COMPETIR CON TU PAREJA


No sabes muy bien lo que pasa, pero un día por algo que no te haya encajado, por algo que haya dicho o haya hecho te empiezas a comer la cabeza. Quizás hayas querido saber que es lo que te provoca ese malestar, esa incertidumbre y esa falta de confianza, pero para no ser violento has dado un rodeo a la hora de preguntar y te has quedado igual, o te ha dado una respuesta ambigua o una respuesta que no te ha convencido.

Por la razón que sea te quedas con la incertidumbre dentro y como ves que preguntando puedes poner en riesgo la estabilidad de la relación, o provocar una discusión mayor que la que has tenido, optas por salir por la tangente. ¿A qué me refiero? Si ella llega a las 22:00 a casa, tu llegas a las 00:00H, si ella queda con sus amigos del trabajo, tu también… Si ella gasta 500, tu gastas 1000 y así hasta que revientes. Si sospechas que te pone los cuernos, tú se los pones a ella antes de hablar o de aclarar ese punto o discutirlo.

Estás siendo reactivo como fruto de una falta de comunicación o una falta de declaración de principios: “Si ella lo hace o creo que lo hace, pues yo más… Desde luego no me voy a quedar sentado esperando a que me la den, antes…¡La doy yo! Por si acaso”. De alguna manera estás compitiendo, rivalizando con el “Si ella lo hace, yo más”.

¿Ganamos algo actuando de esta manera? Pues aparte de dejar de vivir solo para igualarte a ella o hacer lo que ella hace para no sentirte menos, lo único que ganas es un sin vivir y un estado de ansiedad continuo. Conozco bien lo que es caer en esta conducta, puesto que yo he pecado en más de una ocasión con este comportamiento y te puedo asegurar que no es sano. No se lo recomiendo a nadie, sobre todo porque es un comportamiento que nace desde la negatividad. Todo lo que sale desde la negatividad no puede tornarse en algo positivo.

Esta conducta se usa para justificarse a uno mismo, cuando no hay valor suficiente para afrontar una falta de comunicación por el miedo a perder, por miedo a afrontar una situación, es una explicación como decir “Ella me dio primero”. La verdad es que es bastante cobarde y te insisto, en que siempre que he actuado así he acabado peor que empecé.

La venganza puede parecer en primera instancia un beneficio inmediato fácil de conseguir, pero desde luego no es algo que te vaya a llenar como persona. Además como esto nace desde una falta de comunicación y de confianza, tanto por su parte como por la tuya, es probable que te equivoques mientras crees que te estás haciendo justicia. Si no te pillan pensarás que eres muy listo porque no te han pillado, es probable que te sientas el rey del mambo. Como decía mi abuela: “la mentira tiene las patas muy cortas”. Si te pillan, utilizarás la justificación del “Empezaste tú”. No suena muy maduro ¿verdad?... Realmente no lo es.

De alguna forma es como cuando los niños se pelean en el colegio o se insultan, cuando se le acaban los insultos, empiezan con el “…¡Y tú más!”. A día de hoy, cada vez es más difícil que alguien se pare a darte explicaciones, a menos que le importes un mínimo. Si la persona a la que quieres, tu pareja o tu amiga se siente por encima de ti, o se siente en su zona de confort, o es muy independiente, es poco probable que te quiera dar explicaciones por nada.

¿Qué haces en este caso? Nunca es tarde para realizar una declaración de principios, redefinir “el contrato” o las condiciones de la relación… Recuerda que una de las bases de la relaciones es la confianza. Si no hay equidad en la misma, o si no hay equidad o justicia, o si hay “ley del embudo”, hay que redefinir o romper el contrato.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario en la entrada