SU MADRE ES TU KARMA, por FRANCO

Artículo original: Her Mother is your Karma, alojado en Franco Seduction
--
Compañeros, es hora de que Franco os hable acerca de cómo la relación de una mujer con su madre, influye en los resultados de vuestra relación de pareja.
--
Observa cuidadosamente la relación de una mujer con su madre, por que como se podría decir grabado en mármol: “La relación con su madre, es además tu karma” desde el momento en que ella te diga “Te quiero y quiero estar contigo para siempre”. Grábate bien esto, porque no es una broma. Es algo que necesitarás recordar para evitarte sufrimiento en lo posterior.
--
Cuando seduces a una mujer, ella se enamora de ti y decides comenzar con ella una relación estable, TODO lo que le haya podido pasar en su relación con su madre, empezará a influir de la forma que te cuento con precisión matemática desde el primer día. Esto que te cuento, es algo verdaderamente útil en la seducción y en el ligue. De hecho, una mujer atraviesa diferentes fases de desarrollo conforme va creciendo y no hacer pública esta información, nos lo haría realmente difícil, así que vamos a obviar el periodo de tiempo que transcurre entre la causa de este comportamiento, y la aparición de los primeros síntomas, para evaluar dos periodos cruciales que influirán en sus futuras relaciones de pareja, fijándonos en la relación con su madre.
--
INFANCIA TEMPRANA (0-6 años)
--
En la infancia temprana, hay dos fases importantes:
--
LA FASE DE SEPARACIÓN: Es la fase en la que la niña va lentamente tomando conciencia de su cuerpo y mente, diferenciándolo del de su madre.
--
LA FASE DEL INDIVIDUO: Es la fase en la que con la ayuda de su madre, como espejo para sus sentimientos, ella aprende a manejar sus propias emociones como un ser humano individualizado.
--
Un fallo en la primera fase, sería causa en lo posterior de psicosis y de reacciones psicóticas, un fallo en la segunda fase sería causa de borderline (trastorno límite de la personalidad) o de desórdenes narcisistas en su personalidad. Muchas cosas de las que suceden en estas etapas, tienen que ver con el tacto madre-hija y con la habilidad de la madre para estimular las emociones de su hija.
--
Durante la infancia temprana, cualquier carencia podrá influir marcando el comportamiento futuro de la mujer, de forma que en lo posterior tenga tendencia a ir buscando objetivos amorosos uno tras otro (esto es llamado estado esquizo-paranoide en la literatura del psicoanálisis) o tendrá una mayor tendencia a la depresión (el estado depresivo).
--
PUBERTAD ( 11-16 años )
--
La pubertad es la fase en la que ella empieza a sufrir los cambios biológicos relacionados con el periodo, cambios hormonales encaminados a la madurez sexual y todos los complejos fenómenos biológicos que poco a poco la van convirtiendo en una mujer (un material demasiado extenso y complejo como para tener que abordarlo aquí).
--
Un importante proceso relacionado con la pubertad, es la conexión con los valores morales, aunque dicha relación no es suficientemente conocida. Lo que ocurre en esta etapa, es que la mujer empieza a construir sus propias creencias morales, que ya no van a ser las mismas que las que le han transmitido su padres durante su educación. Un error en esta fase de construcción de creencias, hará que la mujer te vea ti – su hombre – siempre con el propósito de ser su juez moral, y además hará que ella se enfrente y vaya en contra de tus creencias.
--
Su madre y su relación con ella, tendrán una importancia crucial, en orden de encaminar correctamente su desarrollo en las etapas de infancia y pubertad.
--
Ahora diré algo que la inmensa mayoría de los hombres no saben y es que… Un hombre puede llegar a convertirse (independientemente de que ella sea consciente de ello o no) automáticamente en un sustituto de su madre, en el momento que él inicia una relación estable de pareja con ella, o incluso matrimonio.
--
Así que si ella fue abandonada por su madre en la infancia, ella sentirá un temor constante y sensación de desprotección, se verá constantemente necesitada de tacto humano. En esa temprana edad, nuestra pequeña mujer no es todavía capaz de verbalizar los sentimientos de temor y abandono que sintió cuando su madre no estaba y ella la necesitaba.
--
Lo que la mujer hará, será sentir hacia el hombre exactamente de la misma forma, que ella sintió por su madre con todas las consecuencias. Sentirá de la misma forma con todos los hombres con los que comparta una relación, en especial con aquel que signifique algo para ella, que pasará a convertirse en el blanco de todos estos problemas más que ningún otro hombre.
--
Si ella no ha recibido los estímulos adecuados por parte de su madre a una edad tan temprana, lo más probable es que sea borderline, o muestre un comportamiento narcisista. Esto quiere decir, que en el preciso momento en el que ella sienta “Yo quiero a este hombre”, ella además sentirá “Eres como mi madre”. Cuanto menos ella ame a un hombre, menos identificará este amor materno en ese mismo hombre. Cuanto más lo ame, más padecerá esta identificación del rol materno en el hombre al que ama, también con todas las consecuencias.
--
Si ella no fue aceptada por su madre durante la pubertad, o fue rechazada por ella, o peor, si percibió que su madre sintió envidia cuando ella se convirtió en una mujer atractiva y sexy, ella proyectará esta misma respuesta emocional en la misma forma hacia el hombre.
--
Has conocido alguna vez alguna mujer que tratara todo el tiempo de aparentar que tú estabas intentando forzarla a algo para simplemente decirte después de todo “Yo hago lo que quiero, soy una mujer libre”. Bien, pues esa mujer a la que conociste, muy probablemente tuvo conflictos durante su desarrollo con su madre y los está proyectando en ti.
--
En efecto, si ella tuvo estos problemas con respecto a la autoridad materna que todavía no hayan sido tratados o estén bloqueados sin resolver, ella sentirá odio y rechazo hacia todos los hombres que le digan lo que ha de hacer, de la misma forma que ella odiaba a su madre por no dejarla vestir sexy, llegar tarde a casa, pasar la noche en casa de su novio, etc.
--
Así que se cumple esta ley: Cuanto más una mujer te quiera, más va a proyectar la relación con su madre en ti, con todo lo que ello implica, lo bueno y lo malo.
--
De alguna manera se cumple la cita bíblica que dice: “Los pecados de los padres caerán sobre los hombros de sus hijos”, pero yo prefiero llamarlo karma, no suena a un juicio tan severo y se ajusta más a la realidad.
--
¡Dedica tu energía a los negocios, a ligar, a la seducción y nunca entres en una relación que te haga más débil!
--
Poder entender el significado de la relación con su madre y la forma en que esto la afectará en el futuro es una habilidad muy importante.
--
Franco.
--

Si eres un soltero dispuesto a seducir mujeres o a conseguir una novia maravillosa,

o un marido dispuesto a ser feliz con su mujer en el matrimonio,

o un playboy dispuesto a tener un montón de diversión.

Adquiere mi libro: Manual de Seducción para maridos, solteros y jugadores.
--
La presente adaptación al castellano del texto original de Franco Seduction no reporta beneficio, vínculo empresarial o lucro económico alguno a PERSONALIDAD & RELACIONES de forma directa o indirecta, siendo la adaptación respetuosa con los derechos de autor, propiedad intelectual, origen y siempre manteniendo los enlaces de índole comercial originales de Franco Seduction correspondientes a los fragmentos traducidos y adaptados.

ELLAS SIEMPRE JUEGAN

Imagen cedida por Lucía

--
Hoy estoy de buen humor, por eso prefiero escribir hoy sobre como ellas actúan por defecto ante el cortejo… Así nos ahorramos todos (en especial los que estamos con una mujer guapa) un mal speech de hombre beta cabreado e inseguro, que para qué negarlo… Donde hubo siempre queda, y algunos días son mejores que otros. Poco a poco voy aceptando el mostrador femenino, por la cuenta que me trae, aunque según esté de ánimo tengo mis días difíciles… Sobre todo cuando echo en falta verla, o me gustaría darle un abrazo de esos que me gusta darle hasta estrujarla y no la tengo cerca. Me voy dando cuenta que para aquellos que no hemos “nacido sabiendo”, esto es como una rehabilitación continua, con sus épocas fuertes y sus recaídas, porque desde luego, para las relaciones de pareja “el borrón y cuenta nueva” o el partir de cero, hay que hacerlo casi a diario. Es muy difícil decir que “estás limpio”.

El mostrador, el grado de libertad del que ella disfruta a la hora de entablar relaciones sociales y lazos afectivos, que puedan mejorar su calidad de vida al menos de forma potencial. Lo cierto es que ahora mismo me siento bien, estoy contento con mi vida y me apetece compartirlo. Si te soy sincero, no me puedo quejar, y si lo hago sería por vicio. Mirando objetivamente mi vida, se podría decir que tengo razones suficientes para ser feliz. Desear que me fueran las cosas mal sería de tontos, hay que aprovechar estos momentos. Además, otro de los ejercicios que voy haciendo diariamente, es sacar el máximo partido de mi tiempo y de lo que tengo, más incluso que estar constantemente viendo lo que me falta para llegar a ser mi propio Nuevo Adán a medida.

La cuestión es que si algo temo, es llegar a volverme conformista y a perder la ambición para poder progresar. Lo negativo de que te vayan las cosas bien, es que te puedes acomodar, o sentirte tentado de plantarte y estancarte en la zona de confort. Afortunadamente, estoy rodeado de mujeres en casa que me recuerdan con sus actos que acomodarse no es bueno, ayer lo comentaba con una de ellas: “Desde luego ¡no te pierdes una! ¿Eh? Antes de plantarte, quieres estar bien segura de lo que hay en el mercado masculino…” Mientras ella se partía de la risa en su sillón, y es que… ELLAS SIEMPRE JUEGAN.

Cuando hablas con una mujer, independientemente de su estatus, puede que tú solo estés realmente interesado en darle una información, en ligar con ella, en pedirle algo, en contarle cualquier historia, etc. Para ser más claro, cuando te diriges a ella, lo haces con una intención, desde la más inocente a la más atrevida, desde darle los buenos días, hasta proponerle una cena, lo haces por alguna razón, por un motivo. En lo que no caemos, es que una simple conversación para ella es realizarse, ya que persiguen la comunicación en si, la relación, el lazo social, el afecto, más incluso que plantearse cualquier propósito a la hora de ella responderte, para ella lo más importante es ese acto de comunicación. Grábate bien esto: los mejores seductores son en realidad muy buenos comunicadores como bien dice Naxos, autor de La Estrategia de la Seducción en su artículo Habilidades para escuchar.

Por esta razón, el hombre que sabe hablar, que le gusta comunicarse, que le gusta comentar, tiene muchísimo más ganado que cualquier otro que solamente se dirija a una mujer con el propósito de ligársela. ¿Por qué? Porque en realidad, el que solo se dirige a las mujeres para ligar, tiene una visión muy escasa y limitada. Para él, el objetivo es única y exclusivamente llevársela a la cama, mientras que para ella, lo importante es comunicarse. Ya de partida ambos empiezan desde puntos distintos… ¿Se encontrarán? Un hombre que solamente se dirige a las mujeres cuando quiere ligar con ellas, es poco probable que ligue, porque no sabrá llevar una conversación fluida o una comunicación correcta, es algo tan simple como eso.

Además te diré que este tipo de hombre, al que llamaremos “conservador”, cuando consigue conocer a una mujer con la que encaja, por dentro le empieza a gobernar un sentimiento de inseguridad cada vez que su pareja habla con otro hombre, por la razón que sea: amistosa, profesional o seductora. Estamos hablando del celoso patológico, que ve en otros hombres mejores habilidades de comunicación, y por eso teme que “le levanten la novia”. Estoy seguro que más de una vez has tenido esta sensación, o conoces a alguien así, al que se le encienden las alertas, cada vez que ve a su pareja hablando con otro, pero…

Antes cuando hemos dicho que las mujeres siempre juegan es porque precisamente, eso mismo las hace ser mujeres y realizarse: COMUNICARSE, el buscar la comunicación en si. El típico marido o novio celoso, es aquel que no quiere que su mujer hable con nadie, vea a nadie, trabaje muchas horas y el que se cuestiona cada espacio que no está con ella. Si fuera por él, ella estaría metida todo el día en casa bien guardadita, para que no venga otro que “sepa” y se la lleve. El hombre celoso en realidad no quiere una mujer, porque la esencia de la misma es la comunicación.

El celoso, lo que en realidad quiere es un objeto al que poder poseer. Así que si te consideras celoso, o eres realmente celoso, antes de pretender entablar una relación con una mujer, haz por aprender a comunicarte con los demás: ¡TIENES QUE ABRIRTE! TIENES QUE HABLAR HASTA CON LAS PAREDES. Cuando veas que eres más abierto, empezarás a entender y a aceptar la naturaleza femenina, y sobre todo lo importante que es para ellas la comunicación en si, el hablar por hablar. Una vez que seas más comunicativo, lo que es además más natural, lo mejor y lo más importante, es que te sentirás más capaz y más a gusto contigo mismo… De eso se trata.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

CUESTION DE CONFIANZA

©2006-2008 ~ Iamtheblacksheep
--
Llevaban unos tres meses juntos y quizás la palabra pareja, todavía les quedara grande a ambos. Por lo que pude ver encajaban realmente bien, se les veía muy buen juntos. Se conocieron como se conoce la gente, tomando copas un domingo de madrugada en una sala de flamenco: él un deportista y ella una responsable comercial de una empresa puntera, ambos de la misma edad, independientes, trabajadores y buena gente. La verdad es que parece una buena combinación ¿verdad? Él es un hombre con el que puedes ir a ver el fútbol, buen compañero y colega. Ella es una mujer agradable, de muy buen gusto al vestir, buena compañera con la que puedes hablar de todo. Una noche después de llegar del trabajo la vi muy callada al entrar en casa y cabizbaja, supe que le pasaba algo porque siempre entra con una sonrisa de oreja a oreja, saludando a todo el mundo. Pero ese día entró sin decir ni mu, dejó sus cosas y se sentó a mirar la TV. A esta le pasa algo…

Le pregunté que le pasaba y simplemente me dijo “Ya no estoy con él”. El se había puesto como un basilisco porque ella había quedado con su ex a tomar café y no se lo había dicho hasta el día después. Por cierto, su ex ya está casado y hacía unos meses que había venido a Madrid. En su día, ambos decidieron abandonar la relación amistosamente y de mutuo acuerdo, debido a que ella venía a trabajar a Madrid. Por cosas de la vida y del destino, su ex unos años más tardes también fue destinado a al capital. Ciertamente no entiendo por qué ella no le dijo a su novio que había quedado con su ex para tomar café, empezando por ahí… Se entiende que hay confianza, y tomar un café con alguien que durante un tiempo ha significado mucho para ti, es algo natural, es más debería ser visto como algo natural. Intentar borrar por completo a una persona a la que has querido y con la que has terminado bien, es pretender eliminar una parte de tu vida y me parece absurdo. Ya somos mayores para pataletas de colegio. Que yo sepa no es motivo de infidelidad tomarse un café. Pero la realidad era que al ser una ruptura amistosa en su día, se quedaron las cosas bastante bien entre ambos.

Él en realidad, se molestó primero por habérselo callado y porque le dijo que había quedado con sus amigas, entonces él se preguntaría “¿Por qué me dice una cosa y hace otra?”. Yo también me lo preguntaría, y siendo sincero, probablemente me sentiría “engañado”, también me hubiera molestado que hubiera tratado de ocultar que iba a quedar con su ex. Es propio de la mujer ocultar información o emplear el canal indirecto, para evitar conflictos y discusiones, pero ante esto, el hombre siente que no se le respeta y es cierto, no se le respeta ¿Por qué?. Quiero dejar algo claro en cuanto a esta afirmación: no se nos respeta, no porque ella haya quedado con su ex o con un amigo, es más, ojalá todos pudiéramos disfrutar de amistades sanas con las personas que en un momento de nuestra vida, han significado algo para nosotros. Ella o tú podéis quedar con quien os de la gana. Ella bien ha podido pensar “Si le digo que he quedado con mi ex, seguro que se cabrea conmigo y tenemos un problema, así que mejor le digo que he quedado con mis amigas. Estoy muy bien con él y no quiero estropearlo”. Aquí vemos el primer síntoma de falta de confianza y de falta de comunicación, para evitar un posible conflicto, ella decide decirle otra cosa.

Una vez que ella le dice que ha quedado con su ex el piensa “¿Por qué me dice primero una cosa y ahora me viene con esto? ¿Qué mierda es esta? ¿Me tomas por tonto?”. Se enfada porque no se siente respetado, se siente que de alguna forma ha sido engañado y en todo caso tratado como un “niño pequeño” al que se le dice que el perro se ha escapado, para no decirle que ha sido atropellado y así evitarle el sufrimiento. En este momento ya, cualquier cosa que ella le diga o intente decir para tranquilizarle va a tener justo el efecto contrario, porque él ha perdido la confianza. Si él pierde la confianza, empezará a cuestionarse en su cabeza y ha repasar mentalmente cada una de las conversaciones que ha tenido con ella, en las que él pueda sospechar que tampoco ha pasado lo que ella le ha dicho que ha pasado y comienza un tortuoso interrogatorio, en el que ya no se habla de amor. Es más ahora cada vez que ella salga con sus amigas, él se va a sentir molesto, porque… Podría estar haciendo otra cosa. Ella se va a sentir interrogada o asfixiada y cada vez le contará menos cosas. Cuanta más insistencia ponga él en saber, ella pondrá más barreras a la comunicación, porque sentirá que se le está cerrando su espacio de libertad. Donde antes había confianza, ahora hay celos. Se va preparando la cama de la ruptura, de la desconfianza e incluso de una verdadera infidelidad.

¿Qué ha pasado aquí? Ha desaparecido la confianza, por una falta de comunicación, por un miedo irracional: el de ella por no querer disgustarle en un origen, y el de él por perderla porque pueda estar viendo a otro hombre. Por desagracia, estas dinámicas en las parejas actuales son muy frecuentes, y este miedo y esta desconfianza son precisamente los que nos convierten en hombres reactivos, siendo nosotros mismos los que empezamos a labrar el marco de una posible infidelidad, aunque tampoco tiene por qué haberla. Las personas funcionamos así, intentar evitar que la mujer sea mujer y que actúe como tal, y que el hombre sea hombre y actúe como tal, es pretender pedirle peras a un olmo. Tener una sana autoestima te evita estos disgustos, pero siendo realistas y objetivos, todos tenemos nuestro lado flaco, y suele venir siempre por parte de la persona que más nos importa. Quien pretenda negar esto o decir que estas cosas no le afectan, es que no ha vivido una relación auténtica.

Sabiendo que estos mecanismos son así y que nuestras cabezas funcionan de esta forma, para que una relación funcione, nos vemos obligados desde el primer día a confiar. En una pareja, nunca sabes todo de la otra persona, es una verdad que has de aceptar. Me hace mucha gracia cuando alguien me dice “No tengo secretos para mi pareja”, se trata de una mentira típica que usamos para justificarnos. Recuerdo una respuesta que me dio una mujer hace tiempo, cuando me explicaba el por qué no decirle a su actual novio, que el nuevo jefe que tenía en su trabajo, era casualmente su ex pareja: “No tiene por qué saberlo” me dijo. Yo le respondí que sería mejor que se lo dijera, antes de que lo descubriera por otra persona, porque entonces si que podía sentarle mal. Una simple cuestión de confianza, ya sabiendo como funcionamos, hemos de fijarnos en los “Por qué si” en lugar de fijarnos en los vacíos de comunicación. A los hombres celosos les digo siempre lo mismo: “No he conocido en toda mi vida a una mujer que fuera tonta, así que si ella está contigo, es porque ha visto algo en ti y que no tienen los demás, eso para ti debería ser suficiente. Si no confías es tu problema, no el suyo”.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

VERDADES Y MENTIRAS SOBRE LA IMPOTENCIA MASCULINA

Cialis genérico
--
Es una putada si te pasa, si… Te lo puedo asegurar en primera persona. Según el ego de la mujer con la que estés en ese momento se lo puede tomar mejor o peor. Lo que si es verdad, es que como diríamos vulgarmente “si no se te levanta”, ella se lo tome bastante mal. En este sentido, ellas son muy poco comprensivas debido a su ego femenino. Encima, que el que está jodido eres tú, la que se lo toma mal es ella… Pero bueno, ante una pregunta del estilo “¿Qué pasa? ¿Qué no te pongo?” o alguna sentencia comparándote con otro en plan "A mi esto nunca me había pasado con ningún otro", de las que duelen, puedes reaccionar de dos formas distintas: echándote a llorar o soltar excusas o disculpas por un lado, o por otro lado terminas mucho antes si lo aceptas y punto. Te digo por experiencia propia, que si te pasa por primera vez te vas a rallar, pero por eso mismo también te digo que el motivo por el que te pase, no tiene por qué tener que ver con ella, aunque te ponga cara seria, encienda un cigarro y te diga que “No pasa nada”.

Una cosa clara para empezar: los hombres no somos “pollas mecánicas”, somos personas, y a las personas les pasan cosas, les influye el trabajo, el stress, el día a día, la ansiedad… Nada de esto tiene que ver directamente con tu apetito sexual ¿verdad? El apetito sexual puedes tenerlo al 100%, pero si el físico te falla, parece que te pasa algo malo. Por si no lo sabías, la diabetes también puede ser motivo de impotencia, el alcohol en cambio es algo que quizás nos toque más cerca a todos o a casi todos. No por esto eres menos hombre, simplemente has bebido de más. También fumar como un carretero influye a la larga.

Una buena prueba para descartar el factor físico, es comprobar si por la mañana tienes la típica erección espontánea masculina, o sea, si te levantas con “la bandera en alto”, “la tienda de campaña”, o como lo quieras llamar. Si esto es así, tranquilo, podemos reducirlo exclusivamente entonces a factores circunstanciales. No te pasa nada malo, si te ha fallado en aquella ocasión ha sido solo en aquella ocasión. Si no es así, y no tienes puntualmente este indicador mañanero y en la cama con tu pareja has tenido problemas, ve al médico de cabecera a ver que pasa. No es malo ir al médico, probablemente te haga un par de preguntas, en plan edad y hábito sexual, te mande unos análisis de sangre, y cuando los tengas si ve algo baja la testosterona te mande al urólogo. Hasta aquí y fíjate lo que te digo, no te tiene por qué pasar nada físico todavía… ¡Ojo! Yo he pasado por esto y preferí ir al médico para quedarme tranquilo. Si puede ser una causa médica, háztelo mirar ¡No pasa nada! Es por tu bien, por tu salud, por tu tranquilidad y por tu autoestima.

Cuando vas al urólogo, antes de plantearte si quiera si ha podido ser circunstancial, como tiene que ver a más gente aparte de ti, sacará automáticamente una receta para mandarte Cialis. Aunque no sea necesario en realidad, quiero explicarte el por qué lo hacen. Los urólogos suelen tener contratos verbales con marcas comerciales de Cialis o Viagra y prefieren recetártelo directamente antes de preguntar, porque ellos tienen incentivos de las empresas farmacéuticas por recetarte. Te diré que el Cialis (existen muchas marcas comerciales) funciona muy bien, ya que reacciona con el impulso sexual, no es como la viagra que te provoca una erección de hora y media, lo quieras o no.

Por un lado, una ayuda no viene mal por si acaso, así también te quedas más tranquilo, pero quiero hacerte bien consciente de que quizás no la necesitas, aunque te la mande el urólogo. Ya te he explicado las razones comerciales que tienen para recetarla, por eso mismo nunca escatimará en extenderte la receta. Ahora vamos contigo de nuevo: Si como hemos dicho antes tienes erecciones puntuales, o simplemente compruebas cuando te masturbas a solas que tienes una buena erección normal y corriente… Lo que en realidad te pasa, es que te estás dejando llevar por la ansiedad, por el “qué me pasará si no me la tomo”, o por la cara que pondrá tu pareja si te vuelve a pasar… Pero eso no se cura con Cialis, querido amigo, te lo aseguro. Todo eso está en tu cabeza, no en tu pene y solamente se cura de verdad estando relajado y no marcándote más objetivos, mas que disfrutar del sexo con ella, sin plantearte más historias o pruebas o test o demás pensamientos que lo único que hacen es crearte ansiedad.

Te puede pasar que te preocupes y para la siguiente estés todavía pensando en lo que te pasó y no se te ponga dura de nuevo, pero ¿Por qué? Se trata de simple ansiedad. Te aseguro que la prueba de “la tienda de campaña” por la mañana es infalible. A nosotros no “nos duele la cabeza”, pero también tenemos nuestro corazoncito, como hombres nos ha tocado una etapa difícil, porque estamos rodeados de mujeres exigentes o nuevas Evas que han sido educadas solamente para reclamar y a exigir, sobre todo en esta última década, en los últimos diez años, y en cambio a ofrecer muy poco. Esto es así, o lo aceptas o te metes en una cueva hasta que cambiemos de era geológica, porque de momento esto no tiene pinta de retroceder.

Por eso mismo te digo que no te plantees más disyuntivas en la cabeza si te pasa. No es algo extraño en los tiempos que corren y ¡ojito! La única persona con la que tienes que “dar la talla” es contigo mismo, esto tenlo bien claro: cuando te metas en la cama con una mujer, lo haces para disfrutar, no para pasar un examen. Con menos nervios y menos ansiedad, os aseguro que no haría falta tanta pastillita…

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
-

GESTION DEL TIEMPO EN UN ENCUENTRO AMISTOSO O PROFESIONAL

Imagen cedida por Enrique
--
Era viernes por la tarde mientras volvía a casa después de trabajar. No tenía ganas de nada, me daba pereza hasta abrir el libro que llevaba para leer mientras voy en metro. Por fin llegué a casa, me quité la chaqueta, me puse una Coca cola, me encendí un cigarro, y entonces respiré… Quería descansar un poco antes de ponerme a escribir, pero… ¡Maldita Sea! Venía un amigo de fuera, al que había quedado en llamar a lo largo de la semana y se me había olvidado por completo. Eran cerca de las 20:00H, yo estaba agotado pero tenía ese compromiso. Claro que me apetecía verle, pero estaba realmente exhausto de la semana, y como venía de fuera a pasar sólo el fin de semana, y el sábado por la noche yo tenía otro compromiso, al final llamé para quedar, sin dejarme en el tintero que me tomaría tres cañas y volvería a casa pronto. Llegué algo más tarde, compartí unas cervezas con él y demás amigos y me fui pronto, para volver a quedar al día siguiente para tomar un café de forma más relajada.

Quiero compartir con vosotros algunas claves que desde hace tiempo voy probando en mis encuentros amistosos y profesionales y que me han funcionado bastante bien. Sin ánimo de hacer ley, si es cierto que aplicando unos principios muy básicos como el de escasez o jugar con la puntualidad, el tiempo en el que permaneces en el encuentro, o la forma de dirigirte a los asistentes a una fiesta de forma discriminada, pueden darte muy buenos resultados. Como no podemos aplicar los mismos patrones de una reunión de trabajo, a un encuentro amistoso vamos a ir distinguiendo en cada caso del contexto en el que estamos hablando.

ENCUENTROS BREVES Y APLAZADOS: Tanto en el contexto amistoso como en el profesional. Se aprovecha mucho más el tiempo cuando das a conocer a priori antes de asistir, que no vas a poder estar mucho tiempo. De esta forma si hay que tomar decisiones o presentar una información, es mucho más probable que todos los asistentes al evento sean más puntuales que de costumbre. Desde el punto de vista del cliente a la empresa, el mismo recibe una imagen mucho más positiva, eficiente y mucho más segura, mietras no haya precipitación, que aparte le da a entender, que tienes más cosas que hacer que su servicio, pero que a la par el tiempo que le corresponde a él como cliente, es sagrado y exclusivo para él. Cuando se da un aplazamiento para el siguiente encuentro, se ha de dar siempre con día y hora concreto, nunca dejarlo para “cuando se pueda”, ya que esto puede echar a perder la imagen de eficacia y rapidez en los resultados, que has generado en el primer encuentro con el cliente.

En el caso de que sea con un grupo de amigos con el que tengas más confianza, puedes dejarlo algo más en el aire, ya que no tienes que firmar un contrato. Pero si en cambio, fijas una fecha, que sea esa misma fecha. Recuerda que el resto de tus amigos también tienen vida propia, y no sienta bien que a uno le mareen diciendo primero un día y después otro. Al tratarse de encuentros breves, advierte siempre que vas a quedarte también poco tiempo, lo bueno si breve dos veces bueno, te quedarás con un buen sabor de boca, vivirás más intensamente el encuentro con tus amigos y no te dará ni les darás tiempo para aburrirse.

HORA DE LLEGADA ANFITRIÓN Y ASISTENTE: En el caso que hablemos del contexto profesional, siempre has de llegar antes que el cliente, empezar a la hora y terminar a la hora. Es una forma de demostrarle al cliente que valoras su tiempo tanto como el tuyo. Si eres tú quien ha de desplazarse al lugar donde está tu cliente, llega también antes de la hora.

Si se trata de una reunión amistosa con varias personas, siempre es conveniente llegar un poco tarde, a menos que seas tú mismo quien organice el evento. De esta forma le das un cierto margen de maniobra al que organice la fiesta, ya que estamos hablando de un contexto más informal. Cuando das un pequeño tiempo de margen para llegar a una fiesta de cumpleaños por ejemplo, piensa que le estás dando más tiempo al que organiza y un cierto respiro, ya que siempre quedan detalles de última hora, o quizás quien sirve la comida, la bebida o los hielos llegue algo más tarde. Los que solemos tener el papel de anfitriones, sabemos que siempre hay algún imprevisto en el que no hemos caído (por muy bien preparado que lo tengamos todo) y un pequeño margen de tiempo, no superior a media hora siempre es de agradecer. Mejor esperar que desesperar.

En el caso que seas tú el anfitrión, debes saber que has de estar el primero, es tu fiesta y tu responsabilidad. Hace poco me invitaron a una fiesta en la que se nos citó a todos a una hora aproximada para cenar, y el anfitrión no se presentó en la fiesta hasta la hora de las copas, unas dos horas más tarde, cosa que por cierto no me sentó nada bien, ni a mi, ni al resto de invitados. Aunque no se trataba de un encuentro formal, si no de un cumpleaños, un buen anfitrión vela porque cada asistente se sienta como en casa y acompañando, y más cuando hay varios grupos de gente que entre sí no se conocen. Ten este detalle en cuenta, para que tus amigos se lleven un buen recuerdo de tu fiesta.

VETE SIEMPRE EN EL MEJOR MOMENTO: Si se trata de una reunión amistosa, irse siempre en el momento álgido te deja un buen sabor de boca y te deja con ganas de más. Todo esto, antes que la noche, el cansancio o el alcohol corrompan el mejor ambiente. Desde hace ya bastante tiempo que mi objetivo no es llegar al desayuno cuando salgo de fiesta con mis amigos, a menos de que se trate de una ocasión excepcional... Me lo sigo pasando tanto o mejor, que en mis tiempos de venir a casa desayunado por costumbre. Hay que volver a casa desayunado, pero solamente si lo pide la dinámica del grupo, si te lo van pidiendo el cuerpo y la noche. También te diré que quien te habla ya no es un adolescente y que prefiero dormir un poco más, para levantarme más fresco al día siguiente y aprovecharlo para hacer otras cosas, más que pensar en “quemar la noche” porque si. Y por cierto, algo importante: Que nunca te tengan que echar de ninguna parte, vete antes de que la fiesta termine.

Cuando hablamos de una reunión profesional, el mejor momento es cuando ya se haya tomado una decisión. Nunca aplaces una reunión en la que no se haya tomado una sola decisión, porque es muy probable que en la segunda ocurra si no lo mismo, algo muy parecido. Si es algo que se puede cerrar en una sesión, ciérralo en una sesión justo después de haber marcado unas pautas o justo después de haber tomado una decisión.

Eso si, nunca abandones una reunión a medias aunque tu parte ya esté cumplida y expuesta, por muy bien que lo hayas hecho o por muy satisfecho que te encuentres con tu actuación. Si abandonas antes de que se termine la reunión, te estás exponiendo a perderte cambios que después sí que pueden influir en tu papel o tu función, e incluso debido a tu ausencia ,que quedes descartado. Esto último lo he comprobado en numerosas ocasiones, lo mejor es tomar la decisión y dar por finalizada la reuniónen grupo, nunca te vayas mientras los demás están debatiendo todavía.

El tiempo es oro, aunque estés aburrido y sin hacer nada, nunca olvides que siempre estás haciendo algo… Pensar, reír, decidir, disfrutar o descansar son todas actividades que consumen tiempo.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

RESPETO EN UNA RELACION DE PAREJA


Imagen cedida por Louisse
--
Recuerdo desde pequeño, oír la forma en que mi madre se dirigía a mi padre, en muchas ocasiones de cualquier forma, menos por su nombre. Es algo que no he olvidado todavía, para mi era algo normal ver como le faltaba el respeto simplemente a la hora de nombrarle. Conforme fui creciendo, la situación empeoraba, hasta tal punto de que hasta los 16 años mi madre por insistencia diaria, había conseguido ponernos a mi hermano y a mi en contra de mi padre, no solo eso, si no a ni si quiera verle como una autoridad en casa. No creo que me pueda imaginar como lo habrá pasado mi padre durante esos años, con tal de “no crearnos ningún trauma” yéndose de casa a mi hermano y a mi. Es más, el nunca le faltaba el respeto a ella, si lo hubiera hecho, habría sido algo tan sumamente puntual y excepcional que lo recordaría. Yo sinceramente me negaría a soportar esa situación. Mi madre consiguió que viéramos a mi padre como la última mierda, hasta que un día me pregunté cuál habría sido el pecado cometido por mi padre para que ella le tratara de esa forma durante tantos años.

Lo peor de todo, es que esto le ha pasado factura con los años. Día tras día escuchando lo mismo, se ha acostumbrado a vivir así. Mi hermano y yo, ya estamos independizados, y solamente entonces, ya ha tomado la decisión de pasar algunas temporadas con su familia, para después volver con mi madre, una vez ya calmado el ambiente. Cuando os digo que le ha pasado factura no lo digo metafóricamente, realmente muchas veces le he visto al límite de sus fuerzas. Todas esas palabras año tras año y el comportamiento de mi madre con él han ido minando día a día su autoestima hasta tal modo, que para él eso es lo normal. Lo peor de todo, es que creo que una vez que se ha cogido esa dinámica de vida y durante tantos años, alguien se puede realmente llegar a acostumbrar a vivir así y no plantearse más opciones. Estamos hablando de más de treinta años de matrimonio.

La palabra clave es RESPETO, no podemos pedirle a nuestra pareja que nos respete, si nosotros no nos respetamos a nosotros mismos. En el momento que sentimos que se nos violenta, o se nos trata de forma incorrecta y lo consentimos, estaremos abriendo una puerta tóxica para nuestra autoestima, para nuestra verdadera forma de ser, para nuestra personalidad, ya que de alguna forma estamos yendo en contra de nosotros mismos. Lo cierto, es que nadie más que nosotros sabemos donde están nuestras fronteras, no tiene por qué ser responsabilidad de la otra persona, tu bienestar y más, en una sociedad en la que por encima de todo prima la libertad individual.

El respeto no hay que pedirlo, ni solicitarlo, no es un don que te tenga que otorgar nadie, es algo que has de dar por hecho porque va inherente en ti. Para eso has de vivirlo siempre en primera persona, tratando a tu pareja con la consideración de una persona a la que quieres. El respeto ha de ser siempre recíproco y reflexivo. Hablando de pareja es uno de los TESTs a los que el hombre será probado prácticamente desde el primer momento en el que ella ponga sus ojos en ti como posible pareja, para cerciorarse de que eres un hombre con un autoestima adecuada y si es un hombre seguro de si mismo. De todas formas, no quiero que lo veas como un examen al que vas a ser sometido, puesto que nadie, insisto NADIE TIENE DERECHO A EVALUARTE COMO HOMBRE. Hombre naciste, hombre eres y hombre serás hasta que te mueras, esto has de tenerlo bien claro, se trata de una cuestión de actitud diaria.

Es francamente fácil encontrar diariamente en nuestra relaciones de pareja ejemplos de como ella va a estar probando las fronteras y las barreras del respeto y... Queridas amigas, no frunzáis el ceño, porque sabéis que en pareja esto está a la orden del día. Cuando abordamos una relación, siempre llevamos una historia y unas experiencias detrás que nos han afectado, y que de alguna manera condicionan o influyen sobre los resultados y sobre nuestras respuestas a la mujer que amamos. Por miedo a perder o por falta de seguridad en uno mismo, podemos llegar a aceptar cosas que invadan nuestro espacio de libertad o nuestras fronteras para el respeto, independientemente sea intencionadamente o no, eso es lo menos importante. Lo realmente importante es que nunca debes renunciar al respeto por ti mismo por mucho que la quieras, o por mucho que creas que ella te quiera.

Una falta de respeto, sea cual sea, un insulto, un grito, una voz mal dada, un engaño, un empujón, insisto, sea cual sea, es violencia contra ti mismo, ya sea por activa o por pasiva. En el momento que dejas pasar una falta de respeto, estás renunciando a una parte de tu libertad, a una parte de ti mismo. Quizás en un primer momento no le des importancia y te digas a ti mismo “No pasa nada... No ha sido para tanto”. Pues yo te digo viendo la historia de mi padre y la de muchos hombres, que conozco de primera mano que si pasa algo, si se dejan pasar faltas de respeto.

Lo que empieza siendo una relación de pareja con amor y sentimientos, con el tiempo se convierte en una esclavitud para uno de los dos miembros de la pareja y nadie se merece pasar por esto. Por eso mismo, cada vez que me encuentro con un problema de falta de respeto, me viene siempre la imagen de mi padre: si consientes la primera, las que vengan después no te parecerán tan graves a menos que tengas una autoestima sana, pero... Las palabras afectan al cerebro, nunca olvides eso. Por más que quieras a una mujer, esto nunca debes pasarlo, nunca pases por estos aros, ni accedas a peticiones con faltas de respeto de por medio por leves que estas puedan parecer.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

QUIERO SER LIBRE


Imagen cedida por Ana
--
Hace un par de días en una sesión de orientación, estaba tratando con uno de vosotros un tema difícil. Se trataba de equilibrar una relación de pareja ya madura, y si esto no era posible poniendo los medios, se barajaba incluso la posibilidad de cortar con la relación. Cuando estamos hablando de una relación madura en la que hay otras personas implicadas, como niños o personas adultas que no están en plenas facultades, hay que tener sumo cuidado a la hora de tomar decisiones. Cada decisión acarrea una consecuencia, y quizás si se toma a la ligera o se piensa demasiado rápido, no se calculan o no se ponderan las consecuencias, alguien puede salir injustamente perjudicado.

Le hice a nuestro compañero, una pregunta que siempre os hago: ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES REALMENTE? Él me respondió: “Te diré lo que quiero realmente, quiero ser libre”. En un momento así, es cuando ves que esta persona valora por encima de todo lo demás su libertad, incluso sobre el valor pareja, o trabajo… Cosas que son básicas para todos nosotros. Pero desde luego, sin libertad jamás seremos dueños de nosotros mismos. Para mi esta respuesta es un ejemplo. Quizás otros compañeros, hubiéramos respondido cosas como “Quiero volver con ella” o “Quiero qué me digas que tengo que hacer para conquistar a mi compañera de trabajo” o “Quiero conocer a otra mujer para sacarme a mi ex de la cabeza”… Estas respuestas se dan con frecuencia en las sesiones de orientación, pero… Daos cuenta que muchas veces lo que queremos, sin ser consciente de ello, es prolongar una situación que nos está esclavizando, o comenzar una relación de pareja partiendo de la necesidad o de la escasez.

Hace ya tiempo que me he dado cuenta, que en nuestro entorno, la inmensa mayoría de las escuelas de seducción, con la mejor intención, nos enseñan a seducir, a conocer mujeres, y como aquí en P&R, desde hace relativamente bastante tiempo, a llevar una pareja de la forma más sana posible, pero… ¿SABEMOS ACEPTARNOS EN SOLEDAD? ¿SABEMOS VIVIR DE FORMA AUTÓNOMA E INDEPENDIENTE? ¿ALGUIEN NOS HA ENSEÑADO A ESTAR SOLOS Y SER FELICES ASI? Pongámonos por un momento a pensar fríamente, y analicemos si la raíz de nuestros deseos, o el origen de toma de decisiones de dónde parten. ¿Son deseos libres? O por el contrario ¿Son sólo parches que perseguimos para tapar nuestras carencias personales?

Nadie es perfecto, los robots no existen… Es algo que desde hace algún tiempo hemos empezado a trabajar muy en serio en ello. Este nuevo hombre al que venimos predicando últimamente, nuestro Nuevo Adán ¿Sabe estar solo? Al igual que yo en su día, como muchos de vosotros empecé en esto para enamorar a una mujer concreta. En mi caso salió bien, pero… ¿Qué de malo tiene estar solo? Lo he visto en esta simple respuesta: ¡QUIERO SER LIBRE! La opción de pareja o de soledad, ambas dos, solamente pueden ser sanas si se toman desde una libertad.

Uno sólo puede elegir o decidir cuando es libre, la libertad la da el poder tener opciones, por eso cuando nos obcecamos en una sola idea, el camino se nos hace cuesta arriba. Mientras esté coaccionado, necesitado o dependiente, todas sus opciones estarán influidas por esa distorsión que da la falta de libertad. Al igual que el preso que está dentro de una celda, y el único margen de maniobra que tiene para moverse son diez metros cuadrados, cuando estamos carentes de libertad y no vemos todas las demás opciones a nuestro alrededor, sobre todo debido a la necesidad, nuestras opciones y lo que consideramos importante, se reduce a un espacio muy limitado. Otro buen ejemplo, es el del burro al que le tapan los ojos para que no mire hacia los lados mientras sigue la zanahoria.

Tendemos a perseguir resultados inmediatos debido a nuestras limitaciones. En apariencia muchas veces lo que queremos, parece que es lo que realmente necesitamos para estar bien y vivir mejor, pero esto es mentira. A alguien que acaba de dejar una relación, por poner un ejemplo, que estuviese basada en la dependencia de él hacia ella, jamás le recomendaría que se pusiese a buscar novia de repente, por más refranes que digan “un clavo saca a otro clavo”, porque el problema no sería que este compañero no tuviese novia, el verdadero problema sería su dependencia, y eso es lo que hay que curar, antes que plantearse cualquier otra cosa. Mientras la dependencia siga existiendo, por muchas mujeres con las que estés vas a seguir siendo necesitado y carente de autonomía. Lo resultados rápidos no existen, cada problema tiene su día a día.

Hay veces que para mejorar, lo mejor que se puede hacer por nuestro propio bien es “pasar el mono” y darse cuenta en efecto de que hay muchas cosas en la vida, como para dejarla reducida simplemente a salir los sábados, sexo y emparejamiento. En esos momentos de “mono” es cuando debemos darnos cuenta de todo aquello que nos rodea y permitirnos el egoísmo de creer que está puesto ahí para nosotros, para que lo disfrutemos.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

Y ENTONCES, LLEGO ELLA

Imagen cedida por Jani
--
Habían pasado dos semanas desde que había dejado mi relación de noviazgo. Lo cierto era que por un lado estaba feliz por haber sido fiel a mi mismo, pero por otra parte sentía que todo el escenario que ya tenía organizado para el resto de mi vida, de casa en las afueras, matrimonio, vida familiar, hijos y trabajo de despacho y secretaria se había esfumado de repente. Estaba empezando una etapa de cambios en la que todo era todavía bastante incierto. Renuncié a mi despacho en un ayuntamiento de la Sierra Norte, por propia coherencia, por principios y por conciencia, un despacho de urbanismo que había ganado por concurso público, un horario de 08:00 a 15:00 y una secretaria. Renuncié también a una relación de pareja que me asfixiaba y que no me dejaba ser feliz, ya que parecía que el matrimonio era con su madre y no con ella, un entorno familiar en el que lo único que preocupaba era cumplir con un plan, fuera yo o fuera otro el sujeto. Por otro lado, en casa de mis padres, la situación era cada vez más difícil y la idea de abandonar el nido era cada vez más real, me faltaba aire y paz interior, así que decidí marcharme. Prácticamente en un mes, toda la seguridad y los cimientos que hasta ese momento tenía como base, iban a cambiar e iba a empezar aunque muy modestamente, a hacer mi vida, con unos cimientos más pequeños, pero míos propios. Tenía 24 años y era el invierno del 2002 si no me fallan los cálculos.

Podría contar esta experiencia mil y una veces, y siempre parecería una historia distinta, cada tiempo y cada fase, son para mi a día de hoy todavía un universo que trato de descifrar y comprender. A ella la había conocido hace unos meses en un chat, hasta que nos vimos por primera vez habían pasado varios meses. No se trataba de nada raro, simplemente hablábamos casi a diario de todo un poco, primero por chat y cuando nos lo cerraron, por teléfono. Como mucho, nos habíamos visto tres veces hasta ese momento. Era una mujer en la que se podía confiar, más madura que yo y que no se escandalizaba ante ninguna de mis inquietudes, quizás precisamente por esa madurez en la que me aventajaba.

Lo cierto, es que deposité la mayor parte de mi confianza en ella, me gustaba hablar de todo con ella y su voz es y sigue siendo para mi uno de mis mayores descansos. Podíamos estar hablando por teléfono hasta bien entrada la madrugada, aunque al día siguiente hubiese que trabajar, hablábamos y hablábamos, aunque hubiera silencio, ninguno de los dos queríamos cortar la conversación… En fin, me sentía como un niño. Una de esas noches, lo recuerdo perfectamente:

Vivía todavía con mis padres aunque ya me quedaban solo unos pocos meses para tener dinero de base suficiente para irme. Estaba echado en la litera de abajo, en la habitación que compartíamos mi hermano pequeño y yo, ya serían las 3 de la madrugada pasadas y seguíamos hablando por teléfono. De repente le dije “Me gustaría que estuvieses aquí conmigo” y ella después de un silencio, correspondió. En ese momento, algo había cambiado, me dieron ganas de levantarme en mitad de la noche y salir corriendo hacia dónde estaba ella, la verdad es que el horario me daba igual, quería verla y estar con ella… Pero me aguanté.
--

Imagen cedida por Jani

La mañana siguiente estaba hecho polvo físicamente, no había dormido ni tres horas entre lo que sentía tras esas palabras y el desvelo. Me levanté, pero me levanté distinto, con otra cara, contento, feliz y con más ganas todavía de ir a verla… Y eso que todavía no había pasado nada entre nosotros. No sabía como me la iba a encontrar, o si para ella eso sólo fue una conversación entre tantas, o una ilusión nocturna mía. Pero nada más salir del trabajo, fui corriendo a comprar una caja de trufas de chocolate, con el pretexto de darle una sorpresa, me metí en un autobús y ya de tarde noche, llegué a su barrio.
--
Nada más llegar, la llamé al móvil mientras subía por su calle, y casualmente estaba llegando a casa después del trabajo. Mientras seguía subiendo por esa calle en cuesta se me aceleraba la respiración y el corazón, no había pensado absolutamente excusa ninguna. La vi a lo lejos y lo único que se me ocurrió fue empezar a correr, así como os digo, sin disimulo ninguno… Empecé a correr con la caja de trufas de chocolate en la mano, mientras ella me veía acercarme ya, a pocos metros de distancia. Entonces… Pasó lo que tenía pasar, a unos cinco metros, me di con la rodilla con una barandilla que no vi porque solamente la miraba a ella mientras corría, y me metí tal golpe que di dos vueltas de campana antes de terminar de rodar por el suelo. Eso si, al menos no me caí encima de las trufas, eso hubiera sido imperdonable.

Ella se quedó flipando, porque la leche que me dí al caer al suelo, fue realmente de exhibición. Me levanté como pude y con la caja de bombones en la mano acompañada de una cara de dolor, y ligera cojera que reflejaba el moratón en la rodilla, que después arrastraría durante algo más de un mes como recuerdo de aquella noche (como para olvidarlo), le dije simplemente: “Hola, quería darte una sorpresa”, mientras le daba la caja de trufas de chocolate. Y creo que desde luego se la di… Menudo número.

Ella medio riendo, y todavía con cara de sorpresa, me dijo que no hacía falta que le trajera nada: “Bueno, ya que estás aquí vámonos a tomar algo”. Y nos fuimos a un Pub cercano hablando como si nada hubiera pasado. Este Pub al que nos dirigíamos, casualmente y por cercanía fue donde me di el primer beso con mi anterior pareja y donde también lo dejé con ella tres años después de ese primer beso, me conocían y era un lugar que frecuentaba porque era realmente acogedor. Por estar cerca y por comodidad, tuvimos que ir precisamente allí, donde había vivido muy buenos momentos y muy malos también. Es más, ella estaba al corriente de todos los detalles de mi anterior relación, o de casi todo puesto que había depositado mi confianza en ella desde hacía algún tiempo, me reconfortaba esa sensación de saber que podía confiar en ella.
--

Imagen cedida por Jani

Entramos y el mètre, que me conocía, y siempre nos dejaba un reservado especial cada vez que iba, me miró con sorpresa, ya que hacía dos semanas que me había visto allí mismo con mi anterior pareja… Al poco me veía entrar con otra mujer. Supongo que se pensaría que yo debía ser infiel, un adúltero o algo así, ya que el sabía que mi anterior relación era de pareja estable (se nos notaba de lejos), pero como ya os estoy contado, esta es una suposición que se hizo totalmente errónea. Cuando vino a atendernos, ya que él por confianza siempre me atendía en persona, me ponía una sonrisita de pícaro como diciéndome “Vaya, no te basta con una ¿eh?”.

La verdad es que en ese momento una vez ya en el reservado estaba temblando, no sabía ni que hacer, ni como reaccionar, ni nada de nada… Me sentía totalmente asustado, porque ella es una mujer que impone muchísimo. Me imponía ese día y me impone a día de hoy seis años después. Hablamos de todo un poco y me daba miedo mencionar lo que nos habíamos dicho la noche anterior, ella obviamente me notaba el miedo. Es la persona fuera de mi familia que mejor me conoce, tratar de ocultarle un sentimiento o una emoción sería inútil, me tiene muy calado. Ella comprobaba que no me atrevía a lanzarme y se acercaba cada vez más a mi, cosa que me agradaba pero a la vez me asustaba, hasta que me cogió de la mano y empezamos a jugar con los dedos. No os exagero cuando os digo que no podía mirar otra cosa que no fuese su mano en ese momento y trataba de eternizar ese juego. Hubo dos o tres silencios, al final como un niño pequeño le pregunté “¿Te puedo dar un beso?”. Ella sonrió, ambos cerramos los ojos y nos besamos.

Se puede decir que al principio me quede inmóvil, llevaba años sin besar a otra mujer, no sabía si moverme, si quedarme quieto, si acariciarla… En efecto era en toda regla un primer beso. Seguimos hablando un rato más, y ya me relajé, aunque no sabía exactamente que debía sentir. Me acompañó a la parada del autobús, ya que ella vivía muy cerca. Durante el camino la cogí de la mano, pero no se mostraba muy receptiva a ello, también supongo que por mi corte… Si no estás convencido de tocar a una mujer, mejor no tocarla a tocarla con inseguridad (quédate con esto). Después conociéndola mejor con el tiempo, ya sé que no es una “atrapa-manos” como dicen las mujeres de la serie Sexo en Nueva York.

Cuando me subí al autobús de vuelta a casa, sentía un extraño calor por dentro, me preguntaba si aquello estaba mal o estaba bien, no había pasado casi nada de tiempo desde que corté mi anterior relación y me sentía raro, y he de reconocer que algo culpable, pero por otro lado era algo que me había hecho mucha ilusión que pasara. El mismo camino de vuelta a casa que había recorrido miles de veces, me parecía totalmente distinto, estaba embobado, tonto, flojo, sensible, confundido, pero a la vez muy bien. Ese calor y el olor de su perfume, que me sigue volviendo loco, se me había quedado pegado a la ropa. Incluso cuando fui a dormir lo seguía notando. Ese perfume, cuando lo huelo lo identifico en seguida, y es algo que me hace girar el cuello todavía… Por si fuera ella.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

¿Y QUE QUIERE NUESTRO ADAN? por EL DUQUE


Imagen cedida por Kim
--
En muchos de nuestros escritos anteriores hemos tratado de desmenuzar con cierto grado de precisión las características esenciales de la denominada nueva Eva y sus necesidades y requerimientos (¿exigencias?) respecto a los hombres. Habíamos visto como la reacción general del hombre ante estas novedades ha sido la estupefacción mientras que la nuevas evas han tomado diversos caminos: resistencia al cambio; desorientación y en muchos casos TRASNFORMACIÓN REVELADORA. También habíamos tratado de diseñar un perfecto Adán, tratando primero de adaptarlo a Eva y después de recrearlo de forma independiente… Pero en todo esto y tratando de “diseñar” este nuevo Adán tal vez debamos analizar que busca Adán en Eva, que desea, necesita y requiere de la mujer, con una importante salvedad con respecto a la mujer. Un hombre rara vez, por desgracia diría yo, será capaz de ponerse en situación de “exigir”.

¿Qué quiere, necesita y sobre todo respecto de la materia que nos ocupa le pide el nuevo Adán a la nueva Eva?... Aquí va una lista a la que podéis añadir lo que queráis como si de la carta a los reyes se tratará:

QUE SEA MUY MUJER: Al igual que la mujer desea, aunque a veces no quiera reconocerlo un “hombre muy hombre”,el nuevo Adán requerirá a su lado una mujer que no se haya dejado por el camino, su FEMINIDAD. Se puede ser alta ejecutiva de una multinacional y seguir siendo femenina. No se requiere adoptar roles masculinos para imponerse, mandar y liderar. El futuro e inminente liderazgo de la mujer debe basarse en sus mejores virtudes; en concreto su inteligencia emocional. Al hombre le siguen gustando las mujeres que siguen en contacto con su condición femenina.

QUE SEA DISCRETA DE DÍA Y UNA LEONA EN LA CAMA: No hay que engañarse. Al hombre le sigue gustando que su compañera sepa mantener esa especie de inocencia original en lo que a sexo se refiere. No le gusta que su chica sea demasiado explícita, locuaz, exhibicionista y descarada en lo que a su se sexualidad se refiere… Fuera de la cama… Porque, es obvio que dentro de la cama es mucho mejor que ella sea desinhibida, apasionada e incluso que tenga bastante experiencia. Especialmente en contextos sociales al hombre le puede llegar incluso a incomodar que ella sea demasiado “expresiva”. Para el hombre la sexualidad de su chica debe ser algo privado y reservado.
--

Imagen cedida por Kim

QUE SEA NUESTRA PRIMERA ADMIRADORA: El hombre necesita validación, admiración, devoción y amor de su chica. Es por eso ,por lo que determinadas mujeres se encuentran con inesperadas respuestas agresivas de su pareja cuando le sugieren algún cambio o mejora en su forma de ser, pensar, actuar o comportarse. El hombre tiende a tomarse dichas sugerencias(muy habituales, por otra parte) como actitudes de desaprobación, falta de admiración y por tanto falta de amor(no me admiras, luego ya no me amas). En este punto debo reseñar que hay todavía muchos hombres cuya tolerancia a la crítica por su pareja es 0 y tal vez debemos hacer un poquito de análisis de conciencia y preguntarnos si en eso no habrá también una cuestión de ego. En todo, es perfectamente compatible el realizar alguna propuesta e incluso crítica y sin embargo trasmitir a la pareja esa especial sensación de validación y admiración que todo hombre necesita.

QUE SEA SEXY: Deliberadamente no he usado la expresión guapa, atractiva (aunque valdría) o de curvas exuberantes. El hombre si de sexualidad hablamos es profundamente VISUAL por tanto y a pesar de la belleza, por otra parte justificada lucha por que se elimine la presión, importancia y relevancia que se da a la imagen en nuestra sociedad, una realidad irrefutable es que a los hombres nos importa más el exterior(imagen ,belleza, físico) que a las mujeres. Resumiendo mucho y siendo un tanto brusco un hombre puede tener una erección con la mera contemplación de un precioso cuerpo de mujer desnudo. Por tanto siempre existirá una mayor presión sobre la mujer en lo que concierne a la estética. Mucho me temo, queridas evas, que aún en ese esplendoroso futuro como primer sexo tendréis que cuidar vuestra imagen. Otra cosa es que pidáis (¿exijáis?) que el hombre os corresponda cuidándose también más.

CULTA E INTELIGENTE: El nuevo Adán llevará una vida plena y autónoma y no deseará tanto como hasta ahora el arcaico prototipo de “mujer florero”. Cada vez más al hombre le gusta que su compañera denote inteligencia y suponga un cierto reto intelectual.

APOYO INCONDICIONAL: A todo hombre le gusta encontrar en su compañera un auténtico reposo del guerrero. Alguien que sepa escuchar, que sea compañera de camino y QUE SEPA RESPETAR SU SILENCIO cuando no desea compartir sus cuitas. Busca un apoyo y que sea incondicional. Aquí debemos inscribir un enorme y grandilocuente ¡OJO!. Nunca confundas a tu pareja con un colega. Es cierto que una mujer que te merezca y ame debe ser apoyo incondicional, pero no olvides nunca que la debilidad no es precisamente para la mujer, un buen lubricante.
--


Imagen cedida por Kim

QUE RESPETE Y COMPRENDA TU AUTONOMÍA: En el famoso libro “Los hombres son de Marte, Las mujeres de Venus” se define con gran precisión esa necesidad profundamente masculina de aislarse en “su cueva”, sobre todo cuando hay problemas que resolver. El hombre valora muy positivamente que su pareja respete y comprenda esa necesidad de espacio interior, esa necesidad de mostrase de vez en cunado como un “autista afectivo”. Especialmente relevante será esta cualidad en el ámbito del nuevo hombre.

AMIGA DE TUS AMIGOS: Para el hombre moderno, serán cada vez más importantes los amigos. Constituirán un auténtico centro emocional del hombre. Apoyo incondicional y necesario desahogo. Pronto el nuevo Adán, adoptará como suyas actitudes tan femeninas como la cena de chicas. En este contexto, que ella se lleve bien con los amigos y que respete que el compañero salga con ellos y disfrute de su compañía será cuasi indispensable.

HABLEMOS DE SEXO: Antes ya esbozamos algo de lo que espera el nuevo hombre de su nueva mujer. Sin embargo hay determinados elementos que seguirán persistiendo. La mujer ideal, inventada y diseñada ,tiene los siguientes rasgos:

-Multiorgásmica: No hay nada que de más placer a un hombre que ver a su pareja disfrutar como una loca.
-Leona. La pasión siempre será bienvenida.
-Rol pasivo-activo. El rol más deseado seguirá siendo uno más bien pasivo-receptor, si bien será muy excitante que de vez en cuando sea ella quién lleve las manijas. “El mejor amante del mundo”, No hay frase que más ponga a un hombre que esta: “Sigue, sigue, que nunca me habían f… como tú lo estas haciendo. Es el mejor p… de mi vida…" Las razones son muchas (ego, inseguridad masculina patógena, etc.) y no voy a entrar a analizarlas pues daría para un verdadero tratado antropológico.

Y QUE LE GUSTE EL FÚTBOL: Bueno, esto era broma… ¡O no!

Un abrazo.


El Duque.

NO QUIERAS ARREGLARLO TODO DE GOLPE, MANTEN LA CALMA

Imagen cedida por Victoria
--
Estábamos cenando y yo estaba callado, ella también. Me había quedado chafado porque ella no se podía quedar a dormir. Era algo que ya me había dicho por teléfono cuando habíamos quedado, pero claro, no es lo mismo por teléfono que en persona, con ella allí sentada en frente de mi, y si es cierto que le insistí un par de veces, medio jugando medio en serio… Lo cierto era que realmente no se podía quedar, yo lo entendía pero aún así me quedé chafado. Tenía que intentarlo, egoístamente hablando, me gusta disfrutar al máximo el tiempo que pasamos juntos. En ese momento, cualquiera que mirara a nuestra mesa podía ver la típica imagen de la pareja que ya lleva tiempo junta, que están cenando y ni se miran ni se hablan. En varias ocasiones cuando he salido con ella a cenar, me he fijado en estas parejas, es una imagen deprimente que me hace pensar “Yo no quiero acabar así”. Estaba callado, porque la verdad no me salía nada y ella tampoco hablaba hasta que de repente me dice: “¿Te das cuenta que cada vez hablamos menos?”.

Me quedé extrañado porque ese silencio era meramente circunstancial, soy una persona muy comunicativa, y quien me conoce sabe que precisamente lo difícil es que me quede callado, hablo hasta debajo del agua, pero en ese momento no estaba animado, simplemente eso. Le respondí que eso no era así, que simplemente me había quedado “chof” porque ella no se podía quedar a dormir, que lo entendía perfectamente pero que me había quedado así, “ya se me pasará” añadí. Entonces ella me dijo algo así: “Tanto que te preocupas por las relaciones, deberías preocuparte menos en las relaciones de los demás y estar más pendiente de estar bien con la mujer con la que estás”... ¡Toma! ¡Directa a la cara!, en ese momento me estaban subieron a la boca desde dentro una cantidad ingente de respuestas para justificarme, las típicas respuestas que acaban en discusión. Me costó, pero en lugar de esas respuestas que sabía que no iban a ninguna parte le dije: “¿Me puedo sentar a tu lado?” A lo que ella respondió que no, estábamos en un VIPS y la verdad es que no era demasiado práctico hacerlo, había muy poco espacio, pero me apetecía sentarme cerca de ella. Le dije “Me apetece estar más cerca de ti”. Ella me dijo que no.

Había tensión entre ella y yo y se empezaba a hacer cada vez más aparente, hasta que me soltó otra puntilla “Me da la sensación de que lo estás basando todo el sexo”. Esta sentencia he de reconocer que si me sentó bastante mal, porque yo no soy así y ella lo sabe. Sabe que la quiero y le volví a decir que simplemente me había quedado chafado por no poder pasar esa noche con ella, que no le buscara tres pies al gato, pero nada más que no pasaba nada y que lo entendía. Ella lo quiso tomar por el mismo lado y me volví a callar, volví a preguntarle si me podía sentar junto a ella, para sentirme más cerca, lo que ella de nuevo no me permitió.
--

Imagen cedida por Victoria

Intenté en dos ocasiones iniciar una conversación cordial para rebajar tensión sin conseguirlo, y he de reconocer que todas esas respuestas que me corrían de nuevo por dentro y que me iban a hacer perder la calma y el aplomo en cuanto las soltara, estaban cada vez más cerca de mi boca, por lo que decidí levantar la mano al camarero y pedir la cuenta. Decidí cortar esta situación de la que sólo podía salir una discusión desagradable, a lo que ella se quedó bastante sorprendida: “¿Ya nos vamos?”. Yo respondí “Si, ya nos vamos”. Nos trajeron la cuenta y en cuanto nos levantamos de allí, me sentí mucho más relajado, prolongar más el tiempo de la cena hubiera sido perjudicial, hubiéramos acabado en una discusión en la que yo probablemente hubiera destapado mi “caja de Pandora” de excusas, justificaciones y disculpas, y ella hubiera mostrado o bien desprecio, o bien indiferencia ante esta actitud. Por más ganas que yo tuviera de “arreglarlo todo de golpe” o intentar compensar esa situación, ofreciendo otros estímulos, el lugar estaba cargado de malas vibraciones y de tensión, en estos casos, una retirada a tiempo y respirar hondo, bien vale una victoria.

Cuando salimos a la calle y comenzamos a pasear, parecía que la tensión se había rebajado bastante y opté para dejar las cosas claras y apartando por completo el tema de la discusión, el renovar una declaración de principios, en cuanto a lo que yo quería para la relación, lo que espero de ella y ver que es lo que espera ella y como se siente en cuanto a ello, por si hubiera algo entre ambos que no estuviera claro, ya que quizás hacerla sentado y serio después de la discusión hubiera sido mas violento. Paseando comenzamos a hablar, de una forma mucho más natural que sentados frente a frente, no se trataba de jugar una partida de ajedrez, se trataba de dejar las cosas claras. Un vez que ya le presenté mis sentimientos y mis deseos, le pregunté como se sentía en cuanto a ello, o en que estaba pensando en ese mismo momento, porque me interesaba de verdad que me contara sus emociones, qué llevaba por dentro, y terminar ya de una vez con el contexto anterior de confrontación. Dijera lo que me dijera, estaba preparado para escucharla y aceptarlo.

Solemos funcionar por defecto en modo “Solucionar esto” ó “Arreglar las cosas cuanto antes” o “Compensar este desequilibrio haciendo justo lo contrario”, cuando en una relación, muchas veces no se trata de solucionar nada, si no de simplemente mantener la calma y el aplomo. Me tomé esa discusión como un TEST aunque como ya os digo, si hubiera destapado el tapón de las excusas y las justificaciones, cosa que por otra parte es muy frecuente en las discusiones, la discusión habría degenerado.

Si en ese mismo momento, optamos por responder a su demanda, o le damos más importancia de la debida a lo que nos diga, nos estaremos mostrando reactivos. Según dicta el comportamiento reflejo femenino, ante un TEST tal, ella le dará tanta o más importancia a lo que ella misma te ha dicho, según vea tu respuesta. Ella la reflejará y la devolverá. En cuanto reaccionas para disculparte, ella va a ver que efectivamente, hay más detrás y seguirá avanzando hasta donde tú se lo permitas para ver qué es todo lo que llevas dentro, y por qué razón te estás justificando o disculpando, cuando en principio no has hecho nada como para tener que hacerlo. Es su particular manera de investigar, para estar seguras de saber con quien están. En estos momentos de discusión, es cuando suelen aflorar en nosotros las malditas disculpas, excusas o justificaciones, que no hacen más que menoscabar nuestro valor. ¿Por qué? Cuando te disculpas y no has hecho nada previamente como para tener que disculparte, ella entenderá que no estás seguro de lo que estás diciendo, y por ende, cambiará la imagen que ella tiene de ti a peor.

Uno solamente se ha de disculpar cuando ha hecho daño, cuando se ha hecho algo malo, disculparte para agradarla o para intentar estabilizar esa situación, no hace más que estropearla más de lo que ya esté. Así estás demostrando que prefieres renunciar a tus valores, deseos y principios con tal de que ella se quede “más tranquila”, cosa que dice muy poco de tu valor como hombre. ¿Por qué ellas se sacan estos TEST de la nada? No tiene porque haber pasado nada malo, ni tiene porque haber ninguna discusión de por medio, pero ella buscará siempre excusas para asegurarse de saber bien con quien está. Es lo que yo llamaría un globo sonda, echado “para ver que hay”.
--

Imagen cedida por Victoria

El querer compensar una situación, o el querer arreglar una discusión en ese mismo momento, de forma precipitada, lo único que va a hacer es acelerar el ritmo de la interacción en el mismo sentido en el que está yendo, aumentando el grado de entropía (grado de desorden en un sistema) por más buena intención que tengas, aunque tu causa sea la más noble de todas las causas. Para que me entiendas mejor, si hay malas vibraciones, estas vibraciones están por encima de ti y por encima de ella, englobando la situación al completo. Si sigues echándole más leña al fuego, solamente vas a conseguir precipitar y acelerar el malestar y las malas vibraciones, estarás prolongando y alargando esa situación. Es algo así como intentar apagar un incendio con gasolina, estás alimentando esa energía negativa.

Lo mejor que puedes hacer en ese momento es romper esa situación, cambiar ese contexto, el entorno. Para ello, en la medida de lo posible, algo que ayuda es cambiar el emplazamiento, puesto que esas malas vibraciones están ancladas en ese lugar. A veces es difícil mantener la calma y no precipitarse, soy consciente de ello, al igual que en la situación que os he comentado, en la que os decía que debido a sus palabras, me subían a la boca cantidad de respuestas justificatorias y exculpatorias. Pero responder de esa manera, no haría si no saturar y colmar aún más esta energía negativa.

El mayor pecado en el que solemos caer muchos, es el intentar compensar de inmediato estas situaciones, dando más de lo mismo, por que en efecto pensamos “Vaya, no debe ser suficiente, parece que no se ha tranquilizado con esta respuesta que le he dado, voy a buscar otro argumento mejor, ya que con este no la he convencido, me he quedado corto”. Lo que más nos cuesta ver, es que realmente la mejor solución en este caso es cambiar de contexto, a veces no es posible hacerlo de forma gradual, si ello implica seguir hablando o discutiendo o argumentando sobre el mismo tema. El mayor problema del hombre en estas situaciones, es que se condiciona a actuar según las reacciones o respuestas que ella de. A lo que yo te vuelvo a insistir: ELLA LE DARA LA MISMA IMPORTANCIA QUE LE DES TU. Por ello, si magnificas el problema, ella lo reflejará, si respondes de forma agresiva, ella lo reflejará también. La mejor solución es siempre mantener la calma y no esperar un resultado.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

COMO CONECTAR CON MUJERES E INTRODUCIRLAS EN TU REALIDAD, por JEFFY de REAL SOCIAL DYNAMICS

Imagen cedida por María
--
Hoy he tenido un día bastante jodido, por eso te pido con antelación que me perdones, por si se me escapa algún comentario autocomplaciente. Encima mi gato tiene pulgas y parece que está enfadado conmigo porque tengo que darle la medicina. Además he tenido que cortar con una de mis amigas con la que salía, porque he visto que no cumple con mis estándares. Sí… Incluso los “grandes” tienen problemas con las mujeres de vez en cuando. La diferencia sin embargo, es que no voy a tolerar que ninguna de ellas me falte el respeto. Quizás en otro tiempo, me habría tragado toda su basura por miedo a quedarme solo. Ahora que tengo más conocimiento, sé que he tomado la decisión correcta. Ahora puedo tomar decisiones en mis relaciones de una forma mucho más clara, porque ya no parten de un marco de escasez. ¿He de sentirme mal cuando rompa una relación? Claro, eso es normal que me sienta mal. Pero me doy cuenta de que es sólo temporal, y voy a ser capaz de encontrar otra chica de calidad en un corto período de tiempo. Lo bueno de tener una cierta habilidad para ligar es que te libera. Pero aunque hoy no sea mi mejor día, voy a responder a una pregunta. Vamos a empezar con una carta que he recibido de nuestro amigo Mike, que parece ser un marine o algo así…

LA PREGUNTA DE MIKE: Hola Jeffy, sólo quería decirte que tus newsletters son jodidamente buenas, son realmente divertidas. Creo que tu marco para salir a ligar es impresionante, se ve que realmente disfrutas con lo que haces y rompes con un montón de tópicos en cuanto a ligar se refiere. Ahora mismo estoy en un nivel donde ando buscando un enfoque coherente (recuerda que esto para mi era un gran problema) y consecuentemente, encontrar una técnica para abrir (me refiero a grupos entre cuatro a seis mujeres). Lo que me cuesta todavía es generar atracción. A menudo me pasa que cierro con una conversación que simplemente no me lleva a ninguna parte. Se que aprender a generar atracción es cuestión de tiempo y práctica, pero si quieres darme algo de ayuda profesional, según tu punto de vista experto para conseguir captar la atención del grupo, seré todo oídos.

MI RESPUESTA: ¿Ves? Eso es lo que estaba diciendo. Esto ya me alegra el día, gracias. Para aquellos que no sepan lo que me comenta Mike, permitidme que os explique. Antes de que yo empezara a escribir esta newsletter, había practicado la seducción con mujeres de todo el mundo. En ese tiempo, escribí miles de artículos detallando mis experiencias, que luego fueron publicadas en Internet. Me han dicho ya muchas veces "Hey tío, me encanta leer tus artículos!". A lo que yo suelo responder "Gracias, están muy vividos". La cuestión está, en que tu puedes hacer exactamente lo mismo. Solamente tienes que ponerte las botas y salir a jugar al campo. Por cierto, estoy tratando de no romper muchas cosas en estos días, a excepción del corazón… Algunas cosas nunca cambian.

A tu pregunta: Estás en el punto en el que abordas a grupos de chicas constantemente, pero todavía te cuesta generar atracción y enganchar. Este es un problema muy común, y en muchos sentidos, un paso decisivo para tu salto al éxito. Voy a citar algunas de las causas más frecuentes por las que esto puede pasar, ya que no estoy en escena y debo suponer algunas cosas. Echa un vistazo y a ver si puedes aprender algo de todo esto. En primer lugar, ¿Conectas con el grupo entero después de la apertura? Muchas veces, al abordar a la chicas, están hablan contigo, te corresponden, pero simplemente por educación. ¿Quieres enganchar realmente con ellas? Cuando hablo de enganchar o conectar, me refiero a que ellas no quieran que te vayas y que te quedes allí. Tienes aproximadamente unos dos minutos para conectar con el grupo después de abrir. Si no has enganchado a esta altura... Estás resultando pesado ¿Qué significa esto?

Bueno, cuando yo abordo, suelo entrar con algo que sé, que les va a resultar interesante y que sé que va a provocar en ellas una respuesta. Después de esto, inicio inmediatamente el contacto físico, y luego continúo con mi juego habitual. En ese momento, puedo decirte que ya he enganchado. Si no estás haciendo algo así desde inicio, no es de extrañar que no vayas a ninguna parte con el grupo. Dicho esto, vamos a analizar un conjunto de errores bastante común que no se citan "en ninguna parte ". Podemos llamarlos:
--


Imagen cedida por María

PERMAMNECER DEMASIADO LEJOS: Una de las causas más comunes, por la cual no avanzáis en la interacción, es por no querer romper el rapport invadiendo su espacio. Al igual que en una academia de baile, el chico mantiene una distancia rígida de medio metro de la chica. Cuando estás con el grupo, debes acercarte cara a cara con la chica, tanto como te sea posible. Has de acercarte o alejarte según el ritmo de la interacción, pero el punto es, que ella ha de entender que hay una cierta subcomunicación a nivel sexual.

PROYECTAS DEMASIADO DESINTERÉS: Una gran cantidad de chicos han comulgado por completo con aquello de "ser el premio", y tienden a malinterpretar el sentido en el que a veces decimos que no debe mostrar excesivo interés… Llevándolo justo al extremo contrario. He llegado a ver incluso chicos hablando con chicas, con el cuerpo totalmente girado hasta casi darles la espalda a ellas. Es necesario entender la diferencia entre mostrar necesidad y mostrar interés.

DESPLAZAR AL GRUPO DE UN LUGAR A OTRO: Por lo tanto, muchos chicos simplemente, ni si quiera intentan desplazar al grupo. Recuerda que el ligue es un proceso “paso a paso”. Tienes que ser continuamente consciente de dónde estás en la interacción, hacia donde quieres llegar, y poner todos los medios necesarios para llegar. Veo a muchos chicos ir a abordar a un grupo de chicas, abrir, estar discutiendo una conversación durante 15 minutos, exprimiendo al máximo el pretexto para abordar y, a continuación, ser expulsados prácticamente ya que no iban a ningún lado.

Ejemplo: Si por ejemplo entras con el “¿Quién miente más? ¿hombres o mujeres?”, por la razón que sea, te responden bien y estás machacando y creando debate con el mismo tema durante 15 minutos, sin cambiar de registro… Es muy probable que les entren ganas de ir al baño o de irse a bailar a la pista. Te quedarás pasmado pensando “¿Qué será lo que hecho mal?”. La interacción ha de avanzar en todo momento.

DEMASIADO “COLEGUEO” CON EL GRUPO: Permíteme decirte que cuando abordes a un grupo de chicas, es importante que te ganes por completo al grupo, antes de aislar a la chica que te guste. La aprobación del resto del grupo, es de incalculable valor, porque sin ella, surgen problemas como la defensa "anti-puta" (la chica muestra una aversión natural a la promiscuidad sexual en público). Dicho esto, muchas veces cometemos el error de comportarnos en exceso de forma “inofensiva” con el grupo. ¿Qué termina pasando? Que somos directamente mandados a la odiosa "zona de amigo", y como todos sabemos… ¡Nunca se debe pisar la zona amigo!. Lo que es peor, a veces la chica objetivo, te toma como el menos atractivo de sus amigos, e intenta hacer todo lo posible para que tengas una oportunidad… Con cualquiera menos con ella. Gánate al grupo por completo y aíslala en cuanto te sea posible.

TENSIÓN SEXUAL: Es necesario que se aprecie tensión sexual durante la interacción, y de varias formas. Esto está directamente relacionado con el punto PERMANECER DEMASIADO LEJOS. Ser juguetón, te hace parecer más sexual. Escucha, hay por ahí un montón de chicos que van utilizando entradas de opinión neutral a causa de sus modestas cualidades. Tienen más éxito al abrir porque te permiten pasar bajo su radar, por así decirlo. Pero una vez que el grupo está abierto, es el momento de abandonar el “modo sigilo” y empezar en serio.

CALIBRAR LA ENERGÍA DEL GRUPO: Tienes que entender que cuando te fijas en un grupo, debes ir con un nivel de energía igual a o ligeramente superior a la suya. Has de aportar algo más al conjunto, no ser una "sanguijuela de energía". Esto se da especialmente en los locales donde hay mucho ambiente. Una vez más, no calibrar esta energía puede ser una de las razones más comunes por la que no te puedas llevar al grupo de calle. Con frecuencia, el grupo va a escuchar lo que tengas que decir, porque están siendo educadas contigo, pero no sienten atracción. Todo esto es por el miedo a ser rechazado. Muchos chicos llegan hasta este punto, y como les va más o menos bien sin experimentar el rechazo, se acomodan en esta fase de apertura para disfrutar la sensación de “éxito” al no sentir rechazo.

Les es más fácil no avanzar, porque no quieren experimentar este rechazo. No tiene ningún sentido LÓGICO, pero lo hacen de todos modos. Toma todo lo anterior para un examen de conciencia serio antes de salir a jugar, y cuéntame tus progresos. Seguro que nos devuelves una buena historia de éxito.

Visita ahora nuestra Web para aprender más y obtener más información sobre nuestros TALLERES INDIVIDUALIZADOS R.S.D.

Mucho más detalles en The Jeffy Show

Gracias por leer nuestra newsletter. Hasta la próxima...

Sinceramente

Jeffy, Formador Ejecutivo
REAL SOCIAL DYNAMICS

Copyright 2002-2008 Real Social Dynamics Inc. Todos los derechos reservados.Real Social Dynamics es una marca registrada de la Real Social Dynamics Inc. Usted muestra acuerdo con la totalidad de los contenidos expuestos, mediante la aceptación y la lectura de estas condiciones: Usted entiende que se trata de una exposición de opiniones y no asesoramiento profesional. Sólo debe utilizarse para fines de entretenimiento personal y privado. Usted es el único responsable del uso de las ideas, conceptos y contenidos que Real Social Dynamics Inc. le expone y su aplicación. Si es menor de edad, por favor absténgase de leer esta documentación, dándose de baja del servicio de newsletter en el link correspondiente darse de baja.

Real Social Dynamics, Inc. 8491 West Sunset Boulevard, #452, West Hollywood, CA 90069, USA.

La presente adaptación al castellano del texto original de Real Social Dynamics Inc. no reporta beneficio, vínculo empresarial o lucro económico alguno a PERSONALIDAD & RELACIONES de forma directa o indirecta, siendo la adaptación respetuosa con los derechos de autor, autoría, origen y siempre respetando los enlaces de índole comercial originales de Real Social Dynamics Inc. correspondientes a los fragmentos traducidos y adaptados.

SER INTERESANTE Y ATRAYENTE, por EL DUQUE

Imagen cedida por Leticia Beatriz
--
Llevo cerca de un año inmerso de forma intelectual en el mundo de la seducción. Leyendo los infinitos libros que sobre la materia se han escrito y conectado a infinidad de distintos espacios en Internet que tratan de todo esto. Todo este conocimiento me ha servido en realidad para realizar un viaje interior hacia la esencia misma de la atracción humana y de la seducción y para analizar como nos comportamos. A modo de resumen estas son alguna de las conclusiones que he sacado:

SE CONGRUENTE: No importa tanto que abras con un abridor circunstancial, directo indirecto o perifrástico. No importa si hablas de paulina Rubio, de una tía que se pelea en la puerta. Lo importante es que no tengas miedo, que deseches cualquier ansiedad asociada al hecho de hablar con mujeres y que te comportes de forma totalmente congruente con tu forma de ser. A ti mismo es a la última persona que debes traicionar. Siendo TÚ puedes gustar a unos, enojar a otros, y cautivar a otros, pero seguro que a ti mismo te gustas y que por ídem conseguirás apasionar a alguien. Creencias como “siendo yo no puedo atraer”,son no solo limitativas si no que son auténticas bombas en la línea de flotación de tu salud mental y autoestima. Cree firmemente en todo lo que emprendas, hazlo tuyo y así te sentirás realmente cómodo haciéndolo.

CONVIÉRTETE EN ALGUIEN INTERESANTE: En este tiempo en el mundillo seducción he escuchado peticiones de consejo sobre como conversar, como tener temas de conversación interesantes…y ante esto yo me pregunto…¿no será que vives tan obsesionado en la seducción y otros aspectos de tu vida que realmente no estas cultivando una vida interesante?. Un tema de conversación interesante y vibrante emocionalmente hablando para una mujer nace de SER ALGUIÉN CON ALGO QUE CONTAR. Es decir; tus temas de conversación denotarán tarde o temprano los libros que has leído, la cultura que has adquirido, lo que haces con tu tiempo y lo que has vivido. Una persona que ha cultivado su vida interior, que ha leído, que ha adquirido cultura, que ha viajado y que ha amado, que ha ganado y ha perdido tendrá mucho de que hablar. ¿Quieres ser alguien con una buena conversación?. Aprende, cultívate, invierte tiempo en ti mismo, vive, arriesga, viaja, ama, equivócate y escucha.

QUIÉRETE: Vas regalándote a la primera que pasa, dices de ti mismo que eres un frustrado o un soso…y quieres que te quieran. Claro!!!!!,vamos a hacer una ONG para quererte!!!!!. El primer amor no es esa rubia de coletas de primaria. El primer amor eres tú y más vale que no te confundas. Serás incapaz de amar si no sabes quererte. Valora tu mercancía más preciada y los demás aprenderán a amarla. No dejes que nadie te hiera, te agreda, te falte al respeto o te trate de manipular. Aprende a quererte y a protegerte. No tengas miedo a venderte.
--

Imagen cedida por Leticia Beatriz

BUSCA TU GRANDEZA INTERIOR: Todos y digo todos tenemos algo que nos hace únicos especiales, y grandiosos, sólo que muchos no lo vemos. No te pongas límites y busca aquellos rasgos que te hacen especial. Explota tus talentos tanto en la vida como para seducir. Todos poseemos rasgos susceptibles de hacernos atractivos a un buen puñado de mujeres, busca tu oro interior aunque tengas que estar un tiempo escarbando. Que el único límite que te impongas sea la GRANDEZA. Mucho de lo que necesitas lo llevas ya dentro.

NO SIENTAS MIEDO NI VERGÜENZA A EXPRESAR TUS DESEOS: Son tuyos, te pertenecen y tienes derecho a reclamarlos. Da la impresión de que alguien con malas pulgas se ha encargado de hacernos creer que sentir deseo o querer conocer a alguien es algo malo, nocivo o cuando menos vergonzante. Pues no, no hay nada malo en expresar interés por alguien. Nadie se puede ofender por que quieras conocerla mejor, o tomar un café, o ir al cine. No hay nada malo en que la veas hermosa, seductora, sensual, o inteligente. Lo que esta fuera de lugar es amarla sin mesura, consentir sus faltas de respeto, acosarla, perseguirla o babear por ella.

VÉNDETE BIEN: Normalmente alguien no te dejará más de 5 o 10 minutos para decidir si eres alguien interesante a quién conocer. Como con cualquier producto, aplica sencillas normas de venta. CONOCE EL PRODUCTO. Un buen conocimiento del producto te permite saber como potenciarlo. OBSERVA LAS DEMANDAS DEL COMPRADOR. Adapta los puntos fuertes de tu producto a lo que reclama el comprador, pero ten la honestidad de desistir si tu producto no es el que busca. LO MAGNIFICO ES ESCASO Y CARO. Si te regalas, si no eres selectivo, es difícil que alguien se crea de verdad que eres un producto que merece la pena. En todo caso se te considerará una ganga lista para rebajas. Se selectivo y exclusivo, de difícil acceso. NO MIENTAS. El buen vendedor no engaña al cliente pues lo que le interesa es fidelizar clientela no asustarla. Se alguien HONESTO. PRESENTA TU PRODUCTO LO MEJOR POSIBLE Y NUNCA LO REGALES. Con un bonito envoltorio, elegantes vestimentas, pulcramente vestido y con un lenguaje corporal y verbal grácil, elegante y afinado.

OLVÍDATE DE LOS RESULTADOS: Desapego es la palabra clave. El fallo no existe es sólo una variable más, un resultado más. El auténtico fracaso estriba en venderte a ti mismo, destruir tu yo interior, renunciar a tu grandeza interior por cobardía o no intentarlo. Grábate a fuego algo. Si te interesa una chica llega a ella, inténtalo de verás, no dejes que gane la partida el miedo.

SE FELIZ: Debes ser feliz, estés solo o con pareja. Busca en ti la felicidad y sólo en ti. Conócete, da un propósito a tu vida, crece por dentro y se feliz. Puedes decir que no te sientes feliz en tu situación, seamos realistas: La felicidad es una sensación, una emoción pasajera y puedes tenerla o no. La cuestión es que pienses SI REALMENTE TIENES RAZONES PARA SER FELIZ, MIRA LO QUE TIENES Y NO LO QUE TE FALTA PARA ELLO. Si siempre estás anhelando lo que te falta, antes de valorar (que no conformarte con) lo que ya tienes, siempre vas a sentir que te falta.

AMA: Se apasionado en todo lo que hagas, trabajo, estudios, relaciones. Deja a los demás mejor de cómo los encontraste y transmite pasión. Dirige con la cabeza pero lidera tu vida con el corazón.

Un abrazo.


El Duque.

PRODUCTOS Y COMPRA SEGURA EN P&R