VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA IMPOTENCIA MASCULINA

Cialis genérico
--
Es una putada si te pasa, si… Te lo puedo asegurar en primera persona. Según el ego de la mujer con la que estés en ese momento se lo puede tomar mejor o peor. Lo que si es verdad, es que como diríamos vulgarmente “si no se te levanta”, ella se lo tome bastante mal. En este sentido, ellas son muy poco comprensivas debido a su ego femenino. Encima, que el que está jodido eres tú, la que se lo toma mal es ella… Pero bueno, ante una pregunta del estilo “¿Qué pasa? ¿Qué no te pongo?” o alguna sentencia comparándote con otro en plan "A mi esto nunca me había pasado con ningún otro", de las que duelen, puedes reaccionar de dos formas distintas: echándote a llorar o soltar excusas o disculpas por un lado, o por otro lado terminas mucho antes si lo aceptas y punto. Te digo por experiencia propia, que si te pasa por primera vez te vas a rallar, pero por eso mismo también te digo que el motivo por el que te pase, no tiene por qué tener que ver con ella, aunque te ponga cara seria, encienda un cigarro y te diga que “No pasa nada”.

Una cosa clara para empezar: los hombres no somos “pollas mecánicas”, somos personas, y a las personas les pasan cosas, les influye el trabajo, el stress, el día a día, la ansiedad… Nada de esto tiene que ver directamente con tu apetito sexual ¿verdad? El apetito sexual puedes tenerlo al 100%, pero si el físico te falla, parece que te pasa algo malo. Por si no lo sabías, la diabetes también puede ser motivo de impotencia, el alcohol en cambio es algo que quizás nos toque más cerca a todos o a casi todos. No por esto eres menos hombre, simplemente has bebido de más. También fumar como un carretero influye a la larga.

Una buena prueba para descartar el factor físico, es comprobar si por la mañana tienes la típica erección espontánea masculina, o sea, si te levantas con “la bandera en alto”, “la tienda de campaña”, o como lo quieras llamar. Si esto es así, tranquilo, podemos reducirlo exclusivamente entonces a factores circunstanciales. No te pasa nada malo, si te ha fallado en aquella ocasión ha sido solo en aquella ocasión. Si no es así, y no tienes puntualmente este indicador mañanero y en la cama con tu pareja has tenido problemas, ve al médico de cabecera a ver que pasa. No es malo ir al médico, probablemente te haga un par de preguntas, en plan edad y hábito sexual, te mande unos análisis de sangre, y cuando los tengas si ve algo baja la testosterona te mande al urólogo. Hasta aquí y fíjate lo que te digo, no te tiene por qué pasar nada físico todavía… ¡Ojo! Yo he pasado por esto y preferí ir al médico para quedarme tranquilo. Si puede ser una causa médica, háztelo mirar ¡No pasa nada! Es por tu bien, por tu salud, por tu tranquilidad y por tu autoestima.

Cuando vas al urólogo, antes de plantearte si quiera si ha podido ser circunstancial, como tiene que ver a más gente aparte de ti, sacará automáticamente una receta para mandarte Cialis. Aunque no sea necesario en realidad, quiero explicarte el por qué lo hacen. Los urólogos suelen tener contratos verbales con marcas comerciales de Cialis o Viagra y prefieren recetártelo directamente antes de preguntar, porque ellos tienen incentivos de las empresas farmacéuticas por recetarte. Te diré que el Cialis (existen muchas marcas comerciales) funciona muy bien, ya que reacciona con el impulso sexual, no es como la viagra que te provoca una erección de hora y media, lo quieras o no.

Por un lado, una ayuda no viene mal por si acaso, así también te quedas más tranquilo, pero quiero hacerte bien consciente de que quizás no la necesitas, aunque te la mande el urólogo. Ya te he explicado las razones comerciales que tienen para recetarla, por eso mismo nunca escatimará en extenderte la receta. Ahora vamos contigo de nuevo: Si como hemos dicho antes tienes erecciones puntuales, o simplemente compruebas cuando te masturbas a solas que tienes una buena erección normal y corriente… Lo que en realidad te pasa, es que te estás dejando llevar por la ansiedad, por el “qué me pasará si no me la tomo”, o por la cara que pondrá tu pareja si te vuelve a pasar… Pero eso no se cura con Cialis, querido amigo, te lo aseguro. Todo eso está en tu cabeza, no en tu pene y solamente se cura de verdad estando relajado y no marcándote más objetivos, mas que disfrutar del sexo con ella, sin plantearte más historias o pruebas o test o demás pensamientos que lo único que hacen es crearte ansiedad.

Te puede pasar que te preocupes y para la siguiente estés todavía pensando en lo que te pasó y no se te ponga dura de nuevo, pero ¿Por qué? Se trata de simple ansiedad. Te aseguro que la prueba de “la tienda de campaña” por la mañana es infalible. A nosotros no “nos duele la cabeza”, pero también tenemos nuestro corazoncito, como hombres nos ha tocado una etapa difícil, porque estamos rodeados de mujeres exigentes o nuevas Evas que han sido educadas solamente para reclamar y a exigir, sobre todo en esta última década, en los últimos diez años, y en cambio a ofrecer muy poco. Esto es así, o lo aceptas o te metes en una cueva hasta que cambiemos de era geológica, porque de momento esto no tiene pinta de retroceder.

Por eso mismo te digo que no te plantees más disyuntivas en la cabeza si te pasa. No es algo extraño en los tiempos que corren y ¡ojito! La única persona con la que tienes que “dar la talla” es contigo mismo, esto tenlo bien claro: cuando te metas en la cama con una mujer, lo haces para disfrutar, no para pasar un examen. Con menos nervios y menos ansiedad, os aseguro que no haría falta tanta pastillita…

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
-
Publicar un comentario en la entrada