QUIERO SER LIBRE


Imagen cedida por Ana
--
Hace un par de días en una sesión de orientación, estaba tratando con uno de vosotros un tema difícil. Se trataba de equilibrar una relación de pareja ya madura, y si esto no era posible poniendo los medios, se barajaba incluso la posibilidad de cortar con la relación. Cuando estamos hablando de una relación madura en la que hay otras personas implicadas, como niños o personas adultas que no están en plenas facultades, hay que tener sumo cuidado a la hora de tomar decisiones. Cada decisión acarrea una consecuencia, y quizás si se toma a la ligera o se piensa demasiado rápido, no se calculan o no se ponderan las consecuencias, alguien puede salir injustamente perjudicado.

Le hice a nuestro compañero, una pregunta que siempre os hago: ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES REALMENTE? Él me respondió: “Te diré lo que quiero realmente, quiero ser libre”. En un momento así, es cuando ves que esta persona valora por encima de todo lo demás su libertad, incluso sobre el valor pareja, o trabajo… Cosas que son básicas para todos nosotros. Pero desde luego, sin libertad jamás seremos dueños de nosotros mismos. Para mi esta respuesta es un ejemplo. Quizás otros compañeros, hubiéramos respondido cosas como “Quiero volver con ella” o “Quiero qué me digas que tengo que hacer para conquistar a mi compañera de trabajo” o “Quiero conocer a otra mujer para sacarme a mi ex de la cabeza”… Estas respuestas se dan con frecuencia en las sesiones de orientación, pero… Daos cuenta que muchas veces lo que queremos, sin ser consciente de ello, es prolongar una situación que nos está esclavizando, o comenzar una relación de pareja partiendo de la necesidad o de la escasez.

Hace ya tiempo que me he dado cuenta, que en nuestro entorno, la inmensa mayoría de las escuelas de seducción, con la mejor intención, nos enseñan a seducir, a conocer mujeres, y como aquí en P&R, desde hace relativamente bastante tiempo, a llevar una pareja de la forma más sana posible, pero… ¿SABEMOS ACEPTARNOS EN SOLEDAD? ¿SABEMOS VIVIR DE FORMA AUTÓNOMA E INDEPENDIENTE? ¿ALGUIEN NOS HA ENSEÑADO A ESTAR SOLOS Y SER FELICES ASI? Pongámonos por un momento a pensar fríamente, y analicemos si la raíz de nuestros deseos, o el origen de toma de decisiones de dónde parten. ¿Son deseos libres? O por el contrario ¿Son sólo parches que perseguimos para tapar nuestras carencias personales?

Nadie es perfecto, los robots no existen… Es algo que desde hace algún tiempo hemos empezado a trabajar muy en serio en ello. Este nuevo hombre al que venimos predicando últimamente, nuestro Nuevo Adán ¿Sabe estar solo? Al igual que yo en su día, como muchos de vosotros empecé en esto para enamorar a una mujer concreta. En mi caso salió bien, pero… ¿Qué de malo tiene estar solo? Lo he visto en esta simple respuesta: ¡QUIERO SER LIBRE! La opción de pareja o de soledad, ambas dos, solamente pueden ser sanas si se toman desde una libertad.

Uno sólo puede elegir o decidir cuando es libre, la libertad la da el poder tener opciones, por eso cuando nos obcecamos en una sola idea, el camino se nos hace cuesta arriba. Mientras esté coaccionado, necesitado o dependiente, todas sus opciones estarán influidas por esa distorsión que da la falta de libertad. Al igual que el preso que está dentro de una celda, y el único margen de maniobra que tiene para moverse son diez metros cuadrados, cuando estamos carentes de libertad y no vemos todas las demás opciones a nuestro alrededor, sobre todo debido a la necesidad, nuestras opciones y lo que consideramos importante, se reduce a un espacio muy limitado. Otro buen ejemplo, es el del burro al que le tapan los ojos para que no mire hacia los lados mientras sigue la zanahoria.

Tendemos a perseguir resultados inmediatos debido a nuestras limitaciones. En apariencia muchas veces lo que queremos, parece que es lo que realmente necesitamos para estar bien y vivir mejor, pero esto es mentira. A alguien que acaba de dejar una relación, por poner un ejemplo, que estuviese basada en la dependencia de él hacia ella, jamás le recomendaría que se pusiese a buscar novia de repente, por más refranes que digan “un clavo saca a otro clavo”, porque el problema no sería que este compañero no tuviese novia, el verdadero problema sería su dependencia, y eso es lo que hay que curar, antes que plantearse cualquier otra cosa. Mientras la dependencia siga existiendo, por muchas mujeres con las que estés vas a seguir siendo necesitado y carente de autonomía. Lo resultados rápidos no existen, cada problema tiene su día a día.

Hay veces que para mejorar, lo mejor que se puede hacer por nuestro propio bien es “pasar el mono” y darse cuenta en efecto de que hay muchas cosas en la vida, como para dejarla reducida simplemente a salir los sábados, sexo y emparejamiento. En esos momentos de “mono” es cuando debemos darnos cuenta de todo aquello que nos rodea y permitirnos el egoísmo de creer que está puesto ahí para nosotros, para que lo disfrutemos.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada