EL SECRETO DEL EXITO, por STEEL


Imagen cedida por Monikiki

No se si habéis leído el libro “el secreto”. Es un libro gracioso, una de esas americanadas, que tan bien se venden por los Estados Unidos. Básicamente te explican que si quieres algo de verdad lo puedes conseguir. La primera vez que me lo comentaron, pensé “¡Lástima no haberlo sabido cuando con 5 años”… Pedí mi primera bicicleta y no me la trajeron los Reyes hasta dos años después, ¡debe ser que no la quería de verdad!”.

Bueno, el caso es que quien ha escrito el libro, una americana con cara de estar mas feliz que una perdiz, lógico teniendo en cuenta que se ha hecho millonaria, con algo que en mi casa sabia ya mi bisabuelo: si quieres algo de verdad lo conseguirás, solo tienes que marcarte una meta, saber realmente que quieres, centrarte en ello, trabajar duro para conseguirlo. Ahora pensarás, ¡Pues vaya que tontería!, Pues tienes razón.

Pero ya ves en Estados Unidos, parece ser que no lo sabían. Es una cultura distinta la Americana, para ellos nada fuera de ellos mismos existe, y cualquier cosa escrita o que ven en la tele es cierta. Un pueblo curioso este, casi tanto como los chinos, cuando pasé tres meses en china entendí eso de “engañarlos como a chinos”. Sin duda para los occidentales, los chinos, me refiero a los de la china, no confundir con otros asiáticos que igual se enfadan.

Resultan cuanto menos curiosos, ¿Sabéis que muchos de ello no hacen ningún negocio sin que su pitonisa particular se lo aconseje?. Cuando tienen que hacer un negocio o fiarse de alguien le piden a su bruja, pitonisa, maga o como la quieran llamar que consulte las estrellas y que vean a la persona, se fían al 100% de lo que diga la buena señora, al punto de que he visto a mas de uno estafado de la forma mas tonta, como por ejemplo un chinito que había encargado un logotipo muy madrileño a un creativo, uno que hasta se parecía al Risto Mejide, ese que sale en OT, y que no se si será listo o no, pero educación desde luego no tiene.

Bueno, pues el tan creativo les presentó un book con varias opciones y unos logotipos madrileños famosos, como el de una gaseosa que se llamaba “La revoltosa”,y que era una chica vestida de “chulapa”, y que tenia mas años que “la tana”, pues mira por donde la adivina, ese día la visión del futuro la tenia que tener algo nublada, escogió justo el logo de “la revoltosa” y les metieron un pleito a los chinos que se quedaron mas amarillos que de costumbre.

En fin ya os contaré mas cosas de los chinos en otra ocasión, que hoy el tema iba de Yankees. Cada vez que viajo a Estados Unidos alucino, pero no por sus edificios, ni por sus restaurantes o tiendas, sino porque siempre me pregunto como pueden ser tan incultos, como un país con tantas razas, con tantos inmigrantes, puede tener un desconocimiento tan absoluto de sus países de origen, de sus costumbres, incluso de donde están sus raíces.

Bueno como este, es un espacio dedicado al estudio de las relaciones humanas, en cierta forma, el capítulo dedicado a como ligar, y tener pareja es muy gracioso, es algo así como si quieres ligar, liga. Sal mucho conoce muchas chicas, y si quieres pareja haz lo mismo pero quédate solo con una o uno. Vamos que ha descubierto la pólvora. --

Imagen cedida por Monikiki

En definitiva, que después de ver que esa buena mujer se ha hecho rica vendiendo, algo tan sencillo como si quieres conseguir algo tienes que trabajar para obtenerlo, estoy pensando en escribir uno con algo así como: “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma debe ir a la montaña”. Estoy segura de que yo también me puedo forrar. Aunque no creo que en España haya gente tan tonta como para picar. ¿O si?, en definitiva que como no quiero arriesgarme y cada día me siento mas española, no quiero comprobar si los españoles somos tan tontos como los americanos y los chinos y me iré a venderlo a los EEUU, donde el éxito lo tengo garantizado. Ya os mandaré una postal desde la Gran Manzana.

Nosotros decidimos en que mundo queremos vivir, y con nuestros actos nos encaminamos a él.

Steel
Publicar un comentario en la entrada