EL INSTINTO NUNCA SE EQUIVOCA

Imagen cedida por Elisabet
--
Quiero comentar con vosotros un tema que a más de uno le quita el sueño, sobre todo a la hora de empezar a conocer mujeres de una forma habitual, tiene mucho que ver con la Ansiedad a la hora de hacer un abordaje en frío, aunque es algo más profundo y subyacente. Cuando tengo la oportunidad de encontrarme con alguno de vosotros en una clase o en una sesión de orientación, una pregunta que suele siempre o casi siempre cae es “¿Cómo tengo que hacer para acercarme a una mujer a la que no conozco de nada?” “¿Necesito hacer PNL, o auto hipnosis, o comprarme audios para perder el miedo?”. Los que ya habéis estado en una sesión de orientación conmigo ya conocéis mi respuesta: "ANTES DE QUE SUPIÉRAMOS QUE EXISTIERA O QUE CONOCIÉRAMOS TODO ESTO, LA GENTE LIGABA, SE CONOCÍA, SE EMPAREJABA… NOSOTROS NO HEMOS INVENTADO NADA QUE NO EXISTIERA YA”.

También os digo que todo aquél que te diga que necesitas un libro concreto, un material concreto e imprescindible, un audio específico, o un seminario o taller para empezar a conocer mujeres, sin el cual nunca vas a llegar a hacer nada, no te quiere ayudar, te quiere vender algo. Todas estas cosas que menciono, te pueden ayudar y mucho, pero ten claro que el primer paso y el que tiene que abrir la boca y empezar la interacción eres tú mismo.

Todo el material al que puedas tener acceso te puede venir bien, pero no caminará por ti, ni hablará por ti, ni hará que conozcas mujeres por sí solo, si tú no das el primer paso. Personalmente puedo recomendaros libros, puedo recomendaros formas, tipos de juego que te pueden ayudar a abrir la mente, pero jamás os diré a ninguno que son indispensables. Recordad esto: LA GENTE YA LIGABA Y SE CONOCÍA MUCHO ANTES DE QUE HUBIERA COMUNIDAD DE SEDUCCIÓN. Ligar y conocer mujeres es normal, no es un privilegio para ciertos elegidos tocados por la mano de Dios.

Personalmente a la hora de dar una sesión de orientación, ya sabéis que lo que hago es mostraros distintas opciones, siempre recomiendo que consultéis distintas fuentes y que os metáis por aquella con la que os sintáis más identificados, o se amolde mejor a vuestra manera de entender. Desde donde empieces a entender, métete por ahí y a caminar… La pólvora ya la inventaron hace tiempo. El verdadero formador, lo que debe hacer es capacitarte y darte opciones, nunca imponerte una única solución sin la cual jamás llegarías a nada. Se trata de que adaptes la Seducción a tu vida, no tu vida, ni tu forma de ser o tu personalidad a un determinado método para seducir.

Para responder a la pregunta “¿Cómo tengo qué hacer para acercarme a una mujer que me atrae?”, lo primero que te diré es: “Hazle caso a tu instinto, a tu primer impulso”. Si la has visto y se te ha encendido la alerta de atracción, se fiel a este impulso, pensar en esos momentos no te va a ayudar en absoluto, por que empezarás a pensar mil y una razones para no hacerlo, en cambio una sola para sí hacerlo: LA ATRACCIÓN QUE SIENTES, que es la buena y la única válida, de entre todo aquello que se te pueda pasar por la cabeza.

EL INSTINTO NUNCA SE EQUIVOCA, EN CAMBIO, UN RAZONAMIENTO PUEDE SER CORRECTO O ERRÓNEO. Ese empuje y esa atracción que sientes es natural, es sana y es correcta, quiere decir que estás vivo y que tu cuerpo y tu sistema nervioso funciona correctamente, es un síntoma de salud mental y física. Por lo tanto, ser fiel a ese impulso que has sentido es también natural y es bueno para tu salud: ¡acércate! Te lo ordenan tus genes, tus nervios, tus vísceras y la sangre que te corre por las venas. Esto lo llevas dentro, no hace falta que lo leas en ninguna parte.
--
Imagen cedida por Elisabet
--
Quizás seas una persona tímida, o mejor dicho, crees que eres una persona tímida, o te puedes considerar una persona abierta y comunicativa, tienes amigos, hablas con tu familia y con tus compañeros de trabajo… Pero en cambio, ves a una mujer que te atrae y cambias el registro de tu comportamiento, te vuelves conservador y te cuesta iniciar una conversación. La pregunta es ¿Qué tipo de barrera te estás imponiendo para que de repente se te olvide hablar de forma normal al igual que lo haces con tus amigos?

Una de las cosas que más me han abierto la mente a la hora de hablar con gente que no conoces, es NO HACER DIFERENCIA ENTRE HOMBRE Y MUJER a la hora de conocer gente o incluso, puedes conocerla desde hace tiempo, pero te cortas cada vez que la ves. Piensa que si consideras el conocer gente, personas, hablamos de hombres y mujeres. ¿Por qué te cuesta menos por ejemplo hablar con un desconocido que con una desconocida? Son desconocidos para ti igual. No hacer distinción entre sexos es algo que te va a liberar de mucha presión, piensa que con pretextos y educación, de forma suave y circunstancial, es difícil ser rechazado.

Incluso si resultas rechazado en estas circunstancias, puedes serlo tanto por un hombre como por una mujer, pero si lo hace ella … Te duele más ¿Por qué? ¿Por qué te atrae sexualmente? Hemos quedado en que esa atracción sexual es buena y es normal, luego no tienes por qué esconderla o reservarla. Peor será si al final no le dices ni un simple “hola”… Después estarás machacándote con la idea de que al final no te atreviste.

Créeme que esa sensación y ese sentimiento de frustración, es mucho peor para ti y tu salud mental, que dar el salto de acercarte, abordarla y comenzar una conversación. ¿Por qué es peor reprimirte? Tu cuerpo te estará recordando por un tiempo que no le hiciste caso a tu instinto, no se segregarán las hormonas del bienestar que actúan cuando interactúas con otras personas y por eso mismo, ahora te sentirás mal. El cuerpo te pide bienestar y hormonas para sentirse bien, así que sabiendo esto no se las niegues.

No quieras buscar palabras mágicas, ni un “que le digo”, ni te plantees complicarte la vida con palabras copiadas que no van contigo, ni son tuyas. En ese momento sólo necesitas un pretexto o una excusa, porque detrás de ti hay un amigo llamado INSTINTO QUE TE ESTÁ EMPUJANDO. Y en cuanto a abordar “por deporte”, para perder miedo no está mal, pero tampoco lo tomes por norma, si una mujer no te interesa a un nivel de atracción inicial o realmente no estás interesado en ella, abordando solo por deporte, estás perdiendo el tiempo tú y se lo estás haciendo perder a ella. Mejor si lo haces cuando realmente estás interesado en hacerlo, porque existe una atracción y un verdadero impulso, que es el que te da las verdaderas ganas de conocerla.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

EL SEXO NO ES UNA CUESTION DE NUMEROS, por EL DUQUE

Imagen cedida por Julia

Cuando se cernía en torno a mi la siempre dura adolescencia recuerdo la obsesión por los números y no sólo los de las “mates” si no también en torno al sexo. Con gran precisión media día tras día mi pene deseando llegar a cifras asombrosas, contaba con precisión mis masturbaciones tratando de batir algún que otro record del mundo, contaba cuanto tiempo me pasaba besando a una chica y así fui instalando en mi el gusto por las matemáticas.

Con el tiempo dicha obsesión se fue haciendo parte esencial en mi forma de ver la sexualidad; seguía la manía por medir los centímetros del pene, el tiempo que deben durar los preliminares, el número de polvos que conseguía en un día, el número de polvos semanales, el número de orgasmos que alcanzaba la chica…y sobre todo cuanto duraba.

En ocasiones, cuando la pasión del momento me llevaba a un pronto orgasmo, me sentía culpable y hasta en alguna ocasión pedí perdón. Decidí que aquello había que controlarlo, por lo que empecé a desarrollar una poderosa técnica de autocontrol mental. Estaba enormemente orgulloso. Llegó el momento en que podía aguantar horas(y no exagero)…¡y me sentía superman!. Al fin lo que todo hombre sueña, aguantar hasta el infinito…

Hasta que un buen día, en medio de una de esas memorables “faenas”,la chica con la estaba me espetó algo así como: “ Por Dios acaba ya!!!!!!. Aquello rompió mis esquemas más arraigados. Tras una serena y larga conversación me lo hizo entender todo: El pensar que hay que durar mucho es un gran error. De hecho en ocasiones, durando mucho lo único que logras es hacer daño a la chica.

Aprendí, que si las fases previas son bien llevadas, puede que hasta ella llegué antes que tú, que a ellas les encanta y excita que lleguemos y lo único que llevan realmente mal es que egoístamente “no terminemos lo que empezamos”; es decir, que no prosigamos tras llegar.

No hace falta decir que el hombre tiende a darse la vuelta y quedarse sopa tras llegar al orgasmo, por lo que en ocasiones nos olvidamos de las muchas cosas que podemos hacer tras el “Big Bang”, y es que no en balde, tenemos boca, lengua, manos e incluso diría pelvis, rodilla e imaginación.

No obstante, los hombres seguimos obsesionados por las mates y los números. Hay que durar media hora, tener un pene de 30 cm, lograr que ella alcance 5 orgasmos, que los prelimares sean también de media hora…

Cifras, cifras y más cifras para lograr que sea matemático lo que no lo es. El sexo no cabe en cifras, ni en números, no es una cifra y que un encuentro sea memorable no depende de los dichosos números, depende más de esas otras magnitudes tan difíciles de valorar como la ternura, la sensibilidad, la compenetración, la empatía, el enamoramiento, la pasión, el morbo, la imaginación, la fantasía, la desinhibición…

Un abrazo.



El Duque.

RUBINSTEIN A LOS 90 AÑOS, por ACALIGULA

Hace tiempo que deseaba compartir esta entrevista con P&R y por fin lo he concluido.

Para los pianistas y para los verdaderos músicos y amantes de la música el nombre de Arthur Rubinstein (1887-1982) significa hablar de la cumbre del arte de tocar el piano. Si podemos definir un verdadero músico artista y pianista, ése es Arthur Rubinstein.

No es mi intención ni mucho menos dar una clase de música. Sino voy a explicar por qué me he tomado la molestia de transcribir una entrevista que le hicieron a este gran músico a la edad de 90 años. Más de una vez he mencionado que la experiencia es algo muy a tener en cuenta. Por ejemplo, las aportaciones de Merlín las encuentro apasionantes porque cuando llegue mi momento me gustaría tener esas mismas herramientas que él mismo dispone con su mujer. Steel y Bess no dejan de sorprenderme con sus artículos que va publicando. Y qué decir de Arcángel quien ha logrado abrir mis ojos entorno al desarrollo de la personalidad y temas de pareja. He de deciros que hubo una entrevista que me impactó y me influyó enormemente como músico y como persona. Aprendí una lección muy valiosa: la de valorar tu vida; a que nunca hay que dejar que nadie nos reste valor. Se trata de una entrevista que hicieron a Rubinstein con cámara en los años 70 en su casa de París. Es la experiencia de un hombre a los 90 años en persona entrevistada.

Rubinstein fue un hombre con fama de vividor, de humanista y de persona embriagada por la “joie de vivre”. Hay muchas anécdotas en su vida, y, en su propia biografía afirmó: “De joven era vago. Tenía talento pero había muchas cosas en la vida que me interesaban más. Grandes vinos, mujeres guapas, en la relación 20% y 80% respectivamente”. Sin embargo acabó por esforzarse día a día para convertirse en uno de los mejores artistas de la Historia de la Música.

Ha pasado más de un año desde que conozco todo esto y me di cuenta tarde del pequeño párrafo que hay en la página principal, en la esquina derecha superior de P&R:

“Sin duda, hay una parte que nos interesa a TODOS, algo muy importante en nuestras vidas: EL CRECIMIENTO PERSONAL Y EL PROFESIONAL. En especial en lo que afecta a nuestra COMUNICACIÓN Y RELACIÓN CON LOS DEMÁS, las relaciones amistosas, las relaciones de pareja y todo aquello que nos pueda hacer mejorar nuestra calidad de vida. Nuestro Objetivo: LLEGAR A SER QUIEN SIEMPRE HEMOS QUERIDO SER.”

Las palabras de Rubinstein hablan de este breve párrafo desde mi punto de vista. El pianista resume sus grandes conclusiones de la vida, sus reflexiones más profundas. Lo que os recomiendo es que mientras leáis la entrevista penséis por un momento en vuestras metas, vuestros sueños en reflexionar sobre vuestra propia vida...Fácilmente localizaréis partes que se pueden referir exactamente de la misma manera a la seducción y al crecimiento personal.
--
ENTREVISTA CON ARTHUR RUBINSTEIN


El entrevistador:
Arthur Rubinstein es, a sus 90 años, uno de los prodigios del mundo moderno. Dicho sencillamente es un gigante de la música. Poseedor de un extraordinario talento interpretativo, una memoria increíble y una dulzura única al tocar el piano. La emoción que transmite su modo de tocar ha conmovido a millones de personas en miles de conciertos en vivo por televisión y por medio de la extraordinaria popularidad de sus grandes grabaciones. Pero Rubinstein es más que un músico. Durante 90 años ha demostrado unas prodigiosas ganas de vivir. Ganas de disfrutar con la comida, la bebida, el arte, la pintura, la escultura, la filosofía, los libros, los viajes, los amigos, la familia. Aún es una persona dinámica, sana y activa. Está completando el segundo volumen de sus memorias. Vive en esta casa encantadora al lado mismo de la moderna Avenida Foch en París, la ciudad que ama por encima de cualquier otra. Para mí, el hombre Arthur Rubinstein es tan fascinante y cautivador como Arthur Rubinstein el músico.

Rubinstein:
Mi amor por al vida es muy, muy incondicional. Usted sabe que ya no puedo leer bien ni escribir. Perdí el centro de mi visión. No veo aquello que miro. Aun puedo vivir. No estoy ciego, porque veo todo lo que me rodea. Así que aún soy independiente en cierta medida, no mucha. De modo que recientemente he descubierto una nueva belleza de la vida. Cuando veía, leía demasiado. Algunos libros no eran lo bastante interesantes, perdía el tiempo. Me impidieron estudiar más música y tocar más. Nunca tuve tiempo de oír hermosas composiciones. No podía ir a conciertos, estaba viajando, yo era el que tocaba. Ahora tengo miles de discos. Me gasto todo mi dinero en discos. Los escucho: las sinfonías de Mahler, hermosas versiones de mis colegas, obras para violín, piano, quintetos. Me enfado, discuto con ellos cuando tocan mal. Discuto dentro de mí, por supuesto, porque no están aquí. Pero disfruto enormemente. Es una nueva vida.

El entrevistador:
En su libro “Mis años jóvenes” dice que adoptó muy pronto en su vida un lema, que se expresa en una frase polaca: “Nie dam sie”.

Rubinstein:
La traducción no es nada fácil, porque en polaco es un poco más fuerte. Pero quiere decir realmente: “Nunca cederé” Con mucha fuerza, “ceder” es un poco débil. No hay un equivalente exacto. “Lucharé por ello, seré valiente”, algo parecido. Pero fuerte. Lo aprendí porque yo estaba presente en Lodz, la ciudad en que nací, en un programa que hicieron en la calle los cosacos rusos. Era muy joven, un colegial, creo que tenía siete años. Queríamos huir de los cosacos que pegaban brutalmente a la gente. Vimos la sangre y estábamos absolutamente aterrorizados. Y aprendí algo: que debía armarme interiormente de valor. Intento ser valiente y no asustarme de nada. Y la verdad es que nunca he tenido miedo absolutamente de nada. Sufría con algo, lo asimilaba. Esto o aquello me preocupaba. No tenía dinero, no tenía a esta mujer o a aquel amor. Música fiasco, falta de éxito y todo lo que quiera, ya sabe. Pero siempre fui muy valiente…

Entrevistador:
Vamos a hablar de su música. Cuando la gente dice, como así sucede, que usted es el más grande pianista de este siglo, ¿se lo cree?

Rubinstein:
No les creo, y me enfado mucho cuando lo oigo. Es una absoluta, completa y horrible tontería. No existe nada parecido al más grande pianista, en ninguna época, ni nadie, ni nada. Nada en el arte puede ser lo mejor. Es sólo diferente. Le diré mi teoría sobre esto: Creo que un artista, sea el que sea, pintor, escultor, músico, intérprete, compositor, lo que sea, alguien que tenga el título de ser un artista, o que tenga que ver con las artes, debe tener una personalidad inconfundible. Que debe ser EL ÚNICO y nadie más. Es Pepe García y no hay nadie más así. Si uno dice, “Oh, es un segundo Liszt o un segundo Paderewski o un segundo…” Un segundo ya es un error, ¿me entiende? Si es un segundo, no es bueno. Es un imitador. Un artista debe ser único, un mundo en sí mismo. Si estuviera interrogando a alguien y usted preguntara por ejemplo: “¿Quién cree que es realmente el más grande de todos los tiempos, ¿“ “Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael, Tiziano, Velázquez, Rembrandt?” ¿Qué es lo que haría? ¡Cada uno de ellos es un mundo en sí mismo! Si voy a ver la gran exposición de Rembrandt que vi una vez en Ámsterdam. Unos trescientos cincuenta cuadros. No todo pero la mayor parte en un aniversario del pintor. Le aseguro que pensé que no había otra cosa posible en este mundo. Pero pocas semanas después hubo una exposición de Rembrandt con la mayoría de los cuadros de Vermeer. Tuve exactamente la misma sensación. Luego vi una exposición de Tiziano: exactamente la misma sensación. Son únicos: en su mundo en si mismo. Beethoven es único. Mozart es único. No hay muchos Mozart. ¿Hay otros como él u otros como Beethoven? ¡No! Si soy un pianista, soy un pianista a mi manera, que gusta a tanta gente a la gente a la que le gusta mi manera de tocar que eran mis seguidores, que disfrutaban, que puede incluso que se emocionaran mucho con mi música. Pero hay otros que se emocionan mucho con otros pianistas. Éste y aquel, y éste y aquel otro. ¿Quién puede decir que éste es el más grande? Es un error. Lo odio.

Rubinstein:
Como soy viejo, pienso: ¿Cuál fue el éxito que he tenido en mi vida? Está claro que no toco el piano tan bien como la mayoría de los pianistas. Nunca trabajé tanto como ellos. Ellos tocan perfectamente. Conozco ahora jóvenes que tocan el piano de tal modo que es imposible mejorarlo. Pero cuando les oigo tocar así, tengo mi pequeña pregunta para ellos. Les pregunto: ¿Cuándo vais a empezar a hacer música? Hacer música, eso es algo que me preocupaba. Hacer música es algo metafísico. Un cuadro es un cuadro, algo visible. Una escultura es visible. Un poema es visible sobre el papel. La música es visible pero no audible. Existe sólo porque están también, y es necesario para ello, la otra parte de los músicos, los intérpretes. Yo pertenezco a este grupo. Llamo a los intérpretes buenos talentos, a los compositores genios, si es que son los grandes compositores de los que estoy hablando. Lo que me sucedió es muy extraño, algo que observé muy a menudo. Observé el hecho de que entraba en el escenario para un concierto como una representación, como un cuadro de lo que sucede en el escenario. Es bastante ridículo porque un hombrecillo gordo como yo que se presenta allí con su frac, parece que es de una funeraria. Y el piano tiene un poco el aspecto de un ataúd. El público llena la sala. Vienen después de una buena cena. Las mujeres se miran entre sí o miran los vestidos de otras mujeres. Los hombres piensan en sus negocios, o en los deportes, o Dios sabe en qué. Ahí tengo a toda esa gente no enteramente musical, que no sabe realmente de música, pero a los que les gusta la música, que aman la música. Y esa es una perspectiva muy difícil. Tengo que mantenerlos atentos con mi emoción, nada más. No puedo mirarles no puedo poner caras, no puedo decirles: (gesticulando) ¡Ahora llega el gran momento, ahora escuchen, ahora llega algo grande! Nada de esto tipo. Tengo que tocar. Miré justo enfrente de mí. Pero hay una cierta antena; hay una cierta cosa secreta. Hay ago que sale, que emana de mí. (gesticulando con los brazos por delante del cuerpo con los ojos cerrados) De mi emoción, no de mí, del sentimiento. Si le gusta puede llamarlo alma. No sé qué es el alma, pero es una palabra que se usa muchísimo sin saber lo que representa realmente. Este algo, déjeme llamarlo alma de momento si le parece bien. Proyecta algo que yo siento. Siento que está haciéndolo. De repente pone al público en mis manos. Hay un momento en que los siento a todos aquí. Puedo hacer cualquier cosa. Puedo retenerlos como una notita en el aire. Y no respirarán porque van a esperar a ver qué es lo que pasa después. Eso es un gran momento. No siempre sucede. Pero cuando sucede es un gran momento de nuestras vidas.


Entrevistador:
Usted ha afirmado a menudo que es el hombre más feliz que conoce. ¿De dónde surge esa felicidad?

Rubinstein:
Mi felicidad, la sensación y la consciencia de esa felicidad vino justo de un intento de quitarme la vida. Quería suicidarme a la madura edad de 20 años porque llegué a una suerte de hora cero, si puedo llamarla así. No había nada para mí. Estaba atrapado en Berlín camino de Paris. No podía llegar allí porque no tenía dinero. Prometí volver con algún dinero y luego volver a dar conciertos. Estaba en un hotel en Berlín en el que ya no podía pagar mi habitación. La mujer a la que amaba muchísimo estaba casada y me prometió divorciarse. No lo hizo y rompió conmigo. No me atrevía a hablarles de esto a mis padres. Estaba completamente aislado de ellos, nadie sabía dónde estaba. Intenté suicidarme y sigo estando vivo; vamos, que no funcionó. Intenté ahorcarme y me caí al suelo. Era infeliz y toqué un poco el piano y luego tenía mucha hambre. Cuando salía a la calle, había vuelto a nacer de alguna manera. Estaba renunciando a mi vida y luego la recuperé. Pero esa recuperación fue muy extraña. Me di cuenta de lo tonto que era antes, de que la vida no depende en absoluto de cosas como no pagar un hotel, o como que una mujer te deje o que la carrera se interrumpa. La vida es lo que te da. Está delante de ti.

Entrevistador
¿Cree usted en Dios?

Rubinstein:
(Se queda pensativo) Claro que creo, pero mi Dios no es un señor con barba. Es un poder. Es un poder increíblemente extraordinario. Toda mi vida he estado preocupado –y sigo estándolo- por una sola pregunta importante: ¿Por qué estamos aquí? ¿Quién lo hizo? ¿Quién lo empezó? Nadie ha vislumbrado jamás ni ha tenido la menor idea de por qué comenzó. Comenzó con las leyes de la religión. Están bien en cierto modo, pero nos dominan. Están diciéndote: esto está bien, esto está mal. Debes creer en esto. Debes creer en Dios. Estoy contento de creer, pero debe haber también una señal. Debe haber algo que nos muestre por qué y qué. No puede decirse que un terremoto que mata a miles de personas es algo que Dios haya hecho para el bien de la humanidad. Alguien me preguntó el otro día: “¿Cree usted en una vida después de que hayamos muerto?” Es una pregunta muy verosímil. Le dije que no creo en eso. Pero si hay vida después de la muerte es algo que me encantaría, claro. Sería algo maravilloso. Pero si creyeran que hay una vida y descubriera que no hay nada, que no soy más que un animal aplastado que mi vida se ha acabado por completo, me quedaría muy desilusionado si pudiera expresarlo. Creo que mi punto de vista no está demasiado equivocado. Creo que hay algo de verdad. Bueno, esto es lo que pienso. Pero creo cada vez más que lo que tenemos realmente, lo que es nuestro es lo que tenemos: la vida. Las personas dicen que la felicidad es reírse todo el tiempo y disfrutar de una buena chuleta o de un filete de ternera e irse a gusto a la cama, ganar un juego y cosas así. Esto es estúpido. No hay nada de eso. Se necesita un contraste. No lo disfrutas. Eso no es la vida. La vida es: hincarle el diente, tomarla absolutamente tal como es.

Entrevistador
¿Puedo hacerle una pregunta? ¿Cuál es la emoción que siente cuando contempla que la muerte va a extinguir una máquina tan insólita como usted, un ordenador con tanto corazón y tan rebosante de música y experiencia?

Rubinstein:
No dedico mucho tiempo a pensar en eso. Sí hay una cosa en la que creo. Hay una palabra que no está siempre clara para todos. En todos los idiomas utilizamos alegremente la palabra “alma”. “L´âme” en francés. Todos los idiomas la usan. Y no sabemos realmente qué es, dónde situarla. Creo que en nosotros es el poder metafísico, que simplemente emana. Siento siempre eso, como le dije, en mis conciertos. No dedicas mucho tiempo a pensar en ello pero hay algo flotando. Hay algo desconocido a nuestro alrededor. Eso no tiene que desaparecer. Después de nuestra muerte, si tuviéramos una cantidad de eso dentro de nosotros, se encuentra a nuestro alrededor. Recuerdo un día lluvioso en Londres en que esta gran cantante, Emmy Desitnn, me preguntó muy inocentemente: “¿Cómo tocaba Chopin?” Yo nunca oí tocar a Chopin, por supuesto. Solo puedo imaginar algo. Estuve a punto de decirle: “No me haga preguntas tan tontas”. Peor por una especia de instinto me fui al piano y toqué una pieza de Chopin que nunca toco en los conciertos. Y era yo el que tocaba. Toqué la pieza completa y los dos nos quedamos un poco pálidos. No era o quien tocaba. Lo sentía. Yo no lo habría tocado así. Interprételo como quiera. Le cuento simplemente como un momento de mi vida. Nada más.


Un abrazo a todos!

Acalígula

Fuentes:
-DVD: Arthur Rubinstein. Piano Concertos. Grieg, Chopin, Saint Saëns. Deutsche Gramophon (Bonus: Interview with Rubinstein)
- Wikipedia: Rubinstein

EJERCICIOS PARA PREPARAR TU CAMINO AL SEXO: MASTURBACION CONTROLADA


Se supone que como hombres estamos siempre preparados para el encuentro sexual con ella, pero una cosa es tener siempre, casi siempre o muy a menudo ganas y otra muy distinta, estar preparado y en condiciones para nuestro esperado encuentro sexual. Por agenda, trabajo, falta de tiempo y debido al día a día, tenemos un desgaste que al cabo de la semana nos puede pasar factura, de forma que cuando podamos estar con ella, quizás no estemos en las mejores condiciones.

Ni que decir tiene, que si no tienes pareja es probable que quizás te descuides más en cuanto al físico, o las horas de sueño, la dieta o te pases con la masturbación, al no tener digamos, la certeza de un encuentro sexual puntual o continuado. Quizás te sientas más o menos fresco durante toda la semana y en el fin de semana, o cuando surja la oportunidad no te encuentres al 100%, o bien hayas bebido demasiado esa noche, o simplemente el desgaste semanal le de por acumularse donde mas nos duele… ¡Si, ahí mismo!

Puede pasar que tengas muchas ganas, pero tus deseos y tu cabeza no digan lo mismo que tu cuerpo. Para los que llevamos una vida bastante agitada, paramos poco en casa y no tenemos fácil por nuestro día a día una vida 100% sana, tengo algunas recomendaciones que nos van a ayudar a mantener el impulso sexual primario a flor de piel, guardar la potencia sexual para el momento adecuado, a disfrutar más del propio acto ya que estarás más sensible y también, a aprender a controlar la eyaculación precoz, que se puede dar sobre todo, si hace tiempo que no practicas sexo con una mujer y estás viciado a la masturbación, o sea, a tu propio tacto. También te será útil en el caso que tengas problemas de erección, aunque si este último es tu caso siempre te diré que lo mejor es visitar al urólogo.

En realidad lo que estoy planteando es una CORRECTA GESTIÓN DE LA MASTURBACIÓN con el calendario delante, de forma que tú mismo fijes y programes los posibles días en los que vas a eyacular, manteniendo tu potencia sexual intacta y tu vigor sexual en aumento, hasta el mismo día en que tú hayas fijado el límite o creas más probable el encuentro sexual. Vamos a hacerlo en forma de ciclos de una semana, siete días: del día 1 al día 7 suponiendo que el encuentro sexual más probable estará los días 6 y 7. Por ser un ejemplo muy común día 1 = lunes, días 6 y 7 = sábado y domingo.

DÍAS 1 y 2 = En un momento de tranquilidad y a solas contigo mismo, preferiblemente al terminar el día, practícate la masturbación que te indico a continuación: De forma lenta y pausada, sin acelerar hasta el punto de que te provoques una eyaculación temprana, descansando y parándote cuando veas que estás a punto de eyacular, haz al menos dos pausas de medio minuto - un minuto antes de reanudar. El objetivo de esta masturbación no es eyacular, es hacer que el tejido eréctil del pene retenga la sangre durante el mayor tiempo posible.

Antes de eyacular, conviene que hayas hecho al menos un par de pausas de un minuto – medio minuto de descanso. Te recomiendo que eyacules los DIAS 1 y 2 UNA SOLA VEZ cada día, no se trata de que te quemes, se trata de que poco a poco vayas acostumbrándote a controlar tu eyaculación a voluntad y vayas acumulando a la vez potencia y vigor sexual.

DÍAS 3, 4 y 5 = Al principio son los días más difíciles del ciclo, sobre todo si tienes un hábito de masturbación continuado, pero le estamos enseñando a tu cuerpo a dosificar sus fuerzas y utilizarlas cuando realmente te va a merecer la pena. Durante estos tres días has de realizar el ejercicio anterior, una masturbación pausada y lenta, haciendo una parada en el punto donde veas que te queda poco para eyacular.

Lo más importante en estos tres días, es NO LLEGAR A LA EYACULACIÓN y que el tejido eréctil retenga toda la sangre posible. Te puede parecer una analogía un tanto absurdo, pero de igual forma cuando ejercitas tus bíceps en el gimnasio, está activando la circulación sanguínea en tus brazos haciendo que el riego aumente en la zona que estás ejercitando.

Puede que te cueste resistirte a la tentación de no llegar hasta el final, pero créeme que merece la pena. Por eso es importante que el tacto que tengas contigo mismo sea pausado y que “no cojas el acelerón del final” en el que ya es casi imposible controlar. De esta forma estamos preparando tu cuerpo para los DIAS 6 y 7. Obviamente tu apetito sexual va a aumentar, puesto que estamos esperando a liberar toda esta tensión sexual que vamos acumulando en nuestro cuerpo para el encuentro sexual con ella.

En especial durante estos tres días, sobre todo durante el DÍA 5 te vas a ver bastante más instintivo, más vigoroso y vas a proyectar una mayor energía sexual y masculina. En el caso de que “hayas caído en la tentación” (qué mal suena decirlo así, parece un discurso de cura) de eyacular, verás como se desinfla esta libido, tensión y deseo sexual, que has ido acumulando con el paso de los días.

DIAS 6 y 7 = ESTÁS ENTERO y por lo tanto, estás mucho más predispuesto al encuentro sexual que sabes que vas a tener si estás en pareja, o bien, a buscarlo o provocarlo de una manera más activa si no la tienes. Algo que es decisivo a la hora de saltar de la palabra al sexo además del tacto, es PROYECTAR DE UNA FORMA DIRECTA TU ESTADO SEXUAL. Esto se traduce en tu mirada, en tu tono de voz, en tu lenguaje corporal. Tu ánimo, tu voluntad y tu decisión van a ir encaminados a que este encuentro tenga lugar. Es una actitud muy distinta a la que tendrías si hubieras perdido fuerzas y energías con la masturbación ordinaria, ya que se habría calmado en cierta medida tu deseo sexual y tu impulso primario.


En los días que has elegido para liberar ya por fin tu tensión sexual corporal, algo que debes hacer para estar mínimamente fresco, es guardar escrupulosamente tus horas de sueño, has de dormir y comer bien (sin excesos o comidas copiosas) especialmente éstos dos días. Al tener programado tu encuentro, no es necesario que realices estos ejercicios justo antes del encuentro sexual, pero si los haces, es recomendable que estén distanciados el suficiente tiempo del encuentro sexual, ya que a estas alturas, tu estado puede ser tal que bien por ansiedad, ya por necesidad de liberar esta tensión te lleve a eyacular y por lo tanto a liberar antes de tiempo toda la energía sexual acumulada durante toda la semana. No sería plan que después de una semana de ejercicios, el día D a la hora H te desinflaras como un globo.

EL IMPULSO SEXUAL PRIMARIO ES EL MEJOR AMIGO DEL SEDUCTOR NATURAL, mucho más que cualquier técnica de comunicación, puesto que es lo que hace que tu conducta vaya dirigida a obtener aquello que quieres y persigues. Esta es la mejor mentalización que puedes tener, ser fiel a tus impulsos, es el fundamento de la atracción y una vez que estés intacto o entero sexualmente hablando, te va a ser mucho más fácil proyectar tu estado sexual sin trabas, excusas o “anestesias”.

Cuando estés con ella, en el primer acto sexual del encuentro, es muy, muy, muy importante que te tomes muy en serio el cortejo previo, los prolegómenos, el juego previo al sexo directo que tengas con ella, ya que tu sensibilidad en ese momento está mucho más acentuada que en otras ocasiones y conviene que ella esté a la par que tú en excitación. Es probable que finalices y llegues al orgasmo antes que ella en las primeras ocasiones debido a tu estado de excitación inicial, pero con la práctica de estos ejercicios de masturbación controlada, irás viendo que poco a poco vas educando a tu cuerpo a responder cuando tu quieras que responda, a fin de cuentas, ser más dueño de tu cuerpo sabiendo cuando almacenar y cuando liberar tu energía, para disfrutar más y mejor de tus encuentros sexuales.

En el caso que no tengas pareja estable y tus encuentros sexuales sean esporádicos, estos ejercicios te van a ayudar a ser más directo, a proyectar un estado sexual adecuado, a ser más activo a la hora de buscar pareja sexual y lo que es más importante, a aprender a controlar tu cuerpo no dejándote llevar por la búsqueda de un placer inmediato (aunque ¡para que negarlo! satisfactorio) que te aporta la masturbación en sí misma.

Quedarás satisfecho de saber canalizar tus energías, de aprovecharlas para los momentos en los que realmente has de liberarla (en un acto sexual en pareja). Realizando estos ejercicios, te darás cuenta también que tendrás un mayor aguante en tus sesiones de sexo. Nuestras queridas y amadas mujeres, merecen encontrarse con un hombre entero que tenga baterías para rato… Siempre que apetezca ¡claro!

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

DIVORCIO: DEFINICION, HISTORIA Y CAUSAS

DEFINICIÓN: El divorcio es una causa de disolución del matrimonio. En la mayoría de los países, el matrimonio es una unión entre dos o más personas con un reconocimiento social, cultural y jurídico, que tiene por fin proporcionar un marco de protección mutua o de protección de la descendencia. En ocasiones los cónyuges (o uno de ellos) pueden desear deshacer el vínculo matrimonial, lo cual se lleva a cabo, si en la legislación está permitido, a través de la figura del divorcio. En algunos ordenamientos jurídicos el divorcio no está permitido, entendiendo que el matrimonio no puede disolverse por la mera voluntad de las partes.

HISTORIA: La institución del divorcio es casi tan antigua como la del matrimonio, si bien muchas culturas no lo admitían por cuestiones religiosas, sociales o económicas. La mayoría de las civilizaciones que regulaban la institución del matrimonio nunca la consideraron indisoluble, y su ruptura generalmente era solicitada por los hombres. Aunque en algunas de ellas, el nacimiento de un hijo le otorgaba al vínculo el carácter de indisoluble.

Generalmente, el motivo más común de divorcio era el adulterio, aunque en muchas sociedades antiguas también era motivo de muerte, como en la antigua Babilonia, donde el divorcio podía ser pedido por cualquiera de los cónyuges, pero el adulterio de las mujeres era penado con la muerte. Los hombres hebreos, en cambio, podían repudiar a sus esposas sin necesidad de argumentar la causa de tal actitud. También existía el divorcio por mutuo disenso, pero las razones de las mujeres eran sometidas a un análisis más riguroso que las del hombre.

También en la antigua Grecia existía el divorcio por mutuo disenso y la repudiación, pero el hombre debía restituir la dote a la familia de la mujer en caso de separación. En Roma no se tenía el divorcio sino hasta el siglo II adC y tuvo similares características que en Grecia, aunque las mujeres que eran ricas por herencia de su padre y descontentas con sus esposos, solían abandonarlos y divorciarse de ellos sin mayores inconvenientes. En los inicios del cristianismo, el divorcio era admitido, pero con el tiempo la iglesia lo fue prohibiendo. A partir del siglo X, eran los tribunales eclesiásticos quienes tramitaban los divorcios, no sin grandes disputas de distintos sectores de la iglesia cristiana. A partir del Concilio de Trento, en 1563, se impuso la teoría del carácter indisoluble del vínculo, aunque se admitió la separación de cuerpos.

En España el Fuero Juzgo lo admitía en casos de sodomía del marido, inducción a la prostitución de la mujer y adulterio de esta. Posteriormente Las Siete Partidas lo prohibieron. Italia en 1970 y España en 1980 fueron algunos de los últimos países europeos en aprobarlo definitivamente. En 1796, Francia incorporó la ruptura del vínculo matrimonial en la ley promulgada el 20 de noviembre, que sirvió de antecedente a muchas de las legislaciones vigentes. El divorcio ha causado grandes polémicas en los países mayoritariamente católicos, pues la Iglesia Católica no considera posible el divorcio de las personas.

TRAMITACIÓN: El divorcio se tramita ante un tribunal civil o de familia y la petición puede ser presentada por uno de los cónyuges o por ambos de común acuerdo. En este juicio se obtiene el estado de divorciado, no ya de soltero, y se queda habilitado para un nuevo matrimonio civil, incluso con la misma persona de la que se divorciara. La disolución del matrimonio lleva aparejada también otras cuestiones como las que tienen que ver con el régimen patrimonial del matrimonio. Si hubo comunidad de bienes, generalmente se dividen los bienes materiales en partes iguales, aunque de común acuerdo pueden dividirse en otros porcentajes.

En la mayoría de las legislaciones, el capital obtenido durante el matrimonio pertenece por igual a ambos cónyuges, no así los bienes provenientes de herencias que pertenecen enteramente al cónyuge que los recibiera. Sin embargo en algunas legislaciones se permiten los acuerdos prenupciales, donde los cónyuges pueden determinar todo tipo de cuestiones inherentes a los bienes anteriores al matrimonio y también a los obtenidos con posterioridad, inclusive hasta se suelen establecer indemnizaciones ante una eventual ruptura del vínculo que los unía (algo que practican actores, políticos y deportistas con frecuencia).

CUANDO HAY HIJOS DE POR MEDIO: En el caso que la pareja hubiera concebido hijos, se establecen los regímenes de visita de uno de los cónyuges y las obligaciones pecuniarias de manutención que correspondan a cada uno, hasta tanto los hijos cumplan la mayoría de edad, que –según la legislación de cada país- puede ser a los 18 o a los 21 años, momento en el cual los cónyuges dejan de tener la obligación legal de mantenerlos económicamente. Esta obligación, en muchos casos, no se extingue si el hijo tiene algún padecimiento que le impidiera mantenerse por sus propios medios o necesita la manutención para proseguir con sus estudios. Por el contrario, puede extinguirse antes de las edades mencionadas si el menor fuera emancipado por sus padres.


CAUSAS GENERALES DE DIVORCIO: pueden ser muchas, pero en la mayoría de los casos se trata de problemas de convivencia de los integrantes de la pareja, ya sea por la relación entre ellos o por factores externos a la pareja. Según la legislación de cada país, es causa de divorcio el mutuo disenso; la bigamia; el adulterio; el delito de un cónyuge contra otro; la enfermedad física o mental, que ponga en riesgo la vida del otro cónyuge; la violación de los deberes inherentes al matrimonio; injurias graves; abandono malicioso; etc.

EN EL CASO DE ELLAS: Las mujeres se divorcian cuando se encuentran a un marido lo suficientemente desconsiderado, falso en la realidad y que es contrario a lo que pensaron sería su vida de pareja, algo que no corresponde con el ideal que ellas tenían modelado. Si ella no comulga con la forma de ser de su pareja, se molesta, no de forma evidente, porque la mujer tiende a “aguantar” por el bien común y sobre todo, por no poner en riesgo su estatus.
--
De todas formas, si no encara el problema en el momento justo en que ocurre, es probable que la relación se empiece ir a pique poco a poco. Si ella todavía le sonríe, le aguanta y le tolera un comportamiento no coherente con lo que ella entiende que se merece como mujer, esposa y madre, es ella la que está creando una situación que después se hace inaguantable. Quien querría una situación asi, la solución es hablar en el momento justo de lo que quiere cada uno y que esperan del otro si no están de acuerdo, entonces lo mejor es no casarse, pero se suele ver demasiado tarde. Pueden ser causas también, la ruina económica del marido o el maltrato.

EN EL CASO DE ELLOS: La principal causa es el cambio de pareja, así de sencillo. Un hombre no suele dar este paso sin antes haber optado por otra mujer y ya la tenga “asegurada” bien como pareja o bien como amante. Suelen seguir la política del “más vale pájaro en mano que ciento volando”. Si bien hay hijos por medio, es probable que prefiera mantener sus relaciones alternativas en al anonimato, en el caso que no haya hijos en el matrimonio, esta situación no tiende a ser duradera y opta por abandonar la relación antes de adquirir mayores compromisos que pudieran perjudicar sus intereses individuales en un futuro.
--
En ocasiones, ayuda a que uno escoja mejor en sus siguientes relaciones. Porque después de haber pasado por una experiencia de ruptura, uno se lo piensa dos veces antes de volver a casarse. Es decir, es un seguro contra nuevos incendios, porque ya se ven las parejas de una forma menos ideal. Un divorciado, siempre te está contando batallas, que nunca contaría si estuviera casado, es como si hubiera recuperado su libertad de expresión. Cuando llega el divorcio, es incluso posible que mejore la relación entre algunas parejas, en los casos positivos y cuando ha sido de mutuo acuerdo.

En cambio, cuando el divorcio es unilateral siempre hay una parte más afectada que otra. En estos casos, te das cuenta que casarse se te hace corto y divorciarse puede llegar a ser eterno, si la otra parte te pone trabas, te casas en minutos y te divorcias en meses. Mientras que el matrimonio es cosa de dos, el divorcio suele serlo de uno sólo. Uno nunca sabe que va a pasar en el futuro, ni siquiera mañana, pero una cosa tienes segura y es una verdad de Perogrullo: Si no te casas, no te vas a tener que divorciar.


Un fuerte abrazo.


Arcángel.
-

LIGAR DE DIA ES OTRA HISTORIA

Imagen cedida por ThinkPink
--
Típico domingo por la mañana, hay mucha pereza, un poco de resaca y no hay ganas de hacer muchas cosas. Te levantas y por tener pereza, no te apetece ni hacerte el primer café. Te asomas por la ventana y ves que hay un sol estupendo, decides irte a tomar el café fuera para aprovechar el buen tiempo. Te aseas un poco, coges el libro que te estás leyendo y ¡ala! a tomar un poquito el sol al retiro que nunca viene mal, a leer un poco hasta la hora de comer y a ver que se cuece por ahí. Nada más bajar, vas al bar de abajo a tomarte el café para tener algo en el cuerpo y te tomas tu tiempo leyendo... No hay prisa, es domingo, hace buen tiempo y el día promete tranquilidad y relajación.

Entras en el bar y está casi vacío como siempre, pides el café con algo dulce para desayunar tranquilo y te sientas. Como siempre, miras a ver que periódicos y revistas de suplementos tienen y casualmente, el que tiene el horóscopo, que es lo primero que miras está cogido. ¡Qué rabia! Es lo primero que lees y sólo han dejado los periódicos de economía. Empiezas a mirar por el bar y te percatas que a dos mesas hay una chica sola bastante maja, que está con la revista en la que te gusta ver los horóscopos y como no... Ella los podría esta leyendo.

Coges el café y te acercas a ella: "Hola, ¿qué tal?". Ella levanta la mirada de la revista: "Hola". le echas un ojo a su mesa y ves que la tiene llena de apuntes, un boli, el cenicero lleno de colillas... Ella está sin arreglar, tiene pinta de estar estudiando para unas oposiciones porque tienes todas las ojas subrayadas y hojas exámenes fotocopiados. Le dices: "¿Estás de exámenes?". Ella resopla un poco porque debe estar algo harta de tener que estudiar hasta en domingo. Te dice: "Si... Estoy a ver si me convalidadn el título". Con educación le dices: "He visto que tienes la revista donde están los horóscopos ¿Te importa leerme lo que dice de Virgo?". Ella busca la pagina de horóscopos y te lo lee y como siempre... ¡Virgo habla siempre de trabajo, nunca de amor ¡vaya porra de signo que hay que llevar encima". Le dices: "vaya, como siempre habla de trabajo... ¡menuda novedad! ¿qué tal llevas lo de la convalidacion? ¿no eres de aquí?".

Ella aparta la vista por un momento de la lectura: "Si, soy de aquí, pero me saqué la carrera en Argentina". Respondes: "Bueno, no quisiera interrumpir más tu estudio, pero como el bar está lleno (no hay casi nadie, lo dices mirando como buscando un sitio con la vista), si te apetece te acompaño mientras me tomo el café, en un rato me voy al retiro a leer un poco (y le muestras el libro)". Te sientas en su mesa conforme lo vas diciendo y ella dice:"¿Al retiro?... Pues si, hace buen día para ir al retiro, se me podía haber ocurrido a mi también ¿Qué estas leyendo?...". Y así empezastéis a hablar.

Conocer gente de día en una situación así, es mucho más natural y más sencillo que hacer el típico abordaje en frío del ligue de sábado noche. Con ser natural, tener buena educación y no molestarla invadiendo su espacio (o sea agobiar, atosigar con mil preguntas o ponerte demasiado cerca) es más que suficiente para conocer a alguien y quien sabe... Algo más ¿por qué no?

La cuestión es saber ser natural y circunstancial, no abordar con algo de memoria, sino con un pretexto, algo que resulte válido tanto para ella como para ti, que sea algo que suceda en ese momento y que podáis compartir. Si está en ocupada en algo, obviamente hay que tener en mente que la puedas molestar o interrumpir, por esto mismo la educación y un toque de humor prima ante todo. Como en el ejemplo, el bar está casi vacío, le dices que "está lleno y si la acompañas en el café mientras te vas sentando". Obviamente, si la estás molestando, interrumpiendo o te responde sólo por educación, te dirá que tiene que continuar con lo que está haciendo... No pasa nada, te levantas, pides disculpas por la interrupción y te tomas el café. Cuando te vayas, le dices hasta luego y la deseas suerte con los exámenes.

Las mejores horas para hacer este tipo de abordajes, son las horas de sol, entre el medio día y primera hora de la tarde, es cuando las personas estamos más receptivas a una comunicación, a interactuar con otras y al buen humor, cuando lo que menos apetece es estar en el trabajo. Hay una cosa clara, si ves a una mujer sola en una terraza, de tiendas, leyendo en un parque o dando vueltas indecisa mirando escaparates, es que ha salido de su casa porque se aburre soberanamente y busca de alguna manera "hacer algo" y en un nivel más o menos consciente interactuar con otras personas, por lo que sabiendo y siendo consciente de esto que te digo, no debería suponerte problema alguno en abordarla con un pretexto, como por ejemplo: "¿Te estás aburriendo?".
--
Imagen cedida por ThinkPink
--
Si por ejemplo estamos hablando de dependientas o camareras, algo que agradecen las personas que están trabajando en el momento en el que te diriges a ellas, es que te intereses por su estado de ánimo, que les preguntas si están cansadas, que tal llevan el día, si están agobiadas, si tienen mucho lío, etc. Como puedes ver cosas muy sencillas y naturales, fuera del típico y tópico"¿A qué hora sales?" que más de uno le ha preguntado alguna vez a una camarera. Tranquilidad ante todo, si la conversación ha sido agradable y ella te quiere volver a ver, ella misma te dirá a la hora que sale, o los días de la semana en los que trabaja, porque obviamente tu prefieres que te atienda ella, porque lo hace muy bien y se lo has dicho previamente.

Estamos hablando de una forma de conocer mujeres de forma natural, por lo que pretendo que abandoneis la obsesión de los cierres de e-mail, teléfono, beso y demás formas de puntuar que se suelen tomar como medida en La Comunidad. Para mi la verdad, nunca han venido muy a cuento, porque sencillamante nunca he salido a recopilar números de teléfono, sino a conocer a gente nueva. El tema del número de teléfono ha de ser siempre una consecuencia de un aplazamiento, o consecuencia de que has quedado con ella, nunca he visto necesario pedirlo directamente si sé que voy a seguir en contacto con ella, o se cuando y donde la voy a poder encontrar porque ella me lo haya dicho. Un buen ejemplo puede ser: "El miércoles o el jueves salgo antes y me pasaré por aquí a mirar más cosas ¿Me podrás atender tú?". Algo tan sencillo como eso, en el caso que sea una dependienta, es una buena excusa. O si es una camarera y sabes que está alli casi a diario, el ir tomándote una confianza con ella, poco a poco de forma natural... En fin, como se conoce la gente.

Cuando salgo de día, si me apetece conocer gente, algo que me ha liberado bastante, es dejarme en casa la obsesión por cerrar, o la obsesión por obtener números de teléfono, optando casi siempre por el aplazamiento, o con la excusa de que me gusta leer y escribir, un messenger... Que es mucho menos violento que pedir un teléfono, ya que si no estás muy calibrado, es posible que las defensas que no te has encontrado al empezar a hablar con ella, salten en el momento en el que le pidas el móvil. Conviene que para el Juego Diurno o ligue de día, te dejes las prisas y el marcador en casa.

Personalmente he obtenido mejores resultados así, que saliendo de noche o de una manera más forzada. También has de pensar qué es lo que va más acorde con tu personalidad, no tienes que representar ningún papel a la hora de concoer mujeres, has de ir descubriendo poco a poco, cuál es tu juego o tu vocación, al final te darás cuenta de que no hay un juego mejor que otro, sino el juego que más se adapta a tu forma de ser y a tu personalidad, o tu propio estilo que seguro que lo tienes.

Por último quisiera mencionar que la ventaja del Juego Diurno, está en las defensas o las barreras que te puedes encontrar a la hora de empezar la interacción o el abordaje en frío, mucho menores o nulas, en contra del típico sábado noche en el que "todos van a lo mismo" y ellas van preparadas para ello. Además de día es mucho más fácil hablar y no tienes que levantar la voz o gritar al oído porque la música esté demasiado alta y no se oiga... En fin, para mi todo son ventajas y para gustos ¡los colores!


Un fuerte abrazo.


Arcángel.

ESCENAS DE MATRIMONIO, por BESS

Llegas a casa, típico día pre-regla y esta vez no te ha dado por tener un enorme desconsuelo sino que tienes una mala hostia que no te aguantas ni tú. Lo adviertes según entras en casa y piensas… la va a cagar, seguro. Como está un poco nervioso (porque él también sabe que la va a cagar) le da por mostrarse hacendoso y decide cocinar y empieza a preguntarte por el lugar en el que están tooooooooooooooooodos y cada uno de los ingredientes y utensilios que tiene que utilizar y tú en ese momento, que simplemente le odias piensas: "vale que después de 3 años viviendo juntos no sepa dónde están las cosas, pero es tan gilipollas que todavía no se ha dado cuenta de la mala hostia que me pone cuando me hace ese tipo de preguntas: dónde está el papel higiénico? y la sartén de hacer la tortilla? y las pastillas del lavavajillas? y las corbatas? COMO SE PONE LA LAVADORA?"... GRRRRRRRRR!!!

Entonces piensas, me está vacilando, lo tiene que hacer aposta porque si no no es normal, o es imbécil y claro, se supone entre otras cosas te gusta porque es un chico listo o solo pretende amargarte la existencia para que saltes a su yugular y poder llamarte histérica, palabrita que usan para todo. No voy a repetir las palabras que podrían salir de tu boca porque parecerías la niña del exhorcista y no es plan.

Llegas a casa, después de que tu jefe te haya tocado los cojones todo el día y solo quieres un poco de paz, tirarte en el sofá y ser una parte más del mobiliario, entras en casa y qué te encuentras? Una cosa por aquí, otra para allá, se ha hecho algo de comer y se nota… no te lo tiene que contar, es más, sabes perfectamente qué ha comido. Le dices que no has tenido un buen día, que estás cansada y ese día resulta que le apetece charlar en vez de ver el partido de fútbol de turno y le tienes que contar tu horrible día de trabajo y claro, no puede decirte "qué putada cariño" y darte un abrazo y hacerte mimitos, no, tiene que solucionarte la vida y tú te preguntas, no le he dicho 2573 veces que cuando le cuento un problema es solo para descargar? Que no hay que aportar soluciones? Solo escuchar? Es tan difícil…? y para colmo le da por ponerse demasiado mimoso y claro, si no quieres, eres una borde, pero el que no tengas el día da igual, tú eres una borde… por supuesto.

Llegas a casa, tirado en el sofá, le molesta cuando pasas por delante del televisor porque no le dejas ver, ya como hay confianza da igual que se tire pedos, que se saque los mocos, que se tire eructos que provoquen que tiemblen las paredes… luego es que a ti no te apetece hacer el amor, eso es lo único que va mal en la relación, que a ti no te apetece practicar el sexo como antes…y claro, te paras a pensar, le miras, comparas hace 5 años con ahora y se te cae el alma a los pies, del tirón y piensas… No me extraña que la gente ponga los cuernos.

Tienes hijos. Porque los dos lo hemos decidido, porque digo yo que nadie le ponen una pistola para tenerlo. Entonces aquí se dan varias sub-situaciones dependiendo del tipo de pareja:

De nuestros abuelos o en algunos casos padres: el marido se va a trabajar a las nueve de la mañana, taxista, se da un palizón todo el día conduciendo y vuelve a las siete u ocho de la tarde, llama al telefonillo, pregunta si están todos bien y se va al bar a jugar la partida, cuando vuelve los niños ya están durmiendo, él trabaja mucho y tiene que tener vida. La mujer se levanta a las siete de la mañana, recoge lo último que quedara del día anterior, se ducha, prepara huevos fritos, zumo de naranja, colocaos…. Levanta a 3 niños, estos protestan te dicen que 5 minutos más, tienes que llamarles tres veces.

--
Luego todos son carreras y gritos y el padre que le dice a la madre que se callen los niños. Que se visten, que no se visten, que se pegan, que juegan, consigues salir con ellos para el cole, llevas tres niños y solo tienes dos manos, lleva a uno a la guarde, otro a un cole y al otro a otro distinto y claro, las clases empiezan a las nueve. Vuelve, friega, barre, comida, recoge a los tres niños de tres sitios diferentes, que coman, vuélvelos a llevar, vuelve a casa, recoge, vuelve a por ellos, haces lo que puedes, luego cena, conseguir que se acuesten, llega el marido, la cena para el, charlas un rato. El se va a ver la tele, recojes y te sientas en el sofa a ver la tele un rato (y la cosa no varía mucho el fin de semana, excepto por lo de tanto ir a venir al colegio que debe ser una gran liberación)… telita. Y te preguntas y yo? Yo no tengo derecho a tener vida?

La pareja moderna: Sales de trabajar y corriendo para el cole con el corazón en la boca temiendo llegar tarde y que las pobres criaturas sean los únicos que están en la fila del cole con cara de pena del tipo donde está mi mamá?????? Llegas a casa, pon una lavadora, recoge la cocina de la cena, mientras pinta con ellos, juega a guerras de cosquillas, baila, evita que se maten, cuéntales cuentos, llega papá, hora del baño, papá se encarga por supuesto protestando, que si estás deseando llegar para encasquetármelos (evidentemente chaval, pero ni te tumbaras en el sofá mientras él procede, no te jode? )

Encasquetárselos: encima no tiene ni idea de lo que dice, no sabe qué tienen que llevar al cole (debe pensar que la mochila se llena por generación espontánea) no sabe qué medicamentos tienen que tomar según lo que les pase( por no hablar de la dosis ni del intervalo horario) no sabe cuando tienen que llevar el chándal o la ropa de pisci o el disfraz (no voy a mencionar ni siquiera el haber pensado con anterioridad en poner lavadoras, comprar y planchar para que todo esté preparado para el día D) no sabe ni lo que comen los nenes en el cole, para qué? qué más da? (nada, que da igual si ha comido macarrones y se le da de cenar lo mismo, total…). En fin, que son un hombre moderno, porque AYUDAN… eso sí, jamás entenderán que el problema no es hacer, sino pensar.

Cuanto pagaría una mujer porque su chico le dijera oye, hay que poner la lavadora que el cesto está lleno y hay que pasar la aspiradora que esta tarde viene gente a casa y las pelusas giran por el pasillo como en el lejano oeste o tienes que hacer la compra que no hay de nada en la nevera (y que te de la lista para ir)… y tú hacerlo todo de manera robótica… sin pensar… y encima que siempre fuera imaginativo, no tuviera malos días, te hiciera reir y encima se lo currara todos los días en la cama echándole imaginación…

En fin…Ya debéis haber pillado de qué va el rollo pero vamos, supongo que hay otras miles de situaciones que compensan éstas porque en el fondo no podemos vivir los unos sin los otros, así que algo habrá…

Mucho Amor


Bess

INFIDELIDAD FEMENINA

Llevo ya unos meses paseando por los foros de Enfemenino.com como siempre, con el ánimo de aprender y conocer que es lo que hay en la cabecita y en los corazones de nuestras amadas mujeres. La verdad es que se habla de todo, pero en especial, en el tema pareja me quedo con la boca abierta cuando veo que hay un foro específico para Infidelidad Femenina, que os puedo asegurar no tiene desperdicio.

Me ha costado mucho escoger los testimonios debido a la ingente cantidad de material disponible, decidiéndome al final por aquellos testimonios de mujeres infieles a sus parejas, ya sean novios o maridos, que estaban mejor escritos. Os aseguro que hay muchísimo más, pero ante todo quería presentaros esta otra vía para saber que es lo que hay para que podamos entender todos las necesidades y conductas femeninas en pareja, como siempre, desde un ánimo constructivo, aunque a veces duela leer ciertas cosas. En fin, queridos compañeros… ¡Es lo que hay! Así que abrid bien los ojos para no perderos detalle.


ÉL TIENE NOVIA
--

Os cuento mi historia.... En la cena de empresa de navidad tuve un tonteo con un compañero. Trabajamos en la misma empresa y aunque no trabajamos en las mismas oficinas nos vemos bastante porque el viene bastante a la mía por trabajo.

Empezamos a enrollarnos, yo sabía que él tenía novia y me daba igual, porque solo quería eso, una aventura, solo sexo y nada mas, el me gusta mucho me lo paso muy bien con el en todos los aspectos pero sé que no sería mi pareja ideal porque no tenemos muchas cosas en común , la verdad es que no pegamos mucho.El caso es que a mi me vino muy bien, porque llevaba tiempo llorando por mi exnovio y el me hizo reírme, ilusionarme con algo... Me llama todo el rato, me manda mensajes, viene a mi casa, etc.
--
La cosa empieza a complicarse porque yo quiero cada vez más, no quisiera que dejara a su novia por mi, porque yo no creo que le pudiese dar una relación, pero si me gustaría que la dejase, para poder vivir este momento sin complicaciones, el fin de semana es para su novia y a mi cada día me jode mas, no me importa ser la otra porque aunque parezca extraño eso me hace sentirme poderosa pero lo que si me jode es ser el segundo plato, o sea, que cuando esta ella conmigo no puede ser.

Él dice que a él también le jode, que le gustaría hacer cosas conmigo pero yo lo que pienso es que QUERER ES PODER... Por otra parte no le puedo reprochar nada porque yo sabía lo que había y la que me esfuerzo en que el tenga claro que esto no es más que sexo...
Estoy hecha un lío y gracias por escucharme.

HE SIDO INFIEL A MI MARIDO

Hola a todas: Tal y como anuncio en el título, hace unos días me lié con un chico en una noche de borrachera absoluta. Aunque no recuerdo mucho de esos momentos, dos días después se lo confesé a mi marido. Él cogió la maleta y se fue de casa. Por la noche volvió, aunque no estoy segura de que se quede para siempre. Como bien me dijo, quedarse conmigo es la solución menos dolorosa, la menos mala.

Yo estoy total y absolutamente arrepentida de lo que hice, no tengo excusa y por más que busco una explicación tampoco la encuentro, sólo el alcohol. Hoy por fin he podido mantenerme más entera y no llorar durante todo el día. Continuamente me asaltan flashes de aquella noche y me da un vuelco el corazón. Lo siento tantísimo que hasta he dejado de comer.

La situación en casa es muy tensa y tengo miedo a que él nunca lo supere, tengo miedo a que dentro de unos meses me diga: "no puedo soportarlo más, se terminó". ¿Cómo puedo hacer que recupere la confianza en mí? ¿Cuándo debería acercarme a él para pedirle un beso? O ¿cuándo puedo pedirle que se vuelva a poner la alianza? Me imagino que para todas estas preguntas sólo hay una respuesta: hay que darle tiempo y dejar que él se acerque a mí.Me vendrían bien algunos consejos.

Muchas gracias por escucharme, un beso a todas.


¿QUÉ HAGO?... ¿LE SOY O NO INFIEL?

Tengo novio: le amo y el me ama, solo que nuestra intimidad no es muy buena. Yo te atribuyo a que el es americano, ciertamente comprobé que no son tan fogosos como los latinos. En fin, el caso es que yo quiero más y me deja con las ganas, no voy a negar que si me masturbo cuando estamos teniendo sexo por que es la única manera en que llego a orgasmo, pero me gustaría no tener que recurrir a eso.

Ahora, la pregunta que planteo es que tengo un amigo, que vive en Los Ángeles a 8hrs de distancia, por lo que yo sé, actualmente hay atracción sexual entre nosotros, pero nunca ha habido nada más que miradas e indirectas.

Ya que nos hemos visto alguna que otra vez, el me ha invitado a pasar el fin de semana juntos y obviamente hay muchas posibilidades de que tengamos algo más. No se que hacer mi novio, ha sido mi primer hombre con el perdí mi virginidad pero realmente me gustaría saber como es estar con otro hombre. ¿Qué hago? ¿Me atrevo y tengo una aventura con mi amigo o de plano le soy fiel a mi novio? ¿Qué podéis decirme?
--
--
¿SE PUEDE ESTAR ENAMORADA DE DOS HOMBRES A LA VEZ?

Hola a todas: Estoy hecha un lío. Estoy con dos hombres a la vez. Los quiero a los 2 pero no se cuanto tiempo podré seguir así. Os cuento. Yo llevo 19 años con mi pareja, el amor de mi vida, en fin. Nunca le he sido infiel porque no lo necesitaba. Pero claro la rutina va apagándolo todo. Hace 7 años tuve a mi hija y luego vinieron las gemelas... Yo, reconozco que no tenia ganas ni fuerzas para nada y siempre estaba de mal humor y bueno él se fue alejando poco a poco y la verdad que desde hace 3 años cada vez más. He sufrido mucho, porque pensaba que el no me quería aunque yo estaba loca por el.
--
Pero todo cambió hace una año. Empecé de nuevo a trabajar. Y como en casi todos los trabajos, en el mío también había un chico guapo, y además el típico mujeriego que se tira a todas las tías, en fin, que me dije: "bueno, como no se va a fijar en mi pues da igual", claro, hasta que se fija.
--
Todo empezó por un juego y además, yo era consciente de que si quería algo de mi sería solo sexo, y yo eso no quería y además me controlaba perfectamente. No se cómo pero lo que empezó con un juego siguió con miraditas, mensajes... y sin saberlo caí rendida a él, a pesar de intentar que no sucediera y de repetirme que no teníamos nada en común. Además yo pensaba que era una más de sus conquistas, y que no me iba a enamorar.
--
Pensé también, que como ya mi marido no me hacía caso pues que iba a disfrutar con él hasta que se hartara de mí. Incluso sabía que aunque estaba conmigo si caía otra no pasaba nada. ¡Yo que siempre he sido súper celosa!!. En fin que sin darme cuenta él se estaba enamorando de mí y claro yo de el. Aunque alguna vez me lo dijo yo no quería creerlo (pensaba para mí: eso se lo dirá a todas).
--
Pero claro, lo bonito se acaba y hace dos semanas, mi marido me pilló un par de mensajes y claro se armó la buena. Una noche me dijo: "Te lo has tirado ya o lo vas a hacer en el próximo viaje", ya que en unos días tenía con él un viaje de trabajo. Yo por supuesto lo negué todo, pero claro no es tonto, me pilló algún correo de mensajes muy bonitos y románticos que me había escrito mi compañero.
--
Lo peor, o no se si lo mejor es que él al pensar que me perdía, mi marido se ha dado cuenta que me quiere. Yo por supuesto lo he negado todo, le he dicho que solo ha sido un tonteo, y que le quiero a él (o por lo menos eso pienso, o creo).Pero es que mi compañero de trabajo, que por cierto es mi jefe también. En el viaje de trabajo que hemos estado juntos ha sido algo increíble estar todo el día con él...
--
Aunque le prometí que no podía estar con él, porque también se lo prometía a mi marido. Un día caí, y la verdad que lo que sentí llevaba, mucho, mucho tiempo que no lo sentía. Y ese es el problema que aunque he decidido seguir con mi marido y dejarle a él, de hecho lo hemos hablado en el viaje de vuelta, no se qué hacer. No quiero perder a mi marido y se que si se entera o intuye que estoy de nuevo con él me deja.
--
Pero por otro lado estar viendo a mi compañero todos los días es un martirio. No sabéis cómo lo deseo. Además, se que lo que siente por mí es verdadero porque en el hotel como estábamos en habitaciones contiguas. Le oí una conversación telefónica con un amigo diciéndole que estaba loco por mi, que era la mujer de su vida y que lo dejaría todo por mi.
--
En fin que aquí me tenéis. Sin saber qué hacer. Dadme algún consejo. ¿Podré seguir con los dos sin que mi marido me pille?
--
...Bueno, queridos hermanos y compañeros de Comunidad, creo que después de esta panorámica, no cabe duda que no se trata ni de ELLAS SON MÁS, NI DE ELLOS PEORES… Como dice mi abuelo el malagueño: “Las mujeres son leonas, unas fieras y otras mansas, unas buenas y otras malas… Pero todas leonas”. No hay que entenderlas, hay que quererlas y aceptarlas tal y como son, sabiendo lo bueno y lo no tan bueno, porque al final todos somos pecadores.


Un fuerte abrazo.

--

Arcángel.

REGATE DOMESTICO, por MERLIN

Hay un célebre refrán que dice: "Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar", o lo que es lo mismo; cuando veas que a alguien cercano le pasa algo, prepárate, porque te puede pasar a ti lo mismo.

El otro día estaba pensando en este refrán porque hay una circunstancia que se da mucho entre matrimonios o parejas estables que conviven juntos. Me refiero a la treta usada por algunas mujeres para conseguir que hagas algo que quieren que hagas, sin pedírtelo directamente. Para ello, te ponen como ejemplo al marido de su amiga o de la vecina, pensando que te sentirás tan culpable y "raro" si no lo haces, que reaccionarás de manera inmediata. Si te ves en esta situación alguna vez, CUIDADO… ¡NO PIQUES!

Veamos un ejemplo.

- Manolo, ya podrías hacerte cargo tú de cocinar o de la plancha, que hay que repartirse las tareas.
- Ya, cariño, por eso yo hago la compra, baño a los niños, les doy la cena, los meto en la cama, hago los papeleos del banco, cocino los fines de semana y me traigo trabajo extra a casa para que lleguemos a fin de mes.
- Bueno, sí… qué me estás diciendo… ¿que yo no hago nada?
- No, nada de eso. Te estoy diciendo que yo hago todo lo que está de mi mano para colaborar.
- Pues Vicente, el marido de la vecina, cocina todos los días, que lo veo yo desde la ventana.

Ahí está la trampa, amigos. Puede que sea cierto. Puede que no colaboréis demasiado en casa. Puede que tengan razón. Pero no dejéis que os lo rebocen de esta manera tan vulgar y denigrante, poniendo al marido de tu vecina como mejor marido que tú, porque de eso nada.

Para esto, os propongo una solución fácil y natural, que hará que nunca más te compare al resto de maridos. Funciona. Vamos a ver varios ejemplos, a usar el que creas más conveniente, según lo borde que se pongan contigo.

Respuesta 1: busca una cualidad que veas en la vecina y que no veas en tu mujer. Sí, sé así de duro; ella lo acaba de ser contigo.

- Pues Vicente, el marido de la vecina, cocina todos los días, que lo veo yo desde la ventana.
- Sí, también la vecina se ha puesto una tetas preciosas y tú no te las quieres poner.

Respuesta 2: si te pone como ejemplo a una pareja con la que tenéis confianza, genial.

- Pues Vicente, el marido de la vecina, cocina todos los días, que lo veo yo desde la ventana.
- Sí, no me extraña. El otro día, hablando con Vicente, me dijo que su mujer no le deja ni respirar… que en cuanto están solos le mata a polvos. Joder, así cocino y plancho yo el resto de mis días.

También puedes buscar una virtud tuya, que sepas no tiene el vecino, pero corres el peligro de que la conversación se convierta en un concurso de a ver quién tiene más virtudes entre el marido de tu vecina y tú… yo no correría ese riesgo. Vete a lo seguro.
--
- Pues Vicente, el marido de la vecina, cocina todos los días, que lo veo yo desde la ventana.
- Sí, pero luego él se pira los fines de semana con sus amigos y su mujer no le rechista ni se lo echa en cara, y yo me quedo en casa para poder hacer vida familiar.

En definitiva, busca algo que sea evidente que le falta a ella, y arrójaselo sin piedad. No pretendo que seáis malas personas, ni malas parejas, ni mucho menos. Pero el uso que se da más frecuentemente de lo que pensáis de esta táctica entre mujeres no me parece ni bueno, ni respetuoso. Porque, con otras palabras, lo que le estamos diciendo con estas respuestas es:

- Pues Vicente, el marido de la vecina, cocina todos los días, que lo veo yo desde la ventana.
- Sí, tienes razón. Pero nadie te ha obligado a casarte conmigo y yo soy así. Siempre lo he sido. También estoy yo contigo sabiendo que otras mujeres tienen cosas que me encantaría que tuvieses tú. Haberte casado con Vicente, joder.

Esto es lo que tenemos que dejar claro con nuestra contundente respuesta. Eso sí; es muy importante que no tardes ni 10 segundos en contestar, pues si lo piensas más de ese tiempo, no será creíble y parecerá un cabreo y una acusación motivada por ese cabreo. La rapidez y la calibración de la respuesta, solo se coge con práctica y más práctica.
--
Si lo dices sin pensar, la sensación que le creas a ella es que es algo que tenías ganas de soltarle en cualquier momento, algo que tenías a punto de reventar, dando así a entender que ella no es tan perfecta como te quiere hacer creer, ni tú tan desalmado en vuestra convivencia y, encima, lo que das a entender es que, aún teniendo algo en su contra, has estado callado y sin protestar hasta que ella te ha atacado. Total, que le das la vuelta a la tortilla, que es el objetivo que pretendemos conseguir.

Para que veais que no somos los únicos, os remito también a un artículo original de Franco Seduction Blog, imprescindible para la formación de todo hombre casado o en pareja, en el que da también detalles originales para darle la vuelta a la tortilla o como dice él "How to bust her balls"... ¡Pero qué malos somos!

Un mágico saludo


Merlín.

¿SE PUEDE RECUPERAR UN AMOR?


No quiero ni acordarme de aquel día en que me dijo: “No… Se acabó”. Fue durante un invierno hace unos cuatro años, de madrugada y por teléfono. La impotencia de no poder hacer nada en ese momento para atrapar de nuevo, aquello que se me escapaba entre los dedos, me invadía y poco a poco conforme avanzaba la conversación, me daba cuenta de que realmente no dependía de lo que yo hiciera o dejara de hacer. Simplemente, las cosas cambiaban sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo.

Realmente mi dependencia afectiva hacia ella, había degenerado en tal forma, que la ahogaba, la asfixiaba y había acentuado tanto las diferencias que por valores, prioridades y carácter, existían entre ella y yo, hasta tal punto que la última hebra de la cuerda que nos unía, se rompió de tanto tirar. Yo la quería y Dios lo sabe, pero no sabía quererla, ni creo que realmente la conociera lo suficiente, como para saber que era lo mejor para mi y para ella.

De mala manera, intenté ser “su amigo” en lo posterior, pero creo que a estas alturas, todos sabemos que ese nuevo parentesco es imposible de llevar a cabo cuando realmente amas a una mujer, por más que ellas digan que si pueden, nosotros no funcionamos igual, ni sentimos igual, ni concebimos de igual forma la amistad y el amor. Insistentemente, trataba por todos los medios de volver a atraerla hacia mi, consiguiendo justamente todo lo contrario, reproche tras reproche, mi combustible interno se fue agotando hasta que un día llegué a mi límite y decidí desaparecer de la escena para evitar un sufrimiento continúo y estéril.

Después de prácticamente un año, intentando curar mis heridas, los reproches que sentía interiormente e ir intentando poco a poco, levantar cabeza con “parches provisionales”, conociendo gente, trabajando mucho profesionalmente, viajando también y confesándome ante vosotros pensando al menos una vez al día en ella. Siendo sincero con vosotros, creo que al igual que en la canción de Joaquín Sabina, “tardé en olvidarla 19 días y 500 noches”… Pero sin olvidarla, aunque creía en efecto que era ya algo del pasado y que ya probablemente no volvería a verla nunca más, ya que había borrado dentro de mi, cualquier posibilidad de retomar ese contacto para poder mirar hacia delante y lo que es más importante: APRENDER A ESTAR SOLO Y CURAR MIS HERIDAS. No hay mejor remedio, que el tiempo.

Resulta que estando de vacaciones con mi mejor amigo en Palma, mientras echábamos la siesta antes de salir a cenar para después proceder a la fiesta, sonó el teléfono… Y si, era un número muy, muy, pero que muy familiar, tanto que fue imposible de olvidar en un año. Al principio no me lo creía, pensaba que estaba medio dormido, pero fijé bien los ojos y si, era ella. Antes de cogerlo, se lo dije a él y “me prohibió terminantemente” cogerlo aparte que no me atrevía. Llamó una segunda vez y mi amigo me quitó el móvil de las manos “Te van a liar otra vez y no te quiero ver pasarlo mal” me dijo como buen amigo que es. “Si me llama una tercera vez, lo cojo” le dije. Efectivamente sonó por tercera vez y lo cogí. Parecía que no había pasado un año.

Un par de semanas después volví a verla en Madrid, quedamos para tomar algo y nos pusimos al día. Ella me dio a entender que se estaba viendo con otro chico, no de una forma seria, pero que sí había alguien, cosa que tampoco me extrañó. Una mujer así, puede elegir y marcar un ritmo y unas condiciones a prácticamente cualquier aspirante. En ese mismo momento me propuse empezar a trabajar para volver a estar con ella, quizás no era el pensamiento más acertado por mi parte después de lo que había vivido, pero tomé una decisión y poco a poco, fue volviendo a mi vida hasta que un día me dijo: “Te veo muy cambiado”. En ese momento supe que había estado trabajando en la dirección correcta.

Lo primero que quiero decir, es que con esta experiencia que me marcó a un nivel muy personal y que me empujó a buscar todos los recursos disponibles, si es que existían para que ella volviera, es que esto no es magia y que NO EXISTE FORMULA MAGISTRAL ALGUNA para hacer que una mujer a la que amas o amaste, vuelva a tu vida. Si alguien os dice alguna vez que tiene un método infalible para conseguir esto, os está vendiendo.
-
Recibo con bastante frecuencia peticiones de muchos de vosotros diciendo “Quiero volver con ella y no se como hacerlo”. La cuestión para esto es que te plantees primero si… ¿REALMENTE MERECE LA PENA? Pregúntate esto lo primero, por que si te ha dejado ella, nunca has de olvidar que hay más mujeres en el mundo y tomar una decisión acertada, a este nivel cuando no se puede ser objetivo, es francamente difícil y probablemente te estés equivocando. ¿Por qué digo esto? Porque en realidad nos enamoramos y echamos de menos a una imagen ideal, a lo que nos hace sentir esa persona y no a la persona en sí. Incluso habiendo sopesado todo esto y ves que realmente es lo que quieres hacer, las pautas a seguir podrían ser las siguientes:


QUITARTE DE LA ESCENA POR UN TIEMPO: Necesitas tiempo para curar tus heridas en tu cueva, para vivir, para conocer gente, para salir… Necesitas ver a otras personas, no quedarte en casa, hacer cosas nuevas, nuevas actividades, vivir para tí y ser lo suficientemente maduro como para tenerte a ti mismo en el primer lugar de tu lista de prioridades. Tú eres lo primero, eso tenlo bien claro y si no piensas en ti nadie más lo hará.

CORTAR COMUNICACIONES CON ELLA: Has de evitar por todos los medios la tentación de no despegarte de ella, de seguir enganchado todavía a pesar de que “Te han dado la patada”. He visto con mis propios ojos como amigos míos a sabiendas de que su ex estaba ya con otro, llamándola por teléfono para “arreglarlo” sin aceptar todavía la realidad. Que no te tiemble la mano a la hora de eliminar un contacto cuya mera presencia puede tentarte a hundirte y a rebajarte como persona, a no ver la realidad o a seguir insistiendo en un asunto que ya ha dejado de depender de ti hace tiempo, porque sencillamente… No hay asunto ya que tratar.

APRENDER A ESTAR BIEN SOLO: Esto es fácil de decir, pero existen personas que no entienden aquello de “más vale estar sólo que mal acompañado”. No se trata de ir a la caza y captura de otra novia, mujer, esposa o pareja… Se trata de recuperarnos y eliminar esa ansiedad y esa dependencia que nos ha llevado a nuestro anterior fracaso. Se trata de estar bien con uno mismo y no depender de nadie para tener una calidad de vida y un bienestar. Si solo te concibes a ti mismo lleno y completo como persona en pareja, esto le va a suponer una tara en tu personalidad. Tienes que ser persona, no solo en pareja, has de serlo en tu casa, en el trabajo, con tus amigos, tu familia, en el baño y en la cola del supermercado. Si te falta ella ¿Acaso no eres persona? ¡Pues vaya vida de mierda entonces…! Tú eres el único responsable de tu bienestar y nunca has de cargar esa responsabilidad en ninguna otra persona que no seas tú.

ACTUAR EN FUNCION DE TUS PROPIOS INTERESES: Con esto quiero decir, que siempre que actúes ha de ser por tu decisión personal y no para que “Ella vea lo mucho que has cambiado”. Si te pones a trabajar bajo este marco, seguirás intoxicado, puesto que seguirás estando bajo su petición, actuando en función de lo que tú crees que ella desea ver en un hombre. Este es un marco de esclavo, cuando piensas en mejorar, lo haces porque asi lo quieres para ti, no para que ella vea lo mucho que mejoras. Aquí estarías buscando su aprobación a pesar de que pudieras pensar estar cambiando, seguirías bailando para ella. Es como cuando un lector me pregunta “¿Qué tengo que hacer para recuperarla? ¿Qué tengo que mostrarle?”. La respuesta es nada, no tienes que crecer para nadie más que para ti mismo.

Si estos puntos han quedado más o menos claros, quizás si entonces puedas plantearte el retomar alguna relación, pero habiendo recorrido todo este camino. Hasta que no sueltas el collar de la dependencia… No eres verdaderamente libre de poder disfrutar plenamente una relación de pareja. Ya que una relación tiene que enriquecerte, nunca convertirte en un inválido dependiente de otra persona.

Recordando una vez más que esto no es magia y según cual haya sido la causa de la ruptura, tenemos que pensar que si la diferencia entre sus valores y los tuyos, refiriéndome a valores fundamentales de pareja, como pueden ser exclusividad, amistad, confianza, familia, fidelidad, etc. son profundas, es mejor dejar las cosas como están, como una experiencia más. Ni que decir tiene que si la ruptura fue traumática por cuestiones muy serias como maltrato, familiares ajenas a la pareja, cambios de residencia, de trabajo … En fin, cosas que ocurren y que afectan realmente a las relaciones, has de sopesar pros y contras y ver si realmente después de evaluar tu situación actual, de compensaría dar un paso tal. ¿Te compensa realmente?

En las películas queda muy romántico decir aquello de “Te necesito”, pero si de verdad necesitas a alguien… Para concebirte a ti mismo como persona completa, hay un problema subyacente de DEPENDENCIA y esto querido amigo no es amor.

CONTINÚA EN AGARRARSE A UN CLAVO ARDIENDO


Un fuerte abrazo.


Arcángel.

PRODUCTOS Y COMPRA SEGURA EN P&R

CARIÑO... ¿BAILAMOS CHIKI CHIKI? por MERLIN

Pues sí. Aunque parezca una coña, Rodolfo Chikilicuatre, nuestro próximo representante eurovisivo, no está ahí por casualidad, ni porque un puñado de frikis se haya dejado los pulgares a base de sus mensajes SMS para votar.

No. Lo que pasa es que le hemos votado todos los casados porque nos sentimos completamente identificados con su él y con su "hit parade".

UNO, EL “BRIKINDANS”

Es la etapa de noviazgo. Inolvidable. Hace unos años, en mis tiempos mozos, el Break era el baile de moda. Os aseguro que el que bailaba breakdance se llevaba a todas las chavalas de calle, sin más esfuerzo que el de marcarse unos pasitos en cualquier discoteca. Ellas daban cualquier cosa por ser “la novia del breaker”. Es una etapa durante la cual, con el mínimo esfuerzo, todo son virtudes ante los ojos de tu chica (qué tiempos aquéllos).

Agárrate una borrachera con ella, se descojona de lo gracioso que te pones en ese estado y de lo bien que sabes beber. No acudas a una cita, dale plantón, y se parte de risa de los huevos que le echas al asunto. Ponle los cuernos, y presumirá de lo machote que eres. Tírate un pedo delante de ella, y te dará una fama de cachondo mental que durará años (seguro que hasta te pide alguno en el ascensor de El Corte Inglés, para que se lo coman los que suben después). Aprovecha la etapa “brikindans”, porque haz cualquiera de estas cosas en las siguientes etapas y eres hombre muerto.

DOS, EL “CRUSAÍTO”

Es a partir del momento en el que decides convivir con ella. Este movimiento, hecho por el propio Chikilicuatre es exactamente igual que el que pudiera hacer el mejor de los delanteros de la Liga de las Estrellas. Ese quiebro de cadera, despistando al defensa es perfectamente equiparable a las maniobras a las que se ve uno forzado para sobrellevar más de una desavenencia conyugal, provocada normalmente por la convivencia.

¿Se acabaron las copas con los amigos? ¿Volveremos a ver a esas antiguas amigas con las que pudo pasar y no pasó? ¿Se acabaron las excursiones con la panda de borrachuzos del pueblo de tu madre? ¿Tengo que soportar la conversación de mi suegra durante otro domingo? A todo esto te digo que NO, eso sí, si sabes ejecutar perfectamente el “crusaíto”. Practícalo, por Dios. En época de convivencia, un buen regate puede ser una sabrosa victoria "in extremis".

TRES, EL “MAIKELYASON”

Te casaste, la cagaste, dice un dicho que yo no he dicho. Pero NO, no te asustes. No, si dominas el “Maikelyason”. Vas a encontrar muchas trampas en tu camino, así que tienes que estar muy atento y preparado. Procura llevar calzado cómodo. Por ejemplo; llegas a casa, deseando abrir la nevera, pillarte una cervecita fresca, que tienes reservada como oro en paño desde ayer, y sentarte en tu sofá y no hacer nada más que eso. Pero abres la puerta, te asomas al salón a decir un simple “hola” y te encuentras a tu suegra ahí sentada. Sí, en tu sofá y tomándose la última puta cerveza que quedaba en la nevera; tu cerveza.

Es en ese preciso instante, recién asomado al salón, cuando retrocedes con este paso de baile mientras dices: “¡joder, me he dejado en el despacho todos los informes de mañana!”. No das tiempo a reaccionar, porque no llegas a entrar del todo. Haces el “Maikelyason” y desapareces. Este paso tendrás que ejecutarlo muy a menudo. No es difícil. Practica en un suelo deslizante, de mármol si puede ser. Nunca lo hagas en el parquet o sobre la tarima flotante del salón con los zapatos negros, porque te van a caer tantas hostias como rallajos dejes.

CUATRO, EL “ROBOCÓ”

Ahora sois más en la familia. Llegaron los churumbeles. Llegas a casa, después de una dura jornada laboral y te encuentras a los pequeños gritando, subidos en el sofá, con todos los juguetes repartidos por el salón, como si de un rastrillo se tratara, y a tu mujer con espaguetis colgados de las orejas… Hay que bañar a los niños y acostarlos. Ella está deseando encasquetártelos y, cuando te ve llegar, ve el cielo abierto. Te consigue colar a los niños que se te suben encima para hacerte mil y una perrerías, así que no puedes hacer absolutamente NADA para evitarlo y dejar que se diviertan a tu costa. Además, si intentas quitártelos de encima, ella te lo va a reprochar tipo: “no pasas tiempo suficiente con ellos y, encima, no quieres jugar con ellos... ¡son tus hijos!”. Pero tú no tienes fuerzas para hacer nada, además sabes de sobra, que el único objetivo de tus hijos es exterminarte… por temas evolutivos y sólo te queda adoptar la figura del “Robocó” y que sea lo que Dios quiera (con el permiso de los peques).

Luego, cuando tu mujer ve que tus hijos te machacan sin oponer resistencia alguna, te llenan la cara de arañazos, golpes, mordiscos y te dejan alguna pota por encima del hombro, te conviertes automáticamente en ese pelele del que se enamoró. "Es tan bueno con sus hijos", dirá a sus amigas, cuando la realidad es que toda la familia, en tu propia casa, se descojona de ti mientras pones posturas, más que de Robocop, de clic de Famobil (Robocop habría sacado su pistolón, se habría cargado a tu mujer, a tu suegra y, mirando con cara de mala hostia a los niños, les diría eso de "no os metáis en líos"... y a ver quién cojones se bebe después la única cerveza que tienes en la nevera). Pero bueno, con este sacrificio, tienes asegurados un par de homenajes esa semana, vive Dios.

Como veis, el Chikichiki no es más que nuestro paso por la difícil vida del casado, de cómo fueron nuestros comienzos y de cómo sobrevivir en nuestra actual situación. El próximo día 24 de Mayo, en Belgrado, veremos cuántos son los europeos eurovisivos que se identifican con nuestro nuevo héroe, Rodolfo Chikilicuatre, que tan buen homenaje nos brinda y del que nunca debes olvidar su lema: ¡perrea, perrea!.


Un mágico saludo.


Merlín.