LA CLAVE DE LA ATRACCION

Imagen decida por Silvia
--
Este tema os puede sonar bastante, ya que autores como Franco en su libro Manual of Seduction, Swinggcat en Real World Seduction o Mystery en El Secreto, han tratado muy en profundidad el tema de la atracción, a un nivel radical y objetivo. La cuestión es que no es lo mismo leerlo, que verlo ya interiorizado en ti mismo o reflejado en personas concretas, refiriéndome a hombres y mujeres que te ayuden a asimilarlo y a verlo con tus propios ojos, observando su comportamiento o a través de una simple conversación.

He tenido la ocasión de estar con una muy buena amiga a la que quiero muchísimo y a la que hace mucho tiempo que conozco. La verdad es que la sensación que tengo cuando puedo compartir un tiempo con ella, es la de que me sigue imponiendo tanto o más incluso que el primer día que la conocí. Desde ese día han pasado años, pero su forma de generar atracción hacia mi sigue igual que el primer día. Alguna vez se lo he dicho: “Tú eres una mujer solo para valientes, pero… ¿Cómo lo haces para tenerme así de enganchado?”. Su respuesta es siempre la misma “Yo no hago nada… Soy así”, esta sería la respuesta de alguien a quien podríamos llamar “natural”.

También os puedo decir que quizás ella me conozca mejor a mi, de lo que yo la conozco a ella, esto también es importante. Las ganas de seguir conociendo a la otra persona, esa necesidad de ir descubriendo poco a poco quien está detrás de ese rostro, que SABIAMENTE NO LO HA MOSTRADO TODO DE UNA SOLA VEZ, si no que va dando poco a poco en dosis pequeñas de alta calidad, al igual que los frascos más caros de los mejores perfumes. De forma que siempre quieres que vuelva. Lo mejor de todo y la clave del tema es que LAS PERSONAS QUE GENERAN ATRACCIÓN LO HACEN INDEPENDIENTEMENTE DE SI LO DESEAN O NO, LO HACE DE FORMA INVOLUNTARIA PORQUE NO SE TRATA DE ALGO APRENDIDO, SINO QUE ES ALGO INHERENTE A SU PERSONALIDAD.

Esto es importante: SE PUEDE APRENDER A GENERAR ATRACCIÓN, pero existe un bache importante ya desde el principio para los que no hemos sabido hacerlo a voluntad y de forma consciente, y que en un determinado punto nos los planteamos… Lo más intuitivo es que pienses: ¿Cómo hago para generar atracción? ¿Cómo tengo que comportarme para gustar? ¿Qué tengo que hacer para atraer a quien yo quiera?

Efectivamente son preguntas intuitivas que más de una vez nos hemos planteado, pero daros cuenta que ya de origen, en el punto de partida hay un error de raíz, pero… ¿Por qué? Todas las personas que podemos observar y que tienen un atractivo natural, no se plantean esta disyuntiva, ya que “son así”. Quiero decir: no tienen que plantearse el gustar o el atraer a los demás. En el momento en que partes de la premisa: “quiero actuar de forma tal, para atraer a la persona cual”, estás partiendo de un marco erróneo de subordinación, actuando en función de obtener un resultado concreto. De esta manera puedes conseguir una máscara o un disfraz de atracción, pero EXISTE EL ERROR EN ORIGEN DE DEPENDER DEL RESULTADO.

De una forma mucho más de raíz y subyacente, una persona atractiva, que lo es en sí misma NO BUSCA OBTENER UN RESULTADO, sino simplemente se comporta de forma congruente con su manera de ser. Por así decirlo y como te diría tu madre o una amiga “Simplemente se tú mismo”. Pero el error aquí es que queremos comportamos de la mejor forma posible para gustar, aunque pretendamos ser el mejor de nosotros mismos, estamos buscando el agradar, el atraer, el que nos quieran, en definitiva estamos actuando en función de agradar para obtener el resultado deseado, pretendemos de esta forma COMPRAR ATRACCIÓN.
--
Imagen cedida por Silvia
--
Esto puede parecer una perogrullada, pero… La atracción no se compra, no se gana, simplemente se genera o no se genera. La predisposición que nos creamos para gustar, parte de una necesidad y esta necesidad es precisamente la que nos hace perder este aura de atracción que perseguimos generar. Obviamente, nos atraen personas que proyectan seguridad, aplomo, paciencia, belleza, sensualidad, todas ellas cualidades que se pueden cultivar, pero en definitiva, que hay que tener. Puedes pensar que te puede faltar algo de esto y que no vas ser capaz de proyectar estas cualidades para generar atracción.

Te diré que no llores más, porque NO SE TRATA DE APARENTAR ALGO QUE NO TENGAS, SINO DE PROYECTAR LO MEJOR DE TI. Es cierto que puedes elegir aparentar y que quizás te salga bien, pero sabrás que eso solo es una máscara que no se puede sostener por mucho tiempo, tenemos que ir a la raíz del asunto y en esa raíz están TUS PROPIAS CUALIDADES, que las tienes y que has de cultivar y proyectar de la mejor forma posible. ¡Ojo!... No para gustarle a esta mujer o a la tal otra, porque si no estamos igual o peor que al principio buscando agradar, sino porque es algo que forma parte de ti, de tu personalidad, de tu ser y está en ti. Si forma parte de ti, no tienes que inventarte ni aparentar lo que no eres.

Quiero que esto quede bien claro: No tienes que aparentar alguien quien no eres, tienes que aprender a proyectar tus mejores cualidades porque forman parte de ti, porque esto te convertirá en una persona más segura y más completa de sus capacidades, en definitiva, más congruente y como consecuencia, más atractiva. LA ATRACCIÓN ES UNA CONSECUENCIA DE LO QUE TENEMOS DENTRO, no es un fin a conseguir o una meta a alcanzar, es la consecuencia directa de que realmente, nos aceptamos, nos gustamos y hemos aprendido a querernos a nosotros mismos.

Aquello que te diferencia del resto es precisamente aquello que te hace atractivo. ¿Cuál es el problema? Se nos ha enseñado a querer agradar a los demás, a pretender gustarle a todo el mundo y esto no es posible. Entiende que no se le puede gustar a todo el mundo y que NO PASA NADA por esto. Las compatibilidades existen y el mejor generador de atracción es que tú tengas aquello que le pueda faltar a la otra persona y que quizás, sea aquello que te diferencia del resto. Esto es lo que has de potenciar, cultivar y vivir.

El problema siempre está en la raíz, no en lo de fuera, ya que es reflejo de lo que pasa por dentro. Actuar para agradar es el mayor error que podemos cometer con la persona que precisamente nos atrae. Cuando decimos “Tienes que hacer tal, o tienes que mostrar tal o cual cosa para gustarle a las mujeres” estamos equivocándonos desde el principio. Espero que haya quedado claro, yo mismo he tardado mucho tiempo en verlo, que no en estudiarlo, porque ya esté escrito en muchos sitios. Espero que al menos aquí puedas verlo de una forma más sencilla y cercana.

Un fuerte abrazo.
-
-
Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada