LA CENA DE CHICAS, por EL DUQUE

Imagen cedida por Katy

Hay una misteriosa institución que a mi personalmente siempre me ha fascinado, intrigado y picado en extremo mi curiosidad. Es la cena solo para chicas. Muchas mujeres casadas o comprometidas tienen la buena costumbre de celebrar la tan famosa cena de chicas de forma periódica. Se trata de una simple cena donde cotillear sin censura. ¿Qué censura?. La censura auto-impuesta por los usos y costumbres, por el pudor o por los oídos indiscretos de su chico. No voy a negar que daría lo que fuera por meter la oreja en una de esas cenas y descubrir aún más de las mujeres, pues, queridos amigos, en efecto es en esas cenas dónde las chicas son ellas de verdad, al natural y sin prejuicios.

El otro día por carambolas del destino, asistí a algo parecido a una cena de chicas. Los planes que habían hecho se liaron tanto que finalmente fui yo el único novio asistente (plan coñazo). Sin embargo, la experiencia me sirvió para ver por un resquicio de la puerta como son esas famosas cenas. Es obvio que mi presencia coartaba algo las opiniones vertidas, pero no es menos cierto que mucho menos que la presencia de los respectivos novios y maridos.

La cena comenzó con un buen “despellejamiento” de algunas amigas ausentes, con sentido del humor pero al fin y al cabo, despellejamiento. La verdad es que no me sorprendió mucho. Al parecer ha existido un pequeño conflicto en el grupo a causa de no se que mal entendido. La conclusión a la que llegué es que en efecto; ellas son más tendentes que nosotros a los pequeños conflictos con sus amigas.

Posteriormente la cena giro y de forma exclusiva a la narración por parte de una de las amigas solteras sobre sus dos ultimas conquistas… Y es aquí dónde saqué el bloc de notas y por las opiniones expresadas por todas y cada una, saqué las siguientes conclusiones:

La posición socioeconómica es la más vital de las virtudes. El atractivo físico tiene su importancia pero más para posibles descartes que para ser motivo de peso en la elección. Si no eres repulsivo sigues en el juego. Obviamente si además estas cañón mejor que mejor, pero las principales preguntas, comentarios y valoraciones iban dirigidas al trabajo que tenía, el coche, el estatus económico-social y la cultura. Por otra parte se valoran como elementos muy positivos ser un poco más mayor, maduro y haber tenido una vida interesante.
--
Imagen cedida por Katy

También resulta vital la personalidad… ¡como no! y dentro de la personalidad y en concreto… Ser un pelo castigador, extrovertido y divertido.

Se valora de forma muy positiva el no beber o beber con mucha moderación, así que piénsate dos veces el pillarte una borrachera en esa cita que vas a tener.

Se valora de forma muy positiva los detalles de caballerosidad a la antigua usanza como invitar.

Se valora la forma de conducir, hay algunas mujeres que ven en esto una proyección del sexo.

Se valora y esto es muy importante… Que en ningún momento parezca que queremos acostarnos con ellas. Debe surgir de improvisto (jejeje) pero NUNCA notarse. Su factor fulana se dispara hasta el infinito… Un consejo, a lo largo de la velada descarta tu mismo que vaya a haber sexo (yo nunca lo hago la primera noche…me gusta ir despacio etc.), luego hazla pasar una noche inolvidable y acompáñala a casa… Deja que sea ella la que te invite a subir. Por otro lado yo valoraría el ni siquiera besar… Si tu objetivo es finalizar esa noche… A lo mejor es mejor no besar… Valorémoslo en otra ocasión…

Las mujeres siguen teniendo un cierto alo de ingenuidad y valoran muchísimo ciertos comentarios románticos y “monos”. Siguen creyendo que son verdad y los valoran positivamente.

Pierdes mucha atracción y puntos si después de te pasas con los sms, llamaditas etc… debes dar un toque de misterio y dejar que te eche de menos. Eso si, no te pases, llega un momento en que se cansan o, lo que es peor si te ven poco comprometido con la interacción huyen ellas aún más…

Un fuerte abrazo.


El Duque.
Publicar un comentario en la entrada