DE MEDIAS NARANJAS Y PROBABILIDADES, por BESS


Imagen cedida por Monikiki

Hay veces que creo que nos equivocamos en los planteamientos que nos hacemos, acerca de cómo debe ser nuestra vida (en lo relativo a relaciones) y luego buscamos dónde está ese fallo radical para no conseguir lo que nos hemos propuesto.

Y creo que ahí es dónde está el fallo, que no hay fallos, el secreto de todo esto es que la mayor parte se debe al azar, a la jodida suerte, hay gente que conoce a alguien y se plantea que la relación tiene que durar y se pone al arduo trabajo de enamorar a la otra persona, a veces, sin plantearse qué es lo que quiere realmente.

Por poner dos ejemplos extremos está el caradura, “hijoputa”, que te hace sufrir un montón y sinceramente creo que muchas veces engancha por eso, por el empeño de conseguirle sin mirar si realmente es eso, tu media naranja, ese que te haría reír muchos días, ese que te gusta su conversación, no sé, todas las características que se supone que tenga que tener la persona que te haga feliz, no solo que te ponga, que eso se puede deber a muchos factores incluso a encabezonamiento propio.

Luego está el que se lo curra un montón, que de hecho te acojona porque te planteas, ¿qué he hecho yo para merecer esto? Con esto no quiero decir que no me gusta que me traten bien, me encanta, no soy imbécil, pero en las relaciones, cuando se empieza hay que ir viendo y sobre todo no asustar a la otra parte. A veces creo que hemos visto demasiadas comedias románticas pensamos que será el súper flechazo, que conoceremos a alguien, saldremos por ahí, habrá una noche de sexo espectacular, desayuno mañanero y todas esas cosas súper románticas, pero luego la vida no es así, hay gente que no se merece que la traten tan bien, quizás merecer no es la palabra adecuada (no quiero decir que esas personas sean malas personas, sino quizás que el sentimiento no es el mismo o el momento no es el oportuno).

Además nos pasa otra cosa, al principio de la relación estás “atontao”, bastante tienes con sobrevivir a las mariposas en el estómago, a las inseguridades y a las estupideces que dices muchas veces como para acordarte de pensar en nosotros mismos, nos dedicamos a vendernos, todo nuestro afán es aparentar ser l@s mas guap@s, los más list@s, los más divertid@s y toda clase de l@s más que se os ocurran, es decir, pensamos en enamorar a la otra parte, olvidándonos de nosotros, de qué es lo que queremos nosotros (nos volcamos en ellos ).

Yo me apunté a Meetic, la página de contactos y un día me di cuenta, que me vendía sin parar… Tenía que ser la más interesante, la más divertida, en definitiva: “la más” y que no me preocupaba si realmente la otra persona me convencía, era más el rollo de tener éxito que otra cosa. Un día descubrí que mi éxito no consistía en eso, que el éxito no es que tú le gustes a alguien si no que ese alguien te guste a ti de verdad (vale, luego vendrá la segunda derivada que será que tú le gustes a él, pero tiene que ser un planteamiento posterior). En definitiva, un día me di cuenta que era un mono de feria que les hacía reír mogollón y pasárselo en grande pero ellos a mi no me interesaban una mierda. Como diría Arcángel usando el lenguaje raro que usáis “tenía el Marco cambiado”.

Sinceramente, creo que en la fase de enamoramiento, habría que empezar por ser un poco egoísta (o más racional, siempre con permiso de las mariposas) y pensar primero en uno mismo, lo que realmente quiere, si la otra persona se lo aporta. He tenido varias conversaciones a lo largo de mi vida con amig@s agobiados, porque no tienen pareja, porque no encuentran a alguien y siempre digo que EL SECRETO ES RELAJARSE Y SER UN POCO REALISTA.

Uno no puede pretender enamorarse simplemente porque se le antoje y estoy completamente de acuerdo, que el enamoramiento, como estado de ánimo, es de los mejores del mundo, pero desgraciadamente, sucede poco. Pensarlo un poco, cuantos hombres o mujeres habéis conocido a lo largo de vuestra vida (parejas, amig@s, compañer@s del colegio, instituto, universidad) que de verdad hayáis pensado que pudiera ser tu media naranja, que con esa persona… ¿podrías haber sido feliz el resto de tu vida? Seguramente uno, dos o ninguno (si no es así, me dais un montón de envidia, que lo sepáis).

Es decir, la probabilidad real es muy baja. Lo único que se puede hacer es intentar conocer a mucha gente (la probabilidad será la misma, pero al ser una muestra más amplia aumenta el número de éxitos). --

Imagen cedida por Monikiki

A veces, deberíamos dejar que la vida nos sorprenda, no ir detrás de ella intentándola deformar según nuestras expectativas, que muchas veces están basadas en una puta peli romántica de los cojones.

No sé si alguna vez encontraremos a nuestra media naranja; no sé si la probabilidad es más alta o menos que la Primitiva, pero ésta tampoco me toca nunca. La vida son muchas cosas a parte de tener pareja (y lo sé, jode mucho a veces no tenerla, pero tb creo que hay gente con ella que querría una vida sin pareja, nunca llueve a gusto de todos). Hay que tener una vida que a uno le llene, conseguir ser feliz sin aspavientos, tener tus picos de felicidad plena y tus abismos de bajón.

Una persona que tenga pareja no tiene porqué ser más feliz que yo (o sólo será consuelo de tontos), a lo mejor le falta otras cosas que yo sí tengo. A VECES HAY QUE TENER CUIDADO CON LO QUE SE DESEA, PORQUE EL RIESGO ESTÁ EN QUE SE CUMPLA. ¡Que sí!... Que en las pelis románticas todo es maravilloso, pero siempre acaban en el momento que se resuelve todo y están súper enamorados y la vida no es así. Alguien se cree que Richard Gere y Julia Roberts fueron felices y comieron perdices después de que él la recogiera con su limusina de aquella escalera cochambrosa de ese edificio por los siglos de los siglos amén? Me juego el cuello a que en alguna discusión a él alguna vez se le ha escapado algún “puta”.

En fin, es duro, pero hay que ser realista, la media naranja puede aparecer mañana, dentro de una semana, dentro de 3 años, dentro de 10 años o nunca… quizás es una estupidez lo de pensar en una sola persona para el resto de tu vida y sea más fácil distintas relaciones en distintas etapas de tu vida

Resumiendo… Que siempre nos quedarán los viajes del IMSERSO que dicen que se liga mogollón.

Mucho amor


Bess
Publicar un comentario en la entrada