líder en casa, un hombre seguro de si mismo y que lidere la relación. Un hombre independiente y que no sienta amenaza en la independencia de ella. Esta clase de liderazgo nada tiene que ver con el puesto profesional.

Respecto al sexo ya hemos hablado de la nueva mujer. Una mujer que ha crecido de la mano del importante movimiento feminista. Una mujer que vive su sexualidad en plenitud. Una mujer que se masturba y lo hace sin sentirse mal y sin ocultarlo. Una mujer que ya no teme sentirse criticada si se acuesta con un hombre en la primera cita. Una mujer que debido a su tradicional carácter selectivo, y debido a las propias actuaciones sociales ha tenido más oportunidades y por idem más relaciones sexuales que su pareja, una mujer que sabe lo que le gusta y que lo va a exigir.

¿Qué siente nuestro Adán desorientado? Una inseguridad salvaje, confusión, miedo, celos, deseos de entrar en competencia con los amantes anteriores de ella. El hombre actual siente que algo falla. Le han educado para ser el maestro sexual, para ser el único para ella y de repente se encuentra con una pareja que se queja si algo no la ha gustado, que ha tenido parejas sexuales y bastantes, lo que acrecienta la inseguridad del hombre que se pregunta continuamente como serían en la cama o como la tendrían (obsesión 100% masculina), que sabe lo que quiere y sabe expresarlo.

Nuestro Adán desorientado tiende a sentirse muy inseguro y eso empobrece exponencialmente la calidad del encuentro sexual. Ella siente que su hombre ha dejado de ser Alfa pues ha dejado de “liderar” también en el aspecto sexual. En un mercado de libre competencia, su hombre se achanta o peor aún se enroca y enfada. Ella siente que su hombre se distancia, que no se muestra sensible a sus necesidades sexuales, que esta más preocupado por su ego que por llenarla de felicidad.
--

Imagen cedida por Arcángel

¿QUE QUIEREN LAS MUJERES? Tenlo claro: ¡¡¡TODO!!! ¡LO QUIEREN TODO! La mujer es por naturaleza inconformista y por tanto, lo desea todo y ten por seguro que luchará por conseguirlo. El cambio de roles en nuestros días no ha si no acentuado, por una parte la CONCIENCIA de la mujer sobre sus propias necesidades (ya nunca se subordina a las necesidades del hombre) y por otra parte LOS RECURSOS para proveerse de esas necesidades. Es innegable el hecho de que ahora la mujer tiene muchos más recursos a su alcance para dotarse de aquello que quiere o necesita. La mujer de hoy en día quiere desarrollar su faceta individual (y esta es una importante novedad) profesionalmente, socialmente, intelectualmente y biológicamente, e incluso para esto ultimo necesita cada vez menos a hombre…

Pero también necesita y desea desarrollar su faceta de mujer con pareja. Necesita, lógicamente un hombre y siendo más concreto y exacto necesita 2 hombres (o 4 según se mire). Necesita un proveedor, un amante, un cómplice emocional y un macho Alfa MUY HOMBRE y algo primitivo. Lo ideal es conseguir que un hombre le de todo esto… Auque seguro que muchas/os proponéis que se busque varios amantes. A continuación pasamos a analizar todo estos roles:

PROVEEDOR: Aunque la mujer de hoy en día tiene independencia económica su lado biológico y afectivo sigue requiriendo la figura del proveedor de toda la vida. Sigue necesitando la SEGURIDAD económica para ella y para sus hijos que proporciona un hombre bien posicionado y de ahí el mágico atractivo que tiene los hombre ricos sobre las mujeres incluso hoy en día. Necesita sentirse CUIDADA Y PROTEGIDA. Necesita sentir ESTABILIDAD emocional y afectiva. Sentir que su hombre la cuidará, la alimentará si lo requiere y que no se irá nunca. Necesita sentir la sensación de hogar…

AMANTE: De forma también biológica y primitiva ,la mujer de hoy en día necesita mujer. Necesita sentir la pasión encendida de algo que no sabe explicar. Necesita sentir cierta montaña rusa en su interior. Sentirse arrastrada por la pasión del momento. Necesita el fuego del sexo por el sexo.

CÓMPLICE EMOCIONAL: La mujer de hoy necesita a su lado un compañero que la apoye en los malos momentos, que la comprenda y escuche de forma empática. Un compañero que la de ternura y que sea alguien emocionalmente maduro y expresivo. Necesita alguien que sienta, que llore y que sea compañero en todo momento. Que conecte con los sentimientos de ella.

LÍDER: La mujer de hoy sigue necesitando a un hombre muy hombre. Que lidereE y sea dominante. Que sea algo primitivo, básico y dominante en la cama, que no se arrugue ante las dificultades de la vida, que tenga gran personalidad y fuerza de carácter. Que la apoye y proteja, que tenga un par de h…y que no se amilane ante ella.

¿Cómo debería comportarse el nuevo Adán según sus exigencias?. La mujer, a diferencia del hombre, no va por el mundo con la cinta métrica y con una pizarra para puntuar a cada amante. Para ella cada amante es singular y único, como únicas son las circunstancias. Ella no establece comparaciones competitivas si no que desea que cada amante con el que esta la llene. Física y espiritualmente. Ella quiere que su pareja la haga aquello que ella sabe positivamente que le gusta y en definitiva, que la haga feliz. Pero como mujer necesita un líder. Necesita a un hombre que no se sienta amenazado si ella le hace una crítica o sugerencia. Necesita que sigan llevando las riendas con firmeza y sobre todo con seguridad.

Que sean sensibles con sus necesidades y apetencias, que lo sepan leer y mejor aún intuir. Que en eso íntimos momentos las sigan haciendo sentirse únicas y especiales y a la vez muy mujer.

Imagen cedida por Arcángel

En el ámbito familiar y del hogar hoy son muchos los hombres que dicen que “colaboran” o que ayudan. La propia frase encierra el paradigma del error. En un mundo dónde la mujer trabaja tanto o más que el hombre, pierde sentido que sea uno de los dos el que lleve el mayor peso de la gestión del hogar, pero peor que eso es casarlo con el irrefutable hecho de que la mujer desea UN LIDER y también el hogar no quiere a alguien al que ella manda a planchar sino alguien que sabe que hay que planchar y lidera las tareas.

Lo mismo pasa con la crianza de los hijos. Este tema es especialmente grave y relevante. Biológicamente, el cerebro de la mujer tiene una empatía cuasi milagrosa con su hijo. Sabe interpretar todo gesto y silencio y sabe identificar las necesidades de su hijo. El problema radica en que el hombre no está dotado de estas cualidades y tiende a distanciarse y desentenderse de dichas situaciones. Por tanto, la nueva Eva siente que está sola en la crianza de los hijos, que el padre no protege a sus crías y ese sentimiento de profunda soledad, hace nacer un abismo en la pareja que resulta cuasi insoldable. El futuro Adán debe ser consciente de su condición de padre, ser sensible a las necesidades de su hijo y liderar también en este aspecto.

Son profundos los cambios, por tanto que debe introducir el hombre en sus conductas y actuaciones para llegar a hacer feliz a esta nueva mujer. Como he dicho con anterioridad, aún estamos lejos los hombres de experimentar el cambio de raíz que debemos protagonizar para estar a la altura de las circunstancias. En nuestros días estoy harto de observar claros ejemplos de fracaso en cuanto a la necesaria evolución que debemos dar. Torpemente el hombre ha tratado de virar sus comportamientos, pero me duele decir que muchas veces lo único que ha conseguido es convertirse en una caricatura y en un hombre totalmente descalibrado.

Hoy, no es infrecuente que el hombre “no llame a la chica”, como ejemplo de adaptación a los nuevos tiempos o que nunca la invite a cenar, o aquellos que van de liberales y buscan que sus relaciones se abran en exceso, cuando en realidad no están preparados ni son capaces de asumir un modelo de libertad tal. También están aquellos que responden, por desgracia, con agresividad y gran falta de respeto y tratan de cerciorar los derechos esenciales de la mujer.

Estamos ante una época de crisis y como en toda crisis se impone la necesidad de que el hombre como género se someta a un profundo proceso revisionista con el fin de adaptarnos al fin a esta nueva EVA.

IMPORTANTE: Como habréis podido comprobar, en esta entrega hablamos de lo que ELLA EXIGE, LO QUE ELLA NECESITA Y LO QUE ELLA PIDE a un hipotético nuevo Adán, un hombre que a día de hoy, seamos realistas… No existe. El error aquí sería tomarse todas estas exigencias y requisitos como un comando hacia nosotros, para fabricar con todos esos patrones al hombre perfecto según sus deseos. Ya sabemos donde acaba ese camino, esto supone una subordinación de partida, al crear a este nuevo Adán a partir de la costilla de Eva, a su imagen y semejanza... Por pedir ¡Qué no quede!

En las dos próximas entregas, Arcángel y yo os presentaremos el modelo que proponemos del Nuevo Adán, tratado desde su raíz más primaria y auténtica.

Un abrazo.

El Duque.

SEDUCIR A LA NUEVA EVA II, por EL DUQUE



Al leer el primer artículo de Arcángel SEDUCIR A LA NUEVA EVA, me ha asaltado la irrefrenable ansia de escribir mi propia versión de este delicado tema, ya que merece una segunda parte. Partamos de una realidad básica; Existe una nueva mujer, una nueva Eva reinventada así misma y que ha dado un giro de 180º en el transcurso de una generación. Dicho cambio esencial ha “pillado” por sorpresa a un hombre educado por unos padres conforme a unos criterios que se han quedado desactualizados y obsoletos, lo que ha provocado la aparición de un nuevo Adán, el Adán desorientado.

Empecemos analizando a esa nueva Eva. La mujer hoy en día ha logrado la independencia económica y la ha logrado ya casi, totalmente de forma efectiva. Ya se que muchos diréis que vuestras madres ya trabajaban, pero no es hasta esta generación actual cuando la mujer ha empezado a acceder en condiciones de igualdad a puestos de responsabilidad. La mujer cada día más ocupa cargos directivos y ya no es infrecuente que el sueldo de una mujer supere a la de su novio o marido.

Otro hecho relevante, lo constituye la liberación sexual de la mujer. La mujer ha empezado, por fin a dejar atrás tabúes sin sentido que subordinaban y reprimían la sexualidad femenina. Ahora, afortunadamente la mujer expresa libremente su sexualidad y ya no esta “mal visto” que tenga deseos, fantasías y relaciones sexuales. Es importante reseñar esto, pues no debemos olvidar que hace tan sólo una generación, la sexualidad femenina extramatrimonial o prematrimonial era considerada como propia de mujeres de vida alegre. Por tanto el cambio es abismal.

A su vez la mujer actual ha adquirido plena conciencia de la planificación familiar. La mujer retrasa cada vez más la maternidad y planifica sus embarazos en función de su vida profesional y sentimental. Todos estos cambios han hecho surgir una nueva mujer que se trata de relacionar con el hombre en condiciones de igualdad… Pero, hombres y mujeres no somos iguales y se producen profundes crisis en las relaciones de pareja en virtud de todos estos cambios y la desorientación del hombre ante el nuevo reto.

La primera de las crisis es la profesional y la derivada del ámbito económico. Como he dicho antes la mujer cada día más, accede a puestos de responsabilidad directiva, en otro tiempo reservados a hombres, y, por que negarlo, lo hace con gran eficacia y esplendidos resultados. La superior inteligencia emocional de la mujer y su espíritu de sacrificio la hace ser muy eficaz. Esa plena incorporación de la mujer al ámbito laboral hace que no sea nada infrecuente que un hombre se encuentre con que su pareja gana más dinero que él u ocupa un puesto de superior jerarquía. Aquí se produce la primera de las crisis de pareja y es que al hombre se le ha educado para “mantener” a la mujer, o al menos para ser su sustento.

El ego de nuestro Adán desorientado, lleva fatal que se den esas situaciones de desigualdad y tiende a subordinar su marco al de la mujer, a sentirse inseguro en su relación de pareja y en definitiva a dejar de ser sustento psíquico de la mujer. El problema, aunque parezca mentira no esta tanto en el hecho de que el hombre-pareja este por debajo, como en que se sienta por debajo y esto es lo que la mujer no perdona. En este contexto no son infrecuentes los celos por parte del hombre que trata erróneamente de COMPETIR, CONTROLAR o COMPENSAR a su mujer. En este caso, nuevamente las opciones elegidas por el hombre son erróneas. La mujer sigue necesitando que el hombre ejerza de hombre Alfa y sea de algún modo fuerte, firme y apoyo incondicional. Al mostrase inseguro, el hombre esta perdiendo su condición atractiva para la mujer. En estos contextos son muy frecuentes las separaciones y divorcios. El hombre actual no sabe tratar a la nueva Eva.

En el ámbito sexual, el citado artículo de Arcángel, hacia hincapié en que cualquier mujer tenía más experiencias a lo largo de un año que un hombre. Esta es una realidad de hoy en día con la que el hombre arcaico no se ha acostumbrado a vivir. Como hemos dicho con anterioridad, la mujer en fechas recientes ha abierto un fascinante capítulo en su existencia; la liberalización sexual. La moralidad imperante en la sociedad ha cambiado de forma radical en las últimas generaciones y se han eliminado importante tabúes que constreñían la sexualidad femenina. En nuestros días una mujer puede tener una relación sexual esporádica sin ser tachada de “puta”.

Por otra parte, la plena implantación de los métodos anticonceptivos desliga totalmente la sexualidad de la procreación. El hecho de que la mujer se integre en condiciones de igualdad con el hombre en la expresión de su sexualidad ha provocado ,casi de forma accidental una real desigualdad. La mujer es selectiva por cuestiones genéticas y antropológicas mientras que el hombre es conformista por idénticos motivos. Dichas causas concurrentes traen consigo (conjuntamente con diversas razones sociales),que una mujer con ciertos encantos tenga muchas más opciones sexuales que un hombre.

Todo esto hace que no sea infrecuente que el hombre se encuentre con que su pareja tiene más experiencia sexual que él. Esta realidad vuelve a ser una bomba en la línea de flotación del hombre arcaico, educado en la tradición de que el hombre “enseña” a la mujer en la cama…El hombre se encuentra con que su mujer tiene más experiencia y no sólo eso si no que ha tenido compañeros sexuales de todos los tamaños y habilidades. Ni que decir tiene que el ego del hombre, ese gran enemigo, nunca soportaría comparaciones.

Por otro lado la natural esencia inconformista de la mujer también se expresa en esta dimensión. La mujer actual ya no es esa inocente colegiala, si no que sabe perfectamente lo que le gusta, como dónde y cuanto y lo va a pedir…o más bien diría lo va a exigir. Ante esta mujer exigente, sexualmente experimentada y sexualmente liberada, el hombre arcaico con harta frecuencia se vuelve a encontrar DESARMADO, INSEGURO y SUBORDINADO y nuevamente es esa actitud de ego doliente y dolido, esa postura subordinada, insegura y temblorosa la que la mujer va a penalizar y a la postre la que va provocar la crisis en la pareja.

Otra cuestión relevante es el profundo cambio de roles en el ámbito familiar. Todas las situaciones descritas anteriormente redundan en un hecho concreto y eminentemente practico. La gestión del hogar ya no es competencia exclusiva o preferente de la mujer. Ahora la distribución de tareas debe ser del 50% pues sólo esa distribución resulta justa dado a que tanto hombre como mujer trabajan. El problema es que la arcaica educación del hombre en estos ámbitos provoca, muchas veces que no se de de forma efectiva dicha distribución o bien que el hombre participe al 100% pero olvide su rol de hombre cediendo a la mujer la iniciativa y liderazgo, siendo ella la que decide cuando hacer la compra, que alfombra poner etc. Ni que decir tiene que dicha situación disgusta a la mujer que se ve liderando algo sin desearlo.
-- 

Especialmente grave es esta situación en relación a los hijos. GENETICAMENTE la mujer entiende mejor que el hombre las necesidades de sus hijos y siente lo que debe hacer respecto de ellos… Pero SOCIALMENTE no comprende por qué el padre no se da cuenta o delega ciertas tareas relativas a los hijos (llevarlos al médico, darles la merienda, recogerles del colegio…). Esto hace que el 99% de las madres se sientan solas ante la educación y crianza de los hijos lo que de forma indirecta redunda en abrir más el abismo entre la nueva Eva y nuestro Adán desorientado.

Por ultimo y no menos importante se ha de reseñar la diferencia y desigualdad existente, en lo que bien podríamos denominar percepción de las opciones, percepción de las posibilidades reales. El hombre tiende a la denominada DISTORSIÓN DE LA ÚNICA OPCIÓN, mientras que la mujer sabe que tiene opciones. La culpa de esta situación es no sólo biológica si no también social. Aún hoy en día y a pesar de lo que hemos dicho sobre la liberalización sexual de la mujer. El rol femenino ante la seducción suele ser, es más pasivo, discreto e indirecto (miradas, lenguaje corporal, etc.). Mientras que el hombre asume un rol decididamente activo. Eso provoca que la mujer sepa de forma directa cuantos hombres la desean mientras que los hombres solo lo sospechamos. Para la mujer, no resulta extraño recibir proposiciones sexuales directas o indirectas de forma habitual.

Otra de las conductas que hacen redundar en esa situación es la conducta de CANDADO del hombre, frente a la conducta de escaparate o MOSTRADOR de la mujer. Por muy enamorada y feliz que este una mujer con su actual pareja siente la necesidad de estar siempre expuesta en el MOSTRADOR. Si, en efecto esta enamorada y feliz estará “fuera de venta” pero seguirá en el escaparate. La mujer necesita sentirse mujer y necesita sentir la admiración sexual de los hombres. La inseguridad de las mujeres, sobre todo respecto a su aspecto físico hace que necesiten sentirse deseadas y por tanto permanecen expuestas en el escaparate y, por tanto reciben proposiciones. El hombre tiende sin embargo a echar candado a su vida amorosa, huye de la seducción y empieza incluso a proyectar una imagen poco seductora y atractiva.

Todos estos rasgos redundan en que la mujer no sienta esa limitación de opciones y juzgue a la relación con exigencia frente al conformismo del hombre. La mujer se siente capaz de dejar al hombre si su relación no la llena.

Todos estos factores han redundado en la existencia de una nueva mujer, una nueva Eva que trabaja como los hombres, que tiene una nueva percepción de su sexualidad, de su maternidad y de su propia esencia como mujer. Una nueva mujer que es exigente, pues siempre ha sido exigente pero que ahora tiene las cartas que el machismo le ha burlado durante años para poder ser exigente.

Frente a esta nueva mujer, aún no acaba de nace un nuevo Adán y, es más, los intentos de creación de nuevo Adán no son si no hombres desorientados y mal calibrados. En el siguiente artículo, analizaremos el papel que el hombre ha de desempeñar ante esta nueva mujer.

Un abrazo.
El Duque.

EL POR QUE DEBERIAS MANTENERTE ALEJADO DE LAS MUJERES CON PAREJA, por DAN de PICK-UP MAESTRY

Imagen cedida por Mery

Llevaba ya algo de tiempo, pensando en escribir acerca de este tema. Una de las ventajas de vivir en el sur de California es que he tenido la suerte de codearme con la mayoría de los principales gurús reconocidos en USA. También he conocido a un montón de hombres, que se han formado gracias a ellos y que han aprendido a tener más éxito con las mujeres.

Muchos de estos hombres, han llevado a la práctica, la experiencia de haberse acostado con mujeres casadas, o por lo menos, con mujeres que en ese momento disfrutaban de una relación estable. O bien lo han hecho desconociendo esta situación, o bien lo han hecho porque les suponía un reto o un desafío. Te puede dar un subidón de adrenalina, el saber que puedes tener a cualquier mujer que desees, incluso si ella tiene pareja. He llegado a oír cosas tales como: “Te hace sentir que tienes una técnica tan buena, que incluso puedes robarle una mujer a su entregado amante”. También existe la sensación de ser el "chico malo" que consigue que una mujer engañe a su pareja, algo así como la serpiente que incite a Eva a comer de la fruta prohibida.

Puedes racionalizar esto de muchas maneras: "Fue realmente una buena acción, sin engaños. En realidad le estoy haciendo un favor", "Es su decisión si quieren permanecer fieles, no la mía", "Si no es conmigo, va a ser con algún otro tipo de todos modos, así que mejor yo me apunto el tanto". Si bien puedes tener grandes objeciones a cada una de estas justificaciones te van a ser totalmente innecesarias. No estoy argumentando a un nivel moral, ni de lo que es correcto o incorrecto. No estoy hablando de qué sería lo mejor para el pobre hombre al que acaban de engañar. Ni si quiera estoy hablando de lo que puede ser mejor para ella. Estoy hablando del futuro, de áquel que se implica con una mujer casada.

Los hombres que se acuestan con mujeres a base de “trucos”, están generando a su alrededor un aura diferente a la que realmente tienen. Recuerdo haber dicho que… ¿He tenido la suerte de codearme con tantos seductores y artistas del ligue que se acostaban con mujeres haciendo trampas? Todos ellos tienen una cosa en común: Todos ellos tienen importantes problemas de confianza. Se han resignado al hecho de que las mujeres, no son criaturas fieles, que actúan única y exclusivamente guiadas por sus impulsos emocionales, y que no se puede confiar en ellas, porque si tienen la ocasión y la oportunidad, tendrán relaciones sexuales fuera de una relación de pareja o de un compromiso.

Estos hombres han destruido ya cualquier posibilidad de poder mantener una relación de pareja futura, con la creación de un sistema de creencias que no les permite confiar plenamente en la entrega de una mujer como pareja, novia, esposa, ni nada que se le parezca. Uno de los mejores formadores con los que me he encontrado, nos dijo en uno de sus seminarios “SIMPLEMENTE ACÉPTALO”. Nos estaban advirtiendo que nos iban a engañar. Otro de los formadores me dijo: “O eres tú el que engaña, o vas a ser el engañado…”. Lo cierto es que personalmente, me suena como una receta para evitar la soledad. Ahora, hay algunas afirmaciones a las que responderé con objeciones explicándolas:
--Imagen cedida por Mery

AFIRMACIÓN: “Las mujeres sólo engañan a los hombres beta. Como soy alfa, esto no va conmigo, siempre me salgo con la mía”.

RESPUESTA: En cualquier relación de largo plazo, se es "beta" en un momento dado. Habrá ocasiones en las que puedas perder tu trabajo, puedes sufrir un grave accidente, o puedes tener una mala racha, puede fallecer tu padre y entonces no sales de casa durante varios días… Esto nos puede pasar a cualquiera de nosotros, perder la autonomía, pasar una crisis, caer enfermo, padecer una dependencia, etc. Y es precisamente en esas ocasiones, en los momentos duros, cuando te das cuenta que eres igual al resto de los hombres, y que merece la pena, confiar en la mujer con la que compartes tu vida.

AFIRMACIÓN: “Te estás cerrando a la realidad. No creer que todas las mujeres engañan, no va a cambiar la verdad”.

RESPUESTA: Sí, parece que me cierro a la verdad, pero tú también y lo mismo ocurre con cualquier otra persona que camine sobre este mundo. Las personas que han desarrollado falsas creencias, prejuicios y sospechas sobre las mujeres, están obcecadas en recordar y reconocer que las mujeres engañan, porque no han visto lo contrario. Parece que sólo se acuerdan de aquellas mujeres con un anillo en el dedo, con las que han estado ligando, olvidándose por completo, de aquellas que tras cinco minutos de conversación, se han excusado educadamente para ir al baño.

Realmente no podemos saber, ni es práctico conocer el porcentaje exacto de mujeres que son fieles o infieles. Existe un espectro estadístico, eso seguro. Pero todas las cosas en igualdad de condiciones, tanto fieles como infieles ¿Con qué creencia prefieres quedarte? ¿Cuáles son las creencias que te van a ayudar a ser más feliz en tu vida post-seducción? (Y sí, por si lo dudas, tarde o temprano llegará el momento en el que dejes de perseguir faldas).

También me gustaría señalar, que el haberse acostado con una mujer casada, si este tipo de mujer es la que te atrae realmente, es porque hay algo llamado LA LEY DE ATRACCIÓN, QUE HARÁ QUE TE FIJES EN ELLAS, cada vez que pasen delante tuyo, a lo largo de toda tu vida. Si tiendes a la confrontación, te encontrarás con personas que se enfrenten contigo, cada uno encuentra lo que busca. Si por el contrario, mantienes la creencia de que las mujeres son dulces y amables, esta será tu realidad, TÚ ELIGES QUE CREER. Si optas por la creencia de la fidelidad, verás que son estas mujeres las que vas a encontrar. Obviamente no vas a poder desarrollar la creencia de la fidelidad y la lealtad, si solo te acuestas con mujeres casadas.
--Imagen cedida por Mery

Cabe señalar, por otro lado, que no todas las mujeres que te advierten que tienen novio, realmente lo tienen, eso por supuesto. Aquí hay un buen margen de maniobra y depende de cada caso. Cuando una mujer te “me fui de compras con mi novio”, quizás simplemente esté tratando de quedar bien delante de sus compañeros de trabajo. Una mujer que dice “Mi novio deja los platos sucios sin fregar todas las noches… ¡Es tan molesto!”, probablemente se encuentra en una relación legítima. En general, si una mujer se refiere a una hipotética pareja en negativo, como objeción, deberías tomártelo en serio.

La conclusión es que hay una gran abundancia de belleza, de diversión, de mujeres solteras por ahí, por lo que no hay razón para gastar energía precisamente con las mujeres que están comprometidas en una relación estable. Puedes optar por varios caminos, toma aquél que está lleno de mujeres libres como el viento.

Dan

Pick-Up Maestry
--
La presente adaptación al castellano del texto original de Pick-Up Maestry no reporta beneficio, vínculo empresarial o lucro económico alguno a PERSONALIDAD & RELACIONES de forma directa o indirecta, siendo la adaptación respetuosa con los derechos de autor, autoría, origen y siempre respetando los enlaces de índole comercial originales de Pick-Up Maestry correspondientes a los fragmentos traducidos y adaptados.

LA ANESTESIA DEL COMPROMISO

Imagen cedida por Sarelly

Hay un tema que me preocupa mucho, porque veo que muchos de nosotros caemos, caeremos o hemos caído en ello, alguna vez a la hora de entablar una relación. No tiene por qué tratarse de un noviazgo formal ni mucho menos, pero si se da de sobremanera. Digo que me preocupa, no porque tenga que darle más importancia o bombo, o por generar interés, lo digo porque le toca muy de cerca a amigos míos, gente que me importa de verdad. Yo también lo he vivido y lo he sufrido en primera en persona.

Me refiero a idealizar a tu pareja, no ya cuando la relación está en los inicios, ya que esto es perfectamente normal y sin pasar por esta etapa de idealización, en la que atribuimos a un modelo ideal que tenemos en ella o en el, toda las correspondencias habidas y por haber con nuestros valores. Sin pasar por esta etapa al inicio, no se da el enamoramiento tal y como lo conocemos. Me refiero a cuando ya existe una relación consolidada y uno de los dos, o bien los dos miembros de la pareja, sitúa cada uno al otro miembro en un pedestal a modo de seguro de vida.

Cuando hablo de colocar a tu pareja como seguro de vida, me refiero a cerrar los ojos ante la realidad de las relaciones. No trato de ser pesimista, ni de echar por tierra los sentimientos o la confianza que puedas tener en tu pareja, pues ambos son necesarios y básicos en la relación. Es un tema relacionado directamente con los conceptos de MOSTRADOR para ella y CANDADO para él. Particularmente, me hace muy feliz cada vez que uno de vosotros me da una buena noticia: cuando podéis resolver una discusión con vuestra pareja, cuando os echáis novia, cuando habéis podido superar un problema, o cuando tomáis una decisión difícil por ser fieles a vosotros mismos…
--
Imagen cedida por Sarelly

Hay motivos para alegrarse por el compromiso, porque soy de los que piensan que es algo sólo para gente madura y valiente. Dar ese paso implica un camino interior de crecimiento importante. También es cierto que según el caso, a veces lo más maduro y sensato puede ser abandonar una relación que puede estar anestesiando tu verdadera felicidad.

Lo siguiente viene cuando empiezo a preguntar, o mis amigos me cuentan, cómo les va en ese mismo momento la relación. Es un patrón común prácticamente en el 100% de los casos: Su pareja es perfecta, su pareja no les da ni un quebradero de cabeza, su pareja les es fiel, su pareja no discute, su pareja es una santa católica y apostólica, etc. Parece que de repente cuando han optado libremente por dar este paso del compromiso, han olvidado todos los problemas, discusiones y malos entendidos que han tenido hasta ese momento, porque efectivamente… Los han tenido. Parece que se comprometen para arreglarlo todo de forma mágica, y de repente, ya se complementan perfectamente. En ocasiones este paso a parte de comprometerse, bien puede ser también tener un hijo o comprarse un piso. Muchas parejas creen que estas son soluciones mágicas para sus problemas, cuando sólo se trata de forzar la situación con aplazamientos.

Vamos a ver, los problemas de pareja son algo normal, es algo que hay que asumir desde el primer día y no tratar de disimularlo, maquillarlo o aplazarlo. Es como si ambos miembros de la pareja se estuvieran apretando el cinturón, sacando pecho, "posando para la foto" y guardando la compostura y las apariencias, hasta el justo momento posterior del “Si quiero”. Lo he visto mil veces, siempre pasa igual, uno siempre piensa que el compromiso lo va arreglar todo de forma mágica. Es como si nos empeñáramos en estar juntos a la fuerza, como si hubiera que justificar nuestras decisiones, atribuyendo y maquillando con cualidades exageradas, a la persona a la que amamos y con la que hemos decidido formalizar o entablar una relación, por la razón que fuere.
--
Imagen cedida por Sarelly

¿CUANDO ESTAMOS VERDADERAMENTE PREPARADOS PARA EL COMPROMISO? SOLAMENTE ESTAREMOS REALMENTE PREPARADOS, CUANDO SEPAMOS QUÉ ES LO QUE PODEMOS ESPERAR DE LA OTRA PERSONA, LA HAYAMOS ACEPTADO Y NO ESPEREMOS QUE CAMBIE. Muchas personas se casan o tienen hijos para arreglar las cosas, para solucionar problemas, esperando que después todo va a ser mejor, cuando ni si quiera saben aceptar o son conscientes de la verdadera naturaleza del otro miembro de la pareja. Quien dice casarse o tener un hijo, dice también comprarse un piso conjuntamente, poniendo papel y contrato como base, donde debería haber ATRACCIÓN y CORRESPONDENCIA DE VALORES.

Veo como continuamente niegan la verdadera naturaleza del hombre y la mujer en cuanto a las necesidades femeninas o masculinas… ¡Almas cándidas! Voto por el amor el primero, pero por favor camaradas míos SIENDO REALISTAS. Esto es para vosotros en especial: SOLAMENTE CUANDO HAYAS ACEPTADO LA NATURALEZA DE LA MUJER, SUS NECESIDADES Y LAS ASUMAS, SOLO ENTONCES ESTARÁS CAPACITADO PARA ABORDAR UNA RELACIÓN FORMAL, EL MATRIMONIO O LA PATERNIDAD. Estoy harto de ver como primero hablamos de nuestra pareja como si fuera un ángel, para después demonizarla cuando nos decepcionamos. Efectivamente, tanto ella como nosotros, nos comportamos como lo que somos: hombres y mujeres de carme y sangre.

Una vez más el concepto clave aquí es ASUMIR y ACEPTAR nuestras mutuas necesidades de hombre y mujer, saber cual es la baraja con la que estamos jugando, y dejar de pensar que estamos con un ser 100% espiritual, hecho a nuestra imagen y semejanza, si no ahora... "Cuando cambie para mejor". He llegado a tener conversaciones con parejas de amigos míos que me han dejado prácticamente seco en el sitio. Puedo comprobar y comparo el cómo está viviendo ella la relación y cómo la está viviendo él, advirtiendo que el desfase entre ambos es abrumador. He tratado de orientar, o de advertir acerca de las posibles consecuencias que puedan acarrear determinadas decisiones, o determinadas conductas conservadoras… Realmente he podido comprobar que muchos de nosotros no sabemos realmente quien es nuestra pareja o mejor dicho, cuales son nuestras necesidades, cuales son las suyas y si las hemos sabido asumir. --

Imagen cedida por Sarelly

Cuando orientas a un amigo, o mejor dicho, tratas de hacerlo explicándole las consecuencias que puede acarrear el idealizar a tu pareja y tu amigo te responde cosas como: “Eso nunca va a pasar” “Ella jamás haría algo así” “No, hombre, no me creo eso, ella es distinta…”. Y veo al corto-medio plazo el batacazo, el desengaño y la decepción que se suelen llevar… Me siento impotente, pero desde luego es la forma más eficaz de aprender, ya que por desengaños hemos pasado todos.

Algunos pensaréis que exagero y os digo que ojalá fuera así, pero lo único que realmente puede evitarte decepciones y desengaños en tus relaciones, es conocer y aceptar la naturaleza de la mujer, saber qué es lo que puedes esperar de ella y lo que no, y dejar de buscar una mujer ideal que no existe, a la que le pedimos respuestas que no sabe o que no puede dar. Sólo entonces podrás amar a una mujer de verdad, quererla y formar un compromiso.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

SEDUCIR A LA NUEVA EVA

Imagen cedida por Venus

Parece el título de una misión imposible, la nueva Eva… Como si se tratara de sólo una mujer. Obviamente con “la nueva Eva” me refiero a la mujer de hoy en día, generalizando y sin generalizar, empezando por aquella a la que quiero y después a todas las demás que conozco y que no conozco. Si a día de hoy hubiera encontrado la manera de hacerlo, o si como quien dice “tuviera el truco pillado” no seguiría investigando, observando y analizando cada sorpresa que me llevo por parte de ellas, mis queridísimas evas. Tengo suerte, he de reconocerlo, convivo con dos evas que rozan el señorío de cerca desde hace unos poquitos años, y con las que si que puedo ser más objetivo a la hora de analizar, observar, preguntar y compartir.

Me alegro que de alguna manera, “estén de mi parte” a la hora de ayudarme con este proyecto, ya que no creo y siendo muy sincero con vosotros, que por mis propias fuerzas única y exclusivamente, pudiera acceder a determinados “secretos” que en realidad no son tan secretos, porque creo que con tiempo, más capacidad de observación y aceptación, cada uno de nosotros podría aprender muchísimo sobre mujeres y romperíamos muchas más barreras de las que aquí se tratan…

Ante un modelo de mujer que cada vez es más exigente, hablando de estereotipos, un hombre como yo ve que cada día que pasa, esta exigencia se acelera. Al igual que también se acelera la conciencia de libertad que han sabido tomar y que utilizan hasta donde sus posibilidades las capacita. Libertad sobre todo a la hora de tomar iniciativa y guiar una relación. Viendo como hacen mis compañeras, o incluso la mujer que me atrapa, imponen unos parámetros de exigencia que me hace pensar si realmente alguno de nosotros ha sabido adaptarse realmente y a día de hoy a las necesidades actuales. También cuestiono muy mucho, si realmente ellas a parte de exigir más, se dan cuenta de que la carta que le piden a los reyes magos, en cuanto a hombres se refiere es UTÓPICA.

¿Por qué digo utópica? Realmente y hablando claro, están buscando a un hombre que todavía no existe, van tan deprisa en el uso y disfrute de esta nueva libertad de elección, que no se dan cuenta que hoy por hoy, están persiguiendo una quimera. ¿Dónde se puede ver esto de una forma concreta? De igual forma que ya hablamos en Sexo en Nuevo York acerca de RECICLARNOS HACIA UN NUEVO MODELO MASCULINO DIFERENTE, ahora os digo que en general, los hombres lo estamos haciendo bastante mal, empezando por mi. Lo podemos ver de una forma más concreta comparando números, sobre todo en la cantidad de relaciones que disfrutamos nosotros y que disfrutan ellas antes de un compromiso.

Realmente estamos viendo y estamos empezando a asumir, que efectivamente ellas se están volviendo más exigentes e inconformistas, prueba de ello es que antes de comprometerse, a día de hoy una mujer, ya ha pasado no diré por muchas, pero si por regla general por más relaciones que un hombre. Esto si solamente nos limitamos a hablar de relaciones más o menos formales de pareja. Pero si nos referimos a estar con diferentes hombres, encuentros sexuales puntuales, amigos sexuales, rollos de un mes o dos meses, relaciones abiertas o simultáneas, escarceos amorosos, infidelidad de pareja, ligar en Internet o demás tipos de posibles relaciones no formales… Os aseguro y lo digo con conocimiento de causa, ellas ganan por goleada.

No os pido que me creáis ciegamente como si esto que dijera fuese un dogma de fe, sólo os pido que abráis los ojos y que observéis más detenidamente a vuestras compañeras de trabajo, amigas, hermanas, a las mujeres que conozcáis y que sutilmente hagáis un “seguimiento” de cada una en cuanto a ligues se refiere. Os digo que observéis antes de preguntar, hay que aprender a fijarse en los detalles, puede sacarse mucho más que preguntando “¿Con cuántos hombres has estado en este último año?”. En este sentido y dependiendo de cómo sea ella de abierta, en cuanto a comunicarse contigo de esta manera, te aseguro que siempre se echará cuentas de menos. Lo contrario de un hombre vamos, que tenemos fama de comernos una y contar veinte, ellas justo al contrario. La comparación en números contigo o conmigo puede llegar a ser realmente odiosa. Te lo aseguro, por muy seductor que te consideres y por bien que se te de ligar, los números de una mujer con posibilidades se elevan de una forma que a más de uno, nos haría perder la cuenta… Habrá quien se acompleje, pero las cosas están así. En cuanto a números, ellas han tenido por regla general muchísima más variedad que nosotros, lo reconozcan abiertamente o no. Y si no la han tenido, es porque no han querido.
--

Imagen cedida por Venus

¿Qué pasa con el nuevo Adán? El error, mi error o nuestro error bien puede ser intentar entrar en competencia de números, o querer tener más relaciones porque ellas ganan. El error también es querer crear este modelo de nuevo Adán en función de la nueva Eva, o en función de sus necesidades, o en función de su libertad recién estrenada, ya que es algo que desde la propia idea nos subordina. El error es también darle importancia a los números, a anteponer marcas, puntuaciones o el querer ser “el más” de cara a la galería.

¿Por qué ganan ellas? Es fácil, ellas no están pendientes de los números, al menos tanto como lo pueda estar un ego masculino deseoso de apuntarse tantos. Ellas buscan al ejemplar adecuado, se plantean una selección, partiendo ya desde ahí: ASUMEN EL ROL DE SELECTOR Y LO PONEN EN PRACTICA y ahí está la clave de su éxito. Es algo más que decir que ellas tienen el marco de “yo soy el premio”, ES UN ROL BIOLÓGICO LLEVADO HASTA UN CONDICIONAMIENTO SOCIAL ACEPTADO.

CABALLEROS, EL EGO NOS ESTÁ DEJANDO ATRÁS A LA INMENSA MAYORÍA. El ego es propio de una mente conservadora y cerrada, que no nos deja ver más allá que lo que podemos obtener, o lo que podemos sentir pensando en un beneficio inmediato, sobre todo sexualmente hablando. Cualquiera de nosotros estaría encantado de recibir el Diploma oficial del que más liga y el que diga que no, o miente o no tiene ego, esto último bastante poco probable.

Si no somos conscientes de esto, vamos a ir siempre por detrás a expensas de los cambios que ellas nos condicionen y tratar de adaptarnos a lo que nos vayamos encontrando en cuanto a sus exigencias y parámetros, que no son pocos. Esto es esclavitud camaradas… Es ir detrás, por muy seductor que te consideres, si partes de la idea de “trabajar para mejorar para adaptarse a ellas y sus necesidades”, por muchas mujeres que cubran tu calendario y tu cama seguirás siendo esclavo.

Yo te pregunto a ti: ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES? ¿CUALES SON TUS PARÁMETROS? ¿CUALES SON TUS EXIGENCIAS? Muchas veces pensamos en estar a la altura de la dinámica social actual, de engendrar a nuestro mejor yo, al hombre moderno, pero ¿lo estamos haciendo desde el prisma adecuado? SI BUSCAS PAREJA, RELACIONES, SEXO, lo que sea… NO TE CONFORMES CON MENOS DE LO QUE MARCAN TUS PARÁMETROS. Y ahora preguntarás ¿Y si no lo encuentro? Pues sigue buscando hasta que lo encuentres si de verdad lo deseas, ese es el verdadero motor. ¿O es que acaso el inconformismo es un valor que va única y exclusivamente asociado al sexo femenino? Honestamente, creo que no es el caso. Buscar si, pero con inteligencia, siendo fiel a tus deseos más profundos, nada de malo hay en ello, solo hace falta tener el valor suficiente para buscar lo que se desea realmente. Una cosa es buscar lo que se desea y otra tratar de evitar la soledad, no las confundas. Buscar, buscar y buscar… Hasta encontrar.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

ORIGEN Y TIPOS DE DEBILIDAD MASCULINA

Cuando sonó el teléfono sabía que había algo que no iba bien. La forma en la que yo le decía unas horas antes que me había dejado “tirado en casa” a la espera de su llamada, era más propia de una doncella desconsolada que de un hombre en condiciones. Me encontraba sin saber qué hacer o qué decir para hacerla cambiar de opinión, me sentí impotente. Desde luego ese mensaje que le había mandado de madrugada, me acababa de sentenciar: “Así no”, fueron sus palabras. Yo creía que intentando hacer que se sintiera culpable, o diciéndole lo mal que me sentía por su culpa me iba a ayudar a tenerla más cerca, como un perdedor pensaba que quizás así ella trataría de “compensarme”, pero obviamente me equivoqué. Sólo conseguí mandarlo todo a la mierda en cuestión de horas, lo había echado todo a perder.

Ahora lo pienso y creo que este fue uno de los peores momentos de mi vida, no bromeo, pocas veces me he sentido tan miserable como en aquella ocasión. Al tratar de situarme como víctima, mostrarme débil e intentar que ella reaccionara ante esto, solo conseguí que se alejara de mi. Hace poco, Seriak ha publicado en su espacio Vivir Seduciendo, un excelente artículo titulado Tu perfecta Imperfección del que cito textualmente lo siguiente: Cuando una mujer descubre que su recién estrenado amante es capaz de sufrir dolor, exteriorizar sentimientos, y debatirse entre íntimas contradicciones vitales, reiniciará su inconsciente evaluación acerca de tus merecimientos para amarla.

Es necesario hablar de debilidad y como posteriormente se propone en los comentarios a este artículo, vamos a tratar de aquilatar entre “la debilidad apropiada” y la “debilidad que te sentencia”. Por decirlo de alguna manera, entre hombres muchas veces parece que hay que estar siempre matando mamuts para ser "Alfa", hay que ser perfecto, seguro, hacerlo todo bien, sin dudar, llegar siempre a lo más alto… En fin, ser un Superman sin puntos flacos, sin debilidades, sin dudas, un Terminator… “Un Superman inmune a la Kriptonita”. Hay miedo, mucho miedo a "destaparse" y dejarle a ella tocar en blando, por miedo a que ella pueda percibir una debilidad en nosotros que nos penalice y nos sentencie como no aptos.

¿Acaso no tenemos derecho a expresar nuestras emociones? Recuerdo una canción de Miguel Bosé que decía algo así “Los chicos no lloran, tienen que pelear…”. Los habrá más duros y más blandos, quien os escribe estas líneas, se sitúa como “blando de competición a llorona oficial”, o sea, que puedo hablaros perfectamente de cómo se ven las cosas desde el punto de vista de un “blando” como diríamos nosotros, o un hombre sensible como dirían ellas. Parece que expresar nuestros sentimientos y emociones, en el caso masculino, es un lujo caro en las consecuencias para una relación, que normalmente el hombre no puede permitirse. Esto es absolutamente falso, ya que si sentimos la necesidad de expresar estos sentimientos y emociones y no lo hacemos, no estamos siendo congruentes, es más, estamos yendo en contra de nosotros mismos “tapando” con otras palabras y con el comportamiento, aquello que llevamos dentro y que tarde o temprano saldrá de una forma u otra.

La clave para saber, si lo que estamos haciendo es mostrar debilidad o expresar nuestras emociones siendo fieles a nuestros sentimientos y a nosotros mismos, está en el origen de esta debilidad. Como propone Seriak, podemos hacer una diferenciación entre debilidades alfa y debilidades beta:
--
DEBILIDADES ALFA: En este caso, muestras a voluntad y porque se quiere mostrar, es algo que hace crear puntos de conexión con ella, porque efectivamente la perfección no es real y “mosquea” que no tengas puntos flacos. Es como subcomunicarle a ella algo así: “No quiero que pienses que soy perfecto, yo también tengo mis cosas”. Es algo que se hace de forma activa y consciente, estás sincerándote con ella porque quieres hacerlo, te estás abriendo y le estás dejando ver lo que hay dentro. Lo que es más importante, no partes de la necesidad, ni de la búsqueda de aprobación o validación, ya que lo haces independientemente de la respuesta que ella pueda dar, lo haces porque te nace y porque quieres que ella lo sepa. Es algo que forma parte de ti al igual que tus puntos fuertes, tienes puntos flacos, le guste a ella o no y no sientes vergüenza o pudor al expresarlos, porque los has aceptado interiormente y no precisas permiso alguno para no ser perfecto.

No esperas ni su aprobación, ni mucho menos que ella valide esos sentimientos. Son tus sentimientos, incluso aunque lo que estés comunicando pueda ser concebido como una debilidad por ti mismo, no buscas que ella los apruebe, simplemente quieres comunicarlos. Son sentimientos en concordancia con tu comportamiento, te hacen congruente y eso es precisamente lo que te hace proyectar más valor: la congruencia.

DEBILIDADES BETA: Podemos decir que se muestran inevitablemente y para reclamar que ella las cubra, o te apoye, o te “salve” de alguna manera, para llamar su atención, o reprochando, o esperando su aprobación y validación ante esos sentimientos que tienes. Es como subcomunicarle a ella: “Te quiero dar pena o quiero que te sientas culpable por algo, para que vengas y me compenses”. Este es el caso se muestra debilidad desde la necesidad y desde la falta de congruencia.

O bien puedes estar traduciéndole que tienes miedo o una inseguridad y pretendes por así decirlo pedirle soporte, que ella apruebe esta debilidad por ti, porque tú mismo no eres capaz de aceptarla, necesitas por tanto que ella te valide. En este caso si que estamos hablando de sentencia, conciénciate bien de esto: Ella no te va a seguir este juego a menos que tenga una débil personalidad o sea alguien que ceda al chantaje emocional. Estás depositando en ella una carga o responsabilidad, la de aprobarte, la de salvarte, a fin de cuentas le estás pidiendo permiso para tener esa debilidad y ser como eres.

En ocasiones podemos ver como intentamos tapar estas debilidades con un comportamiento en apariencia más alfa, o sea: aplomo, seguridad, confianza, etc. Por lo que en cuanto queramos llamar su atención de esta forma, comunicándole una debilidad, o reproche o reclamo de atención, no estaremos siendo congruentes y esto haga que efectivamente se descubra el pastel.

A fin de cuentas y como dice el Evangelio “Quien esté libre de culpa que tire la primera piedra”. Un paso importante al igual que cultivar nuestros puntos fuertes, es además saber aceptar nuestras flaquezas y limitaciones, sólo así podremos vernos y aceptarnos tal y como somos realmente, solo desde la aceptación de la condición actual, se puede aspirar a ser mejor. Una vez que hemos aceptado estos puntos débiles, es cuando proyectaremos nuestro yo verdadero, sin miedos. Si sabemos mirarnos al espejo y aceptamos lo que hay en nosotros, tanto lo mejor como lo peor, entonces no precisaremos aprobación o validación alguna a la hora de comunicar y expresar nuestras emociones, necesidades o sentimientos.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

LA IDENTIDAD DEL SEDUCTOR, por JEFFY de REAL SOCIAL DYNAMICS

Imagen cedida por Enrique
--
Ahora estoy relajado en casa, en el porche, mirando como los gatos se persiguen unos a otros por el jardín. Es otro buen día en San Francisco, y parece que no tiene nada que ver, pero mientras bebo una Corona, me he puesto a reflexionar sobre estos últimos años. Volar por todo el mundo mientras seducía mujeres… Se rompieron los parabrisas y las llantas: Tríos, tríos y… ¡más tríos! Y pensar que hace tres años yo era sólo un don nadie, al igual que la mayoría de los chicos de por ahí.

Es ridículo, si se piensa en ello, cómo en el lapso de unos pocos años, he cambiado completamente mi identidad, desde ser un perdedor con poca o ninguna habilidad en ligar con chicas... A la de un perdedor con mucha habilidad para ligar con chicas. ¡Jajajá… era broma! Ya sabes que soy un campeón. Todo esto me ha llevado a pensar (soy capaz de pensar, si… ¿Sorprendente?) sobre el concepto de IDENTIDAD y la forma en que es crucial para tu éxito en este juego.

Por ponerte un ejemplo de lo que quiero decir, permíteme describir algo que experimenté cuando empecé a instruir en los talleres de R.S.D. Después de haber completado sesiones de agotador entrenamiento, para convertirme en un Formador Ejecutivo, empecé a organizar mis propios seminarios aquí en San Francisco. Lo cierto es que no tardé mucho tiempo en cogerle gusto al papel de "gurú de la seducción", para que me entiendas. Fue entonces, cuando empecé a notar un extraño fenómeno.

Llevo una cuenta minuciosa de todas mis aventuras, porque a pesar de todo, sigo pensando que el amor es algo mágico y especial y quiero recordar a todas las mujeres con las que he compartido buenos momentos, incluso cuando el número ya va por cientos y cientos. Un día cuando buscaba mi cuaderno de puntuación, me di cuenta de que desde que he empezado a salir con mis alumnos, había quedado establecido exclusivamente el puntuar, me explico: Antes salía de copas con mis amigos en mi tiempo libre, y ocasionalmente, de vez en cuando conseguía algún número de teléfono sin ponerle mucho esfuerzo…

En los talleres con mis alumnos parece que de repente tengo un cohete en el culo. Estoy de pie en medio del club gritando "¡Menuda voy a liar aquí!". Estoy constantemente actuando para las personas que están a mi alrededor, estoy desperdiciando noche tras noche a "mi propio Jeffy". Es algo ridículo. Hasta llegar al punto, en el que no me cabía en la cabeza poder ligar con chicas o conseguir números de teléfono, en un lugar que no fuese un taller con alumnos.

Absurdo, lo sé. Pero como ya he pensado en ello algo más, ha empezado a tener sentido. Esto está directamente relacionado con el concepto de IDENTIDAD. Lo que ocurrió fue esto: cuando yo estaba en "mi tiempo libre” con mis amigos, yo era simplemente yo, Jeffy, un chico con algunas buenas cualidades para ligar, pero que no tenía la presión que tengo ahora para hacer cualquier cosa, excepto tomarme copas y salir con mis amigos de confianza.

Imagen cedida por Enrique

Puedo decir que esta formación ha cambiado mi identidad convirtiéndome en un gurú del ligue, un auténtico monstruo cuya palabra es recibida como el evangelio para los estudiantes. Me he convertido en un chico que debe salir a ligar chicas de forma demencial. Apunta esto: Nunca pretendo que uno solo de mis estudiantes deba tomar todo lo que yo digo como una verdad absoluta. Si cada uno de ellos tomara como verdad absoluta cada palabra que sale de mi boca, seríamos todos formadores ejecutivos de R.S.D. A pesar de ser muy buenos todos ellos en lo que hacen, cada uno tiene su carisma y su individualidad. No se trata de reproducir copias mías una tras otra. Nos dedicamos a enseñar lo que funciona para nosotros, y que los estudiantes tomen lo que les guste, y lo que no, lo desechen.

Recuerda el viejo dicho: "Si sigues a los que buscan la verdad, llegarás antes que los que afirman haberla encontrado". De todos modos, con esa nueva identidad de gurú, bien posicionado, por supuesto, es inevitable que desee alcanzar el éxito. Desde esta realidad, he invertido todas mis fuerzas en conseguirlo y que mi fama trabaje para mi. Ahora, incluso cuando no estoy en una formación, aprovecho mi identidad de gurú cuando salgo a ligar por mi cuenta.

Toda esta historia que te he contado, es para ilustrar exactamente todo lo poderosa que una identidad puede ser, y cómo puedes aprovecharte de ello, para impulsar tu propio juego. Tu identidad y tu comportamiento influyen mutuamente una en la otra y viceversa. En cierto modo, como lo de "¿Qué fue primero? ¿la gallina o el huevo?". Mirando hacia atrás en mi propia experiencia, cuando empecé este viaje, empecé a concebirme a mí mismo como un seductor, antes incluso de que tuviera habilidades sociales reales, adopté esa nueva identidad cuando empecé en esto. De hecho, mi primer año aquí, lo invertí prácticamente en engendrar esa nueva identidad de seductor.

Entonces, ¿qué es exactamente tu identidad? Tu identidad es el conjunto formado por: tus creencias, tus valores, objetivos, etc. Pregúntate esto: ¿en qué crees? ¿qué te gusta? ¿qué te desagrada? ¿qué es lo que puedes tolerar en los demás? ¿qué le pides a la vida? ¿qué es lo que mereces?

Si puedes responder a estas preguntas de inmediato y con convicción, entonces te diré que tienes una fuerte identidad. Sin embargo, si esa identidad está cargada con resultados negativos, con auto-limitación de las creencias, o crees ya con antelación que estás destinado al fracaso, una y otra vez… dime ¿cómo voy a poder ayudarte a transformar tu identidad de la de un perdedor a la de un campeón?

Imagen cedida por Enrique

Para mi desde luego no fue fácil. Voy a decirte una cosa, desde luego no lo vas a conseguir sentado frente al espejo recitando patrones, creencias y auto-afirmaciones, haciendo sólo ese ejercicio no vas a solucionar nada, ni mucho menos. Lo más aproximado al éxito que haya llegado a mis oídos, de alguien que haya podido progresar en este sentido de afirmación de creencias, es un audio en el que se recoge lo siguiente:

1. Pasar a través de este mundo sin excusas.
2. No pido disculpas por mis necesidades como hombre.
3. Hay mujeres a cientos y a miles, no necesito a ninguna mujer en particular.
4. El rechazo es algo bueno, ya que me hace aprender algo nuevo cada vez.
5. Compórtate de forma genuina, aunque tus emociones te intenten engañar.

Grandes creencias, seguro, pero el hecho es, que estas "notas" sólo me encaminaron hacia dirección correcta. Podría ponerme a diario frente al espejo de mi cuarto de baño y recitar esta lista de creencias repetidamente sin hacer una sola cosa concreta por mejorarme como persona y como hombre. Para aprender he tenido que salir y comenzar a practicar, para poder hacer realidad todas esas afirmaciones.

Empecé a ir a los clubes varias veces por semana, con mi nuevo personaje (llamésmole así antes de decir identidad, no se llega de un día para otro) firmemente implantado en mi cabeza. Por supuesto, al principio, no era muy congruente con esta nueva identidad, pero con el tiempo empecé a fijar en mi mismo, todas las cualidades del seductor y a materializarlas en una vida real, siendo un jugador. Al igual que empecé a ir a los clubes, que mi formador utilizaba para violentarme, empecé a seguir los pasos de un jugador, empecé a actuar como uno. Con el tiempo, después de haber estado practicando día a día continuamente, me he dado cuenta de quien soy ahora.

Si te fijas desde ahora mismo en tu mente el ideal al que quieres llegar, y con dedicación, voluntad y esfuerzo comienzas a materializar con actos concretos en función de comportarte como la imagen de quien quieres ser, también puedes transformar tu identidad, pasando de la limitación a un crecimiento en potencia de ti mismo. En otras palabras: es falso aquello de "necesitas ser para empezar a hacer". Una vez que empiezas a hacer, te convertirás poco a poco en lo que quieres ser, no se empienza siendo alguien interesante de forma automática simplemente con imaginarlo o visualizarlo.

¿Alguna vez te has apuntado a un gimnasio o a clases de baile? En la primera clase, vas a ver siempre a todos más avanzados que tú, y esto quizás te intimide. Hay muchos que abandonan en las primeras clases porque creen que es mucho nivel para ellos y prefieren seguir en su zona de confort para no sentirse incómodos consigo mismos. Se mueven de es amanera, porque antes han tenido que esforzarse, haciendo cosas que no podían hacer a menos que su vida hubiera dependido de ello. Pero con el tiempo, su habilidad ha mejorado, hasta que han logrado convertirse en bailarines, culturistas o deportistas.

Esto significa que esas personas han sabido salir de su zona de confort, de forma progresiva, forzándose a si mismos a salir de lo que es habitual para ellos para poder mejorar y desarrollarse. LA SECUENCIA DE APRENDIDAJE DEL SEDUCTOR SOCIAL bien puede ser algo así:

1. Aprender a mantener el contacto visual sin apartar la mirada.
2. Perder el miedo a abordar gente desconocida, por ejemplo, al saludar a personas al azar.
3. Iniciar y provocar conversaciones breves.
4. Ser más asertivo, no mostrarse reactivo ante el rechazo o el éxito.
5. Introducir elementos de flirteo mediante el humor, el doble sentido y la ambigüedad, para encaminar la interacción a la seducción
6. Emplear otras formas de expresión verbal y no verbal distintas a las habituales hasta hacerlas propias
7. Aumentar el espacio vital propio con el lenguaje corporal, y por lo tanto, el social por extensión.
8. Interactuar físicamente, iniciar el contacto físico gradualmente.
9. Escalar y avanzar con el tacto.
10. Aprender a controlar y marcar el ritmo de la conversación una vez la has iniciado.
11. Sentirse cómodo siendo el centro de atención.
12. Ir a lugares nuevos y distintos cada vez.
13. Renovar el vestuario más de lo que estás acostumbrado.
14. Romper el hielo a la hora de relacionarte.
15. Avanzar y escalar en la interacción hasta el final.

Lo cierto es, que la mayoría de los chicos creen que un seductor, jugador o como lo quieras llamar, es algo que "hacer". Esto es incorrecto. Es algo que tú eres, no algo que tu haces. Una vez que empiezas a actuar como un seductor, tu comportamiento acompañará naturalmente y como consecuencia, irás creyendo cada vez más en ello. Por otra parte, creo que a veces la gente puede tomar el concepto de identidad, por los extremos no saludables. Al igual que en el ejemplo que te he dado más arriba, donde llegué a estar tan identificado con la identidad de "gurú", que no me veía capaz de ligar con chicas fuera de ese contexto.

Imagen cedida por Enrique

Es verdad que para tener éxito en esta área, se necesita una fuerte identidad. Pero ten cuidado de que tu identidad, no se convierta única y exclusivamente en la de seductor o ligón de discoteca, no debe llegar al extremo de polarizar tu personalidad. Ser seductor es una parte de tu identidad pero no un todo. Has de saber que el éxito no está en ser seductor, si no en ser plenamente congruente, aceptando y siendo consecuente con todas tus facetas; la seducción es solo una de ellas. Si has entendido bien esto, si has sabido captarlo, entonces aprender a transmitir esta identidad completa a las mujeres, es lo que te traerá el éxito.

Recuerda: Tu juego es la expresión de tu estado interno, esta es la clave de todo. Con esto en mente, te aconsejo que empieces a involucrarte y a interesarte por otras áreas de interés: arte, cultura, deporte, lectura, literatura, psicología… Algo que te atrape y que te enriquezca, a fin de cuentas cosas interesantes para hacer de ti desde el núcleo una persona más interesante.

Metido todo el día en casa de tus padres, sin un puesto de trabajo y jugando al Warcraft en red a todas horas, nada de esto hará que te vuelvas más atractivo o una persona más interesante. Todo esto hará de ti un perdedor. Piensa en todo aquello que siempre has querido hacer, que sería genial, pero que nunca has encontrado el momento para hacerlo: quizás ahora es el momento.

Porque en última instancia, si no haces nada interesante, no hay ninguna manera de transformar por arte de magia tu identidad y llegar a ser la persona impresionante, positiva y deseable en la que quieres convertirte. Tienes que empezar a hacer cosas interesantes. Alguien que es interesante, hace cosas interesantes.

Jeffy

No pierdas más el tiempo. Inscríbete para obtener su Taller Individualizado HOY. Puedes consultar toda la información acerca de los talleres y seminarios de Real Social Dynamics haciendo clic aquí:

REAL SOCIAL DYNAMICS BOOTCAMPS

Copyright 2002-2008 Real Social Dynamics Inc. Todos los derechos reservados.Real Social Dynamics es una marca registrada de la Real Social Dynamics Inc. Usted muestra acuerdo con la totalidad de los contenidos expuestos, mediante la aceptación y la lectura de estas condiciones: Usted entiende que se trata de una exposición de opiniones y no asesoramiento profesional. Sólo debe utilizarse para fines de entretenimiento personal y privado. Usted es el único responsable del uso de las ideas, conceptos y contenidos que Real Social Dynamics Inc. le expone y su aplicación. Si es menor de edad, por favor absténgase de leer esta documentación, dándose de baja del servicio de newsletter en el link correspondiente darse de baja.

Real Social Dynamics, Inc. 8491 West Sunset Boulevard, #452, West Hollywood, CA 90069, USA

La presente adaptación al castellano del texto original de Real Social Dynamics Inc. no reporta beneficio, vínculo empresarial o lucro económico alguno a PERSONALIDAD & RELACIONES de forma directa o indirecta, siendo la adaptación respetuosa con los derechos de autor, autoría, origen y siempre respetando los enlaces de índole comercial originales de Real Social Dynamics Inc. correspondientes a los fragmentos traducidos y adaptados.

EL FRUSTRADO, LA FABULA DE LA ZORRA Y LAS UVAS


Imagen cedida por ThinkPink

Cuentan que allá por otoño, cuando las uvas maduran, una zorra que vivía en una madriguera del bosque, cada noche salía a cazar y se hartaba de ratones, que eran muy gordos y también un poco tontos, porque se dejaban cazar con facilidad. Lo cierto es que nuestra amiga zorra le hubiera apetecido mucho más zamparse una buena gallina. Pero… El guardián del gallinero, era un perrazo enorme poco recomendable. Se veía obligada a contentarse con lo que el bosque ofrecía: ratones, ranas y algún insecto en las noches de poca cacería.

Una mañana, la zorra se despertó con la garganta seca y decidió buscar algo refrescante que la saciara, algo distinto a lo que estaba acostumbrada a llevarse a la boca. Dándose una vuelta, se percató de una parra a la que le quedaba solamente un racimo de jugosas y frescas uvas por recolectar. Pensó para si misma: “Este racimo no se me escapa, estoy harta de lo mismo y esas uvas… ¡Mmmmmh! Tan redondas, tan brillantes, tan frescas… ¡Tienen que ser mías!”.--

El racimo estaba algo alto, por lo que la zorra tomó carrerilla y ya con la boca abierta, pegó un salto con el que no logró alcanzar su objetivo. De nuevo saltó pero… ¡qué va! El salto se le volvió a quedar corto. Sin embargo, la zorra no se desanimó. Otra vez tomó carrerilla y volvió a saltar: ¡nada! Probó una y otra vez, insistió hasta agotarse, pero las uvas parecían cada vez más altas e inaccesibles.
--
Harta y cansada, optó por rendirse, esas uvas no estaban a su alcance y se tendría que contentar con mojar la lengua en alguna sucia charca poblada de ranas. Lejos de aceptar la derrota deportivamente y sin reconocer que no era capaz de saltar lo suficiente para alcanzar las uvas, miró al racimo con indiferencia y escupió: “¡Vaya! Estas uvas están verdes, no merece la pena ir a por ellas” mientras se marchaba con su orgullo tocado y su sed a otra parte.
--
Releía una y otra vez esta fábula de Esopo, que seguro que a más de uno nos han leído de pequeños, y que me he vuelto a encontrar casi por casualidad en Internet mientras perdía un poco el tiempo. Me recordaba muchísimo a la figura del frustrado que no quiere aprender, que no reconoce que se equivoca y es más, que achaca sus fracasos a los demás cuando ve que no tiene madurez, empeño, voluntad o formación suficiente para alcanzar un objetivo.

¿Os viene a la cabeza esta imagen típica de sábado noche? Estás con tu grupo de amigos en la discoteca o bar de costumbre, veis un grupo más o menos apetecible para ser abordado, y en fin… Lo de siempre, a ver si se liga o no se liga. Después de otear, fichar, debatirse quien va, quien se queda, quien va después a la señal, etc. etc. Abordas. El grupo de chicas se cierra en banda y la portavoz te suelta un “Déjanos en paz”. Quien dice un déjanos en paz, dice también un “No nos interesa”, una abierta o más que aparente indiferencia, una respuesta borde o un “Si, si, si… Lo que tu digas majo”.
--
Imagen cedida por ThinkPink
--
En el momento en el que vuelves con tus amigos, se te ha podido escapar en alguna ocasión “¡Son unas bordes de mierda!” “No merece la pena, mucho esfuerzo para tan poco premio” “De donde no hay no se puede rascar” o incluso “¿Pero que se creerán?... además de feas y gordas ¡bordes!”. ¿Qué pasa? ¿Qué antes de que las abordaras no eran ni feas ni bordes? Recuerda que has estado haciendo el reparto incluso antes de entrar al grupo: “A mi me gusta tal… Tú vas a por esta y yo a por la amiga”. ¿De repente se han vuelto todas acaso como la Hidra de siete cabezas? ¿No tienes gusto a la hora de abordar? ¿Qué pasa macho? Parece que esta noche son todas feas, gordas, bordes, desagradables, locas o lesbianas… Nos acaba de pasar lo mismo que a la zorra que no llega a las uvas que se quiere comer.

Igual es que no sabemos aceptar la derrota en primera persona y lo que es peor, nos lo tomamos como algo personal. Pensamos que entrando bien, o como supuestamente se debe abordar, te tienen que responder siempre que si a todo como si fueran corderas, que no es el caso. Mi abuelo malagueño dice que “Las mujeres son como las leonas: unas buenas y otras malas, unas guapas y otras feas, unas fieras y otras mansas… ¡Pero todas leonas!”.
--
De repente proyectamos en ella, toda la carencia, frustración y necesidad que llevamos dentro diciendo que ya no queremos nada, que es lo peor, que ya no te apetece, que si es fea, que si es una maleducada… Puede en efecto que si se hayan comportado de una forma no apropiada o que hayan dado una mala respuesta. Si ese es el caso, no te cortes un pelo y de forma asertiva, siempre con educación házselo saber, tranquilamente les deseas que pasen una feliz noche, que la disfruten y vuelves con tus amigos, porque… ¡NO PASA NADA! La vida no te va en ello y es más, nadie se vuelve feo, borde o gordo de repente en menos de un minuto, al menos que yo sepa.

Hace unas semanas quedé con mi amigo Duque y con otros compañeros de Comunidad para tomar algo por Chueca. Entramos en un Pub bastante chulo a tomarnos una copa y dentro había grupos de chicas bastante majos la verdad. Uno de los compañeros, tomó la iniciativa y entró a un grupo de tres chicas muy, pero que muy guapas, aunque desde fuera daban la imagen de estar como dicen a veces en “Noche de chicas”. El caso es que al rato volvió con el grupo, nos pusimos como cotorras a ver que había pasado.

Yo que creía saber cual era su país de origen, por los rasgos y por el físico, entré al mismo grupo que mi compañero en plan “Carambola” a ver que pasaba: “Hola chicas ¿Qué tal? ¿Qué le habéis dicho a mi amigo para que se haya ido tan deprisa?”, fue lo que utilicé. Ellas educadamente me dijeron que hacía mucho tiempo que no se veían las tres, y querían estar solas. En ese momento quise “lucirme” y les pregunté “¿De qué parte de X país sois?”. Bueno… Un poco más y me pegan un tiro, la pregunta que les hice les hirió el orgullo nacional, pero bien dolido. Con un tono de voz frío y seco cuan acero me dijeron más serias que un mármol, cuál era su país de procedencia.

Obviamente comprobé que me había equivocado y que por querer “lucirme”, me había pasado de listo, y es que el orgullo nacionalista no se vive de la misma forma en todos los países, y en especial, en La Europa del Este, os lo aseguro. Claramente les había ofendido el orgullo nacional al confundir su procedencia.
--

Imagen cedida por ThinkPink--


Les pedí disculpas por la interrupción y les deseé que pasaran una buena noche. Cuando volví al grupo les expliqué a mis compañeros mi “gran cagada”. Mirando de nuevo al grupo de chicas, pude observar que estaban tan ricamente de nuevo, que seguían siendo altas, rubias, atractivas, etc. En ningún momento habían cambiado sus parámetros antes o después de ser abordadas. Lo que pasaba, es que yo había descalibrado, simplemente eso. Al querer lucirme, descalibré y sin intención, las ofendí. Insisto: seguían siendo igual de monas, guapas y atractivas. En ningún momento pensé que fueran bordes, o gordas, o feas, ni nada de nada, porque no lo eran. Su primera respuesta fue bastante correcta y educada, el que había descalibrado era yo buscando la gloria.

Según el valor que le demos a los resultados, nos lo vamos a tomar mejor o peor, podemos ser más independientes del resultado o tomárnoslo todo como algo personal. Lo cierto es que si tomamos el rechazo como algo personal, vamos a dormir fatal y es más, nos dará la sensación de que “todos son malos menos yo” “todas las tías a las que abordo los sábados son unas bordes” “Yo lo hago bien, son ellas que van de divas y se creen lo más…” o Falacias peores que alguna vez he oído por ahí y que no escribiré por resultar ofensivas. Nadaremos entonces en la más absoluta frustración. Proyectamos nuestras “meteduras de pata” en los demás, achacando que el error está en ellos y no en nosotros, solo cuando no tenemos la madurez suficiente para reconocer que hay algo que hayamos podido hacer mal y que en efecto, se pueda mejorar o evitar volver a caer, simplemente poniendo algo más de atención, observando o escuchando un poco más de lo habitual.

Las uvas no tienen por qué estar verdes, quizás si hubiéramos saltado mejor o hubiéramos tenido un poco de paciencia… Al final las hubiéramos ganado. Los resultados son una guía, un indicador que te dice si lo que estás haciendo y tal y como lo estás haciendo, te encamina hacia tu objetivo, te aleja o te acerca a él. Si ves que hay algo que no funciona, el que es responsable de ello eres única y exclusivamente tú. No quiere decir que tu objetivo no se deje alcanzar, es que hay algo que falla, más o menos aparente, pero que falla. Revisión, probar a cambiar lo que crees que falla, ensayo, error y así hasta que demos con el camino correcto. Si siempre “ella tiene la culpa” sea la mujer que fuere, o si nunca están receptivas, o que siempre son bordes… Piensa que muy posiblemente estés haciendo algo mal sin ser consciente de ello.

Siempre obtenemos resultados, sean los que queremos o no, son resultados aunque no nos gusten, y si somos inteligentes no depositaremos nuestro valor como persona en ellos, ya que son inevitables. No es bueno desplazar tu centro de valor, o de gravedad fuera de ti, porque como habrás comprobado más de una vez y sobre todo en el terreno de las relaciones, de las parejas o de la amistad, no depende todo de ti. Hay variables ajenas a tu persona que no se pueden controlar: su estado de ánimo, sus problemas, su escala de valores, sus prioridades… Quizás ninguna de estas cosas en ella tenga una relación directa contigo, así que no hagas por controlarlas, simplemente acéptalas como vienen, y en cuanto a ti, hazlo lo mejor que puedas.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

MANIPULACION, PERSUASION Y DIALOGO ESTRATEGICO

Imagen cedida por Mery
--
Lo primero y para hablar con propiedad decir que la persuasión es una forma de manipulación. El concepto manipulación se utiliza siempre asociado con el matiz negativo como intervenir con medios hábiles y a veces, desleales, en la política, en el mercado, en la información, etc. Manipular implica una distorsión de la verdad o la justicia al servicio de intereses particulares. En cambio la persuasión, está asociada a convencer, inducir u obligar, a alguien con razones a creer o hacer algo.

Una de las primeras cosas que se aprenden en el mundo del marketing y publicidad, es CREAR LA NECESIDAD en el cliente potencial de un determinado producto, para poder colocar este producto no necesario en el mercado. De igual forma que hacen algunos proxenetas para enganchar a sus prostitutas, ofreciéndoles las primeras dosis de droga gratis para crearles adicción, para asegurarse de que van a tener que prostituirse para ellos y poder pagarse la droga. Otra forma desleal de crear esta dependencia, es la de provocar un problema, crear un conflicto en un persona, dejar que la persona interiorice y reproduzca este miedo, para después presentarse así mismo como la solución a ese problema o conflicto, quedando como salvador. Esto es típico de directivos de empresa, políticos, estafadores o timadores profesionales.

Estos ejemplos de manipulación, se basan ante todo en LA CONFIANZA QUE DEPOSITA LA VICTIMA EN EL MANIPULADOR. Sin esta confianza de partida, es difícil poder entrar en la persona. Sin un previo conocimiento de las inquietudes, debilidades, dudas o necesidades de la víctima no se puede generar esta manipulación, siendo la clave de la misma y la puerta de entrada, los puntos flacos de la persona objeto a someter:

Los puntos flacos masculinos son el ego, la necesidad de reconocimiento y el sexo. Los puntos flacos femeninos son la búsqueda de nuevas emociones, experiencias y competencia por el estatus. Es necesario tener este conocimiento previo acerca de los puntos débiles del sujeto para poder ejercer esta manipulación, ya que el manipulador instrumentaliza estas debilidades, en orden de primero provocar la necesidad y posteriormente, la adicción.
--

Imagen cedida por Mery

Al ser el manipulador una persona de confianza, el manipulado da por hecho o por cierto todo aquello que le comunica directamente o subcomunica dentro de la realidad que existe entre ambos. Por ello es capaz de hacer asociar a la víctima un valor de certeza, que el manipulado asume en sus creencias.

Estas creencias que asimila el manipulado, le meten por completo en el marco o realidad subjetiva del manipulador, incapacitándole para poder considerar más alternativas, otras opciones, otras salidas, ya que todas las respuestas y el valor de lo que es verdadero-falso, correcto-incorrecto, bueno-malo, a fin de cuentas el patrón de medida, etc. lo da el manipulador.

La mejor forma de poder detectar un intento de manipulación, es que para poder tomar una decisión, tengamos que introducir nuevos elementos ajenos a nuestro pensamiento fuera de nuestro criterio habitual, o bien que se nos pida que solicitemos la aprobación para tomar una decisión a otra persona, o bien que veamos que forzosamente tengamos que hacer algo en contra de nuestras creencias, valores o bienestar, o bien que nos vemos obligados a pasar por un aro o una condición impuesta por el manipulador para poder obtener un resultado favorable. La cuestión es que el fin último del manipulador es ponerse a si mismo en el papel de autoridad máxima, salvador de la situación, centro de atención e incluso víctima en apariencia si nosotros no actuamos tal y como este nos ordena.

Cuando digo nos ordena, lo hago refiriéndome en la mayoría de los casos a subcomunicarlo de forma indirecta. El manipulado no tiene porqué apreciar que se le esté dando un comando directo, sin embargo, esas órdenes suelen ir camufladas de forma implícita en un aro, condición o frase oculta. El maestro Ross Jeffries, se refiere a estos comandos ocultos como “frases comadreja”, implícitas en patrones de conversación que utiliza el manipulador para dar comandos sin que el sujeto manipulado sea consciente de estar recibiendo una orden que va directa a su cerebro.
--

Imagen cedida por Mery

A diferencia de la manipulación, en la que es el sujeto manipulador, quien trata de inducir de forma externa responsabilizando del resultado al sujeto manipulado, en la TÉCNICA DE PERSUASIÓN BASADA EN EL DIÁLOGO ESTRATÉGICO, el sujeto manipulador parte de elementos comunes y propios del sujeto manipulado, de forma que es el mismo manipulado el que toma la decisión final. En el caso del diálogo estratégico, el manipulador o persuasor no irrumpe de forma violenta en los valores y creencias del sujeto a persuadir, por lo que mediante una ilusión de alternativas enlazada con una respuesta emocional por parte del persuadido, es este último quien toma la decisión favorable al persuasor como si en realidad fuera propia.

Otra diferencia importante entre ambas formas o técnicas de comunicación es que en la persuasión basada en el diálogo estratégico, es el sujeto persuadido el protagonista y figura de autoridad aparente, quedando el persuasor en un plano de simple acompañante en la toma de decisiones. En la manipulación, la autoridad la tiene el manipulador y es el sujeto manipulado el que constantemente tiene un marco de subordinación.

¿Es lícito manipular? ¿Es lícito persuadir? Cuando se pretende obtener un resultado favorable para cubrir un interés personal a través de otra persona, se ha de tener en cuenta que si ambas partes salen beneficiadas de la toma de decisiones, el resultado será positivo para ambos y se podrá perpetuar esta dinámica de beneficio mutuo. En el caso en que solo una de las dos partes salga beneficiada, esta dinámica de parasitismo tiene un plazo con fecha de caducidad, puesto que una de las dos partes acabará agotándose, aunque se le pretenda hacer ver en un principio que puede salir beneficiada, los resultados hablan por si mismos.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
-