EJERCICIOS PARA PREPARAR TU CAMINO AL SEXO: MASTURBACION CONTROLADA


Se supone que como hombres estamos siempre preparados para el encuentro sexual con ella, pero una cosa es tener siempre, casi siempre o muy a menudo ganas y otra muy distinta, estar preparado y en condiciones para nuestro esperado encuentro sexual. Por agenda, trabajo, falta de tiempo y debido al día a día, tenemos un desgaste que al cabo de la semana nos puede pasar factura, de forma que cuando podamos estar con ella, quizás no estemos en las mejores condiciones.

Ni que decir tiene, que si no tienes pareja es probable que quizás te descuides más en cuanto al físico, o las horas de sueño, la dieta o te pases con la masturbación, al no tener digamos, la certeza de un encuentro sexual puntual o continuado. Quizás te sientas más o menos fresco durante toda la semana y en el fin de semana, o cuando surja la oportunidad no te encuentres al 100%, o bien hayas bebido demasiado esa noche, o simplemente el desgaste semanal le de por acumularse donde mas nos duele… ¡Si, ahí mismo!

Puede pasar que tengas muchas ganas, pero tus deseos y tu cabeza no digan lo mismo que tu cuerpo. Para los que llevamos una vida bastante agitada, paramos poco en casa y no tenemos fácil por nuestro día a día una vida 100% sana, tengo algunas recomendaciones que nos van a ayudar a mantener el impulso sexual primario a flor de piel, guardar la potencia sexual para el momento adecuado, a disfrutar más del propio acto ya que estarás más sensible y también, a aprender a controlar la eyaculación precoz, que se puede dar sobre todo, si hace tiempo que no practicas sexo con una mujer y estás viciado a la masturbación, o sea, a tu propio tacto. También te será útil en el caso que tengas problemas de erección, aunque si este último es tu caso siempre te diré que lo mejor es visitar al urólogo.

En realidad lo que estoy planteando es una CORRECTA GESTIÓN DE LA MASTURBACIÓN con el calendario delante, de forma que tú mismo fijes y programes los posibles días en los que vas a eyacular, manteniendo tu potencia sexual intacta y tu vigor sexual en aumento, hasta el mismo día en que tú hayas fijado el límite o creas más probable el encuentro sexual. Vamos a hacerlo en forma de ciclos de una semana, siete días: del día 1 al día 7 suponiendo que el encuentro sexual más probable estará los días 6 y 7. Por ser un ejemplo muy común día 1 = lunes, días 6 y 7 = sábado y domingo.

DÍAS 1 y 2 = En un momento de tranquilidad y a solas contigo mismo, preferiblemente al terminar el día, practícate la masturbación que te indico a continuación: De forma lenta y pausada, sin acelerar hasta el punto de que te provoques una eyaculación temprana, descansando y parándote cuando veas que estás a punto de eyacular, haz al menos dos pausas de medio minuto - un minuto antes de reanudar. El objetivo de esta masturbación no es eyacular, es hacer que el tejido eréctil del pene retenga la sangre durante el mayor tiempo posible.

Antes de eyacular, conviene que hayas hecho al menos un par de pausas de un minuto – medio minuto de descanso. Te recomiendo que eyacules los DIAS 1 y 2 UNA SOLA VEZ cada día, no se trata de que te quemes, se trata de que poco a poco vayas acostumbrándote a controlar tu eyaculación a voluntad y vayas acumulando a la vez potencia y vigor sexual.

DÍAS 3, 4 y 5 = Al principio son los días más difíciles del ciclo, sobre todo si tienes un hábito de masturbación continuado, pero le estamos enseñando a tu cuerpo a dosificar sus fuerzas y utilizarlas cuando realmente te va a merecer la pena. Durante estos tres días has de realizar el ejercicio anterior, una masturbación pausada y lenta, haciendo una parada en el punto donde veas que te queda poco para eyacular.

Lo más importante en estos tres días, es NO LLEGAR A LA EYACULACIÓN y que el tejido eréctil retenga toda la sangre posible. Te puede parecer una analogía un tanto absurdo, pero de igual forma cuando ejercitas tus bíceps en el gimnasio, está activando la circulación sanguínea en tus brazos haciendo que el riego aumente en la zona que estás ejercitando.

Puede que te cueste resistirte a la tentación de no llegar hasta el final, pero créeme que merece la pena. Por eso es importante que el tacto que tengas contigo mismo sea pausado y que “no cojas el acelerón del final” en el que ya es casi imposible controlar. De esta forma estamos preparando tu cuerpo para los DIAS 6 y 7. Obviamente tu apetito sexual va a aumentar, puesto que estamos esperando a liberar toda esta tensión sexual que vamos acumulando en nuestro cuerpo para el encuentro sexual con ella.

En especial durante estos tres días, sobre todo durante el DÍA 5 te vas a ver bastante más instintivo, más vigoroso y vas a proyectar una mayor energía sexual y masculina. En el caso de que “hayas caído en la tentación” (qué mal suena decirlo así, parece un discurso de cura) de eyacular, verás como se desinfla esta libido, tensión y deseo sexual, que has ido acumulando con el paso de los días.

DIAS 6 y 7 = ESTÁS ENTERO y por lo tanto, estás mucho más predispuesto al encuentro sexual que sabes que vas a tener si estás en pareja, o bien, a buscarlo o provocarlo de una manera más activa si no la tienes. Algo que es decisivo a la hora de saltar de la palabra al sexo además del tacto, es PROYECTAR DE UNA FORMA DIRECTA TU ESTADO SEXUAL. Esto se traduce en tu mirada, en tu tono de voz, en tu lenguaje corporal. Tu ánimo, tu voluntad y tu decisión van a ir encaminados a que este encuentro tenga lugar. Es una actitud muy distinta a la que tendrías si hubieras perdido fuerzas y energías con la masturbación ordinaria, ya que se habría calmado en cierta medida tu deseo sexual y tu impulso primario.


En los días que has elegido para liberar ya por fin tu tensión sexual corporal, algo que debes hacer para estar mínimamente fresco, es guardar escrupulosamente tus horas de sueño, has de dormir y comer bien (sin excesos o comidas copiosas) especialmente éstos dos días. Al tener programado tu encuentro, no es necesario que realices estos ejercicios justo antes del encuentro sexual, pero si los haces, es recomendable que estén distanciados el suficiente tiempo del encuentro sexual, ya que a estas alturas, tu estado puede ser tal que bien por ansiedad, ya por necesidad de liberar esta tensión te lleve a eyacular y por lo tanto a liberar antes de tiempo toda la energía sexual acumulada durante toda la semana. No sería plan que después de una semana de ejercicios, el día D a la hora H te desinflaras como un globo.

EL IMPULSO SEXUAL PRIMARIO ES EL MEJOR AMIGO DEL SEDUCTOR NATURAL, mucho más que cualquier técnica de comunicación, puesto que es lo que hace que tu conducta vaya dirigida a obtener aquello que quieres y persigues. Esta es la mejor mentalización que puedes tener, ser fiel a tus impulsos, es el fundamento de la atracción y una vez que estés intacto o entero sexualmente hablando, te va a ser mucho más fácil proyectar tu estado sexual sin trabas, excusas o “anestesias”.

Cuando estés con ella, en el primer acto sexual del encuentro, es muy, muy, muy importante que te tomes muy en serio el cortejo previo, los prolegómenos, el juego previo al sexo directo que tengas con ella, ya que tu sensibilidad en ese momento está mucho más acentuada que en otras ocasiones y conviene que ella esté a la par que tú en excitación. Es probable que finalices y llegues al orgasmo antes que ella en las primeras ocasiones debido a tu estado de excitación inicial, pero con la práctica de estos ejercicios de masturbación controlada, irás viendo que poco a poco vas educando a tu cuerpo a responder cuando tu quieras que responda, a fin de cuentas, ser más dueño de tu cuerpo sabiendo cuando almacenar y cuando liberar tu energía, para disfrutar más y mejor de tus encuentros sexuales.

En el caso que no tengas pareja estable y tus encuentros sexuales sean esporádicos, estos ejercicios te van a ayudar a ser más directo, a proyectar un estado sexual adecuado, a ser más activo a la hora de buscar pareja sexual y lo que es más importante, a aprender a controlar tu cuerpo no dejándote llevar por la búsqueda de un placer inmediato (aunque ¡para que negarlo! satisfactorio) que te aporta la masturbación en sí misma.

Quedarás satisfecho de saber canalizar tus energías, de aprovecharlas para los momentos en los que realmente has de liberarla (en un acto sexual en pareja). Realizando estos ejercicios, te darás cuenta también que tendrás un mayor aguante en tus sesiones de sexo. Nuestras queridas y amadas mujeres, merecen encontrarse con un hombre entero que tenga baterías para rato… Siempre que apetezca ¡claro!

Un fuerte abrazo.


Arcángel.
Publicar un comentario