ESCENAS DE MATRIMONIO, por BESS

Llegas a casa, típico día pre-regla y esta vez no te ha dado por tener un enorme desconsuelo sino que tienes una mala hostia que no te aguantas ni tú. Lo adviertes según entras en casa y piensas… la va a cagar, seguro. Como está un poco nervioso (porque él también sabe que la va a cagar) le da por mostrarse hacendoso y decide cocinar y empieza a preguntarte por el lugar en el que están tooooooooooooooooodos y cada uno de los ingredientes y utensilios que tiene que utilizar y tú en ese momento, que simplemente le odias piensas: "vale que después de 3 años viviendo juntos no sepa dónde están las cosas, pero es tan gilipollas que todavía no se ha dado cuenta de la mala hostia que me pone cuando me hace ese tipo de preguntas: dónde está el papel higiénico? y la sartén de hacer la tortilla? y las pastillas del lavavajillas? y las corbatas? COMO SE PONE LA LAVADORA?"... GRRRRRRRRR!!!

Entonces piensas, me está vacilando, lo tiene que hacer aposta porque si no no es normal, o es imbécil y claro, se supone entre otras cosas te gusta porque es un chico listo o solo pretende amargarte la existencia para que saltes a su yugular y poder llamarte histérica, palabrita que usan para todo. No voy a repetir las palabras que podrían salir de tu boca porque parecerías la niña del exhorcista y no es plan.

Llegas a casa, después de que tu jefe te haya tocado los cojones todo el día y solo quieres un poco de paz, tirarte en el sofá y ser una parte más del mobiliario, entras en casa y qué te encuentras? Una cosa por aquí, otra para allá, se ha hecho algo de comer y se nota… no te lo tiene que contar, es más, sabes perfectamente qué ha comido. Le dices que no has tenido un buen día, que estás cansada y ese día resulta que le apetece charlar en vez de ver el partido de fútbol de turno y le tienes que contar tu horrible día de trabajo y claro, no puede decirte "qué putada cariño" y darte un abrazo y hacerte mimitos, no, tiene que solucionarte la vida y tú te preguntas, no le he dicho 2573 veces que cuando le cuento un problema es solo para descargar? Que no hay que aportar soluciones? Solo escuchar? Es tan difícil…? y para colmo le da por ponerse demasiado mimoso y claro, si no quieres, eres una borde, pero el que no tengas el día da igual, tú eres una borde… por supuesto.

Llegas a casa, tirado en el sofá, le molesta cuando pasas por delante del televisor porque no le dejas ver, ya como hay confianza da igual que se tire pedos, que se saque los mocos, que se tire eructos que provoquen que tiemblen las paredes… luego es que a ti no te apetece hacer el amor, eso es lo único que va mal en la relación, que a ti no te apetece practicar el sexo como antes…y claro, te paras a pensar, le miras, comparas hace 5 años con ahora y se te cae el alma a los pies, del tirón y piensas… No me extraña que la gente ponga los cuernos.

Tienes hijos. Porque los dos lo hemos decidido, porque digo yo que nadie le ponen una pistola para tenerlo. Entonces aquí se dan varias sub-situaciones dependiendo del tipo de pareja:

De nuestros abuelos o en algunos casos padres: el marido se va a trabajar a las nueve de la mañana, taxista, se da un palizón todo el día conduciendo y vuelve a las siete u ocho de la tarde, llama al telefonillo, pregunta si están todos bien y se va al bar a jugar la partida, cuando vuelve los niños ya están durmiendo, él trabaja mucho y tiene que tener vida. La mujer se levanta a las siete de la mañana, recoge lo último que quedara del día anterior, se ducha, prepara huevos fritos, zumo de naranja, colocaos…. Levanta a 3 niños, estos protestan te dicen que 5 minutos más, tienes que llamarles tres veces.

--
Luego todos son carreras y gritos y el padre que le dice a la madre que se callen los niños. Que se visten, que no se visten, que se pegan, que juegan, consigues salir con ellos para el cole, llevas tres niños y solo tienes dos manos, lleva a uno a la guarde, otro a un cole y al otro a otro distinto y claro, las clases empiezan a las nueve. Vuelve, friega, barre, comida, recoge a los tres niños de tres sitios diferentes, que coman, vuélvelos a llevar, vuelve a casa, recoge, vuelve a por ellos, haces lo que puedes, luego cena, conseguir que se acuesten, llega el marido, la cena para el, charlas un rato. El se va a ver la tele, recojes y te sientas en el sofa a ver la tele un rato (y la cosa no varía mucho el fin de semana, excepto por lo de tanto ir a venir al colegio que debe ser una gran liberación)… telita. Y te preguntas y yo? Yo no tengo derecho a tener vida?

La pareja moderna: Sales de trabajar y corriendo para el cole con el corazón en la boca temiendo llegar tarde y que las pobres criaturas sean los únicos que están en la fila del cole con cara de pena del tipo donde está mi mamá?????? Llegas a casa, pon una lavadora, recoge la cocina de la cena, mientras pinta con ellos, juega a guerras de cosquillas, baila, evita que se maten, cuéntales cuentos, llega papá, hora del baño, papá se encarga por supuesto protestando, que si estás deseando llegar para encasquetármelos (evidentemente chaval, pero ni te tumbaras en el sofá mientras él procede, no te jode? )

Encasquetárselos: encima no tiene ni idea de lo que dice, no sabe qué tienen que llevar al cole (debe pensar que la mochila se llena por generación espontánea) no sabe qué medicamentos tienen que tomar según lo que les pase( por no hablar de la dosis ni del intervalo horario) no sabe cuando tienen que llevar el chándal o la ropa de pisci o el disfraz (no voy a mencionar ni siquiera el haber pensado con anterioridad en poner lavadoras, comprar y planchar para que todo esté preparado para el día D) no sabe ni lo que comen los nenes en el cole, para qué? qué más da? (nada, que da igual si ha comido macarrones y se le da de cenar lo mismo, total…). En fin, que son un hombre moderno, porque AYUDAN… eso sí, jamás entenderán que el problema no es hacer, sino pensar.

Cuanto pagaría una mujer porque su chico le dijera oye, hay que poner la lavadora que el cesto está lleno y hay que pasar la aspiradora que esta tarde viene gente a casa y las pelusas giran por el pasillo como en el lejano oeste o tienes que hacer la compra que no hay de nada en la nevera (y que te de la lista para ir)… y tú hacerlo todo de manera robótica… sin pensar… y encima que siempre fuera imaginativo, no tuviera malos días, te hiciera reir y encima se lo currara todos los días en la cama echándole imaginación…

En fin…Ya debéis haber pillado de qué va el rollo pero vamos, supongo que hay otras miles de situaciones que compensan éstas porque en el fondo no podemos vivir los unos sin los otros, así que algo habrá…

Mucho Amor


Bess
Publicar un comentario