PAUTAS PARA QUE FUNCIONE UNA RELACION I, por EL DUQUE

PRIMERA ENTREGA: En el mundo de las relaciones, como en todo o que concierne al ser humano, no existen fórmulas magistrales ni recetas secretas de alquimia que hagan que aquello funcione. Es tal la complejidad de las personas en si mismas que pensar en “mágicas recetas o fórmulas matemáticas para explicar su comportamiento sería cuando menos osado y atrevido. Ahora bien; es cierto que hay determinadas pautas que se repiten con cierta frecuencia en esas parejas que duran toda la vida.

HAZ EL AMOR CADA DÍA


Me imagino que muchos habrán empezado ya a dar saltos de alegría, otros a pedir explicaciones a la parienta y otros han ido en busca de viagra…Pues no, no me refiero a eso. Hay parejas que parecen estar hechas para los grandes momentos de pasión y desenfreno. Nacen y crecen en el romanticismo de un viaje por el caribe, cenas románticas, sonatas a la luz de la Luna…el problema es que muchas de esas parejas no soportan el día a día. No aguantan la monotonía. No aguantan ir al super, o hacer la limpieza semanal y notan gran hastío si se pasan dos horas leyendo en el sofá. Esas parejas no saben ver en cada momento del día la ocasión para vivir el amor, para hacer el amor, para ver con regocijo como comparten su vida con el ser amado y como es tremendamente satisfactorio compartir esos pequeños actos mundanos y anodinos. Hay que saber amar en silencio, saber aburrirse juntos…eso es lo difícil amigo…

PRACTICA LA COMUNICACIÓN

Comunicarse siempre resulta clave para poder guiar el timón de la relación. Dentro de esta comunicación genérica y con mayúsculas debemos distinguir distintas formas y clases de comunicación que resultan singularmente relevantes. Podemos hablar de la comunicación emocional; la comunicación empática y la que podríamos denominar comunicación estratégica.

La comunicación emocional es tremendamente relevante pues nos “conecta” emocionalmente” con nuestra pareja. Se basa en algo tan fácil o difícil como abrir nuestra caja de Pandora emotiva compartiendo nuestros sentimientos, aspiraciones y deseos. La mujer, a diferencia del hombre tiene una gran tendencia a esta clase de comunicación. Si uno observa a dos amigas hablando rara vez harán hincapié en el como solucionar un problema concreto, si no que hablarán más bien de cómo se sienten ante ese problema. Buscan “descargar” su emoción y ser escuchadas. El hombre tiende más a buscar soluciones concretas a problemas concretos. Que tu jefe te ha ninguneado, pues ¡hazle más la pelota! diría un colega.
--

Es relevante hacer con cierta periodicidad esta clase de strip tease emotivo y veremos como se produce una conexión profunda con la pareja. Neuronalmente llegaremos a sentirnos interconectados. Ligada a esta clase de comunicación emotiva esta la necesaria comunicación empática que supone el ponernos en los zapatos del otro. ¡ojo! Ponerse en el lugar del otro, no jugar a ”como me sentiría yo en esa situación…”Es un error, ella no eres tú. Ella es tímida y tú extrovertido, ella insegura y tú autosuficiente…. El problema de la comunicación empática es que no siempre es verbal y no siempre se verbaliza. Debemos tratar de ser empáticos incluso sin que nos digan algo, adelantarnos a los acontecimientos y anticipar marcos. Cuando si que hablemos tener la molestia de escuchar de verdad y escuchar de forma abierta y siempre desde el enfoque del otro.

El último punto supone la comunicación estratégica. Al igual que en el mundo empresarial la pareja debe comportarse en muchos caso como una S.A., tener un plan de futuro mediato e inmediato y hablarlo. Hablar de planes concretos a realizar tanto desde el punto de vista meramente material (hacer la compra, ir o no al cine, invertir en otra casa) como del emocional(consolidar la relación, tener hijos…). En este punto añadiría que el liderazgo e iniciativa de esas reuniones debe llevarlas el hombre. Hablarlo todo, negociarlo todo sin imposiciones pero ser el chico el que tome las iniciativas.

Un abrazo.

--
El Duque.
Publicar un comentario en la entrada