25 DE NOVIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL DE LUCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

Sede del Ministerio de Igualdad C/Alcalá 37 Madrid
--
Ayer fue el Día Internacional de La Lucha contra la Violencia de Género, estuve hablando un rato por la noche con Louisse, autora de Esencia de Louisse, que me lo recordó. No tenía pensado escribir nada acerca de ello, ya que no me gusta hacer bombo y platillo de ciertas cosas y más cuando no estoy de acuerdo con la política que se está llevando a cabo en cuanto a ese tema. ¿Por qué no estoy de acuerdo? Porque todas las medidas que se proponen desde la estafa del siglo llamada Ministerio de Igualdad de mano de la pseudo ministra Bibiana Aído y su recién estrenado coro de Cargos vacíos y ficticios, siguen siendo insuficientes.

Normalmente cuando una mujer tiene que hacer uso de sus derechos en este sentido y recurrir a la administración en busca de protección ya es tarde. No solamente esto, que ya me parece un crimen en sí por omisión de responsabilidad por parte del gobierno, sea del partido que sea, sino que precisamente, esas mismas medidas previstas en la Ley de Violencia de Género [descargar PDF], hace que muchos abogados, recomienden a sus clientas denunciar falsamente violencia de género, simplemente para apoyar una causa de divorcio, o para ganar más puntos en un juicio para quedarse totalmente con la custodia de los hijos, pretendiendo evitar que sea compartida, pretendiendo también una mayor indemnización económica.

Voy a poneros un caso muy concreto que llegó a mi correo electrónico de CONSULTAS hace ya algún tiempo, en el que un padre que tomó la opción de separarse de su pareja por decisión propia me relataba lo siguiente:

[…] Ese día decidí separarme físicamente de mi ex. Alquilé una vivienda cerca de mi domicilio debido a mis hijos, ya que yo me encargaba de llevarlos al colegio, recogerlos, prepararles la comida y demás. No quería privarles de sus derechos y le propuse a mi ex, un convenio amistoso de separación. Por supuesto, yo seguiría asumiendo todas mis responsabilidades en cuanto a mis hijos. Al principio, ella me dijo que si, que mientras yo me encargase de mis responsabilidades con mis hijos no habría problemas. Le pedí por favor un mes para arreglar la nueva casa y trasladar mis cosas, sin problemas.

Ingenuo de mi, me colocó un detective durante un mes, me negaba la comida de la casa, el aseo de mi ropa personal y el trato con mis hijos. Trató de alinear a mis hijos contra su padre, y lo consiguió con el mayor. Seguidamente, me denunció falsamente por maltrato (por recomendación de su abogado) y unos días más tarde, me detuvieron y me echaron de la casa sin ningún tipo de juicio, vista, prueba material o previo aviso, simplemente con su palabra. Al día siguiente, una pareja de la Guardia Civil me acompañó a casa a sacar algunos efectos personales y me dictaron una orden de alejamiento de mi ex y del domicilio familiar.

A mi dolor por toda la falsedad, por la injusticia de la justicia española, por la lentitud de todo, y a la hipocresía de los falsos amigos, que directamente tomaron parte por ella, dando por hecho esta falsa acusación de maltrato, había que unir la negativa de mi ex a que pudiera ver a mis hijos, que me costaron 7 meses todos los días en los juzgados viviendo allí prácticamente. En la actualidad, después de unos tres años de juicios, parte de mis problemas se han esfumado, no sin una ardua lucha en los juzgados, tengo una custodia casi compartida, una pensión justa y la felicidad de mis hijos por estar de nuevo juntos, esto desde el junio del presente año. Tres años por una llamada y una falsa acusación
[…]

Por desgracia, la legislación actual permite todo esto, y sin embargo, raro es el día que en las noticias no tenemos una nueva víctima de la violencia de género. ¿Para qué entonces? ¿Qué tipo de estafa es esta? ¿A quien sirve realmente esa ley? ¿A una persona víctima real? ¿O es más útil para usarla de forma ilícita para regatear en un juicio beneficios sociales y económicos? Hay mujeres que siguen muriendo, y hombres que siguen siendo humillados bajo el amparo de la ley. Otra cosa de la que me he dado cuenta, es que cuando vuelve a aparecer una víctima, directamente lo llaman violencia machista, cuando el nombre es VIOLENCIA DE GÉNERO… Venga de quien venga la violencia, es violencia, sin apellidos. Entérense redactores de noticiarios, o redactoras, presentadoras en especial. Si tienen estudios señoras y señores periodistas, hablen con propiedad.

El dinero que se ha presupuestado para llenar “El Templo de la Igualdad de la sacerdotisa Aído” de cargos y organigramas repletos de despachos sin papel con el que trabajar, seguro que hubiera sido más agradecido por las mujeres maltratadas creando más centros de acogida para madres con hijos que se vean en esta situción, a los que pudieran acudir en cualquier momento, si se vieran en necesidad de hacerlo. No hacía falta crear un Ministerio para la igualdad Sr. Zapatero, la igualdad va implícita en la condición de persona, de ser humano, no tiene que estar apoyada por ladrillos, cargos y amigos de amigos, que ya sabemos como funciona esto en política. Digánselo a los niños en casa desde que son pequeños y ya verán como no hace falta tanto Ministerio. Pero claro, teniendo en cuenta que quien realmente manda aquí es la “Sargento” Fernández de la Vega, quien seguro sería una excepcional Ministra de Defensa, es normal, que pasen "estas cosas del porque sí".

Ahí queda eso Sra. Ministra de... Perdón, Sra. Oportunista de la Igualdad ¿Igualdad de qué?
--
Miguel Lázaro Caballero
--
En Madrid a 26 de noviembre de 2008
Publicar un comentario en la entrada