COMO INDUCIR EL ENCUENTRO SEXUAL PROYECTANDO TU ESTADO

Imagen cedida por Julia
--
No sé si esta afirmación podría tener categoría de tópico, pero lo normal es que tú quieras ir al grano y ella necesite dar un rodeo para poder mantener relaciones sexuales, para que los dos estéis a un nivel parejo de deseo sexual (que no tiene por qué ser igual) el uno hacia el otro. Francamente, no os recomiendo a ninguno a menos que vayáis ya “a tiro hecho”, que os acerquéis a una mujer siendo explícitos en palabras, ya que el índice de rechazos probablemente se elevaría de forma exponencial, aparte de que la vida real no es una película porno.

Aparte de los EJERCICIOS RECOMENDADOS PARA ESTAR ENTERO EN EL ENCUENTRO SEXUAL, que influirán en tu apetito sexual, tu actitud de búsqueda, tu tono de voz, tu vigor y tu predisposición, vamos a hacer hincapié en otros puntos importantes del lenguaje no verbal que son también necesarios por encima de las palabras. Con los ejercicios de CONTROL DE LA MASTURBACIÓN que propuse tienes ya bastante ganado, ya que antes de proyectar este estado sexual e inducirlo en ella has de encontrarte tú en él. Para esto no hay una fórmula concreta o exacta, ya que si no disfrutas de ese estado es imposible que lo contagies.

Sí quiero insistir en el tema de la actitud, si quieres conseguir finalizar el encuentro, el marco mental que tengas no ha de ser el de tomarte un café con ella y ver que pasa después. En tu mente desde origen, has de visualizar previamente este encuentro y prepararte para el sexo, ya que el "entrar a ver que pasa" o quedar con ella sin una intención clara, no te va a encaminar hacia el sexo. Lo comentaba el otro día en una sesión de orientación, obviamente si no PREPARAS TU CASA PARA EL ENCUENTRO CON UNA MUJER, no llevas preservativos encima o no piensas liderar el encuentro encaminado a que finalice en tu cama, difícilmente vas a conseguir algo, a menos que sea ella la que vaya a por ti y le de igual lo que hagas o dejes de hacer, cosa improbable. Haz todo lo que esté en tu mano para ello.

VISUALIZAR EL ENCUENTRO SEXUAL: Antes de salir de casa con todo preparado para recibirla (esto lo repito mucho porque es muy importante, ya sé que me pongo pesado), recréate en los detalles del encuentro sexual, imagínalo: visualiza como desde el primer momento asumes el liderazgo, le propones los sitios conforme avanza la cita, como la miras, la tomas por la cintura, la tocas, visualiza como os miráis en la cena, imagina como huele su perfume, como vas a ir vestido, como cogéis un taxi juntos, como entra contigo en tu portal, como entra ella contigo en tu casa, como le pones la última copa, como la acaricias el pelo, como y qué le susurras al oído… No escatimes en detalles, mentalízate bien para cada una de las situaciones.

NO ESCONDER EL IMPULSO NI TU MIRADA LASCIVA (GUNWITCH): Esto no quiere decir que te eches encima de ella y actúes como un animal, pero si que te sientas como tal, la cuestión es que aunque estés hablando con ella del tiempo o de tu última escapada a Barcelona ya estés con ella en tu mente, que la mires y la mires mal, no tengas miedo de ofenderla con una mirada lasciva directamente a los ojos, de forma que sin hablar ella sepa lo que estás pensando. Puedes pensar que exagero y que me paso, pero la diferencia de una “mirada limpia” y una “mirada sucia” puede hacer que acabes en la cama con ella o que pases una madrugada viendo la película porno del plus a solas en casa.

No conozco a nadie, que se haya ido a la cama con una mujer con una “mirada limpia” o platónica. Si eres educado y correcto con tu lenguaje y gestos, ella no se va a asustar de tu deseo, es más, ES ALGO NORMAL Y NATURAL QUE LO SIENTAS Y QUE ELLA LO NOTE. Mírale a los ojos, no le mires ni al escote, ni a las manos, ni al culo, ni a ningún otro sitio… ¡A LOS OJOS! Si no te aparta la mirada, es que la intensidad es la adecuada. Si te aparta la mirada, se ruboriza o le entran prisas, quizás estás dando más intensidad de la necesaria y puede que se agobie porque vás muy rápido. Recuerda que estamos tocando instinto, no se trata de algo racional o de un tema a argumentar, no entres en un debate o verbalices sexo, esto sería un error. No has de ser explícito sexualmente hablando, se trata de que lo note y lo sienta, no de que lo oiga o lo razone (por que esto último, no lo va hacer o aceptar hasta después del encuentro).

EL TACTO: La mayor diferencia que hay entre una conversación de amigos y una encaminada al sexo es el tacto. Es importante que cuando vayas escalando con el tacto, sigas manteniendo contacto visual con ella, en ningún momento mires con tus ojos la parte de su cuerpo que tocas. Esto último haría ver que no estás convencido, porque si dudas en cogerle la mano, no quieras pensar en llevártela a la cama. Desde luego, no deposites en ella responsabilidad de respuesta alguna en cuanto al tacto, no esperes a que te toque ella. Tienes una necesidad, una actitud mental, un apetito y cada uno de tus movimientos está en función de saciarlo. No tengas miedo a tocarla, si eres correcto, educado y respetas el ritmo natural sin invadir su espacio más próximo e intimo SIN QUE TE TIEMBLE LA MANO, sino que lo haces gradualmente, no va a pasar nada, ni se ofenderá, ni te llevarás un bofetón, por eso te recomiendo que empieces con el tacto directamente desde el principio.

Imagen cedida por Julia
--
RAPPORT RESPIRATORIO Y FÍSICO: Entrar en frecuencia con su respiración y movimientos para después acompasarlos con un ligero desfase más tardío por tu parte y seguidamente, liderar tú los movimientos y la respiración. Esto es algo más difícil porque solo se consigue con la práctica. Puedes hacerlo en los momentos en que más próximos estéis físicamente, manteniendo el contacto visual, coger su ritmo y acelerarlo respirando progresivamente más profundo y acelerando poco a poco. Un buen momento, puede ser el del beso o incluso antes para hacer esto. Aunque juegues a hacer el espejo físicamente con ella, tu lenguaje corporal siempre ha de estar abierto a menos que el suyo esté “más cerrado que un huevo”, lo cual querría decir que se siente atacada y que has ido muy deprisa.

CONTROL DE LA LOGÍSTICA Y TIEMPOS: En ningún momento delegues en ella elección alguna y si has de hacerlo, deja bien clara tu posición, opinión, reclamo, acuerdo o desacuerdo SIEMPRE. Olvídate del “A donde tú quieras”, la ruta la tienes en la cabeza y termina en tu casa y en concreto… EN TU CAMA. Esto es básico, no esperes que la cama la ponga ella, o pretendas finalizar en un coche o un lugar público, ni agotes los emplazamientos si ya no estás haciendo nada allí y ella o tú os estéis aburriendo. EN CUANTO A ESTO YO TE RECOMIENDO IMPROVISACIÓN CERO. No sé que te dirán otros autores, yo te digo lo que a mi me funciona, no dejes ningún fleco suelto en cuanto a logística. Lo más importante, es que sabes que el encuentro finalizará en tu casa, no en la boca del metro o en una parada de taxis o acompañándola a su casa (a menos que no te quede más remedio, por que su casa es el lugar perfecto de la resistencia de último momento), debido a que si es su terreno, siempre te podrá decir aquello de “Sería mejor que te fueras, creo que ha ido demasiado rápido”.

Todo esto que he reunido en este artículo, solo se consigue con el tiempo, calibrando cada encuentro. Recuerda que ninguna mujer es igual a otra y que para esto no valen fórmulas, pero lo que he reunido aquí es lo más básico. Ayúdate también de: EJERCICIOS PARA PREPARAR TU CAMINO AL SEXO, EL INSTINTO NUNCA SE EQUIVOCA, TU CASA ES TU REFLEJO y MANUAL DE CITAS P&R. Donde encontrarás de forma mucho más detallada todos los pasos y pautas para que el encuentro tenga éxito.


Un fuerte abrazo.


Arcángel
Publicar un comentario en la entrada