CHICAS DE BARRIO vs PIJAS DE URBANIZACION

Voy a contaros la historia de dos grupos, dos pandillas de mujeres que se conocen desde pequeñas pero que han vivido y se han criado en mundos muy distintos. Vamos a ir viendo según las vayamos presentando y conociendo, como viven sus relaciones, amistades, la que liga más, la que liga menos, qué es lo que le piden a la vida, sus sueños, etc.

CHICAS DE BARRIO


A la primera pandilla, la llamaremos LAS CHICAS DEL BARRIO, las podríamos situar en barrios madrileños como La Elipa, La Concepción, El San Pascual, Simancas o Aluche. Se trata de cuatro amigas: la Jenny, la Charini, la Wendi y la Desiré, que van siempre juntas a todas partes, no se conciben la una sin la otra y hacen buena piña. Les gusta ir cómodas, por eso siempre van en chándal de pantalón acampanado y como son muy coquetas, lo combinan siempre con bisutería. Todas llevan el pelo muy largo, una coleta, otra con moño, otra con dos trenzas y otra con dos coletas.

Todas se han puesto un piercing en el labio superior a modo de lunar, porque la primera en hacerlo fue la Jenny, que es la más guapa y a la que todas imitan. Les encantan los pendientes de aro grandes, los anillos, la línea de ojos de excesivo grosor, fumar, cogerse borracheras atroces, ir al Space los sábados, hablar en voz alta y dirigirse a sus amigos con el apelativo de “primo”. Van a todas partes en Metro o autobús, y les encanta armar escándalos en los espacios públicos…Que se las oiga bien “¡¡¡ARRIBA SPACE!!!”. Se conocen a todo el barrio, cada vez que entran en cualquier sitio las invitan y es que en el fondo… Son todas una señoritas.

La Jenny, es la guapa oficial del grupo, como es de origen humilde, está ilusionada con conocer a un hombre guapo y forrado que la retire de currar en el bar de su padre. Es fan de “Sin tetas no hay paraíso” y espera vivir una historia de amor como la de Cata y el Duque, por eso cuando se van los sábados al Space, siempre se arrima a los que llevan pastillas. La única diferencia es que los chicos a los que se acerca, se parecen a cualquiera menos al Duque, están flacos, “enzarpaos” y llevan gorra. Ella se pone pesada, llora cuando no le dan el material gratis y les asusta. A La Jenny solo le gustan chulos y con material químico y económico en el bolsillo, lleva la carpeta del “insti” llena de pegatinas de Miguel Ángel Silvestre y de mayor quiere ser como Tita Cervera.

La Charini es el clon de la Jenny, la segunda al mando, siempre la copia en todo y liga lo mismo que ella, pero con un desfase de tiempo. ¿Por qué? Sencillo, la Charini solo se enrolla con los exnovios de la Jenny, no hay más hombres en el mundo para ella, que los que le gustan a su amiga. Como siempre la copia en todo para estar a su altura, pegándose a ella como su sombra. Siempre están a ver cual de las dos liga más, o se le arriman más pesados, aunque no le guste el chico le da igual, con tal de quitárselo a la amiga. Dicen que se quieren mucho, pero la Charini siempre que puede le roba los novios, aparte de que cuando va a su casa, le pide ropa o se la quita sin que la Jenny se de cuenta, sobre todo si es la prenda que se quiere poner para salir el sábado por Chamartín o los bajos de Argüelles.

La Wendi y la Desiré no son tan guapas, pero son mejores amigas y son las siguientes en la escala de mando. Hablan con todo el mundo, les gusta comer pipas a la salida del instituto y trabajan en el Zara los fines de semana. Tienen los pies más en la tierra y saben que el dinero se gana trabajando y no arrimándose a los malotes. De las cuatro, la Desiré es la más fea pero la que más liga, está todo el día persiguiendo a los chicos y también le cae de vez en cuando algún ex de segundo grado de la Jenny o de la Charini. La Wendi nunca ha tenido novio, nunca se ha besado con un chico y es virgen, aunque les dice a sus amigas que tiene novio en el campamento (es mentira), quiere estar a la altura de las demás porque tiene complejo. Es la única que quiere ir a la universidad, de mayor quiere ser veterinaria o bióloga como Ana Obregón.


PIJAS DE URBANIZACION

A estas otras cuatro amigas, las podríamos situar en Puerta de Hierro, Mirasierra, Serrano, Colón o Arturo Soria. Se trata de María Francisca Genoveva (Cuca), Agripina Fernanda (Pini), María Asunción de todos los Santos (Asun) y Federica María de las Mercedes (Érica).

Cuca y Pini son lo más, para ellas la idea de un buen fin de semana es ir a gastar la tarjeta de papá haciendo la ruta de las tiendas de la Moraleja, la calle Ayala o Serrano. Para ellas gastar es su estado natural de equilibrio mental, son muy altruistas y generosas con las diez personas que conocen en la burbuja de su universo particular. Carecen por completo del concepto de ahorrar y es que… ¡Nunca les ha hecho falta! Las dos tienen novio formal desde los 16 años: El de Cuca se llama Borja María Perez-Goet de Casals y Méndez, novio y a la vez su primo segundo (con la venia de Rouco Varela, que es amigo de la familia).

El novio de Pini es el hijo del mejor amigo de su padre, se conocen desde los cuatro años en la guardería y se llama Rodolfo Pedro María Vázquez-Montalvo Cortés. Ambos no han conocido el contrato laboral a sus 30 años y están tripitiendo en CEU, el último curso de derecho internacional y economía. En cuanto terminen trabajarán para el Holding de los padres de Cuca y Pini, calentando algún incierto despacho dentro del edificio Torre Picasso.

Cuca y Pini además se han apuntado a un Master de Recursos Humanos porque les quieren “dar trabajo a los pobres”. Su concepto de pobreza, es tener una televisión pequeña, cobrar menos de 1500 euros mensuales y salir de marcha por Huertas "¿Cómo se puede vivir asi?" piensan ellas. Ellas cuando trabajen, lo harán por que les apetece, porque en realidad ellas creen que la gente trabaja porque le apetece, si no, se aburrirían… Además como el dinero sale sólo de la tarjeta automáticamente y esta nunca encoge… Son unas rebeldes para su tiempo, a Pini le da por ahí dos veces al año, y se hace de Izquierda Unida cuando le toca pasar la hucha de la Cruz Roja en los rastrillos que da su abuela para la fundación.

Cuca y Pini son lo más, insisto … Y lo comparten todo, hasta los novios. En cuanto pueden y no está la otra, para que el novio de su amiga no se sienta solo, le dan todo el cariño que pueden, tanto, tanto, que Cuca casi se tiene que ir a abortar a una clínica de “pobres” que hay en Juan Bravo (lo de pobre es porque está adscrita a la Seguridad Social). Oficialmente era una apendicitis y para que las amigas no la pillaran en una mentira, como era verano, no se puso el bikini hasta que no “se le borrara la cicatriz”.

Lo más curioso es que sus respectivos novios no las tocan, porque ellas son vírgenes… ¡Si si si! ¡Lo son! Lo mejor es que lo creen realmente, porque la virginidad solo se pierde cuando uno se casa, como siempre les ha contado su madre. Se están reservando para el matrimonio, si se quedan embarazadas es porque se han debido sentar en el WC de un avión sin poner papel en la tapa y como son católicas practicantes, están en contra del uso del preservativo. Que después “se las coman doblás” al menor descuido de su novio son solo cariños amistosos.

Asun y Érica se querían meter en el casting de Operación Triunfo, pero como no las cogieron y allí nadie conocía a sus padres, se tuvieron que conformar con los insultos de Risto en diferido y por la tele. Bueno... ¡Que nadie se entere de que vieron la tele una vez! De cara a los amigos, ellas estuvieron allí, cantando como la que más... Porque lo de ver la tele, eso solo lo hacen “los pobres”.

Cuando se van las dos a esquiar y compran los billetes de avión, como sólo van dos y los monitores, con los que se llevan muy bien porque “se lo enseñan todo”, al final siempre compran toda la zona business, por vergüenza. Comprar solo cuatro billetes es poco dinero y les da palo, así hacen gasto y levantan la economía de la Aviación Española. Lo que no saben es que los monitores Fran y Juanqui, cuelgan sus fotos y videos de cuando las ponen a cuatro patas en la cabaña, en la sección “Perraca del mes”, ganando el premio de las votaciones en Voyeurweb (trescientos euros "by the face"). Es que estos dos... ¡Se pasan el día "esquiando"!

Bueno, sólo van a los sitios en coche o en avión, porque el tren es para “los pobres” y el autobús según creen ellas, dejó de utilizarse en la transición, justo antes de que el Imperio Romano invadiese los Estados Unidos. En cuanto al metro… Pero ¿qué es el metro? Como diría Asun … “Tía ¡Qué fuerte! Yo pensaba que era la entrada al aparcamiento de los comerciales de Goya…¡Fíjate como en las películas del cine! ¡Si existe de verdad!... ¿Hay negros en España?... Tiaaaaaa…¡Qué fuerte!”. Lo que si es verdad, es que son españolas de pura cepa, creen que Franco era un líder religioso contemporáneo de Jesucristo, que Estados Unidos esta justo encima de Rusia y que La Guerra Civil Española es una obra de Cervantes.

Cuando salen las cuatro, con el resto de las seis personas que conocen, sólo hablan entre ellas y con sus novios, porque el resto de la gente no existe… Ellas creen que todos los que no son de su grupo son camareros. Por eso mismo, cuando algún joven con más moral que el Alcoyano, se les acerca a ligar, lo primero que hacen es pedirle una copa. Cuando el galán en cuestión les trae la copa, la cogen, se dan la vuelta y siguen hablando con su reducido círculo, fuera del cual solo existe el “sector servicios” y resto de camareros o taxistas. Cuando cambian de sitio, lo hacen en piña, para no mezclarse con “los pobres”. No sea que las vayan a confundir con alguno por estar a menos de medio metro y pierdan su virginal reputación.

EN RESUMEN, ANDA QUE...


Una cosa si es verdad, LAS CHICAS DE BARRIO quieren casarse con el Charlie, el dueño del taller que las va a retirar de miseria y de trabajar. El bueno de Charlie es un crack, siempre invita las cañas y todas quieren estar con él porque además su padre es el dueño del Súper y esta forrado. Cuando se casen, se quedarán embarazadas al día siguiente y día tras día verán el futuro entre azulejos, rogándole al Charlie, al Yosua, al Moisés o al Abel, que se las lleven al caribe de vacaciones, como la que sale en el anuncio de Halcón Viajes, que resulta que es "prima" de la Jenny.

Nuestras amigas LAS PIJAS DE URBANIZACION se casarán por supuesto, las cuatro el mismo día porque así lo llevan diciendo toda la vida en régimen de gananciales. Al día siguiente ya empezarán a cambiarse los maridos y a dar clases de tenis, esquí, paddle y jardinería… Todo conocimiento que implique la enseñanza de la materia, por parte de un apuesto joven (y pobre, claro, que les pone más y les dan más morbo). Sus maridos tendrán para elegir a sus secretarias y asistentas del hogar, porque nuestras amigas, como mujeres liberadas que son del siglo XXI, no hacen las tareas del hogar, ni romperán un plato en su vida… Así que para evitarlo, mejor no tocar ni uno… Ni hacer una sola prueba o test de paternidad… No sea que los gananciales se vayan a la porra al día siguiente.

Con cariño, mucho cariño a las chicas de barrio y a las pijas de urbanización, que también tienen su corazoncito. De parte de un gentleman criado en “La Conce”.

Un fuerte abrazo.


Arcángel.

Publicar un comentario en la entrada