LOS FANTASMAS DE LA CAMA

Claro, claro… ¡Lo que tú digas campeón!
--
Ayer estaba tomándome unos cafés con un amigo, y como tenemos un amigo común que se nos casa en breve, pues nos pusimos a hablar del matrimonio, del sexo, de nuestras respectivas, etc. En fin, de lo que se ponen a hablar dos amigos. Le quiero mucho, pero ayer acabó exasperándome con sus récords en la cama. Por lo visto, me considera un crápula, cosa que me hace bastante gracia. Hay hombres que están constantemente hablando de números, o que parece que tienen que justificar delante de los demás cada minuto que pasan o que dejan de pasar en la cama con sus novias o con sus ligues.

Este buen amigo mío, se indignó bastante cuando él me confirmó y me reconfirmó que era de capaz de aguantar mucho (no diré cuanto para que no empecéis a compararos y a tomaros medidas de tiempo… Que ya nos conocemos) y yo simplemente le respondí: “¿Y para que quieres aguantar tanto? ¿De qué te sirve? Para contármelo a mi, supongo y poco más”. Se echó las manos a la cabeza, como queriéndome decir “Pero qué pasa… ¿Qué tu no aguantas tanto? Como se entere tu chica…”. No llevábamos ni media hora hablando y yo ya estaba saturado de tiempos, tamaños, categorías, duración, tantas o cuantas.

No quiero dar ni un solo dato de tiempo en este artículo, ni a modo anecdótico y no lo hago porque ya sois muchos los que me habéis hecho la misma consulta: ¿QUÉ PUEDO HACER PARA AGUANTAR MÁS EN LA CAMA? A lo que yo respondo: ¿CON QUIÉN ESTÁS COMPITIENDO FANTASMA? ¿A quién se lo vas a contar primero cuando batas el siguiente récord? Parece que hay muchos compañeros, diría yo demasiados congéneres nuestros, ansiosos por conseguir una meta en cuanto al sexo. Lo que yo me pregunto es si realmente, cuando alguien se plantea esto, cuando está con una mujer está disfrutando o está aguantándose la respiración para demostrar algo. ¿Qué pretendes demostrar, qué eres un machote? Se supone que cuando estás en la cama con una mujer estás disfrutando, pero no compitiendo, ni comparándote con nadie.

Hay muchos que creéis que si eyaculáis en cinco minutos sois eyaculadores precoces. Os voy a dar la definición exacta de eyaculación precoz: es la falta total de control sobre el reflejo eyaculatorio. En los casos más graves, el hombre eyacula antes de la penetración de su pareja o segundos después de hacerlo. A ver, la típica pregunta… ¿Hay algún tiempo umbral o límite para eyacular? Cada hombre tiene el suyo, no hay una tabla tipificada con tiempos recomendados, depende de tu cuerpo, de tu ansiedad por penetrar, de lo que le guste, de lo cansado que estés… Comparar números es de acomplejados. Cuanto más pendiente estés de controlar el tiempo, más ansiedad vas a tener y menos vas a estar a lo que tienes que estar y o bien… O no se te pondrá dura, o eyacularás enseguida. Que manía os entra a algunos con pareceros a Nacho Vidal, o eso o es que realmente se ve demasiado porno.

Piensa por tanto, si cuando estás con ella, lo estás realmente o si estás intentando batir alguna marca para sentirte "más macho". Yo simplemente te digo desde mi modesta opinión, que si por ejemplo, te apetece alargar un rato más el coito porque te da placer y estás a gusto, no quieres que se termine tan rápido, porque quieres seguir sintiéndola cerca, pegada a ti, porque estás muy excitado, porque quisieras que ese momento no terminase nunca, porque está imponente, porque te vuelve loco, porque hace tiempo que no la ves… Por cualquiera de todas estas razones, menos por batir una marca o llegar a un umbral ¡POR FAVOR! Simplemente sal un ratito de su vagina y juega un poco con el resto del cuerpo, disfruta, juega, pásatelo bien por favor, cambia de postura si te apetece, fuera o dentro ¡Da igual! Desde luego una mujer tiene muchos “juguetes” con los que jugar como para limitarse a uno solamente.

Salud a todos y un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada