YO LA VI PRIMERO


Imagen cedida por María

Estaba yo tan tranquilo sentado en mi sofá, calmando la ansiedad que me provoca el estar tratando de dejar de de fumar, poniéndome morado a colesterol para llevar "made in Burger King" cuando de repente... Mi compañera de piso se levanta como si nada, viene hacia mi rincón de paz y sin ningún tipo de permiso, licencia o solicitud, impunemente, mete la mano en mi bolsa de patatas, sin tan siquiera mirarme a los ojos. Cogió las que le apeteció y sin decir ni "mu", volvió a sentarse frente al ordenador a disfrutar del botín. Me quedé mirándola con incredulidad y a gesticular exageradamente, como diciéndole "¡Eh!, ¡Que estoy aquí!" mientras le decía en voz alta: "ESTE ES EL COMPORTAMIENTO DE LA MUJER DE HOY, La nueva Eva, la mujer del siglo XXI... Ve algo que le apetece, se dirige hacia ello y sin preguntar lo toma, esto si que es libertad". A lo que ella cayó en que se había llevado mis preciadas patatas sin permiso alguno. Empezó a reír cuando le dije que por fin se había ganado que empezara un artículo con dicha anécdota.

Hay confianza... Pero como veréis en efecto se lo ha ganado. Esa es la actitud que las está llevando a conseguir lo que desean y a salirse siempre con la suya: TOMAR SIN PREGUNTAR. Y claro, yo pienso para mi "Yo cuando quiero algo que no es mío, suelo pedir permiso para tomarlo". Os insisto en que puede parecer un ejemplo trivial, pero cuando leemos el comportamiento de alguien con detenimiento, en realidad estamos viendo lo que lleva dentro una persona. De momento y por lo que veo, ella goza de una libertad mayor que la mía. Vuelvo a preguntarme "¿Qué es aquello que me impide levantarme y tomar aquello que quiero?".

Yo soy de aquellos del "por favor y gracias" de toda la vida, parece que vamos quedando menos y si es verdad, que muchas veces no avanzo, o no escalo lo suficiente en mis relaciones sociales, no obteniendo lo que quiero, por no levantarme a tomar aquello que realmente quiero. ¿El miedo? Para conservar lo que tengo sin corromperlo. ¿Me es esta conducta práctica en algún sentido? Desde luego que no, rotundamente no y definitivamente no. Esta desde luego no es la conducta que me va a llevar a la cumbre del éxito en mis relaciones sociales o profesionales.

Me gustaría ser el primero en poder decir que se ha quitado el chip del pedir permiso. De hecho existe una frase que ya se escribe y se oye de vez en cuando en los medios. La primera vez que la vi fue en boca del actor Benicio del Toro, en una campaña publicitaria de una bebida alcohólica hace tiempo: "Prefiero pedir perdón a pedir permiso", aunque ya la han usado tantas personas para "hacerse los guays" que no creo que sea original y de tanto sobarla... La han abaratado. Lo cierto es que las personas que siguen este patrón suelen encontrarse de gente rodeada con los ojos abiertos, al igual que yo de incredulidad ...."¿Cómo puede tener tanto morro?".

Igual la pregunta no esta, si no "¿Por qué no tengo yo esa determinación ante algo que quiero?". Supongo que si te saltas un procedimiento, una norma o una regla, siempre hay alguien que se queja o no... En realidad a nuestra libertad individual, le ponemos barreras nosotros mismos.Ya seamos hombres o mujeres, el mundo siempre es para el que se lanza directo a lo que quiere. Lo más probable es que mientras te estés planteando la mejor forma de abordar o de ir a por aquello que deseas, venga otro que no piense tanto y se te adelante.

Alguien que realmente respeta sus deseos, jamás se plantearía esa disyuntiva. En cambio y aunque suene a pelea de patio de colegio por una chica, el famoso "Yo la ví primero" no sirve de nada en la vida real. El primer perdedor, es quien no se levanta a por lo que desea.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada