CONCENTRATE, por ACALIGULA

Imagen cedida por Mamen
--
Como hemos leído en algún otro artículo de P&R nuestro estado interno, se refleja en el comportamiento de nuestra pareja femenina. Hay una cosa que debo añadir a esta cuestión. Cuando los hombres nos centramos en nuestras tareas que excluyan a la fuerza nuestra pareja ellas lo suelen notar, pero muchas veces no nos ayudan sino que nos distraen. Procedamos a analizar lo que ocurre en estas situaciones.

Los que se marcan metas grandes que sólo se pueden alcanzar a la larga, les supone un sacrificio. ¿Qué tipo de sacrificio? Dedicarle muchas horas, ganas y energía. Estoy seguro que lo más bonito y lo más apasionante en esta vida es llegar a realizar tus sueños. No me refiero a cosas superficiales como cubrir las necesidades sexuales con aquella mujer que tanto deseamos. Tarde o temprano las cubrimos si hacemos las cosas bien desde el principio y aprendemos de las experiencias.

Mi análisis va más allá de estas necesidades, se trata más bien de una advertencia que debemos tener en cuenta mientras recorremos nuestro camino hacia nuestros sueños. Cada día voy comprobando que el camino del éxito se alcanza tarde o temprano, estoy seguro que de alguna manera u otra llega, pero ¿cuál es el problema?: Las distracciones, las cuales pueden surgir mientras avanzamos por nuestro camino. Generalmente estas distracciones provienen generalmente por parte de nuestra pareja, en el caso de que mantengamos una relación seria.

Mientras estamos en ese camino (en la cual me incluyo) considero muy importante aprovechar muy bien el tiempo al máximo. Los que de verdad perseguimos grandes metas debemos apartarnos un poco de la sociedad, quiero decir que, si siempre vamos con el rebaño, nunca podremos destacar. La única manera de progresar es trabajando día a día y lograr ser el mejor en tu profesión o en lo que sea. Ese trabajo nadie lo puede hacer por nosotros. Depende exclusivamente de nosotros mismos y de la fuerza de voluntad que tengamos

Quizás muchos de los lectores de P&R ya habrán pasado por esta fase, pero a donde quiero llegar a concluir es que considero muy importante la persona que esté a nuestro lado en estos momentos. Una pareja que nos comprenda y que nos proporcione tranquilidad y apoyo para seguir nuestros sueños es crucial. Muchas veces podemos tener la sensación que nuestra pareja nos roba el tiempo o nos distrae hasta tal punto que notamos que nos perjudica y nuestro rendimiento decae.
--
Imagen cedida por María
--
¿Qué se debe hacer? La respuesta es fácil: si la chica merece la pena y la quieres, debes hablarlo con ella. No debemos olvidar que las mujeres son mucho más emocionales que nosotros. Si un día le has dado una buena dosis de alegría y de buen estar, otro día te acabará pidiendo lo mismo o incluso más. Las buenas emociones enganchan, y sabemos que las mujeres son muy adictas a las emociones positivas (y también a las negativas) y siempre quieren más, es decir ellas se esperan que le des otra buena dosis. Pero quizás tú no dispongas de tanto tiempo para volver a dárselas porque debes estudiar o trabajar. Si vuelve a por más, por supuesto es muy buena señal, sobre todo al principio de la relación y se tenéis un marco al 50% lo estarás haciendo muy bien.

Si notas que para ti en algún momento notas que te distrae y ves que su actuación de molestarte se pueda convertir en una costumbre en ese caso veo muy recomendable “educarla”. Ella debe saber que te esperas de ella plena confianza y mínima distracción, sean citas, llamadas, mensajes al móvil, correos electrónicos. Para empezar es bueno hablarlo con ella diciéndola que los hombres en ese sentido somos diferentes Debemos aprender a “educarlas” sutilmente y lograr que comprenda que los hombres nos distraemos con mucha facilidad y mucho más si pensamos en el sexo con ella.

Es muy difícil para los hombres mantener nuestra mente en varias cosas, lo llevamos en los genes. Sin embargo para la mujer, desempeñar numerosas tareas mentales a la vez es algo natural. Y si no, os animo a que os fijéis cuando vayáis de compras a un supermercado por ejemplo. Os daréis cuenta que la mayoría de las mujeres cajeras, (algunas de ellas asombrosamente rápidas y hábiles), pasan los productos por la caja (la maquinita que lee el código de barras y que pita) mientras que pulsan el pedal con el pie que tienen para acercar los productos que estén más alejados. Cuando sea un hombre el que está haciendo esta tarea (en raras ocasiones pero los hay) fijaros que no puede hacer ambas tareas a la vez, es decir, primero pasará los productos por la caja y luego pulsará el pedal, nunca a la vez). Puede que ésta sea la explicación, dejando el machismo un lado, el porqué las mujeres desempeñan mejor este trabajo.

Los estudios de los psicólogos demuestran esta diferencia de concentración entre hombres y mujeres. Las mujeres creen sin embargo que los hombres también podemos concentrarnos en varias cosas a la vez, y por eso, por eso actúan con nosotros así, pero cuando un hombre necesita máxima concentración en sus metas, cualquier distracción puede ser muy negativo para su rendimiento. No dejes que eso ocurra porque te perjudicará

Si la quieres de verdad y quieres que funcione has de hablar con ella advirtiéndola con mucha educación y respeto que hay momentos que necesitas total concentración y cualquier cosa te puede distraer. Debes educarla a que no te moleste, lo que para ti es una molestia para ella no lo es, ellas no entienden esto, a no ser que se lo comentes o que ya lo haya aprendido.

Debes tener paciencia para “educarla”, pero si tu pareja en cuestión sigue molestándote y distrayéndote por cualquier tontería, incluso después de haber hablado con ella sobre el asunto, quizás no sea la persona adecuada para ti. Recuerda que tu tiempo es oro, la necesitas para cumplir tus sueños y no debes permitir que nadie te la quite o que te distraiga.

Un saludo a todos


Acalígula
Publicar un comentario en la entrada