¿INFIDELIDAD O PROMISCUIDAD? por EL DUQUE



Durante mucho tiempo se ha creído a pies juntillas que el tema de la infidelidad era una cuestión esencialmente de hombres y con una explicación genética y evolucionista: Cuantos más encuentros sexuales tenga un hombre, más posibilidades de ser padre y por tanto, de perpetuar sus genes. Estudios recientes han desmontado esa idea, basándose esencialmente en el hecho de que también la mujer puede ser infiel por genética y evolucionismo. En realidad, infidelidad es un concepto moral, cuando hablamos de causas genéticas, nos referimos a promiscuidad. Hay muchas evidencias de que en antiguas tribus, la mujer era promiscua y más de una vez. Hay al menos tres motivos ancestrales de dicha promiscuidad: El tener más de un amante, procuraba a la mujer más recursos que le proporcionaban cada uno de dichos amantes.

Genéticamente, tener hijos con un segundo espécimen genéticamente superior, favorecía las posibilidades de supervivencia de los futuros hijos.

Suponía a su vez una especie de seguro de vida. En la antigüedad la muerte de los maridos era relativamente frecuente, por lo que tener a otro en la recámara, suponía un auténtico seguro para dicha mujer.

Mención especial merece el estudio que hace referencia a que la mujer, en la segunda semana del ciclo es más propensa a sentir atracción por aquellos especimenes genéticamente mejor dotados. El cerebro femenino esta programado para detectar esas características en el olor corporal. Es curioso que dicho estudio, también haya revelado que esta tendencia es más poderosa entre las mujeres que tiene pareja estable. Al parecer, aquellas que no la tienen tienden a sentirse más atraídas por otra serie de cualidades como la estabilidad económica o la fiabilidad. Sin embargo aquellas que ya tiene dicha relación sólida y firme tienen dicha tendencia natural y meramente química a sentir dicha atracción.

Hemos hablado y mucho del inconformismo y la ambición de la mujer como elementos caracterizadores. Lo que quizás no sabíamos es que dichas características son genéticas y se remontan al principio de los tiempos. Al igual que el hombre es promiscuo, por naturaleza y busca la cantidad por encima de la calidad, la mujer es más selectiva pero busca la plenitud de recursos y completar aquello que su pareja no le ofrece.

Todos estos estudios, desmontan por tanto la teoría de que sólo el hombre sea empujado a la infidelidad. Vemos que también la mujer lo es. Tal vez el hombre con pareja se sienta atraído por la novedad sexual, o según pasan los años por mujeres más jóvenes (y por tanto más aptas para la procreación). LAS MUJERES TIENDEN A SER ATRAÍDAS POR AQUELLO QUE NO TIENEN. Si tiene una relación sólida y estable con alguien que resulta ser un buen proveedor, se sentirá atraída por alguien con mejores genes. Si están casadas con Don genes geniales, se sentirán atraídas por alguien que resulte mejor proveedor…

Pero este artículo no trata de alarmar ni desesperar, ni tan siquiera desea que todos nos sintamos desconfiados o pesimistas. Una cosa es la tendencia natural-genética y otra cosa la constituye aquello que hacemos.

Los estudios mencionados tan sólo desmienten que sea uno de los sexos el más proclive a la infidelidad, o mejor dicho, es más promiscuo, pero no concluye que la infidelidad sea consustancial a la pareja.

Las tendencias irracionales y humanas son reprimidas en muchas ocasiones en pos de un bien superior. En este caso bien podría ser la estabilidad de la pareja y de la propia familia. Es obvio que tanto el hombre como la mujer a lo largo de una relación estable tendrán serias tentaciones e impulsos de ser infieles, pero es decisión de cada uno de los individuos serlo o no.

¿CÓMO EVITAR LA INFIDELIDAD?




Esta pregunta la hacen con frecuencia muchas personas. Otras muchas creen ciegamente que eso no les puede suceder a ellos. A fin de cuentas ellos son muy Alfa…Bien, pues todo esto no es si no una mera falacia. Nada se puede hacer para evitar la infidelidad, es más el hacer o no hacer para evitarla sólo creará inseguridad, desconfianza, y generará conflictos que harán aún más probable dicha infidelidad.

Partiendo de la base de que la infidelidad no es algo que se evite, se prevea o se estudie, para aquellos que deseen tener una relación basada en la fidelidad sólo se les puede recomendar que elijan una pareja para la que la fidelidad sea algo relevante. Puede ser una pista negativa, que la chica en cuestión haya caído en la infidelidad en otra ocasión o que tenga una mentalidad abierta en cuanto a tener relaciones sexuales con alguien distinto a su pareja. Si buscas fidelidad, dilo con claridad al empezar una relación, defínelo en LA DECLARACIÓN DEPRINCIPIOS, estableciendo el marco inicial de esta, háblalo y confía.

Pero como ya he dicho, no se puede evitar y cualquier actitud controladora, celosa o manipuladora en este sentido por tu parte, lo único que conseguirá es acrecentar de forma exponencial la posibilidad de que esto suceda. Esta situación se llama libre albedrío y tú pareja lo tiene y debe tenerlo aligual que tú.

Como hemos dichos todos tenemos una serie de comandos genéticos que nos llaman a tener relaciones sexuales con más de una pareja, pero el hacerlo o no, es una decisión RACIONAL e individual sujeta a la voluntad.

Por todo ello los consejos que podemos dar es cuanto a tú pareja son:

1. Si para ti la fidelidad es importante házselo saber.

2. Confía en ella. Si para ti no es de fiar, o no comparte tus mismos valores básicos, no deberías tener una relación con ella.

3. No hagas nada en función de evitar nada. Ella es libre y sólo desde la libertad nacen los vínculos más sólidos.

Lo que si podemos hacer, es dar pautas para evitar la infidelidad propia. En nuestras manos si que está el minimizar las posibilidades de ser infieles. Estas son algunas pautas:

1. Trata de hablar, comunicar y modificar todas aquellas fuentes de posibles insatisfacciones en tu relación de pareja.

2. Evita la ingesta desmedida de alcohol en esos días que sales con los amigos y sin pareja. El alcohol es un potente desinhibidor.

3. Trata de mantener viva la llama sexual en tu pareja. Fomenta el diálogo y la comunicación.

4. Si sientes atracción física primaria por alguien evita establecer una conexión más profunda con esa persona o evita intimar en cualquier modo.

5. Ante una eventual infidelidad, trata de analizar de forma previa y con la mayor frialdad posible si compensa. Analiza el por que deseas dicha relación sexual, las causas y si son causas solucionables o no en el marco de tu relación de pareja…

La infidelidad es uno de los principales problemas de pareja pero como ya he dicho, lo peor que puede hacerse es abordarlo como algo a evitar. Esta clase de actuaciones provocan otro de los graves problemas de pareja, los celos y sólo sirven para enturbiar aún más la vida en común.

Un abrazo.


El Duque.

Publicar un comentario en la entrada