SEDUCIR A LA NUEVA EVA

Imagen cedida por Venus

Parece el título de una misión imposible, la nueva Eva… Como si se tratara de sólo una mujer. Obviamente con “la nueva Eva” me refiero a la mujer de hoy en día, generalizando y sin generalizar, empezando por aquella a la que quiero y después a todas las demás que conozco y que no conozco. Si a día de hoy hubiera encontrado la manera de hacerlo, o si como quien dice “tuviera el truco pillado” no seguiría investigando, observando y analizando cada sorpresa que me llevo por parte de ellas, mis queridísimas evas. Tengo suerte, he de reconocerlo, convivo con dos evas que rozan el señorío de cerca desde hace unos poquitos años, y con las que si que puedo ser más objetivo a la hora de analizar, observar, preguntar y compartir.

Me alegro que de alguna manera, “estén de mi parte” a la hora de ayudarme con este proyecto, ya que no creo y siendo muy sincero con vosotros, que por mis propias fuerzas única y exclusivamente, pudiera acceder a determinados “secretos” que en realidad no son tan secretos, porque creo que con tiempo, más capacidad de observación y aceptación, cada uno de nosotros podría aprender muchísimo sobre mujeres y romperíamos muchas más barreras de las que aquí se tratan…

Ante un modelo de mujer que cada vez es más exigente, hablando de estereotipos, un hombre como yo ve que cada día que pasa, esta exigencia se acelera. Al igual que también se acelera la conciencia de libertad que han sabido tomar y que utilizan hasta donde sus posibilidades las capacita. Libertad sobre todo a la hora de tomar iniciativa y guiar una relación. Viendo como hacen mis compañeras, o incluso la mujer que me atrapa, imponen unos parámetros de exigencia que me hace pensar si realmente alguno de nosotros ha sabido adaptarse realmente y a día de hoy a las necesidades actuales. También cuestiono muy mucho, si realmente ellas a parte de exigir más, se dan cuenta de que la carta que le piden a los reyes magos, en cuanto a hombres se refiere es UTÓPICA.

¿Por qué digo utópica? Realmente y hablando claro, están buscando a un hombre que todavía no existe, van tan deprisa en el uso y disfrute de esta nueva libertad de elección, que no se dan cuenta que hoy por hoy, están persiguiendo una quimera. ¿Dónde se puede ver esto de una forma concreta? De igual forma que ya hablamos en Sexo en Nuevo York acerca de RECICLARNOS HACIA UN NUEVO MODELO MASCULINO DIFERENTE, ahora os digo que en general, los hombres lo estamos haciendo bastante mal, empezando por mi. Lo podemos ver de una forma más concreta comparando números, sobre todo en la cantidad de relaciones que disfrutamos nosotros y que disfrutan ellas antes de un compromiso.

Realmente estamos viendo y estamos empezando a asumir, que efectivamente ellas se están volviendo más exigentes e inconformistas, prueba de ello es que antes de comprometerse, a día de hoy una mujer, ya ha pasado no diré por muchas, pero si por regla general por más relaciones que un hombre. Esto si solamente nos limitamos a hablar de relaciones más o menos formales de pareja. Pero si nos referimos a estar con diferentes hombres, encuentros sexuales puntuales, amigos sexuales, rollos de un mes o dos meses, relaciones abiertas o simultáneas, escarceos amorosos, infidelidad de pareja, ligar en Internet o demás tipos de posibles relaciones no formales… Os aseguro y lo digo con conocimiento de causa, ellas ganan por goleada.

No os pido que me creáis ciegamente como si esto que dijera fuese un dogma de fe, sólo os pido que abráis los ojos y que observéis más detenidamente a vuestras compañeras de trabajo, amigas, hermanas, a las mujeres que conozcáis y que sutilmente hagáis un “seguimiento” de cada una en cuanto a ligues se refiere. Os digo que observéis antes de preguntar, hay que aprender a fijarse en los detalles, puede sacarse mucho más que preguntando “¿Con cuántos hombres has estado en este último año?”. En este sentido y dependiendo de cómo sea ella de abierta, en cuanto a comunicarse contigo de esta manera, te aseguro que siempre se echará cuentas de menos. Lo contrario de un hombre vamos, que tenemos fama de comernos una y contar veinte, ellas justo al contrario. La comparación en números contigo o conmigo puede llegar a ser realmente odiosa. Te lo aseguro, por muy seductor que te consideres y por bien que se te de ligar, los números de una mujer con posibilidades se elevan de una forma que a más de uno, nos haría perder la cuenta… Habrá quien se acompleje, pero las cosas están así. En cuanto a números, ellas han tenido por regla general muchísima más variedad que nosotros, lo reconozcan abiertamente o no. Y si no la han tenido, es porque no han querido.
--

Imagen cedida por Venus

¿Qué pasa con el nuevo Adán? El error, mi error o nuestro error bien puede ser intentar entrar en competencia de números, o querer tener más relaciones porque ellas ganan. El error también es querer crear este modelo de nuevo Adán en función de la nueva Eva, o en función de sus necesidades, o en función de su libertad recién estrenada, ya que es algo que desde la propia idea nos subordina. El error es también darle importancia a los números, a anteponer marcas, puntuaciones o el querer ser “el más” de cara a la galería.

¿Por qué ganan ellas? Es fácil, ellas no están pendientes de los números, al menos tanto como lo pueda estar un ego masculino deseoso de apuntarse tantos. Ellas buscan al ejemplar adecuado, se plantean una selección, partiendo ya desde ahí: ASUMEN EL ROL DE SELECTOR Y LO PONEN EN PRACTICA y ahí está la clave de su éxito. Es algo más que decir que ellas tienen el marco de “yo soy el premio”, ES UN ROL BIOLÓGICO LLEVADO HASTA UN CONDICIONAMIENTO SOCIAL ACEPTADO.

CABALLEROS, EL EGO NOS ESTÁ DEJANDO ATRÁS A LA INMENSA MAYORÍA. El ego es propio de una mente conservadora y cerrada, que no nos deja ver más allá que lo que podemos obtener, o lo que podemos sentir pensando en un beneficio inmediato, sobre todo sexualmente hablando. Cualquiera de nosotros estaría encantado de recibir el Diploma oficial del que más liga y el que diga que no, o miente o no tiene ego, esto último bastante poco probable.

Si no somos conscientes de esto, vamos a ir siempre por detrás a expensas de los cambios que ellas nos condicionen y tratar de adaptarnos a lo que nos vayamos encontrando en cuanto a sus exigencias y parámetros, que no son pocos. Esto es esclavitud camaradas… Es ir detrás, por muy seductor que te consideres, si partes de la idea de “trabajar para mejorar para adaptarse a ellas y sus necesidades”, por muchas mujeres que cubran tu calendario y tu cama seguirás siendo esclavo.

Yo te pregunto a ti: ¿QUÉ ES LO QUE QUIERES? ¿CUALES SON TUS PARÁMETROS? ¿CUALES SON TUS EXIGENCIAS? Muchas veces pensamos en estar a la altura de la dinámica social actual, de engendrar a nuestro mejor yo, al hombre moderno, pero ¿lo estamos haciendo desde el prisma adecuado? SI BUSCAS PAREJA, RELACIONES, SEXO, lo que sea… NO TE CONFORMES CON MENOS DE LO QUE MARCAN TUS PARÁMETROS. Y ahora preguntarás ¿Y si no lo encuentro? Pues sigue buscando hasta que lo encuentres si de verdad lo deseas, ese es el verdadero motor. ¿O es que acaso el inconformismo es un valor que va única y exclusivamente asociado al sexo femenino? Honestamente, creo que no es el caso. Buscar si, pero con inteligencia, siendo fiel a tus deseos más profundos, nada de malo hay en ello, solo hace falta tener el valor suficiente para buscar lo que se desea realmente. Una cosa es buscar lo que se desea y otra tratar de evitar la soledad, no las confundas. Buscar, buscar y buscar… Hasta encontrar.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada