JUEGO DE SALA III: LOGISTICA, por EL DUQUE

Imagen cedida por Ornella
--
Si La Diva resulta deseable por su belleza y su carácter de pieza codiciada, resulta de lo más desaconsejable. Su barrera es de hierro y una simple entrada en frió sería infructuosa. ¿Como atacar, pues?. Hay diversas opciones que son complejas. Lo primero es que debemos llegar a proyectar un valor muy alto. ¿Cómo?. A través de nuestros “amigos”, el DJ, el camarero, el dueño o a través del uso directo o indirecto de una mujer que nos ayude validándonos frente al grupo.

Otro punto a nuestro favor pudiera ser el haber “triunfado” ya esta noche aunque no le gustará sentirse segunda mano. Otra forma de entrada puede ser un estilo indirecto bien urdido y que se verosímil e incluso real . Que de verdad haya ocurrido una anécdota digna de comentario. De todas las opciones yo me quedo o bien por usar de ala al DJ, camarero, dueño o semejante o bien por entrar mediante pivote.(Hay una rutina muy buena que es de lesbianas. Es como una entrada por el pivote en plan es que soy lesbiana y acaba con muchas risas).

Lo importante no es solo la entrada. Otra complicación adicional es tu comportamiento DENTRO DEL GRUPO. Has de entender la psicología de la Diva y la energía de su grupo. Estos grupos se basan en amigas “pelotas” que en estas salidas se consagran al noble arte de la alabanza de la Diva. Esta obtiene lo que desea que es validación. Ser centro de atención y alimento de su ego. Tu juego de seducción debe ir encaminado en primer término a NEGARLE lo que desea. Tu ataque debe desestructurar el grupo, destruir su armonía, que la Diva se sienta desatendida por sus propias amigas.

Claramente necesitas amigos o compañeros que te ayuden, y necesitas calibraje y psicología. En primer término y si has logrado abrir debes identificar a la típica amiga escolta que te va a joder el juego con la que has elegido. DEBES CAERLE BIEN, ganarte su beneplácito. Ella debe darte el visto bueno para formar parte de ese grupo. Una vez te hayas ganado a la bloca sería conveniente que identificases a “la cenicienta”.

Aunque, como he dicho en este grupo todas ejercen la loa, siempre hay al menos una que desearía ser la Diva. Suele ir muy provocativa y ser bastante atractiva. Ahora dirige tu atención a la cenicienta y coquetea con ella. Juega con ella y si puedes haz que te desee y, sobre todo que vea su oportunidad de, por una vez, ser ella la que se lleva el gato al agua. Debes jugar bien con tus compañeros. Uno debe jugar un poco con la Diva pero DE FORMA AMISTOSA. Tú debes jugar tu rol de seductor con la amiga obstáculo y con la cenicienta, y a partir de ahí que cada cual se busque la vida. Lo más importante es que ella se sienta, por una vez, algo aislada, ya no siendo la guay del grupo. Se tu el guay y te deseara.

En el caso de las escaparate, por regla general son muy difíciles. Sacian su sed con las miradas de deseo. No desean ligar si no ser desnudadas por las miradas de los hombres. Al igual que en el anterior supuesto la clave estriba en negarlas aquello que codician, tu atención. Aquí el problema adicional con respecto a la Diva es que, toda vez que no puedes controlar al local entero. Por mucho que hagas ellas verán su sed saciada. Otros harán el trabajo. Por tanto hay que lograr es que tú valor percibido sea lo bastante elevado como para que deseen precisamente tus miradas y atenciones.
--

Imagen cedida por Ornella

Para las escaparte, la forma es la siguiente: siendo el guay que abre mil grupos, el que conoce al DJ, el que habla con cien mil… Y el que no la mira. Debes interpretar un teatrillo y jugar con la sala mientras a las escaparate ni las miras. Sabrás que estás acertado si ves que su zona de baile se va acercando a ti. Será el momento de esperar y abrir. Tu atención, a partir de entonces es tu tesoro y solo debes darlo a pequeñas dosis y sólo mediante juego de darle y quitarle atención y validación. Que ella sienta que debe ganarse tu atención.

En cuanto a las sirenas, a diferencia de las anteriores, éstas si que quieren ser seducidas, pero no por cualquiera. Su embriagadora belleza las hace situarse como premio y se consideran selectivas. Lo primero que debes conseguir, es como en los anteriores casos, ser percibido a priori como alguien de elevado valor, no buitre. La percepción de ti debe ser de un tipo que ha ido a disfrutar de la compañía de sus amigos, a socializar y poco más. Las sirenas no hablan con buitres y eso debes imprimírtelo en fuego.

A partir de ahí lo importante de tu interacción estará en el buen trabajo del grupo y, por supuesto, en tu conducta con ella. Al abrir un grupo, debes tratar de visualizar y entender las peculiaridades propias de ese grupo: su íntimo sistema de relaciones complejas que hacen a dicho conjunto único y especial. Hay esquemas, no obstante que ser repiten de forma invariable, figuras como el amigo plasta, el amigo enrollado, el malote, la amiga escolta, la pseudodiva, la aspirante a Diva… Entender con sólo una mirada ese sistema te dará una importantísima ventaja, esto no es mágico, ni es Matrix, solo se gana con calibración y después de haber abordado mucho.

Como siempre diremos que abordar de forma directa al objetivo es lo más difícil y menos recomendable salvo que partes de un alto valor percibido. En ese caso, la congruencia debe ser tu arma y tu juego interno debe ser granítico e indestructible. Como en los restantes casos se trata de postergar el placer del objetivo, entender que es lo que quiere la sirena y negárselo. La sirena, como ya hemos dicho, a diferencia de las otras figuras del juego, si que busca seducción. Pero quiere sentirse la reina. Sentir que ella es la que elige. La clave de la interacción sería pues enfatizar EL VALOR.

Yo aconsejaría una durísima campaña de valor por parte del aspirante. Lo ideal, un toque claramente entre chulo y gracioso con uso magistral de la negación del interés. Se debe dar una campaña de lo que se denomina valor duro. A mi, personalmente, me gusta el sentido del humor para realizar esta clase de campaña que siempre tiene sus riesgos…
--

Imagen cedida por Ornella

Las amigas. Y no hablo aquí de las “falsas amigas” o amigas tóxicas, es decir, de aquellas que usan como escudo la amistad. Estamos hablando de esos casos reales en que hay un grupo de chicas que por A o por B desean realmente disfrutar de un tiempo juntas y no desean ser abordadas. Podemos dar una serie de normas generales sobre este particular. En primer lugar y a diferencia de los anteriores casos, aquí no se trata de negar ni postergar lo que desean. Desean disfrutar de sus amigas y tú debes respetarlo. Lo primero que debes respetar es una sencilla norma de educación y es no interrumpirlas si están teniendo una conversación apasionante.

Lo segundo que debes entender es que tu rutina de abordaje debe incluir a sus amigas y NO AISLARLAS; es decir debe ser una apertura e interacción que facilite el diálogo en grupo y la conversación. Tu grupo debe absorber a su grupo hasta convertirse en un nuevo conjunto. Un nuevo grupo en que el ambiente general sea de buen rollo y hasta me atrevería a situar dentro de un marco puramente amistoso. Tú podrás darte mucho valor facilitando precisamente esa comunicación entre el grupo y (esto es muy importante) preocupándote de integrar siempre a las amigas de tu chica objetivo, sobre todo a aquellas que sean más tímidas… ¡Ya habrá tiempo de aislar! Ten en cuenta que el factor fulana es del 100% ya que está rodeada de sus amigas y no quiere que piensen, ni por ella misma que pueda resultar una mujer fácil.

En definitiva, jugar con la sala entera es algo que te demarcará, te hará disfrutar y mejorará tu juego externo de forma definitiva.

Un abrazo.

El Duque.
Publicar un comentario en la entrada