NO ENTRAR EN COMPETENCIA COMO GARANTIA DE EXITO

Imagen cedida por Enrique

Para entender bien el tema de no entrar en competencia con los demás, como garantía de éxito, tengo que empezar hablando del buen vino, en concreto de una marca muy exclusiva y por lo tanto muy cara. No se si a muchos de vosotros os suenan las bodegas Vega Sicilia, denominación de origen Ribera del Duero, localizadas en Valbuena de Duero (Valladolid). Probablemente el vino español de mayor prestigio y calidad a nivel no solo nacional si no mundial sin exagerar. Cuando era estudiante, en la asignatura de marketing y comercialización, nos llevaron a visitar la central de Valladolid. El objetivo de este viaje era estudiar la marca, su historia, la evolución a lo largo del tiempo de la misma, como se da a conocer una marca prestigiosa, etc. Obviamente solo pudimos visitar la planta de visitas, ya que las bodegas tienen un acceso totalmente restringido por el tema de espionaje industrial.

Allí, el relaciones públicas que nos atendió en la visita guiada, nos explicó varias cosas que pueden sonar a exageración, pero que poco a poco vais a ir entendiendo la clave del éxito de esta marca:

Esta bodega puede decir que vende sus vinos con años de antelación a la cosecha de que se trate.

Tiene una inversión mínima en publicidad, ya que no le es necesario anunciarse para vender.

Independientemente del precio de la botella, la demanda siempre es creciente. No realiza descuentos u ofertas, ni si quiera en su marca blanca de distribución.

Se mantiene totalmente al margen del resto del mercado conservando el secretismo y su exclusividad acerca de su elaboración, reafirmándose así en su condición de única.

Las personas no somos botellas de vino bueno, pero creo que habéis podido ver que la clave del éxito de esta marca, al igual que el éxito de ciertas personas sigue la misma analogía de ser un producto único, exclusivo, diferenciado y sobre todo que NO ENTRA EN COMPETENCIA con el resto de productos que hay en el mercado. Vamos ahora a extrapolar estas claves al terreno personal de la atracción y las relaciones, ya que como podéis ver se sigue una dinámica muy parecida que podemos identificar con las personas a las que asociamos un alto valor debido a sus éxitos. A continuación te escribiré un conjunto de SANAS CREENCIAS para hacer de ti el mejor vino:

PROYECTAR UN ALTO VALOR: Como consecuencia que te tienes en alta estima, lo crees realmente porque lo experimentas en ti y actúas consecuentemente con ello. Una dificultad para ti no es un impedimento para alcanzar un objetivo, si no un paso más que has de dar, por ello eres una persona resolutiva, que sabe dar soluciones y que independiente del problema o situación que se trate, sabes abordarlo y emplear el registro adecuado. Esta es la razón por la cual eres líder y todos recurren a ti en algún momento u otro independientemente de lo que se trate. Aunque no estés presente, se tiene en cuenta tu opinión, cuando estás presente se te consulta y cualquier persona preferiría tenerte a ti al lado que cualquier otra. Los demás saben que pueden contar contigo porque eres de confianza, íntegro sin contradicciones.

NO NECESITAS DECIRLE A NADIE QUE ERES MEJOR: Cuando uno está seguro de si mismo, no necesita decirle a todo el mundo que es una persona segura, lo sabes tú y con eso te es suficiente. No precisas ningún esfuerzo extra para anunciarte o venderte a los demás como el mejor porque lo crees interiormente y lo vives. No tienes que ganarte a nadie, ni gastar tiempo y energías para aumentar tu valor en apariencia delante de los demás. Te encuentras compensado en lo que crees de ti y en lo que los demás ven en ti, es más no te importa en absoluto que a otra persona hombre o mujer, no le parezcas tan estupendo, o no caigas bien, o no te hayan tenido en cuenta en algún momento. No pretendes demostrar nada con tu forma de actuar o tu forma de ser, simplemente actúas conforme aquello que crees y que quieres vivir. No pretendes tampoco agradar o buscar un resultado concreto al tratar con una persona, porque te aceptas tal y como eres con tus fortalezas y limitaciones y te gustas, sin tener la necesidad de gustarle a nadie más que a ti mismo para estar en paz.
--

Imagen cedida por Enrique
--
AQUELLO QUE TE DIFERENCIA TE HACE MÁS ATRACTIVO: Eres único e irrepetible y no tienes que compararte con nadie para sentirte bien. Aunque seas del montón sabes bien que no hay otro como tú, te gusta hacer las cosas a tu manera porque solo tú sabes dar ese toque especial. Tu matiz no recuerda a ningún otro, eres original porque sigues siendo fiel en todo momento a tu forma de ser. No necesitas ni parecerte, ni imitar a nadie, ni vestirte a la manera de nadie, ni seguir moda alguna que no te apetezca llevar puesta. Te gusta lo que te gusta y no sientes vergüenza, es más, te gusta contagiar a otras personas con tu talante y con tu ánimo. Cuando firmas un papel, te gusta marcar bien tu estilo hasta en la rúbrica.

UN ESTADO INTERNO POSITIVO: Has asumido un papel activo y responsable en tu vida. No delegas aquello que puedes hacer por ti mismo, por eso no necesitas culpabilizar a nadie cuando las cosas no van bien. Sabes que eres el único responsable de tu felicidad y de tu bienestar. Pones lo mejor de ti en cada cosa que haces y cada vez que decaes, te violentas a levantar la cabeza y erguirte, te pones en pie, porque sabes que si no lo haces tú, nadie más lo hará por ti. Dependes de ti mismo y todo aquello que se te escapa porque está al margen de tu libertad y no depende de ti, no tratas de controlarlo, lo dejas correr. Entre estar bien o estar mal, optas siempre por la vía positiva, porque sabes que el otro estado no te conduce a nada más que al victimismo… Lo hagas bien o lo hagas mal, eres el protagonista y no la víctima, sabes reconocer cuando te equivocas, aprendes de ello e intentas buscar siempre la forma correcta. Sabes que el desánimo es un estado pasajero, así que no le prestas atención cuando aparece porque sabes que se irá tarde o temprano.
--
Como ves, nada de esto tiene un precio, nada de esto se compra en una tienda, ni se gana yendo al gimnasio o comprando ropa cara. Son comportamientos, creencias y actitudes que puedes desarrollar, que puedes tener o que puedes creer. No tienes que ser guapo, no tienes que ser millonario, no tienes que parecerte a nadie. Ves también que no necesitas sentirte superior a nadie para estar en paz contigo mismo, que con lo que tienes basta y sobra para ser y para crecer… SIMPLEMENTE TIENES QUE ACEPTARTE CON TODO LO QUE TIENES DENTRO Y FUERA, LO QUE MAS TE GUSTA Y LO QUE ESCONDERÍAS PARA QUE NO VIERA NADIE, PORQUE TODO FORMA PARTE DE TI.

Un fuerte abrazo.

Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada