SEGUNDO PLANO: SI QUIERES SER PADRE, VE ACEPTANDO ESTO

--
Lo primero que quiero hacer es dedicar este artículo a todos los padres que aman a sus mujeres y a sus hijos, en especial quiero dedicárselo al mío propio y a mi amigo Merlín. Hemos tratado este tema con anterioridad desde el marco de la Betaización, pero hoy quiero mirar desde dentro, viendo lo que supone para un hombre por dentro la experiencia y consecuencias para sí, de cómo cambia su vida la primera respiración de su hijo nada más llegar al mundo y como ello, se refleja primero en su mujer y en su relación.

A día de hoy las cosas no están como para tirar cohetes para los que han tomado esta libre opción, no ya de formar pareja con la mujer adecuada, si no con dar el paso de ser padre. Es un acto totalmente altruista para nada reconocido por la administración, la justicia social, los políticos y quienes hacen las leyes, ya que 100% de todos estos grupos de poder están totalmente volcados con la figura materna en cuanto a protección social. Desde luego, si hay algo que ya hemos de asumir desde un principio es que TODO VA A CAMBIAR DESDE ESE MISMO MOMENTO, empezando primero por ella.
--
Para que veáis todos como está tratada esta figura paterna ya desde origen en el idioma, vamos a ver la definición de padre según la Real Academia de la Lengua Española: 1. m. Varón o macho que ha engendrado. 2. m. Varón o macho, respecto de sus hijos. 3. m. Macho en el ganado destinado a la procreación. Desde luego que ya le vale a la Academia de la Lengua con la definición… Si hubiera una forma técnica de definir a un padre, sería aquel individuo que da, mantiene, provee, cuida y paga por si mismo y con su esfuerzo a su familia y descendencia. Pero ya podemos ver que nada de esto se tiene en cuenta, ni si quiera en el diccionario, no hablemos entonces en la vida real y familiar.

Una de las mejores cosas que te pueden pasar en la vida, es que te cases enamorado y con la mujer que amas, a mi no me cabe ninguna otra forma en la cabeza de dar ese paso. Pero mucho mejor que esto, debe ser ver por primera vez a la carne de tu carme y a la sangre de tu sangre. Todavía no he tenido la gracia de ser padre, espero serlo algún día. Creo que es el papel más grande y lo más importante que puede hacer un hombre en su vida, muy por encima de cualquier tipo de éxito social o profesional, dar vida es algo que jamás podrá ser comparado con ninguna otra tarea.
--

deviantART

Sabemos, o mejor dicho, intuimos que habrá un cambio. Ya hemos hablado de ello y de las famosas hormonas en varias ocasiones… Las cosas van a empezar a ser distintas, no ya tanto cuando se trate de la convivencia en pareja, o cuando se decida el paso del matrimonio, si no cuando aparezca en escena el primer fruto de esa unión. La cuestión es que cuando se da este cambio (sobre todo en ella), en cuanto ve por primera vez a vuestro hijo, ni su vida ni la tuya va a volver a concebirse de la misma forma. Ella y el bebe son ahora una unidad, y tú pasas a ser el responsable de ambos.

Aquí no caben ni argumentos teóricos de igualdad, ni frases bonitas equilibradas de revista políticamente correcta. No dudes en que vas a ser tú como hombre y como padre, el que tenga que sostener y alimentar ese vínculo… ¿QUE VAS A PASAR A UN SEGUNDO PLANO? ¡DALO POR HECHO DESDE YA! Y NO INTENTES ENTENDERLO, SIMPLEMENTE ACEPTALO, PORQUE ES LO NATURAL.

Aunque desde antes, hayamos podido ver a amigos, a conocidos casados, a nuestros propios padres, es algo que incluso cuando lo debes vivir no lo terminas de aceptar nunca al 100% en primera persona. De alguna forma piensas que “Lo mío va a ser distinto”, pero la realidad es que por mucha experiencia ajena que hayas podido acumular hasta ese momento, nunca vas a estar preparado al 100% por mucho que leas, por mucho que hayas ayudado a criar a tus sobrinos, por muy hermano mayor que hayas sido o por mucho que hayas planeado cada una de las situaciones o posibles problemas. Esto no es cuestión de estudiar, si no de pasar por la experiencia. Podría escribir líneas y líneas acerca de esto, pero hasta que no lo viva, no lo entenderé realmente en primera persona. De igual forma veía muy necesario escribir sobre esto, desde el punto de vista que de un hombre que algún día querrá y será padre.

EL SEGUNDO PLANO es un problema exclusivamente masculino, nosotros pensamos prácticamente igual durante casi todo el periodo de madurez, no sufrimos los mismos cambios que sufre ella cuando tiene a nuestro hijo. Con esto quiero decir que nuestra escala de valores y prioridades, prácticamente va a seguir siendo la misma todo el tiempo. Precisamente por esto, nos cuesta tanto el aceptar este nuevo segundo plano. Podemos entender el instinto de protección hacia ella y hacia nuestros hijos, pero nunca entenderemos que es poder llevar una vida dentro y que es lo que implicaría en nosotros este cambio tan radical. Así es y así va a seguir siendo, insito, no lo quieras entender porque no lo vas a entender: ACÉPTALO.

En este sentido siempre habrá un desfase entre los dos miembros de la pareja, aceptarlo de cabeza es fácil, porque siempre la lógica y la razón son fáciles de aceptar al ser objetivas. A un nivel afectivo y emocional va a ser mucho más duro, porque no nos engañemos… Las tripas son las tripas y cuesta digerir un cambio como este en ella. La cuestión es saber asumir este papel que como hombres solo podemos y sabremos llevar nosotros, de igual forma que ellas han asumido el suyo.
--

deviantART

Si ambos miembros de la pareja, respetan sus respectivos roles y saben ocupar su lugar sin intentar interferir en el rol del otro, o diciéndolo en pocas palabras: no se puede ser madre y padre a la vez aunque en la televisión digan que sí… Si cada uno hace lo que tiene que hacer, será todo más natural y más “fácil”. Aunque si ya eres padre, sabrás mucho mejor que un novato sin experiencia como yo, que lo realmente difícil a lo largo de este proceso es hacerse a la idea de lo que realmente has pasado a ser. Un buen amigo mío, a los seis meses de embarazo de su mujer me decía “Todavía no me he hecho a la idea y cada vez falta menos”. Lo mejor de todo es que esto ya no tiene vuelta atrás y que para bien o para mal, es una madurez inevitable por la que todos hemos de pasar algún día.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada