MOSTRADOR: MUJER… ¡CUANTO MAS TIENES, MAS QUIERES!

Imagen cedida por Veronika
--
En este fragmento, vamos a hablarles casi exclusivamente a nuestras queridas amigas, que a parte de queridas son inconformistas hasta la saciedad. El inconformismo es un signo claro de inteligencia y en esto en particular, vosotras os lleváis la palma. Desde luego si que habéis entendido muy bien vuestro concepto de libertad, mucho mejor que nosotros y lo aplaudo.

Alguna vez hemos dicho por estos lares, que la mujer nunca, nunca, nunca, por muy contenta que esté en su relación de pareja, deja de estar en el mostrador ¿Por qué pasa esto? Quizás decir que la mujer es inconformista por naturaleza, es demasiado categórico y axiomático, pero si lo digo de esta otra forma, nos vamos a entender todos mejor: Si estás bien y lo que tienes es bueno, siempre se puede estar mejor, siempre se puede mejorar, siempre se puede ir a más.

Esta es una de las grandes diferencias, en su mente la idea de acomodarse en una relación, solo puede llegar en el caso que haya alcanzado un estatus afectivo, emocional, sexual y económico mínimo. Una vez alcanzado este estatus, lo primero que hará será intentar mejorarlo, mientras su pareja se felicita así mismo pensando que ella ya ha sido “saciada”. Esta sensación de sentirse saciada o satisfecha con lo que tiene es efectivamente, un espejismo.

Si por alguna razón, su relación de pareja la limita o incapacita en algún sentido, no consigue el estatus deseado con su esfuerzo o con el apoyo de su pareja, o esta misma relación le impide mejorar el mismo… Empezará a buscarse la vida y a dejarse ver con más énfasis del habitual. Las lectoras más conservadoras pueden decirme que no, pero… Si la mujer no actuara así es poco probable que se pudiera haber dado (en especial en los países occidentales industrializados) la tan famosa liberación de la mujer.
--

Imagen cedida por Veronika

Podremos llamar MOSTRADOR al grado de libertad del que ella disfruta para entablar relaciones y lazos sociales que pueden ayudarle a mejorar su calidad de vida, al menos de forma potencial. Desde luego en ningún caso ella renunciará al total o a una parte de su bienestar, de no ser que sea en favor de sus propios hijos. En caso que no haya hijos está muy claro, su MOSTRADOR está siempre abierto a entablar nuevos enlaces que le permitan, que le apoyen, que le incentiven o que le ayuden de alguna forma a alcanzar su estatus ideal.

¿Por qué hay mujeres que se sienten frustradas? Porque ya sea bien sus propios medios, por sus relaciones, o por su amistades, familia, hijos o relaciones sociales no pueden alcanzar el estatus deseado. Es una postura que nace de la pasividad natural femenina, el responsabilizar a otro por así decirlo de todo lo que no ha podido conseguir, este otro puede ser su pareja, o sus hijos, o su jefe o su familia en general. Y es que la mujer es capaz de aguantar mucho, sobre todo por sus hijos, e incluso renuncian temporalmente y solo de forma aplazada a sus objetivos y a su satisfacción personal por los mismos.

Esto es importante, de forma aplazada, ya que no supone una renuncia total a menos, que sus circunstancias lo impidan forzosamente. Esta posible renuncia va en contra de su propia naturaleza, por eso tiene carácter temporal y por esto mismo saben y se hacen más conscientes de su libertad individual en cuanto disponen de ella para mejorar su estatus.

De ahí que cada vez vayan teniendo más claro y se muestren más exigentes en sus relaciones conforme avanza el tiempo. Cierto es también que debido a esto, no temen reclamar, revindicar y exigir continuas mejoras en su estatus social. Es algo que podemos ver constantemente en los medios de comunicación, en nuestra pareja y en nuestras casas. Ante el conformismo del hombre, ellas en este sentido saben reaccionar de una forma más inteligente socialmente hablando.

Un fuerte abrazo


Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada