LA MIRADA: INVITACION AL ABORDAJE, por LUCIA OJEDA

Imagen Cedida por Lucía
--
Mis ojos me delatan. Jugar con la mirada es uno de los juegos de seducción más entretenidos en el mundo adulto, y no peco de modestia si reconozco que tengo unos ojos, que de verdad pueden dar mucho juego y que a la vez expresan mucho.
--
Cuando alguien nos gusta, es inevitable dirigirle la mirada. Ésta es una buena táctica para personas tímidas, puesto que no es un acercamiento directo. Con el juego de miradas es fácil saber si existe feeling con la otra persona, en mi opinión es bastante discreto y elegante. Si el sentimiento es recíproco te devolverá la mirada, notarás algo que te impulse a acercarte a esa persona de forma física, sin miedo a ser rechazado.
--
Personalmente cuando un chico me gusta, le invito a mí con la mirada… Él decide entrar en el juego, o por el contrario ignorarlo. Así que si te miro y te aguanto la mirada lo suficiente, deja de dudar y ven a por mi, ninguna mujer mira casualmente o por accidente. Cuando se trata de una persona a la cual no conoces, la mirada sirve para romper el hielo y tener un primer contacto. Me hace reír, el saber que muchas veces pensáis que sois vosotros los que dais el primer paso, por eso me gustaría que os lo tomarais como un desafío.
--
Cuando miro a un chico que me gusta, le aguanto la mirada o le sonrío. Si él se queda allí plantado mirando y no viene ni si quiera a decirme un simple “Hola”, sinceramente me siento decepcionada. No entiendo por qué muchas veces no os atrevéis, o le dais tantas vueltas, tanta parsimonia, tanta táctica, tanta técnica y tanto “que no se me note” indirecto… Si una chica te mira, con esa mirada puede invitarte o rechazarte. Si te invita, no lo pienses dos veces y ve a por ella. Si te rechaza con la mirada, te lo va a poner difícil, o va a pensar que eres un plasta, o que no sabes leer las señales, eso no te lo niego… Pero a las chicas nos gustan los hombres que tienen al menos el valor suficiente para ir de verdad, el resto, es como si no existieran.
--
Otra situación sería conocer a la persona a la que diriges tu mirada, en este caso, un cambio en tu forma de mirarle puede ponerle en alerta, porque quizás esté acostumbrado a que le mires de una forma más común, amistosa, normal… Quien te conoce bien, sabe que según le mires puedes estar cansado, feliz, triste, alegre o… Durmiendo ¡jejeje!
--
En cualquier caso, la mirada es y será uno de los juegos de seducción de todos los tiempos, aprovéchala… Pero no te quedes en mirar y ¡Haz que algo suceda!
--
Un beso a todos.
--
--
Lucía
Equipo P&R
Publicar un comentario en la entrada