DEJAR A ALGUIEN, por BESS


Imagen cedida por Louisse
--
Vaya por delante que dejar a alguien no es nada agradable, vale que “el dejado” es el que más sufre pero no es nada agradable para la persona que tiene que hacerlo (vamos a suponer que todos somos medianamente buenas personas y no nos emociona hacer daño a la gente). Existen varias modalidades:

Despedirse a la francesa: es decir, un día, de repente la persona desaparece, si te he visto…no me acuerdo, ni coger el teléfono, ni el telefonillo, ni contestar sms, ni mails… hombre, reconozco que para “el que deja” es la modalidad más cómoda, te ahorras el posible drama, las escenas…y todo lo que pueda suceder, pero vamos para “el dejado” debe ser lo peor que te puede pasar, porque te quedas sin la oportunidad de oír LA EXPLICACION, de montar tu numerito si lo tienes que hacer, suplicar, odiar, en fin…que también “el dejado” tiene derecho a desahogarse y sobre todo a no pasarse la vida esperando a que la persona reaparezca o lo que es peor encima estar preocupado por si le ha pasado algo.

Dejar a alguien en un sitio público: yo hay veces que no sé si la gente es muy lista o todo lo contrario. Jamás se me olvidará nunca la conversación vía msn con una amiga contándome cómo sus lágrimas iban empapando el mantel de papel del Starbucks mientras su chico de 5 años le daba inesperadamente el notición. Además esto te puede salir bien o mal. Opción 1: como es un sitio público “el dejado” “se comporta” y bastante tiene con no llorar delante de todo el mundo. Opción 2: “al que deja” le sale mal y le montan una escenita de aquí te espero delante de una multitud de desconocidos (cosa de la cual me alegro, eso pasa por usar sólo media neurona)

Luego está el que va desapareciendo poco a poco…para que se note, para que no pille de sorpresa al “dejado”, poco a poco empieza a hacer otros planes, empieza a quedar con menos frecuencia, los sms se espacian, las llamadas de teléfono también. En fin, que es un poco angustioso para “el que va a ser dejado” pero por otra parte “el que deja” no se desenamora en un día, todo tiene su proceso. Lo que está claro es que cuando llega la ruptura “el dejado” lo tiene meridianamente claro (aunque también hay de todo en la viña del Señor y hay gente que no se entera de nada, que pasa mucho aunque no deje de asombrarme).
--

Imagen cedida por Louisse

Está también algo mucho más retorcido, es cuando “el que deja” pasa de la otra persona pero no sabe cómo dejarlo porque le faltan ciertos genitales masculinos (aunque sea mujer) la empieza a tratar fatal a la contraparte y al final “el dejado” acaba siendo “el que deja” porque la otra persona le somete a tal machaque que realmente no hay quien lo aguante. Repito, para esto hay que tener bastante falta de cierto genital masculino.

Y finalmente creo que está la forma que para mi es la más correcta: sentarte en casa, en el sofá y hablar, intentar explicarlo de la manera más sensible posible pero siendo contundente y claro, intentar hacer el menor daño posible pero no dejar espacio a la esperanza “del dejado”. Aguantar el chaparrón si te cae, las lágrimas si es lo que toca, ya lo de los reproches no lo tengo tan claro… pero si hay que aguantarlos, pues se aguantan también, si hay suerte te dirán que qué se le va a hacer…y el trago será llevadero, pero si te lo hacen pasar mal…pues eso, aguantar, que en el fondo “el dejado” algo de derecho tendrá a desahogarse.

Sé que se usan muchos tipos de excusas y explicaciones, sé que el “no es un buen momento en mi vida para tener una relación” “no eres tú, soy yo (…manda narices)” y cosas de esas se usa mucho, pero yo creo que hay que ser sincero para no crear falsas expectativas, si alguien no nos gusta, pues no nos gusta y no se puede hacer nada por remediarlo, simplemente es así. EL MÁS DIFÍCIL NO ES EL PRIMER BESO… SI NO EL ULTIMO (P.G.).


Mucho Amor

Bess

LA FELICIDAD ESTA EN LAS COSAS PEQUEÑAS

Imagen cedida por Mónica
--
Me siento feliz, la verdad es que si y deseo compartirlo con tod@s vostr@s. Para ser lunes es un día grande, muy grande. Hoy me he levantado y parece que todo tiene sentido, que por fin hemos hecho algo, que estoy más orgulloso aún si cabe de ser ESPAÑOL, ni más ni menos que cualquier otro hombre o mujer, simplemente de sentir a España como mi país. Digo HEMOS aunque yo no haya jugado la final de la Eurocopa, pero hemos estado ahí y ya sea con victoria o con derrota me siento muy orgulloso y contento, porque lo que es un simple partido de fútbol, puede iluminarle el día, la vida, la cara, toda la semana, algo que contar, una nueva oportunidad, un nuevo ánimo, algo diferente, nuevo y distinto a muchas personas.

Muchas veces buscamos la felicidad en lo más complicado y difícil de alcanzar como metas personales inalcanzables y sueños de “pegar el pelotazo”… De repente, pasa algo que no tiene nada que ver con lo que anhelas o deseas y te alegra el día. Que me llamen simple, que me llamen tonto, que me llamen lo que les de la gana quienes no saben alegrarse y ser un poco más felices con las cosas sencillas y mundanas.

Por mi quien se quiera quedar en la sombra para que no le de la luz del sol, esta en su pleno derecho, pero que no intente llevarse a nadie al “lado oscuro”. La negatividad en las personas siempre viene asociada a un carácter absorbente y a una personalidad pasiva. Como diría mi padre: “Jodido uno, jodidos todos”. Tanto discutir, tanto rebatir, tanta tontería… ¡Disfruta! Recomiendo a las personas que no saben ver el valor en lo pequeño que sigan mi tratamiento: la vida se ve de otra manera con un bocadillo de jamón y una caña entre pecho y espalda. Menuda idea más filosófica ¿verdad? ¡Una caña!… Pues sí y que aprendan a disfrutar de las alegrías mundanas, que para algo están.

Siempre que hay una celebración o motivo para la alegría salta la típica voz del tocapelotas, del contrario a la corriente, del que lucha contra el sistema desde casa de sus padres escuchando rap de Eminem, del que no quiere gritar gol, del reivindicador de camisa negra y pancarta, vegetariano amargado feminista de extrema izquierda que en el día de San Martín, nos dice a todos que no comamos chuletas en plena parrillada. Como el perro del hortelano, que ni come ni deja comer, no participa y lo que es peor, intenta que los que lo hacen se sientan mal, es incapaz de darse una simple alegría con tal de llamar la atención, hacerse notar y plantar su banderita.

Recuerdo que desde muy pequeño cada vez que había fútbol en casa y me sentaba con mi padre a verlo, en cuanto mi madre veía a mi padre disfrutar, ella empezaba a llamarle la atención de todas las formas habidas y por haber, hasta hacerle enfadar, como si le molestara que mi padre se lo estuviera pasando bien. Es algo que me daba mucha rabia, pero que aún a día de hoy, lo sigue haciendo. La diferencia es que ahora cuando quedo con él para ver el fútbol, si mi madre se pone en ese plan, nos bajamos al bar a verlo y a disfrutarlo como Dios manda.

Hay personas que no pueden aguantar que alguien esté disfrutando o teniendo un buen momento, y en vez de intentar contagiarse intentan echar por tierra el motivo para la alegría porque no saben como ellos podrían generar estos sentimientos y emociones. En realidad estamos hablando de personas con falta de recursos personales suficientes para saber asimilar la parte positiva de las cosas.

Se trata de personas que tienen anclado un continuo estado negativo, que les impide ver el vaso medio lleno y como perciben la realidad de esta forma, de forma distorsionada, pretenden adaptar e imponer su realidad a las personas que les rodean, simplemente, porque no saben actuar de otra forma. No es un acto de maldad propiamente dicho, se trata de un comportamiento mecánico con el que han estado funcionando quien sabe desde hace cuanto. Puede ser debido a experiencias traumáticas sin respuesta positiva por parte del medio o puede ser debido a la educación o condicionamiento que hayan recibido desde la niñez.
--

Imagen cedida por Mónica

Pensemos que una máquina estropeada, no puede arreglarse a sí misma, debido a esto mismo, no podemos pedirles o exigirles a estas personas que actúen, sientan, se emocionen o congratulen por experiencias positivas ajenas a sí mismos. Posiblemente, ellas mismas, al pasar por una experiencia positiva, o recibir el premio, o al disfrutar algo bueno, ni si quiera pueden llegar a ser capaces de identificar en su medio, aquello bueno que les está pasando, porque simplemente no tienen recursos para hacerlo. Es como pedirle a un ciego que vea o como diría mi abuela “Pedirle peras al olmo”.

¿Cómo podemos ayudar a estas personas? ¿cómo podemos salir de este estado negativo si nos encontramos inmersos en el? Es cuestión de no reforzar este comportamiento. Si nos comportamos así es porque de alguna manera “nos funciona” para vivir, porque quizás así nos hacemos notar, o recibimos atención o se nos intenta reconfortar, lo que para nosotros entonces sería un buen resultado fruto de nuestro comportamiento. Como esto “nos funciona” ¿Para qué vamos a cambiar? Pues por el simple hecho que no estamos viviendo una vida real, estamos agotando a los demás con nuestra distorsión y la atención o el reconocimiento, son “fuentes de energía no renovables” como el petróleo, el día que se agotan, hay que ir a buscar otra fuente y así…

Un estado negativo anclado, solo puede interrumpirse en el momento en el que dejamos de recibir, el estímulo condicionado premio o caramelo, que es la atención que se nos presta para el caso que tratamos. No pasa nada por quitarle la atención a un “cenizo” o a un pesimista, el se está alimentando de ti así que no se lo permitas, por mucho que lo quieras y le aprecies, lo mejor que puedes hacer en estas manifestaciones es IGNORARLO POR COMPLETO. Seguidamente intentará alimentarse en otra parte, si se le refuerza, allí se quedará “chupando sangre” hasta agotar la fuente o hasta que se le niegue el premio de atención. La cuestión es que se ha de quedar sin fuentes a las que parasitar, ya que no será consciente de que tiene un problema, o cambia su comportamiento, o se “muere de hambre”.

Recuerdo algunos momentos muy sencillos en los que me he sentido plenamente feliz, como pudo ser hace poco al bajar del avión y ver a mi hermano, o cuando un domingo por la mañana abrí los ojos y a mi lado estaba la mujer que amaba, o cuando he llegado de trabajar realmente cansado, ponerme cómodo en mi sillón horizontal, con una cerveza y un sándwich… O ver a la selección marcando, abrazar a mi padre cuando ganamos la liga…

Son cosas muy sencillas, pero recordemos que se puede relativizar en ambos sentidos ¿por qué no hacerlo para bien? Quizás no seamos conscientes de ello si quiera y tardemos un tiempo en que alguien que nos respete, nos lo haga ver o nos de el trato adecuado. Si somos conscientes de ello, está en nuestras manos optar por pasar hambre de reclamo de atención. Es un ejercicio duro para hacer con uno mismo, sobre todo si eres una persona abierta, pero de vez en cuando yo mismo tengo que hacerme una CURA DE ATENCIÓN CERO… En realidad no se trata de que los demás me dejen en paz si no al contrario, que yo opte voluntariamente por dejar de reclamar la atención de los demás. Es como pasar un mono debido a una adicción pero funciona.

Espero que con esto podamos ser todos un poco más felices, ese es el objetivo, dar un empujoncito a nuestra percepción, para aprender a ver el lado bueno de todo. Porque como dice San Pablo “OMNIA IN BONUM”, Todo es para bien.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

NO ME ESTAS ESCUCHANDO

Imagen cedida por Lucía
--
Si esto solo fuese un tópico, este artículo iría dentro de la categoría "Humor" adornado con alguna situación que rozara lo cómico, pero no es el caso. Como Bess nos decía hace poco, muchas veces lo único que necesita la mujer es ser escuchada. Por nuestra naturaleza práctica y básica, tendemos a interpretarlo casi todo como peticiones directas, porque necesitamos concretar en ideas y en objetos. Si a esto, le aderezamos un estilo indirecto por su parte y como resultado obtenemos el famoso... ¡NO ME ESTÁS ESCUCHANDO! Vamos a ver si podemos discernir, cuando nos está pidiendo algo en concreto, o cuando simplemente necesita ser escuchada.

Aquí el primer error que he cometido al escribir, es hacer una diferenciación de estos dos casos, ya que ELLA SIEMPRE Y POR NATURALEZA NECESITA COMPARTIR LO QUE LE SALE DE DENTRO, COMO SE SIENTE O QUE LE HA PASADO. Como nosotros diríamos en un “hablar por hablar” para ella esta comunicación constante es prácticamente tan necesaria como el respirar. Y no, no te quiere dar la matraca, ni que le resuelvas la papeleta de nada, ni te está indirectamente pidiendo nada… Simplemente está comunicándose, se está realizando conforme va hablando. Esto es lo que nosotros no entendemos, pero… Es que no hay nada que entender, se trata de aceptarlo, y una vez que lo aceptas es cuando puedes avanzar en la comunicación con ella.

¿Qué crees que es más importante para ella a la hora de entrar en una casa? Mejor dicho… ¿Qué crees que comprará antes? ¿Una televisión o un teléfono? Desde luego que ella comprará primero el teléfono, nosotros quizás compraríamos antes la televisión para satisfacer nuestras necesidades visuales. Para ella es mucho más importante sentirse conectada con el mundo, tener en cada momento la posibilidad de hablar y relacionarse con otras personas, aunque las mismas no estén presente.
--

Imagen cedida por Lucía

Desde luego, si quieres buscar un buen castigo para tu hija adolescente si la tienes o una sobrina o conocida, es quitarle el teléfono móvil, más incluso que dejarla sin salir, porque con el teléfono móvil todavía puede comunicarse con quien quiera desde donde quiera, es sagrado para ella. Mientras las madres lo saben y por eso algunas castigan quitándoselo, los padres son más del “te quedas sin salir hasta…”. Si ella lo hace, es porque sabe que lo importante para una mujer es la comunicación.

Estás sentado tranquilamente con ella, te empieza a contar con quien se ha encontrado, que le han dicho en el trabajo, que le ha pasado a una amiga suya, que se acaba de comprar, que le ha dicho su madre… Mientras tú con impaciencia, esperas a que ella llegue a algún tipo de conclusión, o idea principal, o resumen o moraleja. Incluso si te cuenta un problema, entonces a la mínima que puedes que ella haga una pausa para respirar, SALTAS CON LA SOLUCIÓN A TODOS SUS PROBLEMAS, diciéndote a ti mismo mientras hablas que eres la caña, porque le acabas de arreglar la vida y acabas de salvarla de algún peligro.

Cuando crees que ella acaba de rendirse a tus honores en batalla y a tu brillantez en dar soluciones para cualquier problema y situación, entonces y solo entonces, es cuando te suelta: NO ME ESTÁS ESCUCHANDO. Y entonces crees que hay algún detalle que se te ha debido escapar, pones aún más atención a lo que te dice para reunir de nuevo más elementos y entonces… ¡Segunda solución alternativa! y te empeñas de nuevo en explicarle como, donde y cuando lo vas a hacer, mientras ella se desespera.

ELLA ESTA ESPERANDO QUE EMPATICES CON ELLA, NO QUE LE SOLUCIONES LA VIDA. Para el que no lo sepa y según la Real Academia Española, Empatía es la identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro, o sea ponerse en el lugar del otro, de forma que se llegue a encarnar lo que la otra persona te está proyectando o transmitiendo.

Imagen cedida por Lucía

Si realmente ella te estuviera pidiendo ayuda, lo haría de otra forma, o bien de una forma más CONDICIONAL: “me ayudarías, podrías, harías…” o bien más indirecta utilizando el nos, el nosotros, el “lo mejor sería que nos…” O directamente, que no hay porqué estar siempre mareando la perdiz, y si necesita algo te diga directamente que necesita que le ayudes en algo.

La verdad es que una vez siendo consciente de esto, seguro que te sientas a hablar con ella de una forma mucho más relajada y dejas de preguntarte para tus adentros, a donde pretende llegar con la conversación. La cuestión es que para ella la comunicación es un fin y un medio a la vez.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

UNA SEMANA EN IBIZA


Imagen cedida por ThinPink
--
Durante la semana de vacaciones en Ibiza de la mano y patrocinio de mi hermano Yulian, he podido quedarme con unas cuantas cosas para mis adentros que quisiera compartir con tod@s vosotr@s. Lo primero hacer mención a la estupenda acogida que me han dado el y sus estupendas compañeras de piso Romana, una mujer italiana con mucha historia y su amiga Laura, una argentina a la que la define su sonrisa, optimismo y constante buen humor que sabe contagiar.

Fui recibido con honores en la la casa de Romana que desde el primer momento se comportó como la perfecta anfitriona, haciendo todo lo posible para que me sintiera a gusto, desde el momento en que crucé la puerta cargado con mi mochila. Te diré que si tienes la oportunidad de ir a Ibiza y quieres encontrar el mejor alojamiento, alejado del tópico hotel para guiris, contactes con Romana y le dejes a ella el resto. Merece la pena, personalmente compararía su casa más que con una casa de huéspedes, eso sí de lujo, con La Perfecta Torre de Babel, ya que no serás su inquilino, si no su invitado.

La verdad es que mi hermano se lo ha montado bastante bien, en poco tiempo ha conocido a gente estupenda, ha conseguido una buena habitación en pleno puerto de Ibiza y ha hecho contactos. Uno, como hermano mayor, quieras que no, siempre teme y se preocupa por su hermano, pero desde luego ha demostrado estar mucho más espabilado que yo mismo a su edad, lo que para mi es motivo de alegría y orgullo. Le he visto distinto, más él mismo… Está demostrado que el cambiar de medio, es algo que te ayuda a crecer y que te hace madurar.

Si hay una palabra con la que pueda definir ahora a mi hermano, desde luego es LIBRE. Yéndose allí partiendo de cero, es algo que me demuestra que efectivamente hay otra vida distinta a la que estoy acostumbrado, aunque por poner otra palabra, diría mejor… Viciado y totalmente enganchado a una dinámica de vida que al igual que el tabaco, el alcohol y el café, crea adicción y es perjudicial a largo plazo: fumar, ordenador, rutina, dormir poco, prisa, comer mal y de golpe… Allí el reloj funciona de otra manera, incluso para los que allí trabajan. Es otro rollo que no tiene nada que ver.

Nada más ser recibido, lo primero que hicimos fue irnos a tomar una copa al puerto, entre tanto bullicio, buscábamos una terraza más tranquila, por lo que callejeando nos perdimos y fuimos a caer en el Bar Delfín. Era la primera vez que tanto mi hermano como yo entrábamos allí, optamos por quedarnos en la barra para estar más tranquilos y ponernos al día. Fuera mientras tanto las modelos pasacalles de las fiestas organizadas de las discotecas de la isla, no dejaban concentrarse con su belleza a cualquier hombre apto que quisiera mantener una conversación… Bien sabe Dios que es cierta esta afirmación.
--
Dentro del Bar Delfín, conocimos a Javier, un gallego que lleva ya unos cuantos años allí trabajando y que desde el primer momento nos trató como si fuésemos amigos de toda la vida. Tuvimos la sensación de que efectivamente, habíamos acertado con el sitio y con la barra. Como consecuencia durante esta semana que he pasado allí le hicimos alguna visita más, ya que era la sensación de estar en un reducto amistoso y de confianza, entre toda la jungla que hay montada por la ciudad-puerto.

He podido ver que en Ibiza a grandes rasgos hay dos tipos de personas: las que van de paso y las que se quedan. Puedes ver a bohemios, hippies, turistas clásicos, jóvenes en busca de marcha, gente que viene a retirarse y a gastar sus ahorros, gente que viene a trabajar, a invertir, ricos, miserables y también como yo les llamaba a “los atascados”.

Entiendo que para conseguir un sueño, tienes que luchar y pagar un precio en esfuerzo. Las cosas que realmente merecen la pena, no se regalan, hay que pelear por ellas. El sueño Ibicenco, lo tiene también. No se explicaros exactamente como podía distinguirlos, a los atascados me refiero, pero se les notaba. Personas que van allí persiguiendo un sueño, a trabajar o que se quedaron con una imagen falsa de la isla y decidieron quedarse a cualquier precio.

Las personas que por otro lado a sabido afrontar el reto, los que se han quedado trabajando y viviendo allí todo el año, han de hacer como las hormigas: trabajar todo el verano para ahorrar y pasar el invierno. La isla, al igual que atractiva, resulta efímera. Son a los más cinco meses de buen tiempo en los cuales se puede decir que es el paraíso… De hecho lo es, pero el invierno Ibicenco es algo serio y es donde de verdad se ve, si lo que perseguías era un sueño, o más bien alargar unas cortas vacaciones. --


Después de la insistencia de Romana, para que no cogiera el avión de vuelta y alargara así la estancia para apurar unas pocas visitas más a calas y parajes naturales muy alejados del estilo BORA BORA, me he dado cuenta de que no es un destino turístico cualquiera y que no todo el mundo estaría preparado para saber como es la isla en realidad. Una semana como la que pasamos es un buen recuerdo, pero la cuestión está en saber si son solo unas vacaciones, un sueño por vivir, una búsqueda de algo distinto, una ilusión efímera, o quien sabe… UNA NUEVA VIDA.

FIDELIDAD & LEALTAD

Imagen cedida por Yolanda Caballero
--
La fidelidad es la capacidad espiritual, poder o virtud, de dar cumplimiento a las promesas. Prometer es una acción soberana; revela una gran soberanía de espíritu, ya que exige decidir hoy lo que se va a hacer en adelante, bajo condiciones que no se pueden prever. El que promete corre un serio riesgo porque se compromete a actuar de la forma que hoy juzga óptima en situaciones que pueden llevarle a pensar y sentir de modo distinto.

El que es fiel cumple la promesa a pesar de los cambios en las ideas, las convicciones y los sentimientos, que pudiera provocar el tiempo. El que promete se adelanta al tiempo de modo lúcido y libre. El que cumple fielmente lo prometido lo hace consciente y voluntariamente. ¿Qué es lo que mueve su voluntad a mantenerse fiel? Es la decisión de crear su vida en cada instante conforme al proyecto establecido en el acto de la promesa. La fidelidad, por tanto, es una actitud creativa, no se reduce al mero aguante, al hecho de soportar algo de forma inconsciente e irracional.

Fiel es la persona cuyas acciones no traicionan la confianza puesta en ella, esto es, cuyo comportamiento corresponde a lo que exige de ella el amor, la amistad, el deber, etc.

También se puede decir que la fidelidad es la capacidad de no engañar, no traicionar a los demás. Es un valor moral que faculta al ser humano para cumplir con los pactos y compromisos adquiridos. Particularmente, en el contexto de la vida de pareja, la fidelidad se refiere a una promesa, explícita o implícita, de entregarse exclusivamente a la pareja.

La lealtad es la cualidad de aquellas personas que acatan las leyes o cumplen los acuerdos, tácitos o explícitos.

La fidelidad es un valor fundamental. Ya hemos escrito antes del valor de la lealtad que se aplica muy directamente con amigos, amistades, familiares y compañeros de trabajo. Sin embargo la fidelidad como valor se aplica más directamente a las relaciones de pareja entre novios y entre esposos, y hoy hemos querido profundizar en este tema, porque no es necesario sufrir la infidelidad de la pareja para entender que este es un valor fundamental.

Una de la peores consecuencias de la falta de fidelidad o lealtad se puede ver en el rostro de los que luego se arrepienten y ya nada pueden hacer. Los rostros de los infieles y de los engañados llevan una marca de amargura muy dificil de borrar. Por eso para evitar vivir una vida llena de verguenza y amargura lo mejor es vivir en completa integridad. El engaño a otros inevitablemente nos va a rebotar y a la larga los perdedores seremos nosotros mismos. Alcanzar el verdadero y único amor es la aspiración más noble del hombre, sin embargo, el egoísmo y el placer se han convertido en dos gigantes que impiden tener una relación sana, estable y de beneficio para las personas.
--

Imagen cedida por Yolanda Caballero

--
Hacer conciencia y robustecer el valor de la fidelidad, es una necesidad que nos apremia en beneficio de nosotros mismos, la familia y la sociedad entera. La desconfianza en la pareja tiende a ser uno de los factores más comunes de hoy día, principalmente por una falta de adhesión a unos sanos ideales que valoren la relación de pareja como uno conducente a una felicidad normal con sus altos y bajos pero estable.La fidelidad es el íntimo compromiso que asumimos de cultivar, proteger y enriquecer la relación con otra persona y a ella misma, por respeto a su dignidad e integridad, lo cual garantiza una relación estable en un ambiente de seguridad y confianza que favorece al desarrollo integral y armónico de las personas.

Por extraño que pueda parecer, la fidelidad es anterior a la relación misma; debemos conocer y descubrir realmente lo que buscamos y estamos dispuestos a dar en una relación. La rectitud de intención nos ayudará a superar el egoísmo y hacer a un lado los intereses poco correctos. Así, una relación está destinada al fracaso por desvirtuar el propósito de la misma: Esto sucede con quien busca un joven apuesto o una chica hermosa para satisfacer la propia vanidad o la búsqueda de placer; peor aún si se pretende a través de esa relación, alcanzar una mejor posición social y un interés económico.

Poco futuro tiene esa pareja cuando alguna de las partes no ha entendido que debe haber disposición para compartir, comprender y colaborar al perfeccionamiento personal del otro.Podemos afirmar que el egoísmo es el mayor peligro para cualquier relación. Aunque no siempre aparece a primera vista, podemos observar que algunas personas se dejan llevar por todo lo que es novedoso: ropa, autos, aparatos...; con el consecuente cumplimiento de sus caprichos, buscando el placer en la comida, la bebida, el sexo y la diversión. Estas personas están en constante peligro de faltar a la fidelidad en cualquier momento, porque su vida está orientada a la novedad, al cambio y a la búsqueda de nuevas experiencias y satisfacciones.

Ser fiel cuesta trabajo porque no existe la disposición a dar y a darse. ¿Cómo esperar que una relación no sea aburrida al poco tiempo? ¿Cómo pretender que se eviten nuevas experiencias? Vencer al egoísmo, al placer y a la comodidad con una conducta sobria, garantiza nuestro crecimiento personal, y por ende, el de cualquier relación. La fidelidad no es exclusiva del matrimonio, es indispensable en el noviazgo porque no hay otra forma de aprender a cultivar una relación y hacer que prospere.

No está mal en ningún momento que se conozcan a distintas personas antes de decidir con quien sacar adelante su proyecto de vida, pero debe hacerse bien, sin engaños, procurando conocer realmente a la persona, dando lo mejor de sí mismos, teniendo rectitud de intención en sus intereses, eso es noble, correcto y sobre todo, leal.También debemos ser cautelosos en nuestros afectos y tratar con delicadeza y respeto a las personas del sexo opuesto, máxime si ya tenemos otra relación o un compromiso con alguna persona en particular.

Una cosa es la cortesía y el trato amable, otra muy diferente los halagos, las excesivas atenciones y la comunicación de sentimientos e inquietudes personales; estos intercambios hacen crecer un afecto que va más allá de la amistad y de la convivencia profesional porque se involucra a la persona en nuestra vida, en nuestra intimidad y siempre tendrá la misma consecuencia: faltar a la fidelidad. Por eso, es necesario ser muy cuidadosos con nuestro trato en la oficina, la escuela, con los familiares y en todos los lugares que frecuentamos.
--

Imagen cedida por Yolanda Caballero--

La fidelidad no es atadura, por el contrario, es la libre expresión de nuestras aspiraciones. Una buena relación posee una serie de características que la hacen especial y favorecen a la vivencia de la fidelidad, pero deben cuidarse para que no sean el producto de la emoción inicial:

- Existe el interés por estar al lado de la persona, se procuran detalles de cariño y momentos agradables.
- Constantemente se hace un esfuerzo por congeniar y limar las asperezas, procurando que las discusiones sean mínimas para lograr la paz y la concordia lo más pronto posible.
- Se da poca importancia a las fallas y errores de la pareja, hacemos todo lo posible por ayudar a que las supere con comprensión y cariño.
- Somos cada vez más felices en la medida que se "avanza" en el conocimiento de la persona y en la forma en la que corresponde a nuestra ayuda.
- Compartimos alegrías, tristezas, triunfos, fracasos, planes... todo.
- Por el respeto que merece nuestra pareja, cuidamos el trato con personas del sexo opuesto, con naturalidad, cortesía y delicadeza; que a final de cuentas, es el respeto que tenemos por nosotros mismos.

La fidelidad no es sólo la emoción y el gusto de estar con la pareja, es la lucha por olvidarnos de pensar únicamente en nuestro beneficio; es encontrar en los defectos y cualidades de ambos la oportunidad de ser mejores y así llevar una vida feliz. Sin lugar a dudas, cuando somos fieles podemos decir que nuestra persona se perfecciona por la unión de dos voluntades orientadas a un fin común: la felicidad del otro. Cuando este interés es auténtico, la fidelidad es una consecuencia lógica, gratificante y enriquecedora.

Vivir la fidelidad se traduce en la alegría de compartir con alguien la propia vida, procurando la felicidad y la mejora personal de la pareja, generando estabilidad y confianza perdurables, teniendo como resultado el amor verdadero.

Adaptado por Arcángel para PERSONALIDAD & RELACIONES. Fuentes originales Fidelidad y Lealtad Wiki-Pedia y Revista Digital Proyecto Salón Hogar.

LA MUJER QUE TE MOTIVA REALMENTE

Imagen cedida por Mónica
--
Hace unos días, volvía a casa después del trabajo y poco antes de entrar en el portal, me encontré a mi compañera de piso con una de sus mejores amigas, a la que también conozco desde hace tiempo. Tampoco la veo mucho, pero cuando pasaron por mi lado, me quede sorprendido por el cambio de imagen que tenía su amiga. Ciertamente me quedé embobado... Si, esa es la palabra, totalmente embobado. lo único que salió de mi boca después de "Hola chicas..." fue "...Estás INCREIBLE" a lo que ella se sorprendió porque no creo que esperara este comentario.

Iban las dos para una fiesta y sin poder poner el cuello recto todavía porque era incapaz de dejar de mirarla, me despedí con un "Pasároslo muy bien en la fiesta". Insisto, en ese momento no podía parar de mirarla. Fue uno de estos momentos en los que te quedas con cara de niño pequeño viendo un escaparate de dulces, todo lo demás desaparece y te da igual quedar bien, quedar mal, quedar de cualquier forma, que si la postura, que si las palabras... Da igual, si no le suelto ese cumplido reviento. además no suelo hacer cumplidos gratuitamente, por lo que os puedo asegurar, estaba preciosa y que yo sepa... Lo sigue estando.

A esto voy, a hablar de la mujer que sin comerlo ni beberlo, es capaz de hacerte reaccionar sin pensártelo dos veces y sin hacerte planteamiento mental alguno para abordarla. Es cuando te sale así, sin medir las palabras que salen de tu boca, totalmente natural y espontáneo. Quizás los que no hemos sabido ligar, tendemos más a pensarnos más las cosas cuando nos encontramos a una mujer así, nos aguantamos el impulso y empezamos a pensar en como podríamos hacerlo bien, y mejor digo "bien" entre comillas, porque lo que realmente está bien, es utilizar el impulso cuando se tiene.

Imagen cedida por Mónica

OLVIDAOS DEL "SI LO HAGO BIEN" O "SI LO HAGO MAL", LO REALMENTE IMPORTANTE ES HACERLO. El impulso habla por sí solo, es auténtico y no se equivoca nunca. La mujer que es capaz de sacar este impulso de tí, sin que ella haya llamado tu atención intencionandamente o bien, haya hecho algo para que te fijes en especial en ella, es LA MUJER QUE REALMENTE TE MOTIVA y que probablemente sacará de tí lo mejor.

Con esto no me refiero a que te pida o a que hagas cosas por ella, me refiero a que serás tú mismo, quien inspirado por ella, seas capaz de hacer cosas que quizás no harías normalmente por cualquier otra mujer. Es algo instintivo, a parte de lucir tus mejores plumas cada vez que la veas, probablemente querrás hacerte notar de alguna otra manera, prestándole más atención o haciéndole algún ofrecimiento, regalo, etc.

Se trata simplemente de dejar que hable el "cavernícola" que llevas dentro, que para algo lo tenemos todos. En el momento que te empiezas a plantear dudas u otra forma de hacerte notar, estás diciéndole a este cavernícola que se calle, y a lo mejor te da por sacar al "chico simpático" que también habita en nosotros, pero que liga menos que el chófer del Papa de lo tan buenísima persona que es.

Creo que este es el mejor indicador de atracción que puede haber, cuando sientes por dentro que si no lo haces revientas, porque es la sangre quien te lo dice. Además muchas veces la mujer que supuestamente debería atraerte, por rol social, por físico, o por la razón que sea, no te arranca este impulso. Hablaba con mi hermano de este tema precisamente, sobre cual es la mujer que realmente consigue que te levantes del asiento olvidando cualquier miedo o ansiedad a acercarte a ella. Y lo cierto es que muchas veces, los hombres nos dejamos llevar más por la opinión de la galería formada por amigos y compañeros, y nos empeñamos en querer que nos gusten mujeres que realmente no nos arrancan esta energía, simplemente por cumplir con "lo que se supone que debe pasar de cara a los demás".


Imagen cedida por Mónica

Hay autores como Gunwitch, que dicen algo que a mi me convenció desde el primer día "Olvídate de lo que digan tus amigos y ve directamente a por la mujer que te atrae, eres tú quien se la va a ligar, no los demás". Desde luego el tema 90-60-90 no te va a dar de comer si eres algo realista. Lo mejor de todo y como diría Egoland "A mí, es que me gustan todas", que cada mujer y cada persona tiene su punto. Yendo con amigos muchas veces me responden cuando les dices una chica que te haga "tilín" respecto a las demas: "¿Esa?". Yo respondo "Pues si... ¡esa !", me tiene que gustar a mi, no a los demás y si le he visto el punto, pues por algo será. Este por más libros y manuales que saquemos algunos al mercado, jamás de los jamases podrá ser un tema racional o estructurado.

SE PUEDE LIGAR "HACIÉNDOLO MAL", PERO INSISTO, LO IMPORTANTE ES HACERLO CON LA MUJER QUE TE DESPIERTA ESTE IMPULSO, no con la que te dicen que deberías ligar o la que cumple unos estándares que no son los tuyos propios. la que importa, es desde luego la que sabe sacar lo mejor de tí y hace que te sientas más tú mismo y más cómodo siendo ese mejor tú mismo.


Un fuerte abrazo.


Arcángel.

EL EXITO DE ANTONIO CATALAN

Antonio Catalán, es un claro emprendedor con éxito, con una amplia trayectoria profesional. Sus comienzos se remontan a un pequeño hotel en Pamplona, habiendo antes trabajado en la gasolinera de su padre ayudándole al mantenimiento del pequeño hotel que allí se alojaba. Su primer gran pequeño hotel sacado a base de créditos y mucho esfuerzo personal, desembocó en la creación de la cadena hotelera NH y en su último proyecto fundado en el año 2000: la cadena de hoteles AC.
--
Antonio Catalán nació en Corella (Navarra) y desde muy pequeño “bebió” del carácter emprendedor de su familia, aprendiendo del negocio de su padre, dueño de una gasolinera. Se licenció años después en Empresariales por la Universidad Pública de Navarra, con unos resultados que no sobresalieron de la media de la clase (él se ha definido como “un estudiante normalito”), aunque sabía perfectamente que tenía que explotar su lado empresarial.

“Desde pequeño sabía que tenía que montar mi propio negocio. Cuando monté mi primer hotel lo único que quería era independizarme”, argumenta.Abrió su primer hotel con 29 años en Pamplona, el Hotel Ciudad de Pamplona, convenciendo a la gente más cercana a él que con 3 millones de pesetas (18.000 euros de hoy) podía montar un hotel, que finalmente se disparó a 90, pero que paradójicamente en 24 meses se consiguió pagar. Este proyecto fue el comienzo de la famosa cadena hotelera NH Hoteles (Navarra Hoteles).

1982 fue otra fecha señalada para este empresario que defiende que “un hotel es 90% humano (por la importancia de sus empleados)”, y se jacta de haber trabajado tan sólo en dos empresas en su andadura como empresario. Durante ese año abrió en Barcelona su segundo hotel que posteriormente se elevó hasta las 16 unidades, e impulsó la expansión de la compañía hasta convertirla en la mayor cadena de hoteles urbanos de España del momento.

Vende NH y funda AC Antonio Catalán le llegó el momento de vender en 1997 su parte accionarial de la cadena NH porque lo que a él le gustaba de ser empresario era la parte financiera, es decir, la gestión del negocio. Reconoce asimismo que esta experiencia le reportó la gratitud de “haber hecho un master de 20 años”.Era el momento de plantearse una iniciativa distinta a la anterior. Catalán quería un concepto de hotel de lujo, porque era consciente de que si luego sacaba a la luz productos de menor categoría, sería mucho más fácil así que a la inversa. “Tenía claro desde el principio que quería ser un Audi”, señala.

Así, un proyecto que nació con dos hoteles heredados de NH es hoy una realidad de 98 AC Hoteles (74 operativos), 14 de ellos en Italia y 2 en Portugal. Sus principales accionistas son Antonio Catalán (61%), Santander (14,1%), la familia Cosmen (4,1%), Michel Méndez Pozo (5%) y Santiago Oller (5%).Este padre de seis hijos dice no atreverse a decantarse por ninguno de sus descendientes para conducir la cadena. “Creo que es muy difícil que un hijo mío pueda mandar sobre otro”, aunque la incorporación de tres de sus hijos a la cadena parece ser la clave para la continuidad de la compañía en el futuro.

Premio Emprendedor del año 2005. El presidente y fundador de la cadena AC Hoteles ha obtenido el Premio Emprendedor del Año 2005, un galardón instituido por Ernset & Young, en colaboración con IESE y Vocento, en su décima edición de premios entregados en esta ocasión en el Casino de Madrid. Antonio Catalán agradeció el trabajo de la familia AC, “tres mil personas sin cuya labor yo no estaría aquí”, admitió al recoger el galardón. Además, su larga trayectoria como empresario hostelero le permitió dar forma a una empresa merecedora, por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, del galardón P.P.F. a la Excelencia Empresarial como Empresa Turística.

Ante la pregunta de si le ha sido difícil llegar a ser el dueño de la segunda cadena hotelera más valorada en España, únicamente por debajo de Meliá, el responde "Sólo he tenido dos empleos en mi vida: presidente de NH y presidente de AC... Lo que es realmente difícil es poner ladrillo tras ladrillo". Afirma también que la clave de su éxito está en saber cuales son las necesidades del cliente adaptadas a cada periodo, ofrecer un precio competitivo y por encima de cualquier otra cosa, su personal y capital humano del que presume constantemente allá donde va.


Adaptado por Arcángel para PERSONALIDAD & RELACIONES. Puedes encontrar el contenido original en www.tormo.com

¿ES POSIBLE LA AMISTAD ENTRE HOMBRE Y MUJER? por LUCIA OJEDA

Imagen cedida por Lucía
--
Me pregunto si es posible mantener una amistad con una persona del sexo opuesto sin que una de las dos partes sufra. Siempre he pensado que era algo completamente viable,sin embargo hoy especialmente paro a dudarlo cuando me toca de cerca.

En muchas ocasiones se tiende a confundir amistad con amor, sobre todo cuando se atraviesa un periodo de falta de cariño, por lo cual es muy importante que exista una plena confianza entre los implicados. De esta manera, se evita el desengaño de la persona enamorada y el sentimiento de culpabilidad por parte del otro. Porque no hay que dudar,que cuando ocurre esto y de repente nos encontramos con una "falsa amistad", ambos se pueden sentir defraudados por distintos motivos.

Claro está que una relacion de amistad hombre-mujer es difícil, puesto que no solo entran en juego los sentimientos, sino también las hormonas.Es algo natural e inevitable del ser humano. Aún asi, en mi opinión,es totalmente viable dependiendo de la situación.

En el caso de una relación de amistad hombre-mujer en la que uno de ellos se siente atraído por el otro, nos encontramos con una situación dificil puesto que para la persona que ama es un desencadenante de malos sentimientos... No puede alcanzar el deseo que vuela permanentemente por su cielo: frustración, desilusión, tristeza, sentimientos cohibidos... Aún así, repito que es difícil, pero no imposible.

Lo más probable, es que se evite esa amistad,pero hay casos en los que valoras mucho más la amistad que el sentimiento de frustración al no ser algo más que amigos. aquí tenemos que jugr con la cabeza, nos venos obligados. Es cuestión de valores, en ocasiones se debe valorar también lo que dice el corazón. Sería un caos si el ser humano solo se guiase por cuestion de hormonas.

Precisamente esto nos diferencia de los animales: la inteligencia, los sentimientos, la conciencia de uno mismo, el saber empatizar y ponerte en el lugar de la otra persona y todas las aptitudes y comportamientos que se salen de lo "natural" por ir en contra de nuestros instintos más básicos, en contra de la atracción o de nuestros deseos egoístas. EL EGOISMO ES TOTALMENTE INVOLUNTARIO, ya que viene grabado por defecto en nuestros genes, en nuestra naturaleza. EL ALTRUISMO Y LA EMPATÍA SON APTITUDES VOLUNTARIAS Y CONSCIENTES, que son necesarias tanto en la amistad, como en la pareja. Podemos decidir ser altruistas, pero no podemos elegir ser egoístas, ya que es nuestra condición. A fin de cuentas somos diferentes a los animales, pero seguimos siendo animales, la cuestión es que podemos elegir como comportarnos.

El caso ideal para mantener una relación de amistad es que ninguna de las dos partes se sienta atraído por el otro. Sin embargo, no deja de ser un tema complicado puesto que entrarían muchos más factores para la viabilidad de dicha amistad. Un caso muy común.... La confianza de la pareja de cada uno.

Mi consejo sería que nadie se dejase eclipsar solo por el amor, cuando digo amor, quiero decir también ATRACCIÓN, puesto que la amistad es casi o más importante que dicho sentimiento. Un verdadreo amigo jamás debe desaparecer de nuestras vidas. Todo es viable, porque seguimos siendo libres de poder elegir, nos duela más o nos duela menos ir en contra de la sangre. Es cuestión de tener las ideas claras y transmitirlas correctamente hacia la persona que está en el otro lado desde el principio.

Un beso a tod@s

Lucía

MI REENCUENTRO CON IBIZA

Imagen cedida por Ana Vanesa
--
Antes de que muchas cosas pasaran, en la primavera del 2004 me encontraba con mi hermano Yulian y mi mejor amigo Johnny sentados impacientes, esperando a que nos atendieran en una agencia de viajes. Habíamos ahorrado para poder escaparnos una semana a Ibiza, queríamos que tres representantes de “La Conce” pusieran allí su particular pica en Flandes.

Era algo de lo que llevábamos hablando años hacer y hasta ese momento no había sido posible. Habíamos ahorrado lo suficiente como para no tener que reparar en gastos una vez allí, queríamos ir a no privarnos de nada y que verdaderamente esa experiencia fuera especial. Quizás porque es uno de los viajes que no por la lejanía o cercanía del destino, solo se hace una vez en la vida. En este caso, podíamos los tres y allí nos lanzamos.

Salimos ya de la agencia con los bonos en la mano, eufóricos e ilusionados sin saber muy bien si lo que nos esperaba en esa isla eran solo nuestros sueños y expectativas o bien una experiencia más. Pocos días después de esto, conocí a la que es hoy una de mis compañeras de piso. Iba por Chueca con mi otro mejor amigo El Navegante y nos encontramos un cartel de “se alquila habitación”. En principio, el que buscaba habitación era él, no yo… Pero al final, el tuvo que marcharse a trabajar fuera.

La habitación seguía sin ocupar y pensé para mis adentros que ya con 24 añitos, trabajando y con muchas ganas de vivir la vida, era hora de dejar el nido. En casa dije directamente cuando ya tenía todo confirmado y apalabrado: “Después de volver de Ibiza, cojo las cosas y me voy a vivir Chueca”. Ni si quiera quería plantearme la posibilidad de arrepentirme y por eso mismo, lo dejé ya todo asegurado antes de irme.

El viaje a Ibiza era la excusa perfecta para muchas cosas: pasarlo realmente bien, tener una semana sin parar con mi hermano y mi mejor amigo, independizarme sin discusiones, conocer gente nueva, comprobar in situ si todo lo que se hablaba de la isla era cierto y desde luego hacer todas las locuras habidas y por haber sin reparar en gastos. De hecho así fue y nada más llegar al apartamento nos pusimos la ropa de playa y ¡ala!... Al Bora Bora a que nos diera el aire y a ver que se cocía por allí.

Lo primero que comprobamos nada más llegar a esta terraza en plena playa, es que debía de haber algún detector de gente guapa, que impedía acceder a la isla a los feos, por ¡Santa María Madre del Amor hermoso! O como se diría “Holy Mary Mother of the beautiful love!” si es que tienen esa expresión por allí. Particularmente me sentía como se hubiera sentido en los cincuenta, Alfredo Landa en una playa nudista de Miami. Recuerdo que de lo flipado que estaba viendo a media selección española de fútbol a cuatro metros de distancia, tías increíbles y el ambiente que había…¡Era solo media mañana y ya estaba todo esto liado!
--

Imagen cedida por Ana Vanesa

Lo segundo que hice fue llamar a un amigo para contarle que estaba alucinando con todo lo que estaba viendo, me metí el móvil en el bañador y como un auténtico pardillo se me olvidó que allí lo tenía. Me metí en el agua y… ¡Adiós móvil nada más llegar! Supongo que tenía que pagar la novatada y en efecto, así fue. Me duró poco la lástima, ya que no tardamos ni cinco minutos en meternos en una improvisada pista de baile, bajo unas duchas a bailar House. A partir de ese momento me di cuenta de que esto iba a ser una semana intensa, no creo que paré por el apartamento más de cuatro horas seguidas. Incauto de mí, pretendí dejar de fumar durante esa semana, pero Ibiza es una isla para engancharse a los vicios, mas bien que para dejarlos.

Incluso recuerdo mañanas y tardes en las que mis dos acompañantes preferían quedarse durmiendo para reponer, mientras yo me decía a mi mismo: “para una semana que voy a pasar aquí, desde luego no la voy a pasar durmiendo”. A pesar de estar hecho polo por ir cada noche a una fiesta distinta y de casi madrugar para ir a la playa, optaba por explorar la isla y encontrarme con muchas sorpresas, que de seguro si me hubiera quedado durmiendo, no hubiera podido disfrutar.

En realidad este viajecito no fue clave en sí, fue más bien un punto de inflexión, porque le verdadero cambio en mi vida vino con mi independencia posterior. Pero desde luego si fue el mejor de los comienzos para esta segunda nueva etapa en mi vida, ya que desde entonces he cambiado yo, y ha cambiado muchísimo el mundo en el que vivía, al menos mi forma de verlo.

Ahora por segundo vez vuelvo a ir… Pero esta segunda vez es distinta. Cierto es que voy con mi hermano… Mejor dicho, esta vez mi hermano es el anfitrión. Hace ya unos meses que se fue a vivir allí, a empezar de cero, a trabajar y a huir de este Madrid al que poco a poco te vas acostumbrado mientras te engulle lentamente, sin que te des cuenta. Tengo tantas o más expectativas que en el anterior viaje, porque para él también ha sido una transición. No es lo mismo tenerle a diez minutos en metro, que a un vuelo de distancia. Ciertamente le echo de menos y ciertamente uno se da cuenta de que solo valora las cosas cuando las tienes lejos o no las tiene.

Es verdad que la familia no se elige, que hay ciertos lazos que si se eligen, pero la sangre es la sangre y a la hora de la verdad es con quien de verdad se puede contar.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

PON UNA MUJER INDEPENDIENTE EN TU VIDA

Imagen cedida por Lucía
--
Después de pegarme un palizón de Sexo en Nueva York en repetidas ocasiones, aderezado con mis últimas experiencias, las mujeres que conozco, las mujeres con las que he estado a lo largo de mi vida, las que me gustan y las que no me gustan y aún sin saberme en posesión de la verdad absoluta, voy a dibujaros el perfil de una MUJER REALMENTE INDEPENDIENTE. Cuando digo REALMENTE INDEPENDIENTE, es porque está muy de moda “ser una mujer de hoy” y no toda la mujer que afirma serlo, efectivamente lo es.

Lo primero de todo, es que una mujer verdaderamente independiente no está frita ni obsesionada por tener pareja, ni por tener hijos, ni por engancharse a un hombre. Cuando estás conociendo a una mujer y hablando con ella le preguntas que quiere hacer en la vida, si lo primero que te responde es “Encontrar a un hombre que…”, tienes diez segundos para salir corriendo. ¿Por qué? Porque le da exactamente igual que seas tú o que sea otro, su primer objetivo vital es encontrar un hombre y quedarse ya “colocada”. Ya te puede decir misa después, tener pareja no es un objetivo vital.

Una mujer realmente independiente no está constantemente diciendo que lo es, ni revindicándolo continuamente. No necesita reafirmarlo, ni demostrárselo a ella misma, ni a los demás porque es algo que ni si quiera se plantea. Si te dice por ejemplo: “pues mejorar en general”, “irme a vivir fuera”, “comprarme un piso”, “cambiarme de trabajo”… Pues desde luego está visto que no necesita engancharse a nadie para se feliz o realizarse.

Cuando tiene un problema puede compartirlo contigo, hablarte de ello, decirte como se siente en cuanto a este problema, si le preocupa más o menos, pero jamás te lo echará encima, porque ella es perfectamente capaz de solucionarlo. Es más, no te pedirá ayuda a menos que sea estrictamente necesario. Si de verdad es independiente, los únicos problemas que te puede dar, son los que tú le quieras buscar. Es probable que además intente solucionarlos contando con su familia, más que con su pareja.
--
Imagen cedida por Lucía
--
Esto es una buena pauta y la que realmente lo es, tiene muy bien diferenciadas estas tres cosas: qué sabe que puede esperar de su pareja, qué sabe que puede esperar de sus amigos y qué puede esperar de su familia. No carga plenamente todo a su pareja ni amigos, ya que es algo que realmente no necesita para ser ella misma, y si cuenta con ello, es porque quiere o porque desea ver hasta donde su pareja es capaz de llegar por ella a modo de test o prueba. Al considerarse ella autosuficiente, no te ofrecerá ayuda a menos que la pidas explícitamente, ya que solo la dará si realmente la necesitas.

Para todos aquellos que busquen en una pareja una segunda madre, desde luego aquí no la van a encontrar. Con ello me refiero, a que una mujer independiente, jamás optará por una pareja a la que tenga que adoptar. Dicen que los extremos opuestos se atraen, pero en este caso y siendo fiel a sus instintos, buscará a alguien de semejante o superior autosuficiencia, alguien que pueda asumir su situación en caso que ella no se sienta con fuerzas para abordar un problema. Cada vez hay menos “segundas madres” dispuestas a adoptar a una pareja.
--
Imagen cedida por Lucía
--
Afortunadamente y en los tiempos en los que estamos, cada vez las mujeres son menos necesitadas, más autónomas y no tienen la idea en la cabeza que han podido inculcar a nuestras madres y abuelas, de que para ser una mujer deben engancharse o adobarse del brazo de alguien. Esto esta bien, pero para los que estamos todavía chapados a la antigua… Pues cuesta acostumbrarse, para que os lo voy a negar. A algunos nos han metido tan profundamente en la cabeza desde niños, la idea de que “tenemos que salvar a las mujeres” que la re-educación a veces se me hace difícil, cuando te responde “No hace falta… Puedo hacerlo yo”.

Supongo que esto es verdaderamente lo bueno, una mujer que no te necesite, que quiera estar contigo, realmente si le apetece, no porque se lo haya programado su madre desde que tenga uso de razón. De vez en cuando uno se sorprende… Invitas a cenar a una dama, pagas la cuenta y ella responde “la próxima la invito yo”. La verdad es que así da gusto.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

MI NOMBRE ES LUCIA OJEDA, NUEVA IMAGEN DE P&R

Imagen cedida por Lucía
--

Puede ser fácil escribir sobre ciertos temas, sin embargo cuando se trata de hablar de tí misma, el asunto se vuelve complicado. Empecemos por lo más básico... Mi nombre es Lucía, nacida el 11 de Octubre de 1982 en Valencia. Estudié la diplomatura de nutrición humana y dietética, y actualmente ejerzo en ello. En mis ratos libres me dedico al posado fotográfico, el mundo de la fotografía ¡me parece apasionante!... Poder inmortalizar un momento dado en el tiempo no tiene precio.

También me encanta la filosofía, creo que es muy importante tener cada uno su propia filosofía de vida para alcanzar la felicidad. Me encanta escribir sobre esto. Muchas veces pienso que sería más fácil vivir sin pensar, sin sentir demasiado, pero a la vez me siento afortunada por ser así. Puesto que todo lo acabas valorando más, tanto lo positivo, como lo negativo.

En general estoy muy involucrada con el arte... Todo lo que sea creación me parece fascinante y es algo que respeto al máximo. Mi gran obsesión es la música, creo que sería incapaz de vivir sin música. Mis canciones preferidas son para mi como pequeños refugios. Suelo escuchar de todo, pero el estilo con el que más me identifico es el rock (mi apariencia no lo muestra... razón por la cual los sentidos a veces no son fiables).

Admiro a Joaquín Sabina, Manolo García, Queen, Rolling Stones, Iron Maiden, Metallica, Nirvana, Red Hot, The Beatles... y un largo etc. Pienso que hay tantas canciones como momentos en la vida, por ello muchas veces te puedes identificar en canciones y hacerlas tuyas... Aún así, creo que algunas de las canciones con las que me quedo son:

Don't let me be misunderstood - Nina Simone.
Show must go on - Queen
Angie - Rolling Stones
Stairway to heaven - Led Zeppelin
Master of the wind - Manowar

Me encanta leer y aprender cosas nuevas, puesto que creo que en la vida hay cosas muy interesante y muy poco tiempo para saberlas todas. Cómo bien dijo Sócrates "solo sé que no se nada", admiro la inteligencia de este gran filosofo y estoy totalmente de acuerdo con su teoría.

Soy muy tímida, tengo mucha paciencia y una gran empatía... Sin embargo, supongo que como todos tengo mucho carácter cuando tocan mis valores. ¿Qué es lo que más valoro? La justicia, la sinceridad, la amistad, el amor, la humildad, la empatía, la tolerancia, el respeto, la valentía.... Odio la hipocresía, la mentira, el egoísmo, la soberbia, el sarcasmo, la injusticia, la jactancia...

Mi mayor virtud: la humildad.
Mi mayor defecto: la inseguridad frente a determinadas situaciones.

Tengo un gran sentido del humor, supongo que la persona que me acompañe el resto de mi vida debe hacerme reír mucho… Entre otras cosas. No me considero materialista, ya que pienso que lo más importante en la vida no es material.

Mi gran vicio es el tabaco, el ordenador y por supuesto la música ¡ole! Si me dan a elegir, prefiero ir a un concierto que a una discoteca. También me encanta viajar. Las personas que más me conocen dicen de mi, que tengo un mundo muy propio y pasar a él es una odisea, lo cual es halagador, puesto que me siento muy valorada por todos aquellos a los que quiero.
--

Imagen cedida por Lucía
--

Soy muy autocrítica, algo que considero muy positivo, puesto que pienso que todo en la vida es mejorable. La capacidad de AutoSuperación es muy importante. Me considero valiente, como ave fénix... Resurjo de mis cenizas.

Me considero una soñadora nata, pienso que los sueños son necesarios para realizarnos como personas... Por ello, valoro mucho el esfuerzo, la perseverancia y la constancia al hacer las cosas. Las cosas "regaladas" no tienen valor.

El mejor consejo que me han dado en la vida y el cual por supuesto recomendaría es que en la vida tienes que rodearte de espejos que te hagan sentir bonita, además una de las mejores metáforas que he escuchado. Mi lema: Carpe Diem y memento mori.

Estoy encantada de participar en esta nueva aventura de P&R que por casualidad se ha cruzado en mi camino, a la par de que pretendo aportar en este Proyecto mucho más que imagen. Tengo muchas cosas que decir, demasiadas como para permanecer en silencio y en cuanto me sea posible, pienso empezar.


Un beso a tod@s, nos veremos por aquí. Por el momento ya podéis encontrarme en EL PUZZLE DE LAS NECESIDADES FEMENINAS, SEXO POR SEXO y DE CAMINO AL ALTAR.

Lucía.

Podéis visitar mi perfil profesional en Puppet on time.

DE CAMINO AL ALTAR, por STEEL

Imagen cedida por Lucía
--
Dentro de muy poco me voy a casar, y pese a no ser una católica practicante, he decidido casarme por la Iglesia. ¡¡¡¡ Claro!!!!, pensará mucha gente, la boda queda mucho mas bonita y lucida si se hace en una iglesia, pues no... Voy a dar un paso muy importante y ambos hemos decidido que queremos una boda íntima, todo lo íntima que podamos. Cuando empezamos la lista teníamos entre los dos, un poco mas de 1000 invitados, al final la cifra ha quedado reducida a 50, 25 por cada uno de nosotros. Después de darle mucha vueltas, no invitaremos a la boda a los compromisos sociales, ni a toda esa gente que nuestra familia quería que invitásemos para quedar bien, ni a la gente rica o importante.

A nuestra boda, solo van a venir la gente que de verdad nos importa, esa gente que estuvo ahí en los malos tiempos o cuando se les necesitó, a los que no hizo falta llamarles cuando estabas deprimida o sola, la gente que no le importó perder una tarde o una noche de un sábado, para que no te sintieras tan mal. En definitiva la gente que estoy segura que verán ese día algo mucho más importante que una fiesta, la gente que estaría ahí de corazón aunque fuera un entierro.

Me caso por la iglesia, porque me caso para siempre. Si, para siempre, para lo bueno y lo malo, es un paso muy meditado, lo he sopesado mucho, voy a dar mi palabra y desde luego la cumpliré. No voy a dar más de lo que sé que mi chico me dará a mí. Ambos sabemos que no es fácil, que es un camino que tendrá curvas y baches, pero sobre todo sabemos que es un camino que queremos hacer juntos. Los dos sabemos que la convivencia no es sencilla, ambos hemos tenido otra relación anterior, y que una vez será uno el que ceda y otra el otro, que las cosas hay que hablarlas, que la confianza es sagrada y no se puede romper, que la fidelidad es total y absolutamente necesaria y que sin ella no existe ni amor, ni compromiso, ni nada de nada.

Ambos somos muy parecidos en gustos y los dos tenemos una meta común. Hemos acordado que por encima de nosotros no habrá nunca nada, que para que esto funcione deberemos poner la carne en el asador, y que la entrega debe ser al 100% y el compromiso igualmente, se deberá dar en la misma proporción. Los dos estamos decididos a que nuestra relación funcione y funcione bien, ya que de otra forma estaríamos creando un infierno, y eso no lo quiere nadie.

Ninguno de los dos nos engañamos, sabemos que habrá hombres y mujeres que intentarán romper nuestra unión, habrá hombre y mujeres que intentaran que seamos infieles, que no pasemos tanto tiempo con nuestra pareja, que los problemas se cuenten fuera de nuestra pareja... Todo eso lo tenemos muy claro, y sabemos que a todo esto habrá que decir que no. Sabemos también que no siempre será fácil, y el día de nuestra boda le pediremos a Dios ayuda para poder cumplir lo prometido y grandeza para que si uno falla el otro pueda perdonar.

--
Imagen cedida por Lucía

--
Me han preguntado algunos amigos que si no me da miedo. La verdad es que no. Nunca he tenido tan claro algo, lo supe la primera vez que me miró y yo le mire al fondo de sus ojos. ¿Qué vi? Pues vi algo que no había visto hasta ese momento, vi hombría, sinceridad y honestidad. Era la mirada más bonita que había visto nunca. Es fácil mirar a los ojos a un hombre y ver miedos, inseguridades, traumas, deseo, y mucha “hambre de sexo”, en algunos caso nos engañamos y pensamos que eso es amor. Muchas veces intentamos ver en esas miradas, el apoyo, el amor, la fuerza que nosotros mismo no tenemos y que nos gustaría que alguien nos diera.

Hans es sobre todo un hombre bueno, fuerte, inteligente y generoso. Siempre quise un hombre bueno, si un hombre no es una buena persona, olvídate de él, mientras dure su deseo por ti será tu pelele, pero una vez se le pase saldrá su verdadera forma de ser y te puedo asegurar que si es mala gente, lo vas a pasar muy mal. Un hombre debe ser fuerte, para que una pareja funcione, ambos deben ser capaces de dirigir sus vidas y solucionar sus problemas. Si el hombre es débil la mujer se cansará de ayudarle, un hombre es tu pareja no tu hijo, y bastante tenemos todos con nuestras vidas como para encima cargar con los demás. Un hombre debe ser inteligente, mi abuela decía que “no hay nada peor que un tonto con iniciativa”, y después de conocer a varios, tengo como en otras tantas cosas que darla la razón. --

Cuando hablo de inteligencia, no solo me refiero a que sea capaz de entender la teoría de la relatividad, me refiero también a que tenga inteligencia emocional, que sea capaz de entender como me puedo sentir con algunas cosas y que sea lo bastante generoso, como para renunciar a algo que le pueda apetecer para no hacerme daño. Creo que he tenido mucha suerte porque él es así. Queremos envejecer, queremos cuidarnos mutuamente, divertirnos, reír, llorar, en definitiva queremos pasar el resto de nuestras vidas JUNTOS. Y queremos esto, desde el convencimiento de que nos queremos y nos necesitamos.

Para nosotros será un día especial, nos casará un obispo amigo de mi familia, la boda una vez celebrada dará lugar a una fiesta, para que nuestros amigos puedan celebrar con nosotros un día tan especial. Claro que me voy a comprar un vestido bonito, y claro que intentaré estar lo mas guapa posible, quiero en lo posible que cuando el tiempo pase y la juventud me abandone, el siempre me recuerde como estaré ese día.
--

Imagen cedida por Lucía

--
No queremos regalos y no vamos a aceptarlos, no los necesitamos, hemos pedido a los invitados que hagan una donación una institución benéfica, a una en particular que esta trayendo niños mutilados de guerra al que les falta las piernas, los brazos o que sus caras han perdido hasta la nariz y los labios a consecuencia de las quemaduras. Nos iremos a dos lugares de “luna de miel”, uno lo he escogido yo el otro lo ha escogido él. Y por supuesto me apetece ir de viaje, pero si no pudiera hacerlo me daría igual, porque lo que realmente quiero es decirle delante de Dios y de los míos, que le quiero y que le acepto en la salud y la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, que le seré fiel y leal, que le respetaré, ayudaré y cuidaré, y que haré todo eso hasta que la muerte nos separe, y estoy deseando oírle hacer las mismas promesas.

Estoy muy segura de lo que voy hacer, de las cosas buenas que tiene este paso y por supuesto de los sacrificios y problemas que también habrá y lo mas curioso es que estoy tan segura hoy como el día en que mi mirada se reflejó en su mirada, y vi el fondo de su alma. Confío en él, le respeto, le quiero y no concibo mi vida sin él a mi lado. Me ha conquistado, me ha ganado poco a poco, no por lo que tiene o por trucos como tener el Marco, dar caña o esas tonterías, sino que me ha ganado su fondo su interior, su forma de ser y de comportarse... Me ha ganado su esencia, su interior, pero también sus formas y modos en que ese interior se ha mostrado. En definitiva no tengo miedo, estoy segura y quiero que mi matrimonio sea un compromiso y un sacramento, el resto carece de importancia.

Él y yo tenemos un compromiso y queremos hacerlo público no solo ante la Ley Civil, sino ante Dios por eso nos casamos en la fe católica, porque ninguna otra es mas exigente en este aspecto.

Nosotros decidimos en que mundo queremos vivir, y con nuestros actos nos encaminamos a él.


Steel

COMO SABER SI ELLA TE PONE LOS CUERNOS

Este es un artículo de los que mientras los escribes tienes que ir con pies de plomo, porque estás entrando en un terreno delicado. Desde luego no pretendo que te vuelvas un esquizofrénico paranoide si ya tienes pareja y la quieres, ya que para una relación, LA CONFIANZA ES UN VALOR FUNDAMENTAL, y si no existe esta, no existe la relación, sino una esclavitud o una dependencia. Si no tienes CONFIANZA en tu pareja y sospechas a cada segundo que pasa, de cualquiera de sus movimientos, mejor abandona la relación, pégate unas buenas vacaciones de novia, aprende a vivir solo y haz lo que te de la real gana hasta que estés seguro de ti mismo y encuentres a una mujer que merezca la pena.

El contenido de este artículo, es el resultado de reunir experiencias, testimonios, casos de consultas particulares, confesiones femeninas bajo riguroso anonimato y observación objetiva. Con esto quiero decir que todo lo que se expone es material real, pero sin carácter de ley o norma. Si ves que se cumple uno solo de los casos que se exponen, no corras como un loco a contratar un detective, no merece la pena invertir dinero en cabrearte aún más, habla primero. Si ves que no solo es uno de los casos particulares que aquí se exponen, sino varios de ellos, entonces te diré que tienes razones fundadas para sospecharlo.

Piensa también que todas las personas gozan de libertad individual y libre albedrío, y que todos necesitamos un espacio íntimo nuestro, propio y particular, lo cual no quiere decir que por disfrutar de tu tiempo y de tu espacio en ausencia de la pareja, ésta te esté siendo infiel o tú a ella, creer esto es una grave equivocación. LA PERSONA QUE DICE QUE NO TIENE SECRETOS PARA SU PAREJA MIENTE, YA SEA HOMBRE O MUJER, esto no es malo, es natural y lo de no tener secretos, suena muy romántico pero nada realista.

Lo primero que has de tener claro, es que el tema de la INFIDELIDAD FEMENINA, NO ES ALGO QUE DEPENDA DE LO MUY BIEN O LO MUY MAL QUE CREAS QUE LLEVES TU RELACIÓN. Si has optado por una relación exclusiva, es porque has querido y no has hecho mal en ningún momento. Los hombres y las mujeres tenemos motivos distintos para ser infieles, aunque nosotros tengamos más fama, ellas se llevan la palma en discreción a la hora de ponerlos bien puestos.
--

Es poco probable que te des cuenta a la primera y que tengas que ver más de un descuido, pero si es efectivamente un descuido, quiere decir que ya es algo que tiene tiempo de existencia… Ellas son mucho mas cuidadosas con estos detalles y a menudo saben camuflarlos e integrarlos en su rutina diaria, responderte de forma convincente, que encima te lo creas y que acabes pidiéndole disculpas tú a ella por pensar mal. Entrando en materia, vamos a ver cuales son las actitudes y acciones o secretos que pueden darte razones de sospecha:

TIENE UNA CUENTA DE CORREO QUE DESCONOCÍAS: ¡Vaya por Dios! Y tú sin saberlo. Si este es el caso, no significa forzosamente que te esté siendo infiel, pero puedes estar seguro que esa cuenta de correo está vinculada a algún Chat o página de contactos en los que ella pueda entrar por diversas causas: Aburrimiento, flirteo con o sin intención de conocer a más hombres, pasar el rato en las horas muertas del trabajo, para hablar con chicos para que la entretengan y la halaguen, o porque le vaya el rollo de webcam para sentirse más deseada cuando no hay nadie en casa.

CUANDO LE HACES UNA PREGUNTA DIRECTA O LE PIDES UNA EXPLICACIÓN ACABÁIS DISCUTIENDO POR OTRA COSA QUE NO TIENE NADA QUE VER: En estas situaciones es donde se ve que la mujer es realmente más inteligente. Empiezas pidiéndole explicaciones por algo que ves que no te encaja cuando llega tarde y no te dice de donde y acabáis discutiendo, sobre si el sábado vais a comer a casa de su madre o la de la tuya. Esta variante puede también acabar en llantos, lloros e intentos de culpabilizarte haciéndote reclamos por no ser un “buen hombre con ella”. Es bastante parodiable y muy a lo "escenas de matrimonio", pero real como la vida misma. Estas discusiones suelen terminar contigo cabreado y preguntándote a ti mismo “en qué has fallado” porque encima te sientes culpable por hacerla sentir mal, mientras ella respira hondo por dentro porque sabe que se te ha olvidado.

TE EMPIEZA A RETIRAR EL TACTO: Te acercas a darle un beso o un abrazo, o en actitud sexual y lo aborrece o lo rechaza, en privado, cuando estáis en casa. Pero en cambio, cuando estáis con la familia o amigos guarda estupendamente las apariencias para que los demás no aprecien este comportamiento que tiene contigo. Es probable que vuelvas a casa y le pidas explicaciones por esto y que desemboquéis en el caso anterior. Por cierto, seguro que “está cansada” o “le duele la cabeza”.

LO CONTRARIO, SE MUESTRA LA MAR DE COMPLACIENTE CONTIGO PERO EN LA CAMA PASA A SER UN FANTASMA: Parece que de repente y sin saber porqué se comporta contigo como si fueras el mejor marido del mundo, en cambio, en la cama se mueve menos que La Venus de Milo. Te deja hacer y deshacer en la misma y deja de decirte que le hagas las cosa que normalmente más le gustan. ¿Por qué? Lo que quiere es que termines rápido, que te quedes “saciado” para que no le hagas preguntas y que la dejes en paz cuanto antes. Esto también encaja con fingir de forma exagerada en la cama. Apenas se mueve pero ahora ¡fíjate tú! Que le da por gritar e invocar a los santos cuando estas con ella. Puede también RECHAZAR LA IDEA DE TENER UN HIJO CONTIGO cuando hace un tiempo estaba muy ilusionada con la idea de ser madre... Contigo me refiero. --

CORTA LLAMADAS AL MOVIL CUANDO ESTÁS PRESENTE O BIEN LLAMAN OCASIONALMENTE AL TELEFONO FIJO Y SI LO COGES TU DESCUELGAN: A pesar de ser muy cinematográfico es habitual. Obviamente no le interesa que veas como se le ilumina la cara cuando ve la llamada de “el otro”. Aunque para el tema del teléfono saben perfectamente regular el tono de voz para fingir que están hablando con una amiga, si está muy pillada por “el otro” no lo cogerá delante de ti, ni siquiera para responder solamente con monosílabos. También puede pasar que nada más entrar tú en la habitación, al verte, corte la conversación “Bueno mamá… Te tengo que dejar”. Piensa que si de verdad fuera su madre, le daría exactamente igual que estuvieras delante o no. Y otra cosa, su teléfono móvil ¡ni tocarlo! También puede comprarse sin que lo sepas un teléfono móvil con tarjeta de prepago, para eludir un posible control de llamadas y que solamente utilice cuando está fuera de casa o no está contigo.

COMIENZA A UTILIZAR UN PERFUME FUERTE: Estilo Carolina Herrera, mi preferido por cierto en la mujer. Aquí quizás no está haciendo nada, pero si está pidiendo guerra indiscutiblemente, quiere que alguien se entere de que entra y sale cada vez que ella entre y salga del lugar que fuere. Está llamado la atención de alguien o eso pretende.

TIENE INSTITUCIONALIZADAS UNA O DOS SALIDAS ANUALES DE VACACIONES CON SUS AMIGAS: Si este es el caso, puedes darlo prácticamente por hecho. ¿Por qué? Es normal y es bueno que ella salga con sus amigas cada vez que le apetezca o cuando pueda de forma corriente y regular, pero cuando estas salidas son tan PUNTUALES Y EXCEPCIONALES, como digo, una o dos veces al año, es porque ya tienen concertado que esa semana de vacaciones es para "hacer todo lo que no han hecho durante todo el año". En este caso no te engañes, van a lo que van, a donde no las vea nadie conocido y es más que probable, que mientan acerca del verdadero destino a donde se desplazan, con la excusa de "la semana de las chicas".

ESTÁ TOTALMENTE DISTRAIDA CUANDO LE HABLAS: Estás hablando con ella y ni responde, aunque le hables de vuestros hijos (ahí está el truco, porque este es su punto débil). Simplemente no se muestra receptiva a tu tono de voz y si insistes en llamar su atención, posiblemente empiece a recriminarte alguna falta o mejor dicho, alguna supuesta falta que hayas podido tener hacia ella. No tiene por qué ser cierto, pero si una mujer no quiere hablar o no te presta atención… Para que ella no desee comunicarse, es que hay algo por dentro que le pesa más que el diálogo.

TENEMOS QUE HABLAR: Clásico entre los clásicos, si te dice esto es muy probable que lleve meses liada con otro, en este caso si que podemos decir que es una realidad objetiva. Más aún cuando te puede decir “He conocido a otra persona”, pero aunque no sea tan explícita, puedes darlo por hecho. Si no te lo ha dicho antes, ha sido porque quería estar segura de sus sentimientos hacia ti y hacia la otra persona, así ya puedes comprobar que su escala personal ha cambiado. Lo cierto es que aquí realmente está siendo honesta y sincera contigo, aunque duela o estas palabras den miedo porque se encenderán tus alertas nada más ella las articule, no has de penalizarla por ello.

HAY OTRAS COSAS QUE HACEN QUE TE MOSQUEES, pero sin embargo no han de ser para ti motivo de preocupación. Estas actitudes pueden ser que te haga comentarios acerca de que es una mujer muy deseada en su trabajo por ejemplo, que te haga ver que hay uno, dos o varios, hombres que van detrás de ella, que alguien le ha podido hacer una proposición sexual, que su jefe le mira el culo, que cuando ha salido con sus amigas le han entrado tantos más, que ha conocido a un chico muy guapo, que hoy le han dicho en la oficina “Que guapa estás”, que puede tener al hombre que ella quiera (esto último propio de los ultimátum de pareja)…

Todas estas coletillas, puedes tomarlas como reclamos de atención de ella hacia ti y las hace simplemente para que estés alerta de que ella sigue siendo una mujer deseada, dándote a entender que según ella, deberías esforzarte más en agradarla, prestarle más atención, cuidar más de ella y en resumidas cuentas recordarte que “eres de su propiedad”.

¡Menuda lista! Si habéis llegado al final sin tener los ojos inyectados en sangre… ¡Felicidades! Si por el contrario estás más cabreado que un mandril con la rabia, respira hondo, levántate, ve a hablar con ella, se directo y si ves algo que no te encaja realmente, plantéate seriamente aquello de “Cada uno en su casa y Dios en la de todos”. Más vale que te retires ahora con honor, antes que acabes divorciándote y pagando una pensión alimenticia a unos hijos que no sabes con certeza si son realmente tuyos hasta después del juicio.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
--
Puedes además consultar otras versiones sobre este tema en los siguientes artículos escritos por mis amigos:
--
Infidelidad, por Lobo Feroz de Éxito Social
--
Cómo saber si tu pareja te pone los cuernos, por Jack The Ripper de Verdadera Seducción
--
Infidelidad; ¿es un problema de hombres o de mujeres?, por David del Bass de Seducción y Superación
-

ELLA NO SIGUE LAS MISMAS REGLAS

Imagen cedida por Louisse
--
Sales de trabajar un viernes y te estás tomando una caña con tus compañeros de trabajo en el bar del parque empresarial. ¿El motivo? Resulta que acaban de echar arbitrariamente a un compañero del trabajo y los más allegados a él, intentáis alguna forma, reconfortarlo y que se distraiga. Van sacando cañas de la barra continuamente y las horas avanzan. Miras el reloj y ya son casi… ¡las 23:00! Llamas a casa y tu novia no te lo coge. Hace cuatro horas que saliste de trabajar y te has quedado atascado alli con los compañeros. Vuelves a llamar y sigue sin cogerlo, insistes y nada… Optas por mandar un sms al final.

En cuanto entras por la puerta de casa, ves que están todas las luces apagadas y ninguna llave puesta cerrando por dentro, no hay nadie en casa. Te quedas algo sorprendido, pasas a la habitación y te empiezas a cambiar. Al poco rato llega tu novia y le dices:

“Te he llamado para avisarte de que iba allegar tarde, resulta que han echado a un compañero, a jose Luis y hemos estado tomando cañas con el”. Ella no presta mucha atención a lo que le dices “¿me estás escuchando?” Ella responde “¿Y eso por qué?”. Como ha sido despido improcedente, le dices “porque si… Nos hemos quedado todos a cuadros… ¿Dónde has estado?”. Ella sin mirarte te dice “Por ahí tomando algo”. Le preguntas “¿Con quién?” y te vuelve a responder “tomando algo por ahí con unas amigas”. Insistes “¿no me puedes decir con quien?” y ella para callarte la boca dice “Estamos hablando de lo tuyo, no de lo mío… ¿Has hecho la cena?”.

Resulta que acabas de llegar y obviamente no has hecho la cena porque te estabas cambiando. De repente, ella se pone melosa contigo, te abraza desde atrás y te susurra al oído “Anda venga… Haz la cena” dándote un beso en la mejilla. Total, que se te olvida todo porque te pones tontorrón y te levantas como un perrito a hacer la cena, tan contento, porque se ha puesto cariñosa contigo, mientras ella respira por dentro aliviada, sabiendo que efectivamente, se ha ahorrado una buena explicación.

En cambio, fíjate lo que has hecho tú, nada más llegar te has puesto a dar explicaciones, a relatar detalles y a justificar el porqué has llegado tarde, sin ni quisiera ella habértelo pedido. No solo eso, sino que encima te has puesto a hacer la cena. ¿Por qué pasa esto? ¿Te resulta esta escena familiar?

Aparte que nuestros cerebros persigan prioridades distintas, las necesidades de validación y de justificarse o cualificarse son también distintas entre hombres y mujeres. En esta pareja, obviamente la que domina el Marco es ella, la realidad subjetiva de la relación. Al controlarlo, ella regula las normas y leyes que se dan en esta relación para que las cumplas. Tal y como dicta el refrán “Quien hace la ley, hace la trampa” y normalmente sabe también que ha de hacer exactamente para saltarse la norma.

Esto es algo que he visto en infinidad de casos, empezando por la casa de mis propios padres y en algunas de mis primeras relaciones de pareja, aparte de matrimonios y parejas de amigos, en los que él, ya da por hecho que es ella la que regula y la que valida lo que se ha de hacer y lo que se ha de decir. Tomando de esta forma como verdadera y correcta la barra de corte de su mujer, novia o amiga. En un momento de lucidez cualquiera, el hombre de la pareja toma consciencia de esta situación y se pregunta “Pero… ¿Qué hago yo dando tantas explicaciones si tú haces lo que te da la gana?”.

Después de hacerle esta pregunta y solo hasta entonces, ella puede pensar para su interior cosas como: “Vaya, se ha dado cuenta… No es tan tonto como yo pensaba” “Me ha pillado… Voy a pensar algo rápido para ver por donde salgo esta vez” “Pues tiene razón, a ver que me invento ahora”… Según ella te respete más o menos, estas son las cosas que pueden pasársele por la cabeza. Esto pasa como resultado de haber cedido nuestro liderazgo, iniciativa, toma de decisiones, etc.

La cuestión es que ella en su realidad subjetiva y particular, no se ve en la necesidad de darte explicación alguna, de cualificarse ante ti o de buscar tu validación porque todos estos elementos ya forman parte indiscutible de su Marco. Siendo esto así y llevado hasta el extremo, otro pensamiento que podría pasar por su cabeza sería “Pero bueno… ¿este quien se cree que es para pedirme a mi explicaciones?”. La verdad que como hombre, puede doler lo que realmente puede tener tu pareja en la cabeza, cuando se trata de manejar o manipular una situación. Podríamos compararlo con “El juego de la verdad”. Llegados a este punto, puede pasar también que o se siguen esas normas dadas por hecho o se rompe la baraja.
--

Imagen cedida por Louisse

Como podemos nosotros, “liberarnos de nosotros mismos” para evitar caer en una cualificación o búsqueda de validación constante frente a nuestra pareja. Lo primero de todo es no pensar en negativo, como hemos estado haciendo hasta ahora, o sea, por el momento estamos JUGANDO A NO PERDER, PARA RECUPERAR EL EQUILIBRIO. Esta es una solución a muy corto plazo, puesto que podríamos llegar a parecer un portero de fútbol parando balones bajo los palos, pero olvidándonos de que para ganar el partido tenemos que marcar en la portería contraria.

El planteamiento correcto es YO MISMO REGULO MIS ACCIONES, MIS PALABRAS Y MI PENSAMIENTO, ESTANDO SOLO O EN PAREJA, INDEPENDIENTEMENTE DE LOS CONCEPTOS DE CORRECTO O INCORRECTO. Vamos a ver, la validación es como la fe, si no la tienes, no te la crees. Lo que has de cambiar en este caso, es el sujeto que te otorga validación y valor. ¿Cuándo van las cosas mal? Cuando quien te da esta validación es un agente u otra persona que no eres tú, a la que has puesto en el centro y a la que le das un valor de opinión superior, a la opinión que tu puedas tener sobre ti mismo.

CORRECTO E INCORRECTO, son términos lógicos que aplicamos continuamente, pero que no tienen porque ser tajantes o absolutos, puesto que su valor depende sobre todo de quien los esté emitiendo y el valor que tú le tengas asignado a esa persona que lo emite en tu escala de importancia. Espero que te estés dando cuenta que NO HABLAMOS DE UNA ESCALA DE VALORES, SI NO DE UN ORDEN DE IMPORTANCIA DE AGENTES O PERSONAS QUE FORMAN PARTE DE TU VIDA. Lo que quiero que entiendas, es que el que ha de mandar en tu vida y en tus decisiones eres tú, parece una verdad de Perogrullo, pero en la práctica no es tan extraño que deleguemos decisiones en las personas en las que confiamos.

Tú debes ser tu propio juez y no has de buscar juicios ajenos que te den una validación externa. La persona mas importante en tu vida eres tú (otra de Perogrullo). En el momento que te falte validación ajena “te va a entrar hambre” y bien es cierto, que ni somos robots, ni máquinas y que esta búsqueda de validación que se da cuando nos cualificamos o nos justificamos pasa inadvertida muchas veces, porque también es algo natural. Como es natural, la aceptamos, pero asumiendo que nadie y ninguna otra persona que no seas tu mismo va a ser capaz de darte el juicio de valor que realmente te corresponde.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.